Bursters!! Capítulo 42


Gif:  y aquí el cap de la semana, perdón si me tarde, mucho trabajo pero en fin  aquí les traigo un capitulo el cual me gusto bastante en mi opinión así que disfrútenlo :v/

Edición y Corrección: Gif

Miedo y Superioridad

— Te mostrare que soy tu superior no solo por mi edad…

Akira se mostraba increíblemente confiada de su victoria, poniendo una sonrisa de oreja a oreja.

Enju por su lado no mostraba su salvajismo típico, en su lugar se mostraba más cautelosa y examinando mejor que hacer. Ella estaba en contra de una de las Bursters más fuertes de la academia. Sabía que no podía ir de frente simplemente, añadiendo que desconocía las habilidades de Akira. Todo lo que sabía era en base a chismes y rumores.

— ¿Qué sucede? — pregunto Akira.

— ¡…!

— ¿No me atacaras?… Entonces yo iré hacia ti.

Sin esconder su prepotencia ni la infravaloración hacia su oponente, Akira avanzo caminando hacia Enju, con una mano en la cintura y con un aura de superioridad que hacían que la pelirroja ardiera de ira.

— ¡No me subestimes! — grito Enju.

Sin esperar más, Enju lanzo el primer golpe, una enorme llamarada en directamente hacia Akira. Esta sin embargo, a pesar de engullir por completo a la rubia, una risa se puede escuchar desde dentro de aquel ardiente infierno.

— Ju, Ju, Ju… si lo que querías era darme un bronceado creo que deberías subir la temperatura.

— ¡…!

Akira continuaba su camino directo hacia Enju, sin siquiera una leve quemadura en sus ropas, simplemente siguió caminando hacia Enju, pisoteando las llamas en su camino como simples insectos.

—Grrrr… ¡¿Qué tal esto!? ¡Blazing Arrow!

Esta vez intento un ataque compacto y certero. Enju junto dos dedos de su mano derecha y apunto hacia Akira.

Como si estuviera sosteniendo un arco, ella utiliza su otra mano como si tensara una cuerda y luego la suelta, dejando salir una flecha de fuego directamente de sus dedos.

— Humpf… patético.

Akira cerró los ojos y simplemente puso su mano delante de la flecha, recibiéndola en su palma

— ¡¿Pero qué demonios?! — dijo Enju sorprendida.

— Un truco tan barato… no servirá conmigo, novata. — dijo Akira mientras aplastaba la flecha con su mano.

—¡…!

El público estaba anonadado, incluida momoka, quien estaba al borde del asiento.

— « ¡Enju! »

La chica apretaba sus rodillas con sus manos mientras observaba el encuentro. Con los nervios a tope. Sabía que no podía intervenir, solo podía desear lo mejor para su amiga.

Mientras eso sucedía, Yashiro continuaba exudando su aura asesina desde su asiento, viendo con los ojos inyectados en sangre a Akira desde su lugar.

— Relájate, compañero… ya llegara nuestro turno… — dijo Sora desde detrás de él.

—…Es fácil para ti decirlo… quiero despedazar a esa maldita puta… quiero verla sufrir como me hizo sufrir a mi… — respondió Yashiro luchando contra sus impulsos.

— Je… te entiendo, pero debemos esperar… llegara pronto. Akira es solo un aperitivo, ¿Recuerdas?

— ¡…!

Ante esa frase, Yashiro recuerda quien es el que realmente debe sufrir. Akira no es más que una pieza en el tablero. A quien realmente deben acorralar, está más arriba que ella, al presidente de Kenjo y padre de aquella repulsiva mujer, Kenjohime Shuryo.

Al recordar esto, Yashiro logro recuperar un poco la compostura. Paro de enterrarse las uñas en los brazos, dejo de temblar y su presión arterial bajo hasta dejar de tener los ojos rojizos.

—Haaaa…Tienes razón…

— Je, Je, Je… créeme, estas cosas saben mejor cuando lo haces en el momento indicado…

A la vez de que Yashiro evitaba entrar en modo Berserk, Akira seguía recibiendo flechas de fuego de Enju, las cuales todas acababan como la primera, recibidas y aplastadas por una sola mano de la creída mujer.

— Uhuhuh… ¿aun insistes con esto?

Enju se estaba quedando con pocas opciones a medida que su oponente se acercaba más y más con cada ataque repelido. En un momento, Enju intenta tirar otra flecha, la cual no logra disparar. Akira se encontraba justo delante de ella y había tomado su mano izquierda, evitando así que ella pudiera “tensar” la cuerda de su arco.

— Se acabó tu turno.

— ¡…!

— Por ahora… te devolveré el favor.

Enju no podía moverse de la abrumadora presencia de Akira. Haciendo que el movimiento de Akira fuera mucho más sencillo. Esta simplemente puso su palma sobre el cuerpo de Enju y acerco su rostro a su oído.

— Siente tu propio poder… Payback…

­— ¡…!

Enju literalmente recibió una explosión que salió directamente de la palma de Akira. La explosión en si fue tan potente que Enju salió disparada hasta la última fila del estadio, estrellándose contra la pared y quedando muy malherida.

— Gugh… ¡GAh!…Ahhh…Ahhhh… ¡Bugh!

El golpe fue realmente potente, lo suficiente para maltratar el traje de combate y dejar a Enju al borde de perder la conciencia.

Akira no perdió el tiempo. Esta salto la pared de contención del estadio y subió lentamente las escaleras de las tribunas en camino a su malherido oponente. Quien deja de estar estampada contra la pared y cae boca abajo en el suelo.

Los espectadores vieron a Akira subir elegantemente las escaleras con una sonrisa en su rostro, denotando otra vez su superioridad sobre su oponente. Muchos de ellos quedan embelesados con su refinada y elegante forma y presencia. Como si una emperatriz estuviera delante de ellos. Pensamientos como “que imponente”, “Es hermosa”, “cuanto estilo” y cosas así era lo que muchos tenían en la mente ante esa escena.

Recibir ataques de frente como lo hizo Akira y luego casi derrotar a su oponente con un solo golpe era algo que los impresionaba, aunque no en la forma en que Yashiro lo hizo. Con Akira, lo que sentían no era miedo o temor, era respeto…respeto hacia alguien que admiraban.

— ¡Enju! — grito Momoka.

Por azares del destino, Enju cayó cerca de donde Momoka estaba observándola. Al ver el terrible golpe que sufrió, Momoka se levantó de su asiento en dirección a su amiga, para ver si se encontraba bien.

— Ohhh… su amiga está preocupada… que tierno.

Akira vio con cierta gracia el acto de Momoka. Verla correr hacia su amiga y preguntarle si está bien.

— No… me toques Momo.

— ¿…?

— Si me tocas, me descalificaran…

Enju seguía en el suelo, aunque podía hablar. Momoka se encontraba junto a ella, pero antes de que pudiera ayudarla, su amiga se negó y le dijo que no la tocara. A lo cual Akira, estaba riéndose por dentro.

— « Ja, Ja, Ja… ¿Estas son quienes detendrían a esa rata de Yashiro? Ni siquiera soportaron uno de mis ataques. Conozcan su lugar, alimañas »

Finalmente Akira llego a donde se encontraba tirada Enju con Momoka a su lado. Ver a aquella chica desde un ángulo bajo las hizo sentirse en cierta medida inferiores. Momoka aún se encontraba débil por lo de ayer, además de que no tenía permitido interferir, pues descalificarían a su amiga.

—… Si no tienes nada que hacer aquí vuelve a tu asiento.

—…

Momoka se quedó mirando con ciertos nervios a Akira. Sin embargo Enju le dice que regrese a su asiento.

— No te preocupes, Momo… sé que… ganare.

La pelirroja trato de calmar a su amiga con algunas palabras vacías. Obviamente esto no convence a Momoka, pero sabe que debe salir de ese lugar. Mordiéndose la conciencia ella se levanta del suelo y vuelve a su asiento no sin antes divisar algo por la última fila en otro sector.

— ¡…! Ese es… ¡¡…!!

Momoka logra divisar a Yashiro entre la multitud, no porque sobresalga, sino por el increíble instinto asesino. Momoka pudo sentir el ansia de pelea del chico, aun estando al tan distancia.

— He dicho que te calmes, imbécil… — dijo Sora algo irritado.

Sin embargo, la observación de Momoka se interrumpe al escuchar un golpe tras de ella, lo que la hace voltear.

Akira estaba pisando la cabeza de Enju como si fuera un insignificante bicho.

— A pesar de mi manera de hacer las cosas, soy generosa en ocasiones… Admite que has perdido y lame mi pie…

— ¡…! « ¡Maldita niña hija de…»

— Si haces eso podrás pasar incluso si pierdes… ¿No es mal trato verdad?

Momoka miraba con asco como Akira se divertía haciendo sufrir a Enju. La impotencia de no poder ayudar a su amiga le carcomía la conciencia. Por poco no completa su típica Colt.45 para disparar.

Sin embargo, una fuerte negación por parte de Enju, hace que la frustración de Momoka quede interrumpida.

— No me rebajare a ese nivel por una perra como tu… Kenjohime…

— ¿Ehhh?… ¿Crees tener oportunidades contra mí? — respondió Akira con desprecio.

Ante esta impertinencia, Akira se puso realmente molesta. Un oponente que literalmente ya tenía un pie en el ataúd aún tenía fuerza suficiente como para responderle de esa manera.

Tal fue el caso, que Akira tomo por el pelo a Enju y la levanto del suelo, dejándolas frente a frente.

— Creo que aún no termino contigo…

Akira simplemente arrojo a Enju directamente hacia la arena. Sin embargo, Enju logra expulsar fuego desde sus pies, haciendo que el impulso de estas llamas, amortiguara la caída y aterrizara de pie.

— « ¿Acaso esa chica es fanática de Iron Man? »

Al ver esto Sora no pudo evitar sentir curiosidad. No obstante decidió no darle mayor importancia, puesto que esa acción hizo que Akira se molestara aún más. Ya que tenía pensado seguir demostrando su superioridad.

Ver que su oponente no se encontraba en el suelo, lo veía como un gran insulto hacia ella. Por lo cual no bajo las escaleras con gracia como antes, sino que dio un gran salto y aterrizo justo frente a Enju.

— Alimaña engreída… — murmuro Akira.

— Je… creo que herí tu orgullo… aun no estoy derrotada.

— «Ahora veras…»

Dada la costumbre de terminar rápidamente sus encuentros, el encontrar un oponente tan obstinado como Enju saca a Akira de sus casillas y sus compañeros se dan cuenta de esto.

— Vaya… Aki-chan está realmente molesta…

— Haaaa… primero tú pierdes porque te enojas y ahora esta otra idiota hace exactamente lo mismo.

— ¿Crees que Aki-chan perderá?

— No…dado el poder de su oponente es prácticamente imposible para ella perder.

— Es verdad, después de todo Aki-chan puede… absorber y expulsar energía.

A medida que Misora y Ryuji hablaban, Akira se lanzó hacia Enju nuevamente.

Payback…

— ¡GUAH!

Nuevamente Enju recibe de lleno el golpe de Akira, saliendo disparada y dando varios tumbos por el suelo hasta detenerse.

— ¡Cof! ¡Cof!… Agh…

Akira es capaz de absorber y liberar energía según lo vea conveniente, en casos de emergencia incluso utilizarla para sí misma, como si fuera una batería recargable. No obstante esta habilidad usa su propio poder, por lo cual también tiene un desgaste y un límite, por ende no puede absorber más energía de la que puede contener ni liberar tanta energía como quiera.

— Te atreves a desafiar a alguien a pesar de no tener oportunidades de ganar… ¿Crees que el poder de la voluntad y la amistad te hará mas fuerte cuando lo necesites? — pregunto Akira.

— ¡Cof!…

— ¡No te hagas ilusiones, alimaña! — grito Akira al patear nuevamente a Enju. — ¡IGH! « ¿Mi pierna me duele? » ¡…!

— Je, parece que bajaste la guardia.

Enju saco sus Styx Claw y logro herir a Akira. Lo cual sorprendió no solo a la audiencia general, sino a los mismos compañeros de Kenjohime.

— ¡Vaya~! Hacía tiempo que no veía una herida sobre Aki.

— Esa chica merece merito… no cualquiera logra lastimar a Akira.

Akira comenzó a observar a su alrededor. Todos parecían estar ciertamente impresionados de ver una herida sobre Akira. Esto la molesto al punto de casi perder la compostura y volar por los cielos su fachada de belleza perfecta y refinada. Sin embargo el odio con el que miraba a su oponente, quien ya estaba de pie, era bastante evidente.

— «…te matare…»

— Uh Oh… creo que es mejor que nos metamos Ryu-chin… — dijo Misora un poco preocupada.

— Haaaa… Akira será fuerte pero es tan hueca y fastidiosa como tú… — respondió Ryuji.

— ¡HEY! — reclamo Misora.

Misora y Ryuji comenzaban a bajar las escaleras para ir a detener a la impertinente de su amiga. Pero una gran voz los detiene.

— ¡SUFICIENTE!

— ¡…!

La voz llama la atención de todos. Saliendo de una de las entradas superiores a las tribunas, el padre de Akira, Shuryo, entra en el estadio.

— ¡Director! — dicen todos sorprendidos.

—…Hmmm es suficiente. Kasai, Akira… termino la prueba, retírense.

— «Je… creo que es fin del juego para mi…» — pensó Enju con una sonrisa amarga en su rostro.

— Kasai… espero que asistas a las clases de combate más a menudo.

— ¡…! «¿¡EH?!»… Espere… ¿Quiere decir que…

— Si… has pasado.

Enju se sintió algo aliviada al escuchar eso del mismísimo director. Aunque no se podía decir lo mismo de Akira, quien chirriaba los dientes en descontento.

— ¡No lo permitiré!

— ¡AKIRA! — grito Shuryo.

— ¡…!

El fuerte y descontento grito del padre de Akira, hace que esta se frene en seco, antes de poder intentar cualquier cosa.

—…Haaaa… realmente me decepcionas.

— ¡…! Pa-Padre, yo no…

— Solo cállate… pude soportar lo que hiciste antes… pero esto ya es demasiado… te has vuelto demasiado confiada en tu propia fuerza.

Akira solo podía ver el suelo en frustración, por más fuerte y perfecta que sea, sabía que lo que su padre decía era verdad.

— Te he dado tantas oportunidades como he podido… pero parece que necesitas aprender algo…

— ¿…?

— Sé que me escuchas… por los próximos 3 minutos… puedes enfrentar a mi hija sin intervenciones de ningún tipo… adelante.

— ¿…?  Padre, ¿A quién le estas…

Un aterrizaje súper pesado ocurre justo tras Akira, quien siente un escalofrió bajando por su espalda. Esta se voltea lentamente para ver qué demonios le provocaba tal incomodidad.

— Je, Je… más te vale cumplir tu palabra… Imbecil…

Es Yashiro quien está justo detrás de ella. Completamente listo para abalanzarse sobre ella. No sin antes dedicarle un par de palabras.

— Así que… te gusta sentirte superior…

—… He… ¿Crees poder conmigo? — dijo Akira fingiendo confianza.

—… Cuida bien de tu amiga, Momoka… no me tardare.

— ¡…!

Antes de siquiera darse cuenta, Yashiro ya había sacado a Enju de la arena y la había dejado junto a Momoka. Quien también se sorprendió de la velocidad. Akira intenta culpar a Yashiro de doble moralismo, puesto que parecía no sentir apego por nadie, o al menos, es lo que aparentaba.

— ¿Ahora intentas reconciliarte con tu amigas?… Cambias de actitud según te venga en conveniencia ¿Verdad?

— No tengo mucho tiempo… y no tengo nada contra ellas… Tu por otro lado…

— ¡…!

Yashiro desapareció frente a ella y lo siguiente que supo Akira era que estaba siendo sujetada por la mandíbula.

— No cuentas con la misma suerte… mierda de Kenjo…

Akira sintió que su vida estaba realmente en peligro. Los ojos inyectados en sangre del chico le daban una expresión casi demoniaca a la enorme sonrisa que este tenía delante de ella.

— Por lo que pude ver resistes bastante poder… veamos cuanto aguantas… antes de que te explote la cabeza.

— ¡…!

El muchacho comenzó a acumular energía en su agarre, con intención de usar el Void Atomizer a quemarropa. No cabían dudas de que la cabeza de Akira volaría en mil pedazos si lograba juntar la energía. Aunque parecía no comprender aun del todo la situación.

— «Idiota… solo necesito robarte esa energía… sigues tan tonto como hace 3 años. »

— ¿…? Ohhhh… ya veo.

Ante la situación, Akira comenzó a absorber el poder de Yashiro. A lo cual este no se asusta, sino que parece gustarle la idea.

— « Veamos cuanto puedo inflar… a este desagradable globo…» — pensó Yashiro con una sonrisa en su rostro.

— « ¿Huh? ¿Por qué sonríe… no parece debilitarse?» ¡…!

Akira no tarda mucho en notar que la energía del muchacho no disminuye, sin embargo comienza a sentir que su límite está cada vez más cerca.

— Bueno… así que no es defensa… es absorción.

— ¡…!

El chico barre a la joven y la deja espalda contra el suelo, con el sobre ella y aun sosteniéndola firmemente por la mandíbula.

— Veamos cuanto puedes comer… cerdita. « Sora… libera tanto poder como puedas. »

— Me gusta como piensas compañero… ¡a la orden! — respondió Sora.

— ¡…! « ¿Qué demonios? ¡¿Esta rata… tenia tanto poder escondido?!»

Akira comenzó a sentir un torrente de energía gigantesco llegar a la mano de Yashiro, pero no era para el movimiento, sino que forzaba a la chica a absorber dicha energía, como si inflara un globo con agua.

— ¡Gugh!… ¡AGH!.. ¡BluGh!!!

Akira se comenzó a sentirse cada vez peor, la cabeza le daba vueltas, tenía la visión borrosa, comenzaba a sentir como aumentaba su presión sanguínea. Todo este malestar la hizo comenzar a patalear y a tomar la mano de Yashiro con desesperación para pararlo. No obstante el chico poseía mucha más fuerza que ella. Incluso con ambos brazos, ella no podía aflojar el agarre.

La energía continúo fluyendo y el malestar continúo empeorando. Su visión pasó de estar borrosa a volverse rojiza por los derrames de los vasos capilares, algunas heridas se abrían para dejar pasar el sobrante de poder. Mientras seguía mirando aquella sonrisa malévola frente a ella.

Fueron unas palabras lo que hicieron que Akira entrara prácticamente en pánico.

— Aun falta 1 minuto… veamos… si no revientas…

— ¡…!

Eso colmó el vaso. Yashiro lanzo tanta energía como pudo, al punto de hacer que Akira, se orinara encima del miedo. Realmente sentía que iba a morir delante de todos sin siquiera poder defenderse.

— Se acabó el tiempo.

Ante las palabras de Shuryo, Ryuji entra rápidamente a la arena y saca a Yashiro de Akira de una sola patada. Aunque el muchacho gira en el aire y cae de pie, sin sentirse realmente adolorido por el golpe.

— Je, Je… ¿lo ves? No eres nadie sin el respaldo del viejo…

Akira retrocedió rápidamente y sumida en el miedo tras haber visto el otro lado tan de cerca.

— «Monstruo…» ¡Eres un Monstruo! — grito Akira.

Ante ese grito, Yashiro miro con los ojos como platos a Akira, antes de echarse a reír fervientemente.

— Pffft…. Ja, Ja, Ja, Ja, Ja…. Sí, soy un monstruo, pero te olvidas de un pequeño detalle.

— …

— ¡Soy el monstruo que TU MISMA CREASTE!

— Suficiente.

Cortando las palabras de Yashiro, Ryuji intenta atacarlo con un proyectil en forma de taladro, el mismo que uso cuando lo enfrento por primera vez. Sin embargo esta vez, Yashiro lo esquivo con facilidad.

Esto llamo la atención de Shuryo, quien observo esto con atención y decidió dar un permiso especial.

— Parece que ambos ansían pelear.

— …

—  Pues que así sea… Akira retírate de ahí.

— ¡…! « ¿Casi me asesinan delante de ti… y ni siquiera te inmutas? »

Akira estaba pasmada en el lugar, lo cual Shuryo noto y la observo de manera bastante despectiva.

— ¿No me oíste? He dicho que salgas de la arena, Akira.

La chica no podía creer lo que experimentaba. Su propio padre no le daba importancia a su seguridad. Esta simplemente se fue con la cabeza baja y muy frustrada del lugar. Al menos Misora sintió un poco de la frustración de Akira. Por lo que fue con ella.

— Bueno… Tienen mi permiso para pelear sin contenciones… ¡Comiencen!

Shuryo finalmente dio la orden de inicio, con una satisfacción levemente notable en su expresión.

— « Sigan brindándome datos… cada vez que peleas… me haces estar más cerca»

Los maestros y militares que acompañaban a Yashiro y a las chicas también estaban cerca del estadio, vigilando que nada se saliera de control ni nada malo ocurriese.

— Parece que por fin es nuestro turno, cabeza de cresta…

— No me decepciones otra vez…

— Je, te aseguro que no lo haré… es más, te recomendaría estar preparado…

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s