Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 01 – Capítulo 27


Capítulo 27 – Malentendido

 

EZ: OK nuevo proyecto…. o mas bien he decidido mover esta novela que traducía de enzeam acá a Blue Phoenix Translations, había pocos lectores y por una que otra razón quise moverla aquí espero que la disfruten a mi me gusta mucho, si quieren leer los primeros 26 cap están en enzeam dejare de subir cap ahí y seguiré subiéndolos acá nada mas


Los tres días de su regreso a casa pasaron en un abrir y cerrar de ojos.

 

Al encontrarse con la gente que echaba de menos, su sentimiento de querer que siempre se quedara así era fuerte, pero no había forma de que renunciara a su trabajo en el palacio interior, así que no tuvo más remedio que molestar de nuevo a Rihaku, su aval de identidad, para que volviera a su puesto de trabajo.

 

Sobre todo, su espalda estaba siendo presionada por la señora que se preguntaba de qué tipo de sádista serie el que comprara a Maomao por primera vez.

 

Parece que vio un buen sueño.

 

Viendo a la excesivamente resplandeciente Pairin-neechan, y Rihaku, cuyos ojos estaban hundidos en las esquinas, se convirtió en un meloso albaricoque, se arrepintió de haberle pagado demasiado por la recompensa que le había dado.Como resultado, se determinó la siguiente persona en vender su cuerpo.

 

Bueno, ella simpatizaba un poco con Rihaku, quien, habiendo conocido alguna vez el néctar celestial, no podrá regresar a la tierra.

 

La madam seguramente hará una gran fortuna con él.

Más allá de eso no era responsabilidad de Maomao.

 

Y así, ella iba a regresar al Palacio de Jade con recuerdos, pero había un joven celestial parecido a una doncella que estaba envuelto en un aire excesivamente peligroso justo allí.

 

Sintió un siniestro aire venenoso desde la dirección de la suave sonrisa.

 

¿Por qué la está mirando excesivamente?

 

No importaba cuál fuera su carácter, una belleza era una belleza. Además, cuando la miraba, había una intensidad ello

 

Como era molesto, sólo inclinó la cabeza tanto como era necesario, y se dirigió a su propia habitación, cuando él la agarró firmemente de los hombros con fuerza casi clavandole las uñas.

 

“Espera en la sala de estar”. Una dulce voz como la miel llegó a sus oídos. La miel era miel, pero era miel de lobo.

 

Gaoshun, que estaba atrás, sus ojos le dijeron que se rindiera.

La consorte Gyokuyou, que parecía preocupada, aun asi tenía los ojos brillantes.

Y Honnyan, quien, por alguna razón, miraba a Maomao con ojos de culpabilidad.

 

Las tres sirvientas también estaban más curiosas que preocupadas.

Probablemente Maomao sería interrogada a fondo después de esto.

 

(¿Qué es lo que está pasando?)

 

Dejó sus pertenencias, se puso su ropa de sirvienta y fue a la sala de estar.

 

 

 

“¿Qué necesita de mí?” Preguntó Maomao.

 

Solo estaba Jinshi en la habitación. Estaba elegantemente vestido con un sencillo atuendo oficial, las piernas cruzadas sobre la silla y los codos sobre la mesa. De alguna manera, sintió que su actitud era peor de lo habitual. ¿Era su imaginación? Ella quería que fuera su imaginación. Tomémoslo como imaginación.

 

No estaba ningún Gaoshun, solo un soplo de aire fresco.

La consorte Gyokuyou no estaba en ninguna parte.

 

Bueno, en otras palabras, no podían soportar quedarse.

 

“Parece que has vuelto a casa, dijo Jinshi.

 

“Sí”, contestó ella.

 

“¿Cómo estuvo?”

 

“Todo el mundo goza de buena salud.”

 

“¿Ah sí?”

 

“Sí.”

 

“….”

 

“….”

 

“¿Qué clase de hombre era ese Rihaku?”

 

“Sí. Es mi aval de identidad”.

 

(¿Por qué el nombre?)

 

A partir de ahora será un cliente habitual. Una importante fuente de ingresos.

 

“¿No entiendes lo que quiero decir? En ese sentido.”

 

“Sí. Tiene que ser un alto funcionario para ser mi aval que pueda asegurar mi identidad”.

 

Jinshi, por alguna razón, parecía extremadamente cansado. ¿Fue porque dijo lo obvio?

 

“¿Conseguiste un kanzashi?”

 

“Repartió muchos de ellos. Recibí una por obligación.”

 

Ahora que ella lo pensó, él fue generoso. Aunque era un diseño simple, era un kanzashi finamente hecho.

 

“Así que te refieres a que, a pesar de que obtuviste uno por obligación, yo* perdí?” (Jinshi empiezo a usar 俺 ‘ore’ para referirme a sí mismo desde aquí. Así que ya sabes, él suele utilizar 私 ‘watashi’, que es una forma neutra de referirse a uno mismo desde el punto de vista del género. El ‘yo mismo’, por otro lado, es masculino…… Lo pondré en cursiva para denotarlo.)

 

(Yo?)

 

Inclinó la cabeza ante el pronombre (en primera persona) que no estaba acostumbrada a escuchar.

 

“Aunque te di uno a ti también, no viniste a mí en absoluto.” Parecía enfadado.

 

Sin su sonrisa celestial, parecía de la misma edad que Maomao. Más bien, parecía aún más joven.

Ella admiraba que él fuera una persona que puede cambiar su forma de verlo hasta ahora con una sola expresión.

 

Resulta que Jinshi no podía soportar el hecho de que confiara en Rihaku y no viniera a hablar con él. Qué misterioso. Aunque es un hecho que las personas se alegrarían de no preocuparse por las cosas problemáticas. ¿Fue porque ese tipo era una persona tranquila?

 

“Me disculpo sinceramente. No se me ocurrió que debía dar una compensación satisfactoria a Jinshi-sama.”

 

(¿Sería grosero invitar a un eunuco a un burdel?)

 

Puede ser posible ir al lugar sólo para tomar el té y escuchar recitales de poesía, y luego dedicarse a los asuntos sensuales. Era incómodo invitar a personas que ya no eran hombres a un lugar así.

Sobre todo, gente como Jinshi. Sería un cazador de momias convertirse en una momia (equivalente en inglés: Muchos salen a buscar lana y vuelven a casa esquilados – Un plan que les sale mal) para las cortesanas de todas partes.

 

“¿Qué quieres decir con compensación? ¿Le pagaste a Rihaku con eso?” Estaba poniendo una expresión dudosa por alguna razón.

 

Era una expresión incómoda, combinada con desagrado.

 

“Así es. Le di placer con el sueño de una noche”, le dijo ella.

 

(Así, probablemente no volverá a la realidad por un tiempo.)

 

 

Incluso un personal militar galante se convertiría en un gatito cuando mirara a Pairin-neesan.

¿Vendría a llevarle monedas de oro de ahora en adelante?

 

Miró a Jinshi. Toda la sangre le había salido de la cara.

La mano que sostenía la taza de té temblaba.

 

(¿Se ha enfriado la habitación?)

 

Maomao agregó carbón al brasero y agitó las llamas con un abanico. “Parece que estaba muy satisfecho. Creo que trabajé duro.”

 

 

(También necesito trabajar duro para encontrar nuevos clientes.)

 

Mientras daba un puñetazo a su nueva resolución, se oyó el sonido de una taza de té rompiéndose detrás de ella.

 

“¿Qué estás haciendo?”, dijo ella.

 

Había fragmentos de cerámica esparcidos por todas partes.

Jinshi se levantó con la cara pálida. Su ropa estaba empapada de té.

 

“Ahh, te traeré algo para limpiar ahora.”

 

Abrió la puerta y allí mismo estaba la consorte Gyokuyou, que se agarraba el estómago riendose a carcajadas.

Gaoshun, con una cara extremadamente cansada.

Honnyan, que quedó atónita y conmocionada.

 

Maomao, que no tenía ni idea de lo que estaba pasando, fue a la cocina a buscar un paño de cocina por el momento.

 

○●○

 

“¿Cuánto tiempo vas a estar enfadado?” Preguntó Gaoshun.

 

Jinshi puso su cara sobre la mesa aunque ya estaba de vuelta en su oficina.

 

Gaoshun suspiró profundamente. “No olvides que estás en medio del trabajo.”

 

“Ya lo sé”, dijo Jinshi.

 

No lo consiguió.

La persona llamada Jinshi no responde como un niño.

No se apega demasiado a sus juguetes.

 

Sufrió penurias a pesar de que escuchó los detalles de la consorte Gyokuyou, que se reía a carcajadas al terminar.

Como garantía de su identidad, al hombre se le concedió un encuentro con una estrella (cortesana popular) que había anhelado. Que la niña ayudara de esa manera, no era completamente lo que se habían imaginado.

 

Pero Gaoshun se preguntaba qué imaginaba su señor. Ahh, daba miedo ser joven.

 

Jinshi había vuelto a la normalidad, pero seguía descontento.

 

Bueno, rápidamente terminando su trabajo para ir a su encuentro, sólo para descubrir que ella regresó a casa con un hombre desconocido vino como un rayo de la nada.

 

Gaoshun no tenía tiempo libre para calmar a los niños indefinidamente.

Colocó una caja lacada sobre la mesa y sacó una correspondencia desde el interior. “El informe de hace un par de días finalmente ha llegado.”

 

A buscar a una dama de la corte con cicatrices de quemaduras. Había pasado un mes desde entonces.

 

“Eso tomó demasiado tiempo.” Cuando levantó la vista, la cara de Jinshi volvió.

 

“Me disculpo sinceramente.” Para no poner excusas. Ese era el principio de Gaoshun.

 

“¿Quién fue?” Preguntó Jinshi.

 

“Sí. Sorprendentemente, era un pez gordo.” Repartió la correspondencia sobre la mesa. “Palacio Garnet, Fonmin (風明, Fong Ming). La sirvienta de la Consorte Pura”.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s