Super Gen Divino – Capítulo 248: Privilegios


Segundo Capítulo Semanal

¡Disfrutenlo!

Han Sen quería encontrar a su novia, pero no tuvo ninguna posibilidad. En el momento en que él salió de las instalaciones de entrenamiento, Qin Xuan lo llamó al Refugio Armadura de Acero.

Se suponía que Qin Xuan iba a entrar en la Segunda Zona de El Santuario de Dios hacía un mes y se había retrasado hasta ahora sólo para esperar a que él hiciera la transición en el liderazgo del escuadrón especial.

Qin Xuan llamó a Han Sen y le entregó todos los documentos que necesitaba.

Yang Manli seguiría siendo la subdirectora del equipo especial, y otras personas también se quedaban. Han Sen estaba familiarizado con todos ellos.

Después de la transición, Qin Xuan le habló a Han Sen en privado, “Yang Manli es orgullosa, pero es una persona buena y capaz. Confía en ella en las cosas importantes. Como líder, es muy importante saber delegar. Por ejemplo, Yang Manli no puede ser una buena líder porque tiene que hacerlo todo ella misma.”.

“Sí, capitán.” Dijo Han Sen.

Qin Xuan se levantó y dijo con una sonrisa, “De ahora en adelante, tú serás el capitán. Te dejo el escuadrón especial a ti. Hazlo bien, pero no es necesario que te quedes aquí. Evoluciona lo antes posible. La segunda zona de El Santuario de Dios es donde realmente perteneces.”.

Después de salir del refugio, Han Sen no podía esperar para conectarse a la plataforma en línea de la brigada especial. Tuvo que realizar varios procedimientos de autenticación para poder acceder a él.

Después de entrar en la plataforma, Han Sen buscó su nombre y descubrió que ya era el nuevo jefe del Escuadrón Especial de Armadura de Acero. Bajo su mando había ocho miembros, entre ellos Yang Manli. El sistema de equipos especiales era muy selectivo en cuanto a las calificaciones de los miembros. Gracias a Qin Xuan, Han Sen no tuvo demasiados problemas para incorporarse al equipo especial en el pasado.

Las misiones realizadas por los ocho miembros no sólo conseguirían recompensas para ellos mismos, sino que también puntos para el jefe, que podían ser utilizados para intercambiarlos por algunos recursos internos.

Como Han Sen acababa de convertirse en el jefe, nadie había contribuido en nada a sus puntos. Sin embargo, cuatro miembros, incluyendo Gambler, estaban todos en medio de algunas misiones. Cuando terminasen sus misiones, seria Han Sen quien se beneficiase de ellas.

Comprobó las misiones en curso y descubrió que la misión de Gambler podía darle tres puntos cuando se cumpliera, mientras que las misiones de las otras tres personas sólo podían darle dos puntos.

Si todos ellos pudieran terminar sus misiones, Han Sen podría ganar nueve puntos.

“¿Cuánto podrían valer nueve puntos?” Han Sen entró en la página de recursos y se sorprendió.

Había licencias y soluciones genéticas de Clase S del Pabellón Santo. Una botella de solución genética de nivel S sólo costaba diez puntos, y una licencia de Clase S del Pabellón Santo treinta.

“Al final me he convertido en el jefe.” Han Sen se emocionó mucho. Después de dirigir el equipo especial durante algún tiempo, sería capaz de ganar todo eso sin esfuerzo.

“No es de extrañar que Yang Manli quisiera ser la jefa. Esto es demasiado bueno.” Han Sen lo celebró en secreto.

Inmediatamente comprobó las misiones disponibles para llevar a cabo, y vio que sólo una misión estaba disponible en el Refugio Armadura de Acero, que fue presentada por Yuan.

El contenido de la misión era ayudar a Yuan a matar a una criatura divina específica con la condición de que el último ataque lo hiciera Yuan.

La recompensa por esta misión era una botella de solución genética de nivel S. Además, como jefe de la escuadra especial, podría ganar 10 puntos, lo que equivalía a otra botella de solución genética de nivel S.

“¡Tan generoso! Me pregunto si alguien aceptaría esta misión.” Han Sen tenía ahora muchos subordinados y no quería trabajar tan duro.

Imprimió la información de la criatura divina proporcionada por Yuan y volvió a entrar en el Refugio Armadura de Acero. Llamando a Yang Manli, dijo, “Manli, ¿quién crees que podría hacer esta tarea en nuestro equipo?”“.

“Capitán, por favor, refiérase a mí usando mi nombre completo.” Yang Manli vio los documentos, pero no se acercó a ellos. Ella dijo, “Éste está más allá de nuestras posibilidades.”.

“¿Cómo puedes saber eso si no has mirado el expediente?” Han Sen frunció el ceño.

“Qin Xuan había determinado que incluso con todo el escuadrón, no seríamos capaces de matar a la criatura divina, y por eso no lo tomó. Si es necesario, hay informes más detallados sobre la criatura divina en el gabinete de la izquierda.” Explicó Yang Manli con calma.

Han Sen se levantó y se acercó al armario. Encontró el informe de Qin Xuan sobre la criatura divina, que era bastante detallado. Parecía que Qin Xuan había intentado matarlo pero se rindió.

Después de revisar los archivos, Han Sen le sonrió a Yang Manli, “Manli, si no recuerdo mal, ¿tienes el deber de ayudarme?”

“Sólo en el equipo, por favor no me llames…”.

Han Sen lainterrumpió, “Bien, entonces, vuelve y haz las maletas. Te vienes conmigo.”.

“¿Dónde?” Yang Manli se detuvo.

“Dondequiera que esté la criatura divina.” Han Sen golpeó los archivos de la mesa con sus nudillos y añadió, “Dile a Yuan que tomaremos la tarea y le pediremos que nos guíe.”.

“Qin Xuan dijo que…” Yang Manli quería discutir.

“Yo soy el jefe y tú eres la ayudante del jefe. He decidido cumplir esta misión. ¿Tienes alguna pregunta?” Preguntó Han Sen.

“No.” Yang Manli lo saludó y no discutió más.

“Por favor, trae a Yuan aquí entonces.” Dijo Han Sen con una sonrisa.

Yang Manli fue a ejecutar la orden, pero en el fondo no creía que Han Sen pudiera realmente terminar esa tarea. Después de todo, Qin Xuan le había dicho que era imposible.

Como una de los mejores en la Primera Zona de El Santuario de Dios, Qin Xuan era por supuesto más fuerte que Han Sen. La misión que ella consideraba imposible era definitivamente demasiado difícil para Han Sen.

Como soldado, Yang Manli obedeció, aún así, su orden y llamó a Yuan.

Qing también vino con Yuan. Cuando Qing vio a Han Sen, inmediatamente dijo, “Han Sen, sabía que podrías lograrlo. Mírate, jefe del escuadrón especial. Debes cuidarnos a Yuan y a mí en el futuro. Contamos contigo.”

 

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s