Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 01 – Capítulo 28


Capítulo 28 – Uno mismo y otros

 

“Uwah, ¿no vendrá la muchacha conmigo también?” Los hombros del médico charlatán temblaban cuando le suplicó, así que pensó por qué no.

 

La trajo al frente de la estación militar de la puerta este.

Había varios eunucos rodeando algo. Las sirvientas se reunían a su alrededor en forma de dona.

 

“Es bueno que sea invierno”, dijo.

 

Había una mujer con una cara pálida escondida bajo la estera tejida. Tenía el cabello mate y los labios negros azules.

Para ser un cadáver ahogado, se veía relativamente bien, pero todavía no era algo con lo que la gente se sintiera cómoda. Fue realmente bueno que estuvieran en la estación fría.

 

El médico charlatán que debería estar haciendo la autopsia estaba escondido detrás de la espalda de Maomao como una doncella.

Completamente un inútil.

 

Parece que la mujer estaba flotando en el foso exterior desde esta mañana.

No importa cómo se vea, con su apariencia, seguramente era una dama de palacio del palacio interior.

No podía ser tratada apropiadamente afuera, así que llamaron al medico charlatán, pero–

 

“¿Puede la muchacha verla en mi lugar?” Aunque él la miraba con los ojos hacia arriba, con el bigote temblando, no era que ella no supiera de esas cosas.

 

 

 

¿Qué podría estar pensando en hacer que la gente haga?

 

“No puedo. Me han dicho que no toque cadáveres”, le dijo ella.

 

“Eso es sorprendente.”

 

Diciendo algo grosero una vez más una voz celestial familiar.

Ni que decir tiene que las cortesanas de los alrededores levantaron la voz. Era como ver una obra de teatro.

 

“Que tenga un buen día, Jinshi-sama,” dijo ella.

 

(Aunque no es nada agradable ante un cadáver.)

 

Maomao miró al encantador joven sin ninguna emoción profunda, como siempre. Gaoshun, por supuesto, estaba a su espalda. Era una persona sabia que siempre le atraía con su mirada.

 

“Así que, maestro (老師). ¿Podrías verla por mí?” Preguntó Jinshi.

 

“Entiendo”, dijo el medico charlatán.

 

Aunque su cara estaba ligeramente enrojecida, miró al cadáver ahogado con disgusto.

Tímidamente dio la vuelta a la cubierta de la alfombra.

Las damas del palacio soltaron gritos de asombro desde atrás.

 

Era una mujer alta. Llevaba zapatos de madera rígidos, y el único pie que no los usaba estaba envuelto en vendas. Las puntas de sus dedos eran de color rojo intenso; las uñas estaban brutalmente dañadas.

De su ropa se deduce que era del servicio de comida.

 

“Estás muy bien al verlo,” dijo Jinshi.

 

“Es un escenario al que estoy acostumbrada”, contestó Maomao.

 

Si te adentras un poco más en el prístino distrito de placer, te adentras en el área sin ley.

No era raro encontrar las miserables figuras de niñas que habían sido pasadas de un lado a otro y violadas.

En una perspectiva, se puede pensar que no había razón para encerrar a las cortesanas en una jaula, pero la otra cara de la moneda era también protegerlas para que no se vieran arrastradas a los peligros que las rodean.

 

“Oigamos tu opinión atrás”, dijo Jinshi.

 

“Entiendo.”

 

(Debe haber sido muy frío).

 

 

Maomao, después de que el médico charlatán terminó su autopsia, cubrió educadamente el cadáver con la estera.

Aunque no tenía sentido hacerlo en este punto.

 

 

Jinshi la llevó a la habitación del Jefe Oficial del Palacio.

Como de costumbre, el Jefe Oficial del Palacio estaba en espera afuera.

 

Evitaron hablar del cadáver en el Palacio de Jade.

Ese tipo de cosas no eran apropiadas en un lugar con un bebé.

 

 

(Será mejor que se consiga su propia habitación.)

 

Ella bajó la cabeza hacia el Jefe anciano.

Disculpándose por cada una de las veces.

 

“La Guardia del Palacio tiene la impresión de que fue un suicidio por ahogamiento,” dijo Jinshi.

 

Dijo que ella había trepado la pared y se arrojó al foso.

La chica era sirvienta del servicio de comida, como era de esperar. Ella había estado trabajando hasta ayer. Con eso en consideración, pudo haber saltado anoche.

 

“No sabemos si fue realmente un suicidio, pero, al menos, creo que fue imposible para ella hacer esto por sí sola”, dijo Maomao.

 

“¿Qué quieres decir?” Jinshi, que estaba sentado elegantemente en la silla, le preguntó con una voz refinada.

Como si fuera una persona diferente al joven extrañamente nervioso del otro día.

 

“No hay escaleras en el muro del castillo”, dijo ella.

 

“Eso es cierto”, afirmó.

 

“¿Puedes subir con un gancho de agarre?”, preguntó.

 

“Eso podría ser imposible”, dijo.

 

Era muy difícil para ella hablar con él preguntándole como si la estuviera probando.

Ella quería decirle que dejara de preguntar cada vez que hablaba, pero Gaoshun estaba mirando, así que se quedó callada.

 

“Aunque hay maneras de subir sin usar ninguna herramienta en particular, debería ser imposible para esa dama del palacio”, dijo.

 

“¿Qué quieres decir? ¿Qué caminos hay?” Preguntó Jinshi.

 

Fue durante el pánico fantasmal de la princesa Fuyou. Maomao siempre se había preguntado como esa mujer subía a la muralla exterior. No era el tipo de persona que escalaba las paredes.

 

Debido a su curiosa naturaleza siguió su curiosidad hasta que entendió, Maomao había rodeado diligentemente la muralla del castillo.

Lo que encontró fueron protuberancias en cada una de las cuatro esquinas de la pared exterior. Pisando los ladrillos que se hacían a propósito para sobresalir de la pared, era entonces posible ascender por la misma. Habría sido fácil para la princesa Fuyou, que tenía talento para los bailes.

 

“Sería difícil para la mayoría de las mujeres, y mucho menos para alguien que se ataba los pies”, dijo.

 

Los pies de la mujer estaban envueltos en vendas y se les hacía usar pequeños zapatos de madera. Sus pies estaban aplastados, atados con tela y confinados en los zapatos de madera. Era una práctica basada en el estándar de que los pies más pequeños eran hermosos.

 

“¿Estás diciendo que es un asesinato?” Preguntó Jinshi.

 

“No lo sé. Sólo que, creo que debemos asegurarnos de que se haya caído en el foso cuando aún estaba viva”.

 

No había duda de que esos dedos teñidos en roja sangre arañaron la pared del foso muchas veces. No quería pensar en cómo era dentro del agua helada.

 

“¿Deberíamos investigar más a fondo?” Preguntó.

 

Ella estaba preocupada incluso con esa dulce sonrisa a la que no le puedes negar nada. No puede hacer lo que no puede hacer. “Mi profesor de medicina me enseñó a no tocar cadáveres”.

 

“¿Por qué? porque te desagrada el tabú?”

 

Los médicos entran en contacto con los enfermos y los heridos. Aparentemente quería decir que seguramente tendrán mucho contacto con los muertos.

 

“Hasta los humanos pueden convertirse en ingredientes para la medicina”. Maomao murmuró la razón.

 

En cualquier caso, si tienes que hacerlo, que sea el último, se lo había dicho su padre.

Si lo haces una vez, serás como un perturbador de tumbas, dijo algo que fue terriblemente grosero.

Ella quería decir que tenía mucho sentido común para eso, pero en general, se atuvo a sus palabras.

Bueno, fue algo así.

 

Jinshi y Gaoshun miraron hacia atrás, y agitaron sus cabezas como si dijeran: “Ya veo”.

Gaoshun la miró como si fuera algo lamentable.

 

Eso fue completamente grosero. Maomao sujetó sus puños temblorosos.

 

 

Después, lo que se escuchó de los rumores fue que la chica muerta estaba presente en el incidente del envenenamiento del otro día.

También se descubrió un testamento, y las cortinas del incidente se cerraron diciendo que fue un suicidio.

 

En este mundo, incluso la especulación de alguien podría llegar a ser verdad.

 

T/N: El título de este capítulo (自他) se refiere a la muerte de la sirvienta. Es una cuestión de si ella se suicidó o si alguien más la mató, así que un título alternativo podría ser ‘suicidio (自殺) o asesinato (他殺)’, tal vez. (EZ: Como en IRFN no hubo notas así no importaba pero acá si las notas en Gris son notas colocadas por el traductor jap-ingles, las mías están en azul)


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s