Monrabu — Volumen 2, Capítulo 6


Bueno, ahora puedo decir que estamos al día con la versión en inglés.

Ah, a propósito, decidí traducir el título de Monrabu en el índice, así que ya no verán el título de arriba como ‘Monku no Tsukeyou ga Nai Rabukome’ sino como ‹Una comedia romántica de la que nadie puede quejarse›.

(P.D. Si a alguien le interesa saber qué dice en ese diálogo que está al lado de Sekai en la portada del capítulo: Según lo que me dijeron, es un «え?» que significa “¿Eh?”, o “¿Ah?” si gustan) (2.P.D. En algun futuro se redibujará ese «え?» y se pondrá la traducción).


ch.6 (no del todo listo)

 

Después de eso, el bullying dirigido a Kanaruzawa Sekai se calmó un poco. Pero el problema no estaba resuelto. Más bien, como ella no podía mantener el ritmo al que se movía, su salud terminó colapsando repentinamente, y ahora se encontraba en un estado en el que no podía ir a la escuela. Claramente, no se podía hacérsele bullying a una persona que no estaba presente.

A lo largo de todo el mes de Mayo y principios de Junio, el tiempo transcurrió sin ninguna novedad. A veces, él visitaría la casa de Kanaruzawa y Sekai se alegraría por ello. Sin embargo, él nunca pudo quedarse mucho tiempo ya que el estado de la chica no era bueno. En cuanto a la persona responsable de esconder sus zapatos, no había ninguna pista o evidencia de quién fue. Divirtiéndose con Haruko, pasando el rato con Kurumi después de clases, estos días pasaron sin que la lluvia pudiera parar… hasta que finalmente llegó un día en el que el sol se asomó nuevamente.

A Yuuki, quien no había visitado la mansión Kanaruzawa desde hacía un par de días, la sirvienta, Chiyo-san, le dijo esto.

 

 

“¿Será posible que usted tenga una cita con mi señora?”

En estos momentos Sekai, Yuuki y Chiyo-san estaban presentes en la habitación.

“Sí. Entendido.” Yuuki asintió de inmediato, “¿Cuándo sería un buen momento?”

“Recientemente, el estado de mi señora ha mejorado un poco. En tal caso, ¿qué tal si salen hoy, ahora mismo?”

“Es un poco repentino, pero está bien. No le veo problema.”

“¿Cómo le gustaría que sea la cita? Si no está preparado, puedo preparar algo de mi parte. Como una reservación en algún restaurante.”

“No, está bien. Ya pensaré en algo, con Kanaruzawa.”

“Entendido… Entonces, Señora.” Dirigió su sonrisa a Sekai, “Todo está preparado. Vaya, por favor.”

“…”

Sekai tenía la mirada en blanco. Estaba en pijama, sentada erguida sobre la cama con el libro que estaba leyendo abierto delante de ella. Su expresión parecía decir que no entendió nada de lo que acababa de ocurrir.

“… No, espera. ¿Hmm? ¿Eh?” Frotándose la glabela con los dedos, Sekai dijo, “¿Chiyo?”

“¿Dígame?”

“Puede ser que yo haya malinterpretado algo, pero, sin contar con mi propia voluntad, una parte importante de mi futuro acaba de ser decidido. ¿Acaso es sólo mi imaginación?”

“Sí. Es solo su imaginación.” Chiyo-san sonrió.

“Fumu, fumu. Ya veo, ya veo.” Sekai contestó sonriendo una vez más. “Déjame confirmar la situación. Sin siquiera involucrarme, tú y Yuuki intercambiaron una conversación en la que se decidió que Yuuki y yo tendríamos una cita, ¿estoy en lo cierto?”

“Sí. Eso es correcto.”

“Puede ser que yo haya malinterpretado algo, pero, sin contar con mi propia voluntad, una parte importante de mi futuro acaba de ser decidido. ¿Acaso es sólo mi imaginación?”

“Sí. Es solo su imaginación.”

“Fumu, fumu. Ya veo, ya veo. Es solo mi imaginación.” Ella asintió varias veces, y cuando parecía que estar a punto de volver a la lectura de su libro, “… ¡Como si pudiera creer eso!”

Arrójo la manta y su libro.

“¡Esto es definitivamente raro! ¡No es solo mi imaginación! ¡Me han engañado!”

“Por favor cálmese, Señora.”

“¿¡Cómo podría calmarme en una situación como ésta!?” Protestó Sekai, con la cara roja, mientras agitaba ambos brazos.

Por el otro lado, Chiyo-san estaba totalmente calmada. “Me temo que esto significa que mi señora no quiere que esto suceda, el salir con Yuuki-sama, que había encontrado tiempo libre para ver cómo se encontraba.”

“¡E-eso no es verdad!”

“Mi solitaria señora cree que Yuuki, con quien se puede decir que tiene una relación estrecha, es una persona indigna con la que no puede salir. Eso es lo que está queriendo decir.”

“Estoy tratando de decirte que eso no es verdad…”

“Cuánto lo siento, Yuuki-sama.” Volviendo a encarar a Yuuki, Chiyo-san inclinó la cabeza profundamente.

“No, ya veo. Si es así, no queda de otra.”

“Yo fui la primera en hablarle sobre esto, lo siento mucho. ¿Cómo puedo compensarle por este error?”

“Nono. Yo soy el culpable de haber sido rechazado. Mi mirada es bastante aterradora, y soy hábil para meterme en peleas. Soy un hombre terrible.”

“Si le parece bien, ¿qué tal si busco una chica adecuada para usted y se la presento? ¿Eso estaría bien como símbolo de disculpa?”

“¿Eh? ¿Estás bien con eso?”

“Por supuesto. Puedo presentarle diez, no, incluso cien personas. Puede ser una reunión con un grupo mezclado, o incluso una que solo sea con una persona. Si así lo desea, podemos empezar ahora mismo. No hay de qué…”

“¡Estaba!, ¡tratando!, ¡de!, ¡hablar!” Sekai alzó la voz. Ya estaba medio llorando. “¡Escúchame cuando hablo! ¡No dije que no quería! ¡Lo haré! ¡Iré a cita!”

“Nono, Señora. No tiene por qué forzarse.”

“¡No me estoy forzando en absoluto! ¡Lo haré con mucho gusto! ¡Tengo que prepararme, así que dame un momento!”

 

 

“… Sabes, Chiyo-san.” Al salir de la habitación de Sekai, se encontraban ahora relajados en la sala de recepción de la mansión. A la sirvienta que estaba sirviendo el té con una expresión compuesta, Yuuki hizo una observación cínica. “Me diste un pase muy rápido.”

“¿A qué se refiere con eso?”

“Por supuesto, no es que no lo entienda. Ella es muy linda. Kanaruzawa Sekai es, por supuesto, linda. Linda sin ninguna mala faceta.”

“Sí. Eso es exactamente cierto.”

“Es linda en apariencia, sus gestos son lindos también. No importa cómo lo veas, es linda. Algo compuesto sólo de cosas lindas, un monstruo lindísimo. Es hasta el punto de que me gustaría casarme con ella.”

“Yuuki-sama, usted sí lo entiende bien.”

“Pero, ¿sabes?” Yuuki frunció el ceño. “Decirme que salga con ella tan de repente casi hace que se me pare el corazón.”

“Y a pesar de eso,” Dejando la taza de té sobre la mesa, ella sonrió, “Yuuki-sama terminó aceptando inmediatamente.”

“Bueno, a ver. No puedo permitirme el lujo de dudar en decir algo ahí, como hombre quiero decir.”

“Es bueno contar con eso.”

“Pero sabes, en realidad, mi mente estaba completamente en blanco. La próxima vez que me des una sorpresa así, ¿te importaría decírmelo de antemano? En serio.”

“Lo siento mucho, pero” Ladeó un poco la cabeza y se puso el dedo índice en la mejilla, “No puedo cumplir con su petición. Puesto que tengo un carácter bastante retorcido, planeo darle sorpresas como ésta incluso en el futuro. De ese modo, podré continuar disfrutando al máximo la lindura de mi señora.”

Jaja, ya veo.”

“Más bien, lo inhalaré todo. Hasta lo más profundo de mis huesos.” ¹

Jaja.”

Yuuki solo podía reír. Todo lo que se dijo hasta ahora, daba esa sensación.

“Por favor, ignore las posibles negatividades que puedan surgir.” Chiyo-san le sirvió más té. “No se preocupe por cómo va la cita. No piense y sólo diviértase. Haga todo lo posible para entretener a mi señora. Y si tiene algún problema, no dude en ponerse en contacto conmigo. Seré capaz de llegar inmediatamente a la escena.”

“Eso es más que suficiente, te lo agradezco.” Yuuki inclinó profundamente su cabeza. Por supuesto, lo digo en tono sarcástico.

“¿Entonces?” Preguntó Yuuki, “¿Qué intentas hacer?”

“¿A qué se refiere con eso?”

“Poniéndonos a mí y a Kanaruzawa en una cita como ahora, ¿qué esperas sacar de todo eso? ¿Qué resultado te satisfaría, Chiyo-san?”

“Parece que me está malentendiendo un poco.” Dijo mientras disfrutaba de la fragancia del té, “Realmente no tengo nada planeado para esto. Lo que quiero es muy simple. Es algo permanente e inmutable. Ahora, e incluso en el pasado, he continuado buscando una sola cosa.”

“¿Y qué sería, exactamente?”

“La felicidad de mi señora.”

Era un día soleado y tranquilo, en plena época de lluvias. Los árboles en el jardín eran vívidamente verdes por absorber toda el agua de lluvia. Recibiendo la luz del sol entre los huecos de las nubes, el púrpura de las hortensias era brillante a la vista.

“Como bien usted sabe, mi señora es una persona encantadora. Honesta, de corazón puro y, sobre todo, hermosa. A una persona así, solamente puedo desearle lo mejor.”

La sirvienta bajó su mirada al líquido rojo dorado,

“Ese es mi único deseo. No necesito nada más.”

 

 

Sekai se presentó, vistiendo su uniforme escolar.

No podía decirse que era inesperado. Yuuki podía imaginárselo, Sekai pensándolo varias veces antes de finalmente llegar a la decisión de ir de esta manera.

“¿Q-qué te parece…?” Preguntó con una expresión incómoda.

Para ser honestos, no había mucho que decir al respecto, pero Yuuki seguía siendo un hombre. Se rio y respondió correctamente.

“Sí. Te sienta bien.”

“¿E-enserio? Bueno, entonces está bien. Sí.”

“¿Cómo te sientes?”

“Nada mal. Más bien, me siento muy bien en este momento.”

“Si te vuelves a sentir mal, asegúrate de decírmelo, ¿está bien? No te sobreesfuerces.”

“Sí. No me sobreesforzaré.”

“Enserio, no lo hagas. ¿Me lo prometes?”

“No tienes por qué preocuparte. No estoy exactamente orgullosa de ello, pero si voy a la escuela, sin duda alguna, me iré antes del mediodía.”

Eso está muy bien.

Yuuki se rio, “Muy bien, vamos.”

“Sí. Vamos.”

“Mientras caminamos, pensemos adónde queremos ir y qué queremos hacer.”

“Sí. Hagamos eso.”

La residencia de Kanaruzawa se encuentra en la Línea Soubu, en una tranquila zona residencial dentro de la ciudad. A su alrededor había una zona residencial de clase alta llena de caminos enrevesados y muchas pendientes. Para Sekai, debió haber sido un camino doloroso para caminar, sin embargo, ella caminó hacia la estación de forma constante, sin queja alguna.

Más bien, ella parecía estar teniendo problemas en su andar. Cuando se encontraba con unas escaleras o una pendiente, su respiración se volvía rígida de inmediato. A pesar de eso, su expresión seguía siendo brillante.

“¿Entonces?” Preguntó Yuuki. “¿Adónde quieres ir?”

“Cualquier lugar está bien.” Respondió ella de inmediato.

Cualquier lugar está bien. En cierto modo, era una respuesta aún más problemática que la de un lugar específico.

¿Qué hacemos?, pensó Yuuki, “Bueno… ¿qué tal si vamos al parque? Por ahora, quiero decir. Está cerca, al fin y al cabo.”

“Sí. No hay problema.” Sekai asintió mientras sonreía.

Dependiendo de la persona, era una idea del tipo que sería apropiado que alguien se enojara y se largara, pero parece que, para ella, estaba completamente bien.

“Podemos idear un plan aún más lujoso, ¿sabes? Por ejemplo, ir a un restaurante caro.”

“Si terminas gastando dinero, no es exactamente algo que sea lujoso.”

“Supongo que sí…”

“Más bien, hay algo que quiero preguntarte.” Sekai no retuvo sus palabras, mientras caminaba un poco detrás de Yuuki, “Te agradezco que tengas una cita conmigo, pero… ¿está realmente bien?”

“Está realmente bien… ¿qué cosa?”

“Por ejemplo, ¿no empeoraría el humor de tu hermana pequeña por esto?”

“¿Haruko? Estoy seguro de que se retorcerá de la rabia. Pero eso es lo normal.”

“Mi condición podría empeorar en la mitad de esto, y podría causarte problemas.”

“Jamás me molestaría algo así a estas alturas.”

“Incluso podría acabar gastando mucho de tu dinero.”

“Si es dinero, úsalo como quieras o gustes. Chiyo-san me proporcionó un poco. Pero sabes, incluso yo tengo al menos algo de dinero para usar. Suficiente para usarlo en una cita como esta.”

“Además, Yuuki.” Su voz era baja. Lo suficientemente baja como para que pareciera que el viento podría tragársela. “¿Estás bien conmigo? ¿Serías feliz saliendo conmigo? Quiero decir, ¿una cita no es algo que estarías haciendo cuando la otra persona es alguien a la que eres muy cercano y de quien estás enamorado?”

Kirishima Yuuki era un hombre. Como tal, en un momento como éste, podía responder adecuadamente.

“Estoy divirtiéndome.” , asintió con fuerza. “Salir contigo en una cita es divertido.”

“…”

Fue una respuesta simple. Más bien, era demasiado simple, hasta el punto de ser desconcertante. Sekai tenía una expresión que mostraba que fue completamente sorprendida con la guardia baja,

“Ya veo. Fumu. Ya veo.” Dijo ella.

Y después de eso, su cara de repente se puso roja. Yuuki fingió no haberse dado cuenta de eso. Esto era algo que también formaba parte de los modales de un hombre.

Como estaban en un vecindario muy bonito, el parque también tenía un ambiente agradable. Los columpios y las otras partes de la zona de juegos estaban en buenas condiciones y se hallaban completamente pulcras. Sin ninguna preocupación en el mundo, todos los niños jugaban ahí mientras parecían brillar vibrantemente con la vida.

Ambos se sentaron en un banco.

Fuu.” Sekai suspiró con alivio. Aunque fue una caminata corta, para ella fue una pequeña aventura.

“… Pero sabes.” Yuuki miró hacia el cielo parcialmente nublado mientras hablaba, “Salir en una cita al parque del vecindario. Es un poco lamentable, ¿no?”

“¿Por qué? No es para nada lamentable.” Sekai lo miró, confundida. “Incluso si nuestra cita es en el parque, el hecho de que una cita vaya bien o mal no depende de eso, ¿verdad? Me estoy divirtiendo. Aparte de eso, ¿qué más se puede usar para medir el valor de una cita?”

“Bueno, supongo que eso es verdad. Tiene sentido lógico.”

“Antes incluso dijiste que el dinero no era parte del problema, ¿o no?”

“Sí. Es como dices.”

“Más bien, soy yo lo lamentable.” Bajó la cabeza, “Debido a la debilidad de mi cuerpo, el lugar donde podíamos tener una cita se limita a sitios como éste. Si mi cuerpo estuviera un poco más sano, entonces no habrías tenido que preocuparte por algo tan trivial como esto.”

“Nono. Eso no es culpa tuya.”

“Fumu. Si es así entonces está bien.”

“Eh bueno, a mí me pasa igual. De repente se me pidió que saliera con alguien, y tuve que dar mi consentimiento. En realidad no lo pensé lo suficiente.”

“Entonces, ¡es lo mismo para nosotros dos!” Sekai se echó a reír. “Tú y yo, ambos estamos causando varios problemas. Si ese es el caso, entonces estamos a la par, ¿verdad? No hay nada de qué preocuparse.”

“Ya veo. Bueno, supongo que está bien si así lo piensas.”

“No hay ningún problema, Yuuki. Realmente estoy disfrutando esto. Es hasta una sensación muy refrescante para mí. Permitiéndome sentirme así, en vez de sentirme mal, deberías alzar orgullosamente el pecho, Yuuki.”

“… Ya veo. Supongo que es verdad. Si me quedo con la mirada baja, nuestra cita será completamente arruinada.”

“Así son las cosas.” Diciendo eso, Sekai mostró sus dientes blancos. Entonces dijo esto, “Es la primera vez que vengo al parque, así que lo estoy disfrutando mucho. Y no dejaré de recordarte ese punto.”

“…”

Yuuki se rascó la mejilla. No era que estuviera avergonzado. Iba a intentar preguntarle algo que nunca antes había tenido la oportunidad de preguntarle.

“Kanaruzawa.”

“¿Sí?”

“Siendo esta la primera vez que vienes al parque, ¿cómo has vivido hasta ahora exactamente?”

“Yo solo era una encerrona.” Respondió Sekai embarazosamente, “Como bien sabes, mi cuerpo es débil. Me quedé en mi cama, dormí y pasé mi vida así. Por eso nunca he estado en el parque.”

“Aun así. No te encerraste porque odiabas involucrarte con el mundo exterior, ¿verdad? A fin de cuentas, fuiste tú quien dijo que quería ir a la escuela.”

“Eso es verdad…”

“Entonces eso significa que al menos deberías haber podido ir al parque. Si es sólo el parque del vecindario, se puede llegar aquí al instante si se va en coche. Tienes hasta la fuerza para llegar a la escuela caminando.”

“Bueno, Yuuki, eso es porque,” Sonrió mientras hablaba, “Tú me cambiaste. Después de conocerte, terminé queriendo ver el mundo exterior más que nunca. Por eso te estoy agradecida. Estoy aquí y ahora; así como estoy ahora mismo, es gracias a ti.”

“De nada, supongo. Eso me hace muy feliz.” Salió del fondo de su corazón. Sin embargo, ante los elogios honestos de Sekai, Yuuki no se sonrojó en absoluto. Siguió insistiendo y cuestionando. “¿A qué escuela primaria fuiste?”

“¿Por qué preguntas?”

“Bueno, tengo curiosidad. Quizá mis amigos conozcan a alguien que también te conozca.”

“Fumu, ya veo. Fui a una escuela primaria que está muy lejos de aquí. De la que también olvidé el nombre. Básicamente, no fui a la escuela de todas formas.”

“¿Y qué hay de la escuela secundaria?”

“Pasa lo mismo. Es una escuela secundaria muy lejana de la que ya olvidé su nombre. Si quieres, puedes intentar preguntarle a Chiyo-san a ver si ella sabe.”

“No, está bien. No creo que deba preguntarle.” Yuuki meneó la cabeza. No creía que esa sirvienta le daría una respuesta seria. “¿Qué tal si me cuentas historias sobre tu pasado?”

“Esa es una pregunta difícil. Después de todo, no tenía a nadie como tú, no tenía ninguna relación cercana con la gente, así que me es difícil hablar de historias y recuerdos.”

“Pero aun así, al menos debes tener algo. Un poco, al menos.”

“Hmmm… Aun si dices eso…”

“Aunque no hayas ido a la escuela, ¿no deberías tener algunos recuerdos relacionados con la escuela? Cualquier cosa está bien. Por ejemplo, el paisaje que podrías haber visto de camino a la escuela. Si sólo vas a la escuela de vez en cuando, al menos deberías tener alguna impresión de ello, ¿no es así?”

“Ah, ya veo. Incluso algo así está bien.” Comprendiendo a qué se refería, su expresión se tornó en alivio, “Cuando iba a la escuela, lo hacía en coche. Mi cuerpo era débil después de todo. Como tal, el paisaje que recuerdo es sólo de lo que pasaba junto al coche… sí, no queda una gran impresión de ello como era de esperar. Lo diré de nuevo, pero no fui mucho a la escuela.”

“Entonces dejaré de preguntar sobre la escuela. Déjame preguntarte de otras cosas. Por ejemplo…”

“Espera, Yuuki, espera.” Sekai parecía desconcertada, “Si preguntas tantas cosas sin parar, mi cabeza terminará dando vueltas. Eres un hombre muy tacaño.”

“¿Enserio? No era mi intención.”

“Además, estas preguntas son muy poco delicadas. ¿Así es como se supone que debe ser una cita? Parece diferente a como me la imaginé.”

“Bueno… eso es verdad. Tienes razón.”

“Además, has estado haciéndome preguntas de forma unilateral durante un buen rato. Yo también quiero oír cosas sobre ti, ¿sabes?” Sekai frunció los labios.

Al escuchar todo eso, Yuuki alzó la bandera blanca. “Lo tengo, lo tengo. Entonces, ahora es tu turno. Pregúntame lo que quieras.”

“Sí, así es como debería ser. Lo primero que me gustaría preguntar es sobre la relación que tienes con tu hermana…”

A partir de ahí, las preguntas empezaron. La curiosidad de Sekai se disparó mientras preguntaba más y más cosas. La visión de Yuuki sobre la vida, sus amigos, intereses, sus preferencias en cuanto a mujeres, incluso respecto a sus tres tamaños². Desde diferentes ángulos e intensidades.

(Bueno…, me hace feliz.)

El hecho de que Kanaruzawa Sekai tuviera interés en él, eso le alegró mucho. Puso un buen estímulo en el corazón de Yuuki. Pero, al mismo tiempo, pudo confirmarlo. Cuando interactuaba con ella, esa sensación que él creía que era de malestar, en realidad no era lo que creía que era. Más bien, era preocupación.

“Kanaruzawa.” Reprimiendo el aguacero de preguntas que tenía, Yuuki dijo. “Si pasa algo, dímelo. Adecuadamente.”

“¿De qué estás hablando?”

“Cualquier cosa está bien. De todos modos, si pasa algo, dímelo. Haré todo lo que sea posible. En serio.”

“Fumu. Veo que eres un hombre que le gusta decir cosas raras.” Sekai ladeó la cabeza, para luego asentir, “Pero, lo entiendo. Recordaré tu consejo.”

Y entonces dijo esto, “Y también entiendo otra cosa. Eres una persona muy amable. Una gran y amable persona. Igual que tu nombre.” ³

“… Umm.”

“¿Qué pasa, Yuuki? Estás poniendo una cara rara.”

“Si dices algo así con una cara tan seria, es imposible no avergonzarse.”

“¿De qué te avergüenzas? Solo estoy diciendo la verdad.” Sekai hizo un pequeño puchero. Debido a su falta de sentido común, ella a veces mostraba esta faceta suya.

“Entonces,” Para esconder su vergüenza, optó por cambiar el tema. “Bueno, ¿por qué no hacemos algo que sea más adecuado en una cita?”

“¿Mumu?” Sekai se acercó instantáneamente. “Algo más adecuado, ¿a qué te refieres con eso? ¿Hay algo aún más adecuado que esto? Pensaba que esto ya era una cita bastante adecuada.”

“Bueno, tú solo mira.” Mientras se daba aires, Yuuki se levantó de su asiento.

En esta época del año, los azules y rojos de las hortensias eran bastante vibrantes. Entre los matorrales florecían las flores blancas de los tréboles blancos. Después de recoger algunas de esas flores, Yuuki empezó a trabajar.

“¿Mumumu?”

Sekai miró en las palmas de Yuuki. Su rostro estaba lleno de curiosidad, como si fuese una niña pequeña. Cuando eso se le pasó por la cabeza, aparecieron otros niños. Los niños que venían de jugar se reunieron mientras exclamaban, “¿Qué es? ¿Qué es?”, mientras prestaban mucha atención al trabajo de Yuuki.

“¿Qué?, ¿qué?”

“¿Qué estás haciendo?”

“¿Qué estás haciendo con esas flores, Onii-chan?”

“Yuuki. Sin darte aires, por favor dime. ¿Qué estás haciendo?”

Fufufu.”

Yuuki continuó trabajando mientras se daba aires. Después de eso, pasó un rato. Entonces, el producto estaba completo.

“¡Ooooh!”, se escucharon unas voces.

Lo que hizo Yuuki fue una guirnalda. Con el blanco y el verde de los tréboles blancos como base, esparció el azul y el rojo de las hortensias. Un trabajo bastante bueno.

“… ¡Es genial!” Sekai lo alabó con ojos centelleantes. “¡Esto es genial, Yuuki! Es muy, muy bonito!”

“¿A que sí? También estoy satisfecho con mi trabajo.”

“El azul y el rojo de las hortensias, son casi como zafiros y rubíes. Tus manos son muy hábiles.”

“Es por mi hermana pequeña. Ella solía hacerme hacer muchas de estas.”

No pensó que esa experiencia se prolongaría de esta manera. Con todas esas veces que su hermana lo ayudó, sentía que realmente tendría que pagarle de alguna manera en un futuro cercano.

Uwah. Uwah. Es asombroso. Uwah.” Sekai estaba completamente fascinada con la guirnalda. Parecía un niño mirando una trompeta en exhibición a través de una ventana.

“¿Te gusta?”

“¡Sí! ¡Me gusta! ¡Me mostraste algo realmente asombroso!”

“Entonces, te la regalo.” Diciendo eso, Yuuki puso la guirnalda en la cabeza de Sekai.

“¿…?”

Sekai se quedó completamente en blanco. De los niños salieron voces de celos.

“¿Yuuki?”

“Dije que te la estoy regalando. Más bien, ya era tuya desde un principio.”

“¿¿??”

“La hice para ti. Tenía la intención de dártela en primer lugar. Sin embargo, no sabía si te gustaría y la aceptarías, pero supuse que te gustaría. Por eso, te la regalo.”

“…”

“Es un regalo. ¿No te parece adecuado para una cita?”

“…” Parece que ella aún no comprendía la situación. Tocó varias veces la guirnalda que tenía en la cabeza, los niños expresaron sus celos al agarrarse a los bordes de su ropa, y finalmente, su cara se puso roja, “G-g-g-g-g-gra-graci—”

“¡A mí también!” Interrumpiendo la silenciosa voz de Sekai, gritó uno de los niños.

“¡Hazme una a mí también!”

“¡A mí también!”

“¡Y a mí!”

“Si hago tantas, nos quedaremos sin flores.” Siendo presionado por tantos niños, Yuuki hizo una expresión de preocupación. Las grandes probablemente no funcionarían, pero si son pequeñas, entonces podría funcionar. Después de hacer esa propuesta, los niños elevaron las manos con entusiasmo.

“Entonces, así será.” A la princesa que aún estaba en blanco, él le dijo, “¿Te gustaría ayudarme, Kanaruzawa? Este número sería un poco difícil para mí solo.”

 

Así sin más.

Sekai recogió flores para las guirnaldas, mientras que Yuuki hacía un breve trabajo con ellas. Los niños los rodeaban, esperando en aprensión.

Eventualmente, los padres de los niños se reunieron con ellos, y terminó volviéndose aún más ruidoso. No eran sólo los niños, incluso los padres decían cosas como “¿Podrías por favor enseñarme cómo se hace?”, y así terminó siendo una clase de arte y artesanía. Yuuki estaba abrumado, y a Sekai le daban vueltas los ojos. Se volvió muy ajetreado, y no había tiempo para descansar. Sin embargo, Yuuki no se sentía incómodo. Puesto que, Sekai tampoco tenía una expresión incómoda. Al cabo de un rato, alguien dijo “De alguna manera, ustedes dos parecen ser una pareja con muchos hijos”. A eso, Yuuki tranquilamente contestó con, “¿Nos vemos bien juntos?”. Sekai, por otro lado, tuvo un poco de pánico. En conjunto, se podría decir que la cita fue un gran éxito.

“Buen trabajo, Yuuki-sama.” Chiyo-san lo elogió posteriormente.

Después de regresar a la mansión, la condición de Sekai empeoró y ella tuvo que irse a dormir. Ese fue el único error. Pensando en cómo ella se comunicó con todos esos niños tan animados, estaba bien para él alzar el pecho con orgullo.

 

Y entonces algo se le cruzó por la mente.

Pensando en ello, ese rato que pasó con ella fue probablemente el momento más feliz que él ha tenido.

 

 

Notas:

0– El espacio que existe entre las cejas.
1– Decía “Rather I will inhale it all. Into the deepest part of my bones.”. Supongo que se puede interpretar al modo que cada quien le parezca.
2– No estoy seguro a qué “tres tamaños” se refiere… o eso creo… Espero que no sea lo que creo que es.
3– Esto ya se mencionó antes al final del volumen 1, pero dejaré una explicación para refrescarles la memoria. Su nombre escrito en kanji es ‘優樹’. La primera palabra significa ‘amable’, mientras que la segunda significa ‘árbol’. Por tanto, ella dice igual que su nombre porque él es amable, como el primer carácter, y grande como un árbol, refiriendo al segundo carácter.


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s