Bursters!! Capítulo 45


Gif: y aquí el cap de la semana, a disfrutar

Edición y Corrección: Gif

Apariencias y Propósitos

A la final fue Yashiro el acabo con su espalda contra el suelo.

— Yashiro… — dijeron Enju y Momoka en voz baja.

Todos se encontraban atónitos ante la escena. Ryuji estaba en un estado deplorable también, pero ver a quien para ellas era el más fuerte de su grupo, al menos hablando dentro de la academia, ser derrotado, fue un golpe fuerte de realidad.

Kaiga y Miu se apresuraron y llamaron a primeros auxilios, quienes llegaron rápidamente, pusieron a Yashiro en una camilla y lo llevaron rápidamente al hospital.

Momoka y Enju aún se encontraban en shock ante la derrota de su amigo. Aunque algo les llamaba aún más la atención. ¿Cómo afectaría esto a Yashiro? Él no era lo que se podría decir un buen perdedor.

Luego de la batalla, esta se volvió el tema de moda entre los estudiantes, en como un delincuente transferido, acabo con el Demonio Blanco en un uno contra uno.

— Mira… es él.

— Así que ese tipo derroco al Demonio…

Pasaron cerca de 3 días luego de la pelea. Ryuji se encontraban envuelto en vendas y el con el brazo enyesado. Claramente no fue una victoria limpia y perfecta. Se notaba el dolor en las vendas levemente teñidas de rojo por la cicatrización.

— Vaya~~ desde que derrotaste a Ya-chin llamas mucho la atención, Ryu-chin.

— No me lo menciones… tengo suficientes dolores de cabeza con Akira y contigo…

— Tomare eso como un cumplido.

— «No lo era…» — pensó Ryuji algo incómodo.

— ¡Bueno! — exclamo Misora golpeando la espalda de Ryuji de forma amistosa.

— ¡…! « ¡Eso duele maldita perra!»

— Al menos has podido pelear en serio luego de tanto tiempo. ¿…? Ryu-chin, ¿Qué te pasa?

Ryuji se había encorvado hacia adelante, puesto que las heridas aun no estaban completamente sanadas.

— Aun no he sanado, idiota…

— Ahhhh, perdón~.

Mientras Ryuji continuaba quejándose por el dolor, Misora continuo caminando hasta reconocer a dos personas.

— ¿Eh? ¡Hey, son la chica fuego y la ciber yandere!

Las chicas lograron escuchar esas palabras y obviamente se molestaron por ello. Sin embargo, a la final decidieron no armar tal alboroto tan temprano en la mañana y simplemente se giraron.

— ¿Qué quieren tan temprano? Ya consiguieron lo que querían. Yashiro está hospitalizado por la pelea contigo. — dijo Enju en un tono bastante indiferente.

— Solo las vimos desde lejos, es todo.

—…Ya veo, pues entonces buen día… — respondió Momoka.

Momoka ni siquiera quiso hacer contacto visual con los chicos de Kenjo. Esta simplemente volvió a girar y se fue en dirección a su salón, con Enju haciendo el mismo gesto.

— Espera.

Ryuji evita que las chicas se retiren y estas solo se detienen.

— ¿Qué quieres? — pregunta Momoka.

—… Ese chico, ¿En qué habitación está hospitalizado?

—… Vamos Momoka.

— Si.

Sin siquiera responderle, ambas chicas continúan su camino.

— « Predecible…» — pensó Ryuji.

Las chicas se encontraban bastante molestas con ellos, pero no era la razón para darles la espalda con tanto desprecio. Era ver la cruda realidad, ellos, sus enemigos, lograron parar a Yashiro, algo que ellas aun no eran capaces de hacer.

La frustración de ver como sus enemigos, son capaces de hacer lo que ellas no.

— Oye…Compañero… ya despierta…

—…Ugh… ¿Sora?

— Ya era hora…

Yashiro comenzó a visualizar a Sora sobre él, con la visión muy borrosa y no se podía mover bien. Además de que no podía hablar muy bien, puesto que tenía una mascarilla de oxígeno. Como último, el chico se encontraba con el brazo enyesado y una enorme cantidad de vendas en su pecho y una sensación extraña en dicho lugar.

— ¿Dónde estoy Sora?

— En el hospital…casi te abren un hoyo medio del pecho.

Los ojos entrecerrados del muchacho miran hacia abajo, viendo el precario estado en el que su cuerpo se encontraba.

— Vaya~… Creo que estaré aquí por un tiempo…

— Según lo que he oído estarás aquí por 2 meses a lo mínimo.

— Demonios…

La mañana se hizo eterna hasta que llego el mediodía, sin nada más que ver a Sora aburrido en ocasiones. No obstante las cosas se volvieron un poco más animadas cuando Kaiga entra a su habitación.

— Veo que te has despertado.

—…

Debido a la máscara, Yashiro no podía hablar, se comunicaba con Sora mediante el pensamiento.

Kaiga prosiguió a quitarle la máscara, puesto que para el profesor, él ya se encontraba en condiciones para respirar por su cuenta.

— ¿Cómo te sientes? — pregunto Kaiga.

— ¿Debo contestar?

— Te lo pregunto por tu bien, si no quieres contestar pues bien.

—…Me pica el brazo y siento el cuerpo vació.

— Es normal…llevas cerca de 3 días inconsciente. Esa herida en tu pecho fue difícil de tratar. Tienes suerte de ser tan duro.

— Es extraño…

— ¿Qué cosa?

Yashiro ya podía hablar de manera normal, aunque esto hacia que le doliera un poco el pecho. Una sonrisa bastante honesta se esbozó sobre su maltratado rostro, no cruel o arrogante, sino satisfactoria, lo cual sorprendió un poco a Kaiga.

— Aun cuando me derrotaron, por alguna razón no me siento frustrado o enojado.

—…Es algo que debes darte cuenta tú mismo. Por cierto…

— ¿…?

— Alguien te vino a visitar…otra vez.

Kaiga se hace a un lado, dejando pasar a la visita.

—… Eres la última persona de la que esperaba una visita…Akira.

— Bueno, yo debo irme…no intentes nada extraño.

Kaiga se dispuso a retirarse del lugar, no sin antes darle un mensaje muy claro a Akira, junto con una mirada de pocos amigos.

—…

Una vez Kaiga se retiró del lugar, Akira se sentó junto a Yashiro en una silla que se encontraba junto a la cama.

— La pelea contra Ryuji fue más de lo que podías manejar ¿eh?

— No des vueltas y dime que quieres…ni tu ni yo soportamos vernos las caras y lo sabes.

—…Bien, iré al grano. Eso lo hace más fácil. ¿Qué hiciste para conseguir tal cantidad de poder?

— No lo sé… tú me “creaste” ¿recuerdas? Tú dime.

Akira ante esto comenzó a mosquearse un poco. Nunca se caracterizó por tener demasiada paciencia.

— Me obligaste a absorber tu poder al punto de casi matarme… y luego te las arreglaste para arrinconar a Fuudo hasta esos extremos. Eso no es algo que pueda pasar por alto.

— ¿Y a mí qué?… no es como si ganara algo con todo esto y aunque me mates en estas condiciones solo significaran pérdidas para ti… ¿Verdad?

— Supuse que dirías eso… pero no creo que no gane nada.

— ¿…?

Yashiro comienza a prestarle atención a la mujer la cual parece tener algo de interés para el muchacho.

— Realmente dudo que tengas algo que me interese…

— ¿Acaso olvidaste quién soy? — pregunta Akira.

— Alguien a quien quiero ver 6 metros bajo tierra…

— Ja, sabes que tengo información que sería imposible conseguir por tus propios medios.

— Es justamente por eso que es demasiado sospechoso. Akira, nos odiamos al punto de querer matarnos… Si no estuviera con todas estas cosas y en cama, estoy seguro de que ya habrías perdido al menos una pierna.

Akira simplemente sonrió en modo de decepción, como si se burlara del muchacho.

— Hablas de venganza hacia nosotros… pero tienes menos percepción de lo que parece.

— No cambies el tema. ¿Por qué querrías ir en contra de tu propia compañía?

El chico no se encontraba en buen estado físico, pero no se había afectado su manera de pensar. Akira, traicionando a su propia compañía era sin lugar a dudas algo extraño. El muchacho no se podía fiar de alguien con un perfil como el de Akira.

— Créeme, yo también tengo razones para hacer lo que hago, pero eso no te importa ¿o sí?

Akira se levantó del lugar y se inclinó hacia Yashiro, acariciando suavemente un lado de su rostro.

— Actúas con demasiada naturalidad para estar frente a alguien que casi te mata hace menos de una semana.

— Dada mi posición, no eres el primero que lo intenta. Además… ¿Si tienes tanto poder, porque no me mataste al instante?

—…

Ante la falta de una respuesta, Akira parece haber encontrado un vacío en la mente del muchacho. Si tanto la odiaba, ¿Por qué no matarla cuando tuvo la oportunidad?

— Je…

— ¿De qué te ríes? — pregunta Akira.

— No malentiendas… No es que no te haya matado por dudar o algo asi.

—…

— Quería verte sufrir… tú no tienes empatía por los demás, te crees superior y amas esa sensación. Dime… ¿Qué se siente mirar desde abajo a alguien que no es tu padre?

— ¡…!

Akira en ese momento, dejo la caricia y esta aprieta fuertemente el mentón del chico internado.

— Parece que somos más parecidos de lo que me gustaría…

— …

— Escucha bien, eres lo que eres por mí. Todos lo sabrán a su debido tiempo, tu incluido. Les hare saber que no soy una simple herramienta… me buscaras por ti mismo, tarde o temprano, pero sé que lo harás.

Luego de esa última aclaración, Akira soltó la mandíbula de Yashiro y se dispuso a irse, no sin antes detenerse en la puerta de su habitación.

— Yashiro, no eres más que una pieza en este juego. Una poderosa pieza, pero una pieza al fin y al cabo.

La puerta se cierra, dejando al muchacho mirando hacia el techo de su habitación.

— ¿Por qué crees que quiere traicionar a su propio padre, compañero?

— No tengo idea… pero es algo que podríamos usar en el futuro

— ¿De verdad te parece buena idea?

— Tú lo dijiste en la arena… Akira es solo un aperitivo… para llegar al plato fuerte, debemos pasar por ella tarde o temprano.

A medida que Yashiro sacaba sus propias conclusiones sobre el trato que menciono Akira, la misma joven también reflexionaba sobre lo discutido de camino a algún lugar.

— Si los registros que logre sacar son correctos, creo que deberías prepararte padre… tu caída podría ser antes de lo que piensas.

Luego de un tiempo, la puerta de Yashiro vuelve a sonar para después abrirse. El chico mira de reojo para ver de quien se trata.

—…Bueno, podría decirse que esperaba que ella apareciera, pero no tú, Enju.

Esta vez fueron Momoka y Enju quienes decidieron visitar al chico. No obstante, ellas se encontraban bastantes serias e incluso se podría decir algo decepcionadas.

Yashiro opto por no preguntar cosas innecesarias y simplemente se quedó callado, esperando que ambas chicas se sentaran.

Una vez acomodadas, Momoka fue la primera en hablar.

— ¿Cómo te sientes?

—… Tal y como me vez, he estado mejor…

— Ya veo…

—…

— ¿Por qué cambiaste tanto en estos 3 meses? — pregunto Enju.

Ante le hesitación por parte de su amiga, Enju decide hacer el primer disparo. Ambas desconocían la razón por la cual, alguien a quien consideraban alguien amable y algo pervertido pasara a ser alguien arrogante capaz de asesinar a sangre fría.

—…

El chico simplemente se limitó a mirarla por varios segundos en completo silencio.

— Cuando nos separamos incluso llegaste a agradarme, pero apenas nos reunimos otra vez te volviste alguien completamente diferente…estas igual al chico zombi de Zaiga.

— Yashiro, no podemos ayudarte si no nos lo explicas. ¿Qué te sucedió en esos 3 meses? — pregunto Momoka.

—…Haaaa. Simplemente desperté, es todo.

— « ¿Despertar? » — pensaron ambas ante la respuesta.

— ¿A qué te refieres? — pregunto Enju.

Ambas chicas se mostraron muy intrigadas y confundidas a la vez. Las palabras de Yashiro no tenían el tono arrogante y engreído de siempre. Parecía que esta vez estaba hablando en serio.

— Esta es mi verdadera personalidad, la forma de ser que cree en base a mi experiencia en el laboratorio…vivir para matar…matar para vivir, fue la mentalidad que desarrolle.

— …

— Durante 8 años estuve siendo utilizado como una rata de laboratorio, de manera literal… ¿Saben lo que es ser torturado todos los días sin descanso? ¿Ser sanado solo para sufrir nuevamente? Je, realmente lo dudo.

— Yashiro, entonces… ¿Por qué tenías una actitud diferente cuando nos conocimos? — pregunto Momoka preocupada.

— Autodefensa…

— ¿Eh? — dijeron ambas.

— Esa personalidad no era nada más que una forma de actuar más acorde para sobrevivir. Estando solo y sin aliados, ser amigable era la opción más eficiente. Sin embargo, esta persona que conocieron ustedes no es más que una ilusión, una farsa que mi mente creo para escapar de aquel agujero… ¡COF!

Debido a las heridas en su cuerpo, el hablar tanto dejaba a Yashiro sin aire fácilmente, aunque no quitaba el hecho de lo que relataba era poco menos que perturbador.

—…Enju, ¿Puedes dejarme sola un rato con él?

— ¿…? ¿Para qué quieres estar sola?

Enju se pregunta la razón por la cual su amiga busca estar a solas con el lesionado chico. Sin embargo no basta más que una simple mirada y un “por favor” para que esta acceda. La mirada firme de Momoka le decía que sabía lo que hacía.

—…Haaaaa, bien, me quedare afuera por si acaso.

Luego de decidir qué hacer, Enju simplemente se fue de la habitación después de tocar el hombro de su amiga como signo de cuidado.

— Bueno, ya estamos solos como tu querías… ¿y ahora qué?

Momoka simplemente se acercó a Yashiro y a una distancia peligrosa hablo en un tono suave.

— ¿Realmente fue una ilusión?

—…

Yashiro podía sentir la respiración al estar tan cerca cara a cara con ella. Sin embargo por algún motivo se sentía nervioso por esto. Algo que no había ocurrido con Akira u otra mujer antes.

— Yashiro, no creo que la personalidad con la que te conocí fuera una simple farsa.

—…Je, cree en lo que quieras, es la verdad.

El muchacho seguía reacio a escuchar a pesar de la cercana situación. No obstante Momoka aún seguía creyendo que era una mentira.

— Que extraño…

—¿…?

— Dices que fue una mentira… ¿Pero no se sentía así? Realmente parecías disfrutar de tu vida. Eras algo violento, pero no eras malvado, pude verlo luego de me ayudaste con Enju.

— Te lo repetiré, yo soy un simple asesino y el que destrozara a Kenjo, hasta el último cimiento de su empresa.

—… Yashiro.

—¿…? ¡…!

Yashiro se lleva una sorpresa que no esperaba. Momoka pasa a abrazarlo, apretando su rostro contra su pecho.

— No eres un asesino… eres una buena persona.

—…N-No… no lo soy…

Momoka pasa a dejar de presionarlo y lo mira directamente al rostro. Su sonrisa leve hace a Yashiro realmente dudar de lo que está pensando.

— ¿No estas… haciendo justo lo que Kenjo quiere?

— ¡¡¡…!!!

Esa pregunto golpea fuertemente la mente del chico. ¿Acaso no era lo que Kenjo buscaba? ¿Volver al muchacho una máquina de matar?

— Kenjo buscaba hacerte un asesino implacable, ¿No es así? ¿Acaso no es lo que estás haciendo?

—…Y-yo… ¿Estoy siendo… manipulado?

— No lo sé.

— ¡¿…?!

— Pero si se algo… El Yashiro que conocí, no puede ser una farsa.

Ante esto, Momoka si inclina hacia adelante, dándole un pequeño beso en la frente al muchacho, para luego volver a levantarse y darle una sonrisa.

— Yashiro, no eres un asesino… no te vuelvas algo que no eres… y no aceptes un destino que no has decidido tú.

— …

El chico quedo mudo ante lo que su amiga había hecho. No encontraba forma de contestar a lo que le habían dicho.

La muchacha simplemente se dispuso a irse no sin antes decir una última cosa.

— Una persona decide su propia forma de ser… Si quieres ser un asesino puedes serlo, pero recuerda que no fuiste el primero en decidirlo.

Finalmente la puerta se cerró y Yashiro quedo completamente en blanco. ¿Estaba haciendo lo que sus enemigos querían, sin saberlo? Esto hizo eco en su mente por un largo tiempo.

Por fuera, Momoka salió del hospital, para encontrarse con Enju en la entrada.

— ¿Acabaste? — pregunta Enju.

— Si… seguir con el o no, depende de su decisión.

— Según el monje, aún tiene 2 meses aquí dentro… tiene tiempo para pensarlo.

— «Yashiro, se tú mismo, no algo que otros te obliguen a ser…» — pensó Momoka mientras se iba del lugar junto a su amiga.

Las chicas se retiraron del lugar. Mientras que en otro lado de la academia. Ryuji seguía viendo su brazo enyesado.

— « “¿Que harías si solo te enseñaran a matar?”…¿eh? »

Ryuji recordaba las palabras que intercambio con Yashiro en la cafetería, preguntándose a que se refería en realidad. ¿Qué es lo Kenjo esconde de sus propios hombres?

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

8 comentarios

  1. Bueno, me leí toda esta novela de golpe y obviamente no publique mi opinión hasta llegar donde esta la publicación actual. Mi opinión es un bastante humilde, soy un joven que todavía estudia en una secundaria, lo único que tengo para avalar es mi leve conocimiento en novelas.

    La verdad me sorprendió lo interesante de la novela la historia puede ser “cliche” pero esta bien planteada además de tener una gran cantidad de personajes los cuales.

    Sobre su sintaxis y todos los recursos gramaticales al principio se noto que era de un “aficionado” pero después fue mejorando hasta el echo de que se puede confundir con una novela traducida de cualquier lado.

    Sobre problemas que tengo la verdad son por mis gustos pero lo diré simplemente para solo comentar, creo que los nombres . El echo de hacer más cómodo la lecturaa poniendo nombred de Japón la verdad pensé que hibas a poner nombres más acuerdos de la zona latinoamericana, tbien pensé que hibas a poner nombres más acuerdos a las novelas europeas (Emilia,Sebastián y Tom etc etc)

    Bueno esta es mi humilde opinión la verdad no esperaba mucho y creo que además de ser uno de los pocos autores hispanohablantes sos de los mejores

    Me gusta

    • Primero, gracias por tomarte el tiempo de escribir esta “reseña” por así decirlo. Si, esta es mi primer novela, por lo que esos errores se pueden ver. Estoy en unos grupos de escritores que me ayudan a mejorar.
      En cuanto a los nombres, son simplemente para no desencajar con el lugar, la novela se desarrolla en japón, así que no creo que haya mucha gente con nombre occidental, aunque no te preocupes, pienso involucrar varios países por lo que habrá mas variedad en cuanto a nombres y personajes.
      Gracias por tu comentario, compañero 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s