Hija del Duque — Capítulo 9


Mieldinson…

Traductor: Absolute
Editor: Portox


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo


Capítulo 9:

Las Ruinas del Visitante (3)

«Arco 1: Erica Aurelia y las Ruinas del Visitante»

 

—¿’Pasa bajo la puerta de la luna creciente y busca la media luna gemela’…?

—Esta es.. la letra de Eduard-oniisama.

—¿¡Es la letra de ese tipo!?

 

Encontrar un rastro de Eduard-oniisama en las Ruinas del Visitante me dio tranquilidad.

Se sentía como encontrar a Buda en el infierno.

Mi hermano, con una sonrisa arcaica, agitaba su mano dulcemente en mi mente.

 

—Podría ser una pista que dejó Onii-sama cuando exploró estas ruinas.

—Bueno, deberíamos seguirla.

—Estoy de acuerdo.

 

Empaqué mi caja de varitas esparcidas por el suelo y otras herramientas en mi bolsa y me levanté.

 

Según el mensaje, hay que pasar por la salida donde está dibujada la marca de la media luna en la parte del arco.

Al atravesar un oscuro pasaje de unos 30 metros, la luz de la Tinta de Agalla de Luz lunar llegó a nuestra vista.

Se colocaron dos signos semicirculares uno al lado del otro.

Esto tiene que ser la media luna gemela.

 

—¿¡Esto…!?

—Espera, también tiene algo escrito.

—‘Cuando la luna llena se eleve en el cielo, el camino será abierto’…

—¿Luna llena? Pero…, ¿no veo una marca circula en ningún lado?

—Espera. El mensaje tiene la palabra ‘elevar’. Eso significa…

 

Una vez más, retumbó el estruendo de maquinaria pesada.

La forma de la habitación había cambiado en las cercanías.

 

—¿Se supone que esta pista insinúa que el laberinto se moverá?

—Esto significa que el estruendo indica que la luna llena se elevó hace tiempo, es decir, que era un sonido que conduce a la habitación donde se escribió la siguiente pista.

Ah. Eso es correcto. El cielo… Si la luna se elevó a su punto más alto, la dirección a seguir debe ser hacia el sur.

—Oh no. Creo que no traje una brújula.

—Déjamelo a mí. Aunque es imposible usar magia de nivel superior y magia de gran alcance por el consumo de poder mágico, todavía puedo usar magia de este tipo.

 

Klaus entonó un conjuro mientras sostenía la varita perpendicular al suelo.

El lenguaje que usaba era el mismísimo lenguaje antiguo de Hafan, pero a diferencia del conjuro mágico que él normalmente usa, esto era una canción de cuna.

Cuando soltó la varita en su mano mientras terminaba el conjuro, la varita giró y se desvió hacia la dirección de dónde venimos.

 

ch-9-1

 

—Esta dirección es el sur.

—Fue un tanto simple.

—Porque lo es. Pero resulta inesperadamente conveniente recordar este tipo de cosas.

 

Indudablemente, era de gran utilidad.

Sin esta cosa rara, estaba considerando seriamente si debería extraer un imán del material del núcleo o no.

Gracias al conocimiento de Klaus, la cartera de Eduard-oniisama fue salvada.

 

La pista de mi hermano mayor nos decía implícitamente que además del paso del tiempo, nuestro peso en movimiento es también una condición para que el mecanismo del laberinto cambie su forma.

Si al principio hubiéramos buscado en dos grupos, no habría podido reunirme con Klaus.

 

Tomándome de manos con Klaus para no separarnos, nos dirigimos hacia el sur a través de las ruinas poco iluminadas.

Mientras revisábamos algunos lugares con nuestras lámparas, buscamos cuidadosamente.

Después de un rato, vi una luz brillante y redonda emergiendo en la oscuridad.

 

—Una marca circular… ¡esa es la luna llena!

—Visto desde lejos, ¿se ve algún mensaje?

—¿Es aquí?

—¿Qué hacía tu hermano en este lugar?

 

En la entrada, donde se dibujó el signo de la luna llena, se hallaba una puerta de madera relativamente nueva.

Afortunadamente, la puerta no estaba cerrada.

Mientras lentamente buscábamos señales de movimiento más allá de esta puerta, lentamente la abrimos.

 

—Esto es…

—Una caja…, ¿verdad?

 

En la habitación con la marca de luna llena, se colocaron cinco grandes cajas de almacenamiento.

Cada caja de almacenamiento estaba fabricada de forma robusta, reforzada con un marco metálico y por lo tanto se esperaba que estuvieran cerradas con llave.

Como estaban metidas en una ruina como ésta, parecían cajas de tesoros.

 

Cada caja de almacenamiento le fue tallada una cresta de Aurelia.

En las etiquetas adjuntas, había notas con la letra de mi hermano.

Aparentemente, las cajas parecen contener objetos que mi hermano guardaba para explorar el interior del laberinto.

 

Había dos rollos de mantas en el costado de las cajas, y también había rastros de fuego.

 

—¿Es un simple campamento base?

—Completamente preparado, ¿eh? Suena como mi hermano mayor.

—Quizá encontremos algo que nos sea de utilidad.

—De ser así, no habrá de otra que llevárnoslo.

 

Intenté abrir una caja de almacenamiento, pero todas estaban fuertemente cerradas.

Fue preparado con mucho esmero, ciertamente parecía ser obra de Eduard-oniisama.

 

—Klaus-sama, desafortunadamente, no traje una Varita de Llave Esquelética¹

—No te preocupes. De alguna manera, mi poder mágico se ha recuperado lo suficiente como para usar la magia de Desbloqueo.

—Bueno, si eres tan amable…

—Oh, déjamelo a mí.

 

Klaus puso su bastón sobre la caja y realizó un hechizo.

A diferencia de nuestras varitas, los bastones usados por los magos orientales actúan como un amplificador mágico.

Pero, para un mago del grado de Klaus, usar un bastón para un hechizo básico, ¿no es un poco excesivo?

 

Un círculo mágico de luz roja apareció como si estuviera envolviendo la caja de almacenamiento.

El círculo mágico giró lentamente y se contrajo hasta converger en la parte de la cerradura.

Clic, y con ese sonido, la cerradura se abrió.

 

—Bien, creo que ahora se puede abrir.

—Abrámosla, Klaus-sama.

Ah.

 

Klaus abrió la pesada tapa de la caja de ropa.

Iluminé el interior con una lámpara y vi varios objetos.

 

—Algunos pergaminos y comida, sí, esto es bueno. Nos salvamos.

—¿Habrá algo que parezca útil?

—Mira, es una poción de recuperación mágica.

 

Pequeñas botellas de vidrio de color de caramelo que contenían pociones estaban colocadas en orden.

¡Como se esperaba de Eduard-oniisama!

 

—Si tenemos estas, no tendré que depender de tu varita. Podré hacer más cosas en nuestra búsqueda.

—Suena muy útil.

 

¿Eh? Los alquimistas no deberían preocuparse por quedarse sin poder mágico.

¿Por qué Eduard-oniisama guardaba tantas pociones de recuperación mágica?

¿Eran para el que lo acompañaba…?

Ese amigo de mi hermano, me pregunto si es de Hafan o de Lucanrant.

 

Ups, ahora es el momento de confirmar los otros ítems.

 

Después de abrir una caja con pociones, Klaus fue desbloqueando el resto de las cajas una tras otra.

Ya recuperó su poder mágico, y ahora está en perfectas condiciones, como un pez que consiguió agua.

¡Aah!  ¡Se abrieron cuatro cajas mientras soñaba de día!

 

—Abriré esta caja.

 

Estaba a punto de abrir la última caja.

 

¡YING!

 

ch-9-2

 

El patrón de protección contra la luz bordado en el dobladillo de la ropa de mi hermano mayor envolvía cada hilo con un poder mágico especial.

Al mismo tiempo que se abría la tapa, un vasto círculo mágico de color púrpura comenzó a extenderse.

¡Jii! Esto es claramente una maldición.

Traté de evadirla rápidamente, pero, más rápido de lo que pude reaccionar, la luz del círculo mágico se separó como una cadena y me enredó.

 

—… ¿¡Eh!?

¡…! ¡Esto es malo! ¡Es una trampa!

(¿¡Por qué…!?)

 

¡~~Es cierto~~!

Si vas a dejar un equipaje lleno de objetos en una mazmorra, ¡normalmente tomarías medidas contra los ladrones!

Dicho eso…, ¿¡no es esta bandera de la muerte es bastante seria y peligrosa!?

¡Esto duele…!

 

Klaus conjuró Visión Glam y me miró fijamente.

Estaba confirmando los detalles de la maldición que recibí.

Le temblaron los ojos y se le corrió la sangre de la cara al mirarme fijamente.

Cuando Klaus terminó de analizar la maldición, bajó la mirada como si estuviera de luto.

¡Uwa! ¡Esta es como la reacción de un médico que anunciaría una enfermedad incurable!

 

—… Perdón, Erica. Esta es… la maldición de la muerte.

 

¡Jii, como se esperaba!

Mucha de la gente de Aurelia tiene un fuerte orgullo en su artesanía.

Así que, la mayoría de los alquimistas son estrictos con los ladrones…

 

—… Esto es obra de Eduard-oniisama, ¿no es así?

—Sí. El creador es Eduard Aurelia, tu hermano mayor, fue hecha hace un mes.

 

La expresión facial de Klaus era sombría, no me miraba a los ojos y tenía las cejas arrugadas.

De todos modos, ¿¡voy a morir ya mismo!?

 

—La Maldición de la Muerte Misericordiosa… Después de un cierto período de tiempo, sin hacer sufrimiento físico, provocará la muerte con prontitud.

Eh…, ¿será después de cierto tiempo?

—Estimo que está entre un poco más de ocho horas y menos de doce horas.

—… ¿¡Eh!?

—Es para darle un poco de sufrimiento moral a la víctima, ¿eh? O tal vez haya una intención de disiparlo si la víctima pide perdón.

 

¡Eduard-oniisama, eres un demonio!

Como era de esperar de alguien con la sonrisa oscura e infame entre los siete objetivos de captura, ¡la retribución es muy macabra!

Siempre me sentía reconfortada al ver el lado amable y dulce de mi hermano mayor.

Es demasiado lamentable que nunca haya podido jugar su escenario…

 

—… Erica, ¿estás bien?

—Sí, estoy bien.

 

Por un momento, parece que había estado escapando de la realidad, pero regresé para ver la cara preocupada de Klaus.

 

—Erica, volvamos. Todavía queda tiempo para ir al palacio. Tu padre podría solucionarlo.

—No, démosle prioridad a tu hermana por ahora.

 

Decidí soportarlo.

Aunque no tenga monstruos ni fantasmas, estas Ruinas del Visitante eran bastante peligrosas.

No hay garantía de que mi hermano y otros exploradores no hayan puesto otras trampas mortales.

No puedo dejar a la joven Anna en un lugar así.

 

Generalmente, tengo familiaridad con las experiencias severas.

No quiero acostumbrarme a ello, en absoluto.

En primer lugar, no es sólo la muerte, sino la misericordia en sí misma la razón por la que puedo disponer de ocho horas.

 

Saqué el reloj de bolsillo plateado de mi abrigo.

La hora actual era pasadas las 21:00.

 

—Estará bien si escapamos mañana a las 5 de la mañana, tras eso podemos encargarnos de esto.

—¿¡Qué estás diciendo!? ¿¡Qué tanto crees podemos posponerlo!?, ¡si algo te pasa, yo…!

—Estoy más preocupada por tu hermana.

—Pero…

—Mañana daremos un paseo por el jardín del Palacio de la Primavera, esta vez estaremos los tres juntos. Prométemelo, Klaus-sama.

 

Es de mala educación interrumpir el discurso de otras personas, pero tenía que interrumpirlo.

Si me preocupara seriamente por ello, se pondría muy difícil para mí.

Le sonreí a Klaus.

Una sonrisa era importante.

Aunque Erica Aurelia era una damisela villana, ¿su sonrisa sería suficiente para aliviar la ansiedad?

 

—Tú…

—Como existe tal gracia, si no tengo mala suerte, no moriré.

—No sé, Erica… te ves como si tuvieras muy mala suerte.

 

¿A que sí?

En la posibilidad de uno a cinco en los cofres del tesoro de la Ruleta Rusa de hace un momento, ¡magníficamente me tocó el premio gordo!

 

 

Notas:

0– Esta es una navegación mediante la posición de la luna. Todo objeto celeste —el sol, las estrellas, los planetas y la luna— se arquea a lo largo del cielo austral cuando se observa desde las latitudes septentrionales. Todos alcanzan su punto más alto en el cielo cuando cruzan tu meridiano, o línea de longitud, y esto ocurrirá cuando estén exactamente al sur de donde estás. Por eso, Klaus dedujo que la siguiente pista está hacia el sur. (referencia en inglés)
1– Está escrito como Varita de Llave Universal, así que debe ser una varita que puede abrirlo todo.


Anterior |Índice| Siguiente

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s