La Hija del Duque — Capítulo 8


Jeje, jojo


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo


Capítulo 8:

Las Ruinas del Visitante (2)

Traductor: Absolute
Editor: Portox
«Arco 1: Erica Aurelia y las Ruinas del Visitante»

Le entregué una Varita de Visión del Urd y uno de los guantes de cuero para paliar la reacción de las varitas a Klaus.

Y para mí, saqué una varita nueva.

—Esta varita de Aurelia, ¿cómo se activa?

—Para usarla, simplemente agítala mientras pronuncias el hechizo dentro de tu mente.

—Parece que es sorprendentemente fácil. ¿Está bien si lo intento?

—Seguro. Adelante.

Klaus agitó la varita con cuidado.

La magia de Visión del Urd se activó con seguridad y el circulo blanco de magia convergió en sus ojos.

Klaus miró a su alrededor mientras parpadeaba repetidamente.

Sus largas pestañas hicieron sonidos de pachipachi mientras parpadeaba con vigor, como si sus ojos se hubieran secado.

—… Qué útil. Sin que tuviera que gastar poder mágico, pude ver a la Erica de hace unos minutos.

—Los eventos que han pasado a través del tiempo no pueden ser alcanzados por la Visión del Urd. Ten en mente lo que quieres saber en el momento que lo actives, debes concentrarte en los eventos relacionados con esa persona en particular.

—¿Tengo que explorar pensando en Anna?

—Correcto. Vámonos pues.

Las lámparas de los alrededores eran tenues porque la oxidación de los cristales estelares estaba avanzando.

Eso podría hacernos pasar por alto lugares importantes.

Revisé mi bolso y saqué una lámpara.

—Klaus-sama, por favor también toma una lámpara.

—Hm.

Klaus ató la lámpara que recibió de mí a su bastón.

Cuando me preguntaba qué quería hacer, me demostró que así podría iluminar lugares altos con su bastón.

Ooh, qué genial.

… Bueno, Anna no aparecerá en las alturas así como así.

Todavía quieres explorar un poco, ¿no? Eso no es bueno, ¿sabes?

Ocasionalmente agitábamos nuestras varitas y caminábamos cuidadosamente con las dos lámparas que iluminaban nuestro camino a casa.

—De alguna manera, puedo ver lo que estabas murmurando en el pasado.

—Por favor, no se burle de mí.

—Erica… Tú, ¿le temes a los monstruos o a los fantasmas?

—Klaus-sama, por favor continúa buscando a tu hermana.

Klaus pareció distraído al poco tiempo de girar su línea de visión hacia el frente.

Estoy teniendo un mal rato.

Ahora mismo soy una inocente niña de 8 años, ¿sabes?

¿No está bien tenerle miedo a algo?

Aah, pero si considero mi edad real de mi vida anterior, es penoso decir si está bien o no… jajaja.

—Tu estado de ánimo es terriblemente sospechoso y tienes una mirada lúgubre… ¿Enserio eres una niña de 8 años?

—¡Oye! ¡Por favor busca seriamente a Anna-sama!

—Tú… a veces tienes unos ojos que parecen decir que te rendiste con la vida…

¡Eei!, ¡no necesito que tú me digas eso!

Eso es porque hasta que su afecto aumentara en el juego, ¡él viviría con una mirada muerta en la cara!

Me las arreglé para contener lo que quería decir.

Aunque a veces pareciera que Klaus tiene el carácter de un animal pequeño, cuando se trata de esto, ¡él puede captar la debilidad del oponente y jugar con eso!

¿¡Esto es un vislumbre de alguien que se convertirá en un sádico en el futuro!?

No, no, ¡ahora mismo tengo que concentrarme en buscar a Anna!

—Klaus-sama, ¿aún no se ha topado con la espalda de Anna-sama?

—No, aún no he logrado ver a Anna. Por ahora, sólo te he visto en mi Visión del Urd.

—¿Está pensando con claridad en su hermana?

—Oh, definitivamente estoy pensando en ella. Y aun así, solo puedo verte a ti. Es molesto.

Este… ¡¡este tipo…!!

No, no, no, este no es el momento para eso.

—¿En serio viste a Anna? No hay vestigios de que ella haya pasado por aquí antes.

E¿eh?

Acabo de… siento que hay algo raro.

—… Eh, Klaus-sama. ¿Podría mostrarme el lugar donde instaló la carta de hechizo para la Cartografía Automática?

—Oh, claro… La carta de este cuarto está…

Klaus corrió hacia la esquina del lugar y se puso a mirar los alrededores de la pared

Oh, parece tener problemas.

Caminó por los alrededores mientras iluminaba las paredes muchas veces y entonces regresó con una expresión de desconcierto.

—No está aquí.

—¿En serio?

—¿Qué significa esto? Estoy seguro que la puse ahí… Qué raro, aquí estaba…

Y no se equivocaba.

No lo recuerdo con claridad, pero recuerdo haber visto una carta de hechizo sin usar en la parte donde él estaba mirando.

Pero ahora esa carta de hechizo no existía.

… Tengo un mal presentimiento.

—Parece que en las Ruinas del Visitante se están moviendo las habitaciones y los pasadizos, pero probablemente no sea por algo mágico, sino mecánico.

En ese momento, escuché un estruendo.

Parecía venir de alguna parte de estas ruinas.

—… ¡Un laberinto mecánico!

—Oí a mi padre decir que es una especie de mecanismo que utilizaban en la antigua Aurelia para protegerse de los ladrones, pero nunca pensé que habría un laberinto mecánico en un edificio tan grande.

Junto con el estruendo de un mecanismo en movimiento, nuestros pies temblaron de forma poco natural.

No era un terremoto.

Ahora mismo, el cuarto donde Klaus y yo estamos parados se estaba moviendo.

—… Nos viste a Anna y a mí salir por la puerta de transferencia.

—Sí.

—¿Esa vez viste a Anna en la primera habitación?

—Sí.

Klaus arrugó la frente,

Sus ojos perspicaces me miraban fijamente.

—En el momento en que yo pasé y tú me perseguiste, probablemente era el mismo pasaje, pero cuando Anna pasó, ese pasaje estaba conectado a otro lugar.

—Es probable que sea el caso.

—Y ahora, igualmente, se accionó el truco del laberinto, y hemos perdido nuestra posición actual… Así son las cosas, Erica.

—Sí. Por lo tanto, no hay garantía de que podamos volver a la puerta de transferencia.

Perdimos las pistas para encontrar a Anna y también perdimos el camino de regreso al Palacio de la Primavera.

El cazador de momias se convirtió en la momia.

Queríamos encontrar a una niña perdida, pero terminamos convirtiéndonos en niños perdidos.

Tardamos demasiado en darnos cuenta, y es posible que todo lo demás esté perdido.

—Estás bastante calmada.

—Pues…, ¿claro? Me pondré nerviosa cuando me sienta nerviosa.

—Vaya, qué descarada.

Anna era lo que más me preocupaba.

Estoy tranquila porque aún estamos juntos.

Una niña pequeña vagaba sola por estas oscuras Ruinas del Visitante.

De sólo pensarlo, siento que se me aprieta el corazón.

Además, si ya fue tocada por el antiguo espíritu maligno…

No, tengo que parar con los pensamientos pesimistas.

Busca a Anna, vuelve al lugar de dónde vienes, sólo tengo que pensar en estas dos cosas.

Sin embargo, me sentía atascada en esta búsqueda.

Si esperáramos a que llegara la noche así, ¿no se darían cuenta mi padre y el Duque de Hafan y enviarían un grupo de búsqueda?

… No.

Si eso pasa, Anna morirá de acuerdo al juego original.

Como mi relación con ella estaba cambiando, no sé si me matará seis años después.

Sin embargo, no importa cuántas banderas de la muerte se rompan, no quiero que eso suceda.

No quiero abandonar la vida de la joven a la que me he encariñado emocionalmente.

—Si nos movemos sin pensar, las cosas probablemente empeorarán.

—Debería haber algo que podamos hacer. Pensemos juntos por un rato, Klaus-sama.

Abrí mi bolso de cuero en el suelo.

¿Qué podemos hacer con lo que tenemos ahora? Teníamos que comprobar qué medios se podían utilizar.

—Trajiste muchas cosas.

—No sabía qué pasaría, además, se dice que no hay remordimiento si se está preparado.

¿Hay alguna magia que pueda cambiar nuestra situación actual?

Le di la vuelta a la caja de varitas y revisé la etiquetación.

—… ¿Varita de Grasa? Es una magia para mejorar el deslizamiento. Si la pones en la mano de tu oponente, su mano se pondrá resbaladiza y no podrá agarrar nada. ¿En qué pensabas usarlo en este laberinto? ¿Algo como un nicho de magia?

—¡Tenía prisa, la tomé sin mucho compromiso!

Klaus miró con curiosidad el bolso y comenzó a sacar cosas junto a mí.

—No hay ninguna varita conveniente que pueda resolver esta situación de inmediato. No será fácil, ¿eh? A lo sumo, la magia de búsqueda amplia nos vendría bastante bien.

—Échale la culpa de eso a mis antepasados vigilantes, por favor.

Klaus también se fijó bien en las etiquetas, pero parecía que no se le ocurrió alguna idea fácil de concretar.

Pero aún no podía rendirme.

Mientras buscaba persistentemente en mi bolso de cuero, advertí que una luz débil, diferente a la de la lámpara de cristal estelar, venía de la parte más profunda.

—Esto es… Tinta de Agalla de Luz Lunar, ¿eh?

Ah, solía usar eso en Hafan.

Hay un mineral característico de la región oriental de Hafan llamado mineral de luz lunar.

Empieza a brillar tenuemente cuando la luna sale y pierde su resplandor cuando la luna se pone.

Cuando las nubes sombrean la luna, el mineral de luz lunar también se vuelve sombreado.

Era una piedra muy extraña.

Desde la antigüedad, los magos orientales han utilizado las características del mineral de luz lunar, que se especializa en responder a la luna, para hacer Tinta de Agalla de Luz Lunar.

—La salida de la luna…. ahora mismo son aproximadamente las 20 en punto.

En el tintero, una luz amarilla azulada impregnada se mecía lentamente.

La luz era mucho más débil que la de una lámpara de cristal estelar.

El cielo nocturno estaba nublado.

—Klaus-sama, esto es…

Tapé mi lámpara de cristal estelar y miré a la luz de la luna, notando algo.

Una luz pálida del mismo color que la tinta brillaba en las paredes de la habitación.

Además, parpadeaba repetidamente en el mismo momento que la tinta.

—¿También te diste cuenta?

—Bueno…, está parpadeando como la tinta, ¿o no?

Quizás la intensidad de la luz estaba relacionada con el flujo de nubes pequeñas que sombreaban la luna.

Con eso pude saber que el clima estaba así.

Metí la lámpara en mi bolso de cuero y Klaus cubrió su lámpara, que estaba pegada en la punta de su bastón, con la manga de su túnica.

Ahora que las luces más fuertes estaban bloqueadas, la luz tenue de los caracteres dibujados en la pared fue acentuada y se hizo visible.

Lo que estaba dibujado en la pared era una marca de luna creciente.

Y debajo de la marca había una letra que se me hacía conocida…

Era un mensaje dejado por exploradores experimentados que habían desafiado este laberinto.

Lo que la brillantez de la luz lunar dorada reveló fue realmente una luz brillante. ¹

Notas:

0– Una expresión idiomática, refiere a: intentar persuadir a alguien para luego ser el mismo persuadido. O bien, a alguien que intenta poner a alguien de su lado pero solo logra ponerla con el otro lado (bando).

1– Aquí ‘luz brillante’ significa esperanza, pero la autora lo hizo un juego de palabras, así que se dejó como está.


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

4 comentarios

        • Bueno, acabo de borrar mi comentario así que tendré que dejar otra explicación para cualquiera que tenga tu misma pregunta.

          Ahora mismo, Erica y Klaus están estancados en la habitación donde están puesto que saben que el laberinto se mueve, así que primero intentan ver qué hacer. Y bueno, como pueden imaginar, ese mensaje es un rayo de esperanza para ellos dos… pero eso lo verán en el siguiente capítulo :v

          Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s