Jujutsushi wa Yuusha – Capitulo 20


LA TRAMPA GOMA

 

Esto implica, que este goma herido, era carnada para atraer una presa.

Sin dejarlo morir, cortando sus extremidades para restringir sus movimientos. Mas que eso, dejándole algunos narcóticos, se convertiría en una carnada viviente que deja salir sonoros gritos. El individuo en si usa las drogas para aliviar el dolor. Dejaron su brazo derecho intacto solo para poder aplicarse dicha droga.

Quizás esta forma de crueldad haciendo carnada con sus propios camaradas es una tradición goma, o puede ser que los estudiantes han cazado los monstruos de este piso tan bien, que se hizo una situación de emergencia que requería medidas drásticas, pero como sea, en este momento, lo hicieron y lo lograron.

Y resulta que existe un idiota que puede caer en esta descarada trampa.

Así es, ese soy yo. La puta madre, debí haber sospechado algo cuando vi al goma caído. Encontrar una conveniente y débil presa igual al perro rojo dos veces, es obvio que ese tipo de coincidencia no sucede.

“Qu-qu-q-q-q-que hacemos ahora, Momokawa-kun!?”

Eso es lo que yo quiero decir, no puedo decir eso. No tengo tiempo para eso.

En este momento, estamos en una intersección en forma de T, y están saliendo gomas de las tres direcciones. Tomando en cuenta el tiempo que nos tomo matar al goma, tomarnos un respiro por el shock y revisar el cadáver hasta ahora, hubo amplio margen de tiempo para bloquear nuestro camino.

Cada pasillo esta lleno con al menos 10 gomas cada uno. Puedo ver algunos cargando arcos dispersos por ahí, pero no están disparando. Supongo que no sienten la necesidad de hacerlo.

Como si se emocionaran por el hecho de habernos rodeado exitosamente, la excitación de los goma esta aumentando, haciendo gaaee gaee en sus gritos, teniendo una gran fiesta como si ya tuvieran el juego en la bolsa.

“Va-vamos… a, tener, que forzar nuestro camino de algún modo…”

No puedo pensar en algo mejor, igual no pensar puede ser lo mejor. Mi voz al hacer la sugerencia estaba literalmente temblando.

Aun así, tenemos que hacerlo.

El pasillo que va recto y que tiene arboles muertos en ambos lados, es el camino por el que llegamos. Este pasillo es mas amplio que los que van a la derecha y a la izquierda, pero los retorcidos y locamente enormes arboles harán difícil el escape.

Habiendo dicho eso, los otros dos caminos son aun mas imposibles. No son muy anchos, el paso esta totalmente bloqueado por una cerca de gomas. No puedo ver una sola brecha por la cual escaparse.

“iremos derecho. Justo en medio… no, un poco a la izquierda, cerca del que tiene la maza de huesos. Lo detendré con prisión obscura, así podremos hacerlo a un lado y pasar a través.”

“Lo-lo tengo!”

Bastante bueno para un plan instantáneo debo decir. Si tuviéramos una habilidad de ataque a la mano, pasar a través no seria un problema… no, no es tiempo para eso.

“Ahora, ve! Detén su escape con cabello tejido-“

Hice el canto primero, y corrí justo después. Futaba-san me seguía por detrás.

Pensando en términos de poder físico de carga, ella me supera por mucho, pero seria un problema si ella se congela después de hacer contacto. No puedo decir que confié mucho en mi fuerza para taclear, pero justo ahora, solo tengo que correr con todo.

Okay, distancia al goma, 20 metros. La lanza ensangrentada en mis manos se siente innecesariamente pesada. Ah, eso me recuerda, Futaba-san perdió la suya.

Pudimos haber entrado con dos lanzas en mano, y tal vez el enemigo habría dudado un poco… pero ahora es imposible.

El goma frente a nosotros no muestra particularmente alguna preocupación o miedo hacia nosotros al correr, no luce en pánico para nada. De hecho, cuando solo apuntaron sus armas hacia nosotros diciendo guee guae, sentí que decían algo como, mira a esa gorda y al enano resistiéndose en vano, burlándose de nosotros.

Ya lo se maldita sea. Esta es solo resistencia en vano, lo sé. Pero no podemos hacer nada más. Esto es nuestro todo, tambien es lo único que tenemos.

“-prisión obscura!”

La maldición que libere con un grito dejando salir todo mi aliento se manifestó mientras apuntaba.

El objetivo que es el goma con la maza fue sujetado por las piernas con los tentáculos de cabello brotando de pronto del piso y cayo hacia adelante.  Parece que este era particularmente estúpido, ya que no hizo nada para amortiguar su caída, estrello primero su cara en el duro piso de piedra.

“GugEe!”

“Ahora!”

Sin dejar pasar la apertura que dejo esa patética caída, cargamos hacia la muerte y apuntamos hacia un camino a casa.

Pero aun así, mas rápido de lo que puedo escabullirme, el goma se acerco para cubrir la brecha. Son estúpidos, pero quizás entienden que queremos hacer. Tambien puede ser que estén persiguiéndome como un jugador novato de soccer persigue la pelota sin sentido.

En cualquier caso, nos estamos acercando muy rápido a la colisión. Con eso en mente, solo tengo que darle a uno mas.

“YaAAAAAAAAAAAA!”

Con lanza en mano, me acerque al goma armado con un cuchillo que bloqueaba el paso.

No tengo el poder para derribar a un goma en un 1vs1, y de hecho, hay un alto riesgo de que pierda, pero esta vez, tengo que ganar.

Es un arma simple hecha de solo afilar la punta de una rama, pero de verdad tiene la longitud para considerarse una lanza. Se dice que necesitas ser tres dan superior en artes marciales a un maestro de kendo para ganarle, así que el alcance de mi arma se vuelve una absoluta ventaja.

Dejándome ir con el momentum, apuñale al goma, que blande solo un cuchillo corto, desde una distancia segura. Quizás la semilla de poder aun surte efecto, pero de nuevo, con una sensación mas suave de la que imagine, la punta paso a través de su carne negra.

Pero no importa que tan delicado sea, tiene una resistencia suficiente para pararme de golpe.

“-Kuu!”

El shock que causo el ir con todo mi poder causo que mis pies tambalearan. Si caigo aquí, muero. Con una causa desesperada, sostuve mi postura.

En algún punto, deje ir mi lanza. El goma con cuchillo cayo con la rama del árbol de nuez estancada en su interior, dejando salir molestos gemidos junto con sangre de su boca. No fue una muerte instantánea, pero solo es cuestión de tiempo.

Y con esto bloqueando mi avance, una pequeña pero definitiva perdida de tiempo se creó. Esta perdida de tiempo probó ser suficiente para que un goma, diferente al que apuñale, saltara al frente.

Abriéndose paso a través de las ramas de los blancos arboles muertos, un nuevo goma hizo su aparición. Con alrededor de la mitad de la hoja arrancada, en sus manos había un hacha. Un golpe de eso y estaré pintando el piso, gritando mucho mas fuerte que el goma.

No, espera, me había detenido y deje ir la lanza, no tengo forma de bloquear-

“WaAAAAAAA!”

Y entonces, cargando mientras gritaba, llego una sombra gigante. Naturalmente, es Futaba-san. Ella estaba corriendo detrás de mí, pero como me detuve, ella me alcanzo y ahora me rebaso.

“Gii!?”

Y como ella va pisando a fondo, golpeo al goma que había aparecido. El goma de mas o menos el mismo físico y estatura que yo salió disparado por la masa titánica de Futaba-san, y voló más allá de las ramas de los arboles muertos. Por otro lado, sin haberse dado cuenta que atropello un goma, Futaba-san solo siguió corriendo.

Esta diferencia en tamaño, tal cosa abruma a un nivel que es dolorosamente claro para mí.

No, olvida eso; habiendo esquivado esa crisis inadvertidamente, ahora es mi oportunidad de irme.

Solo debo apresurarme y continuar, siguiendo por detrás a Futaba-san y salir de-

“Wahh!?”

Justo cuando di un paso, mi cuerpo cayo de frente por el momentum.

Algo tomo mi pierna- mientras ponía mis manos adelante para detener mi caída, y sentir el punzante dolor en mis palmas, me di cuenta.

“E-este imbécil de mierda!”

Lo que atrapo mi pierna, fue el goma que había derribado usando prisión obscura, atrapo mi pierna con su mano.

Tiene ambas piernas atadas, pero habilidosamente se movió y alcanzo mi pierna. Por suerte, dejo caer su maza cuando cayo, y evite su contrataque, pero lo que hizo fue mas que suficiente para costarme la vida.

“Mierda, con un maldito demonioooooooooo!”

Enterrando mi mano derecha en el bolsillo de mi chaqueta, en menos de un segundo saque el cutter que le di a Futaba-san para desmantelar. Con su característico click, la hoja ya esta completamente fuera, en ese punto, ya habían pasado dos segundos.

Y para el tercer segundo, corte la mano del goma con toda mi rabia.

“UgeeEEe!”

Parece que no tuvo las bolas para seguir sosteniéndome después de ese profundo corte con la hoja. Derramando su sucia sangre, retiro su mano de mi tobillo.

“Haa… haa… t-tengo que, corr-“

Me levante en pánico, pero era demasiado tarde.

“GrrrRRr…”

“GekgeGuGE”

En frente de mi hay dos gomas. Por la derecha, por la izquierda, cada goma en este pasaje se estaban arrastrando para rodearme.

Puede llamarse el resultado de un curso de eventos, seria la forma correcta de llamarlo. Apuñalar con una lanza, caer, cortar. Con tantas distracciones, había mas que tiempo suficiente para rodearme.

“Aa, aaa…”

Estaba de pie con mis rodillas casi vencidas, agitando mi miserable y desconfiable cutter bañado de sangre.

Ya no es posible volver a pasar a través. Enfrente, atrás, izquierda, derecha, los goma salvajemente se reían de mi por todos lados, doblando, no, triplicando su numero.

Los que están frente a mí, ósea, los goma ocupando la dirección hacia la que corríamos; detrás de ellos, pude ver la espalda de Futaba-san huyendo a toda velocidad sin la más mínima intención de voltear.

Aun sigue gritando, con la mente en escapar con todas sus fuerzas. Incluso si grito por ayuda, no llegara a sus oídos.

No, bueno, incluso si escucha, es simplemente imposible para Futaba-san salvarme.

Ni traición ni abandono, extrañamente, no siento ningún resentimiento. Dicho eso, tampoco tengo un sentimiento galante de, al menos ella se salvará o algo como eso.

Lo que ocupaba mi corazón era una vacía resignación. Ríndete. Ah, bueno, no se puede hacer nada. Esto es natural.

Acepte la realidad como tal.

Digo, es obvio. No he hecho nada por ella. No, supongo que salve su vida, pero solo eso. Aun no la había adiestrado con la fuerza y la mente para enfrentarse con valor a los monstruos.

Y digamos que, en la millonésima… la billonésima oportunidad de que Futaba-san regrese a ayudarme. Incluso digamos que ella obtiene el coraje para pelear valientemente por salvarme… incluso así no habrá un milagro. Con ese set de habilidades que tiene, no podrá hacer nada contra tantos goma.

Para concluir, no puedo confiar en ser salvado para nada.

Y en lo que menos puedo confiar, es en mi propia fuerza. Nada para ofensiva, defensiva o retirada; con este set de mierda de habilidades de chaman, no puedo hacer nada siendo superado de esta manera.

Ah, si. Lo acepto. Justo ahora, es jaque… y mate.

“U-uaaAAAA!”

Pero, al diablo. No quiero morir.

Incluso consciente de lo fútil de mi resistencia, no puedo parar de blandir la única arma que tengo.

Mi cutter, con un alcance solo tan largo como el de un cuchillo, solo corta el aire vacío.

“Gugee, gekHEKgee”

“GugeGE!”

Los goma se ríen de mi infructífera resistencia. Esos monstruos con sus mentes neandertales, se burlan como los hombres.

Mierda, mierda… puta madre…

“Ow!?”

“GiyAu!?”

Mi costado fue picado. Con algo tan largo como una lanza. No lo vi venir, pero en mi estado de absoluto miedo y desesperación, mi campo de visión se vio grandemente reducido. Cualquier cosa por un lado de mi cara, estoy simplemente ciego.

Incluso este fácil objetivo se escapo con solo una herida en su costado por retorno del dolor.

Veo un goma gimiendo, sosteniendo su costado derecho exactamente donde me dio.

“A-así es… me cortas… y te cortas tu mismo!”

Ahaha, que tal eso, tan asombroso como esto, es mi maldición. Mátenme y mueren. Cualquiera de ustedes bastardos, siéntanse libres de mori-

“GAAA!”

Justo cuando estaba exclamando tanto, esta vez, un goma diferente grito. Mi pierna fue cortada. El muslo izquierdo. La herida fue superficial, pero el dolor quema igual.

“A-aah… ow, mierda, ouch…”

Cuando toque la herida con mi mano izquierda en un intento de suprimirla, sentí directamente el goteo de la sangre. Es mucho menos seria que la del oso armado, pero con tal desastrosa experiencia de ninguna manera desarrolle alguna resistencia a las heridas pequeñas. De hecho, mi miedo a desangrarme hasta la muerte incremento.

Aun así, esta sangre que fluye, no se siente realmente mía. Quizás el miedo esta paralizando mis sentidos, conduciéndome a este sentido difuso de la realidad.

“A-ow!”

En algún punto, elevando patéticos gritos de dolor, deje caer mi cutter, mi única arma. Esta vez el ataque vino de una maza. Apuntando a mi hombro, el golpe me hizo liberar mi arma.

Mire, y encontré al goma atacante sosteniendo su hombro, con su maza haciendo un sonido molesto en el suelo por haberlo soltado. Retorno del dolor esta funcionando bien. A tu servicio, no tengo la fuerza para decir eso.

Lo que vino a mi mente justo ahora, fue el evento que considero el mas humillante en mis cortos 17 años de vida. Fue una frase de esa escena.

“Saitou, sácale la mierda a Momokawa por un rato.”

Que tal mi idea, no soy un genio!? Vi su completamente horrenda cara en mi mente diciendo eso.

Si, correcto, tienes razón Higuchi… esa gran debilidad de retorno del dolor que encontraste, estoy en medio de una prueba de campo justo ahora.

En aquel entonces, el que me ataco fue ese bastardo de Masaru quien estaba en la posición de esclavo de Higuchi. Así que el absolutamente no iría tan lejos como matarme.

Sin embargo, justo ahora, los atacantes son cerca de treinta. Un golpe por goma, y solo saldrán con algunas heridas, estoy hecho un andrajo.

No estoy seguro si estos goma se dieron cuenta del principio detrás de retorno del dolor. Que lo hayan entendido o no, no importa mucho, ahora que ellos ya actualizaron su plan para atacarme.

Ah, diablos. Podría llevarme al que entregue el ultimo golpe, pero en ese punto, ya no importara mucho, en serio. Estos tipos usan a los suyos como carnada. Que uno mas muera, ni siquiera van a pestañear.

Morir ya es malo en si, pero morir por nada es mucho peor. Al menos déjame maldecir al que me trajo aq-

“Ah!”

Con su siguiente ataque, ese sentimiento fue destrozado como el cristal, en una miríada de pedazos.  Fue un frágil sueño. La muerte real, tal cosa es mucho mas miserable, irracional, abrupta y retorcida.

Defenderse? Que crédulo. Pensamientos que emergen de un autorrespeto sin sentido.  Podrías incluso decir que no estoy dispuesto a aceptar mi total impotencia.

Cuando te expones a violencia insuperable, tu orgullo no tiene otra opción que colapsar como una torre de cartas, o mas como, una casa de plumas.

Para cuando fui golpeado por detrás, cayendo al piso, me di cuenta de eso.

“U, ah… dete-“

Un desagradable pie negro que haría que uno atascado en una sucia canaleta se viera limpio; perteneciente a un goma, ese tipo de mugriento pie apareció en la punta de mi nariz- al momento que termine de pensar eso, una patada había aterrizado en la base de mi mentón.

Un vertiginoso shock. Es esto lo que llaman ver estrellas? Aturdido y adolorido, mi cuerpo que había caído de frente innatamente se giró.

Un techo obscuro. El panel blanco de luz que parece que va a apagarse en cualquier momento se siente como una metáfora de lo que me queda de vida.

Pero como si se quejaran de mí, algo así como deja de ser tan jodidamente sentimental, mi visión de nuevo se cubrió de negro. Hay puntos blancos dispersos, arena. Era la planta del pie de un goma.

“Hii-“

Incluso antes de que pudiera mover instintivamente mis brazos para cubrirme, comenzó la pisada. Recto en la nariz. Deje de respirar por un momento.

“Ka, ha, a… aa…”

Un intenso y aun así apagado dolor se esparció del centro de mi cara junto con sangre de mi nariz. Mi nariz puede estar rota, por lo menos fracturada. Este podría ser mi primer hueso roto, y tambien la primera vez que sangre fluye por ambas fosas nasales.

Justo ahora debo tener la cara mas fea que nunca he tenido. Es mucho peor que cuando Masaru me dio una paliza.

Mi espíritu no esta mucho mejor tampoco. Digo, yo ya-

“Uu, aa… dete… deténganse…”

Seguido de, una patada en el estómago que soporte – solo vomite. Y justo después, un goma diferente me entrego una patada yakuza en el mismo lugar.

No hay sentido en aguantarlo más. En este punto me estoy retorciendo con sonidos de guee guee no muy distinguibles de los propios gritos de los gomas.

El sangrado nasal y la hiel esparcida alrededor y manchando mi cara. Horrible. Vienen de mi, pero no lo hace menos repugnante.

No solo mi cara, tambien mi corazón se siente inmundo. Hay una corrosión en lo mas profundo de mi corazón que está quebrando mi espíritu,

Como si mi corazón fuera un pilar, y su base se volviera negra y corroída, finalmente derrumbándolo, ese tipo de sentimiento. No, justo ahora, ciertamente… escuche el sonido de mi corazón rompiéndose.

“Por favor… deténganse…”

Rogué por mi vida.

Tan miserables y tontas palabras. Pero igual las dije. Alguien tan débil como yo, simplemente, no puede hacer otra cosa que decir eso. Incluso si se le dicen a monstruos que nunca entenderán.

“GugEee!”

Con un enérgico y sonoro grito de un goma, el linchamiento continua. Pie, pie, un sucio pie. Intentaron seguir apaleándome con sus pies.

A causa de retorno del dolor, un goma no puede patear repetidamente. Ya que el daño regresa y los hace tambalear. Debe doler hasta cierto punto. Gracias a eso, la frecuencia con la que soy golpeado era, en si misma, gentil.

“Deten… dete… eeen…”

Pero este maratón de patadas no se detendrá pronto. Es realmente tan divertido? Su entretenimiento consiste en abusar de una presa débil? Seguí esperando, pero ninguno tomo un arma para darle fin a esto.

Eso es bueno- termine pensando eso, me pregunto por qué.

La ayuda no vendrá. No puedo hacer nada por mi mismo. Aunque después de esto, mi cuerpo eventualmente llegara a su límite, aunque solo sea torturado, siendo pateado hasta la muerte de esta manera. Aunque la única cosa que queda en mi vida sea dolor y violencia.

-NO QUIERO MORIR

Un sentimiento que brota de los restos acumulados en una montaña de basura, restos que alguna vez fuero mi corazón y mi orgullo.

-NO QUIERO MORIR

Cenizas de un instinto de supervivencia.

No… nunca… no quiero…. Morir-

“-oooOOOOOOO”

Creo que escuche una voz. Con todo y mi nublada consciencia, sin lugar a dudas el rugido que resonó en mis tímpanos no era de ninguno de los gomas.

Puedo decirlo con convicción, esta voz es de una naturaleza diferente.

Para decirlo de otra forma, una voz que causa un estremecimiento en lo mas profundo del alma. Como un viento que vuelve las cenizas en llamas- una voz poderosa.

“ooooOOOOOOOOOOOOOOOAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!”

Si, ese de hecho, es el rugido de una bestia enfadada.


 

[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s