Bursters!! Capítulo 41


Gif: Aqui el Cap de la semana, disfruten

PD: ese Extra no sera el ultimo por venir, así que esperen con ansias ;v

Edición y Corrección: Gif

Rencor y Perfección

 

— Diablos… « Mi cintura… maldita zorra…»

Debido a los destrozos de Momoka y los disturbios ocasionados por Yashiro, la academia decidió posponer el examen de Enju para mañana.

Las arenas circundantes también se encontraban en uso, debido a la época de exámenes.

Mientras todo esto sucedía, al día siguiente Ryuji llego a la academia con una expresión de extenuación muy notoria, como si le hubieran succionado la vida. Sin embargo su compañera Misora se veía bastante feliz y vigorizante, a pesar de haber quedado en aquella condición por Momoka.

— Gracias por lo de ayer, Ryu-chin♥

— Ni me lo menciones… y no te me pegues tanto, molestas para caminar.

Enju y Momoka ya se encontraban en el salón pero no había ni rastros del chico. No paso mucho tiempo para que aquellas dos muchachas se cruzaran con ese dúo tan extraño.

— Oh, vaya.  — dijo Misora mirando a donde estaban Enju y Momoka.

Ante las palabras, las chicas devuelven la mirada pero no dicen nada, pareciera que aun guardan algo de desagrado ante los otros dos.

— Heey… ¿Cómo fue que sacaste tanto poder?

— ¡…!

Sin tener el más mínimo respeto por el espacio personal, Misora va directamente hacia las chicas y se recuesta sobre un escritorio.

—… Solo fue entrenamiento… — responde Momoka indiferente.

— ¿Entrenamiento?… Vamos~. Cuéntame que es lo que hicieron para volverse tan fuertes… No soy tan débil ¿Sabes?

— Solo entrenamos… ni más ni menos. Deja de entrometerte donde no te llaman, zorra.

— Nyshishi… para controlar el fuego tienes una actitud algo fría.

— ¿Quieres comprobar que tan fría es mi actitud, perra? — respondió Enju molesta.

— Ryuji ya me dio suficiente calor, gracias, Nyshishi.

— …

Ante el comentario, todos en el salón miraron a Misora y a Ryuji con mucha incomodidad y algo de asco. Incluso el mismo Ryuji observo a Misora con esa expresión.

—…Ahora que lo veo… No te ves muy… ¿Saludable?

— Si… ayer quedaste medio muerta por la Balista de Momo.

— Oh~… Es por el slime curativo.

— ¿Slime curativo? — repitieron ambas.

— Es una habilidad de una amiga nuestra y… digamos que Ryuji sano mis heridas emocionales♥

La atmosfera pasó de mal en peor. La apariencia de cansancio de Ryuji y la “buena salud” de Misora no dejaban ápices de dudas acerca de que paso luego de la contienda.

—… Aprovechado…

—…Gigolo…

Es lo que dijeron Momoka y Enju con una cara de decepción hacia Ryuji. No obstante el chico las ve y responde muy incómodo y cubriéndose el rostro con una mano mientras miraba hacia el suelo.

— Créame…solo minimice los daños…

— Aun así lo disfrutaste Ryu-chin♥

— Solo cállate Misora…

— No tienes que tener tanta vergüenza♥

Como si fuera una especie de chiste, Misora se pega nuevamente a Ryuji, tomándolo por el brazo y restregando sus pechos contra este.

— « Que mujer tan vulgar…» — pensaron los tres presentes.

Ante la incómoda situación, la puerta del salón vuelva a sonar y miran en dirección a ella.

—…Uaaaaaahhhhh… que sueño…

— No deberías haberte quedado despierto hasta tan tarde compañero.

— Cierra el hocico Sora… ¿Hmmm?

Con los cabellos completamente desalineados y con un fuerte bostezo, Yashiro llega al salón de clases.

Por motivos obvios todos evitaban al chico, incluso sus amigas, quienes giraban la mirada.

— Hmmmm…parece que hiciste enojar a tus chicas.

— Ya se les pasara… tengo demasiado sueño como para pensar en ello.

— Je, como tú quieras.

Luego de hablar con Sora, obviamente en voz baja para que no lo notaran, simplemente pasó junto a las chicas y se sentó en su lugar.

A los pocos segundos de ello, el chico simplemente se recostó cubriéndose el rostro, disponiéndose a dormir. Sin embargo, parece que su paz no duraría mucho, al escuchar un palmazo contra su escritorio.

— « Que ruidoso…» — pensó Yashiro levantando la vista.

— Tienes agallas para ignorarme de esa manera… Ya-chin…

Fue Misora quien dio el palmazo y observaba a Yashiro con una expresión de molestia. Aunque a Yashiro eso le daba igual y su cara de somnolencia no cambiaba en nada.

—… ¿Qué quieres?… — pregunto Yashiro adormecido.

— ¿Crees que dejare que me dejes en ridículo frente a toda la escuela?

— ¿…? ¿A qué mierda te refieres?

Ante la falta de preocupación del chico, a Misora se le hincha una vena y aprieta su puño delante de el en disgusto.

— ¡ME REFIERO A RECHAZARME ASI  DELANTE DE TODOS, IDIOTA!

—¡…! « ¡Mis oídos! Bendita bocina…»

A más de uno le zumbaron los oídos ante el berrinche de la joven. Sin embargo al estar medio dormido y tan cerca de la fuente del sonido, Yashiro fue el que se llevó la peor parte. Luego de escudriñarse los oídos un poco para destaparlos, este miro a la chica y le responde.

— ¿Rechazo?… Ahhh, ¿te refieres a cuando dije que no me excitas?

— Humph… — refunfuño Misora.

— ¿Pues qué quieres que haga? No eres el tipo de chica que me gusta, después de todo.

Ante este estatuto Misora ya sentía ganas de cachetear al joven. Aunque considerando las circunstancias no se lo puede culpar. Misora es tachada de “chica fácil” dentro de toda la escuela. A todo esto, él le presta atención a la salud de Misora, quien para haber sido curada se vía más animada de lo usual.

— Dejando eso de lado… ¿hiciste algo más luego del encuentro? Te ves en muy buen estado para haber sido estampada contra el suelo…

— Humph… es algo que un VIRGEN como tú nunca sabrá.

— «Virgen…» — pensó Yashiro mientras observaba a Ryuji, quien se veía agotado.

A todo esto, Yashiro golpea su puño contra su palma, dando a entender que comprendió la situación.

— Oh, ya entendí. Oye Fuudo…

— ¿…?

— Entiendo que esta zorra tenga sed… pero deberías buscar algo de mejor calidad ¿no crees?

— ¡…!

— Pfft…

Ante el comentario sexista del muchacho, Misora ya quiere tirarle los dientes, recibiendo un rechazo tras otro. Mientras que Momoka y Enju se aguantan la risa, después de todo Misora les cae algo pesada.

—…No lo hago por gusto… es más por necesidad…

— « Ryu-chin♥… ¿me necesitas? »

— Necesito hacerme cargo de ella para que no cause problemas…

— Ciertamente… — respondió Yashiro.

— ¡Ryuji! — grito Misora en disconformidad.

Ante esta escena, si bien todos le temían a Yashiro, más de uno no pudo evitar soltar una pequeña risa. A las cuales Misora mostro un enojo evidente, silenciándolas.

— Grrrrr… ¡Recuerda esto Yashiro! ¡Hare que babees por mí, recuérdalo!

— Haaaaa…Si, Si… solo déjame en paz de una vez.

— Grrrr… ¡Humpf!

Misora decidió no atacar al chico por alguna razón. No obstante al pasar junto a su compañero murmura algo.

— Aunque me moleste con el me quedo muy claro en la arena.

— ¿…?

— Ryuji… no es el mismo idiota de hace 2 meses, tenlo en cuenta…

Ryuji queda pensando en esas palabras. Recordando como Yashiro lanzo a Misora fácilmente el otro día y ahora con las palabras de su compañera. No era el mismo idiota confiado de hace tiempo.

— Humph, gracias por el aviso, Misora. — respondió sonriendo levemente.

— Descuida… te lo cobrare más tarde. Siento no tener la suficiente “calidad”.

En ese momento, Ryuji, sintió el verdadero temor. Misora tenía pensado cobrar por el ridículo que le hicieron pasar y no precisamente de manera monetaria. El solo pudo tragar saliva y esperar que la “deuda” no fuera demasiado elevada.

Finalmente el profesor llego a la sala y la clase se llevó con relativa tranquilidad, en parte gracias a que Yashiro se encontraba dormido, lo cual aliviaba un poco a los estudiantes.

— Ñue…— dijo Yashiro al despertarse.

— Es medio día por si te interesa saberlo — respondió Sora.

— Bien… iré a la cafetería… me muero de hambre.

Luego de su larga siesta, Yashiro simplemente fue hacia la cafetería para comer algo. Aunque se sentía extraño levantarse por sí mismo. Normalmente era Momoka quien los despertaba a él y a Enju.

Una vez allí, se sienta en una mesa completamente solo y prosigue a comer sin darle importancia a su situación social.

Entre cucharada y cucharada de curry, de pronto una bandeja se pone frente a él. Esto le llama la atención, puesto que tiene entendido que toda la escuela le tiene pavor ¿Quién se sentaría delante de él?

— ¿Hmmm? — murmuro Yashiro mientras levantaba la mirada.

— Shirazaki…

—…Fuudo…

Era Ryuji, lo cual lo sorprendió bastante. Sin embargo, por más ansias de golpearlo que tenía, aún seguía con hambre, por lo que pospuso la golpiza.

— ¿No deberías estar con tu “compañera”?

Ryuji por su lado dejo su bandeja en la mesa y se sentó. Un tazón enorme de ramen y una taza de té verde era todo lo que Ryuji se había servido para comer. Mientras que Yashiro fue por un plato grande de arroz con curry, un tazón de tempura y un refresco.

— Es mejor que no me encuentre de momento.

—…Creo que entiendo a qué te refieres…

Si bien eran enemigos acérrimos, por algún motivo sentían que esta vez se entendían. Aunque el odio de Yashiro hacia los de Kenjo seguía más que presente. Ryuji podía sentirlo.

— ¿Quieres matarme? — pregunto Ryuji mientras comía su almuerzo.

— Si… no te haces una idea… pero este no es el lugar adecuado. — respondió Yashiro.

El aura y el instinto asesino de ambos chicos eran palpables aunque se encontraran comiendo. Todos podían sentir cierto peligro a pesar de que la escena se viera normal.

— ¿Disfrutas la matanza? Parecías divertirte mientras masacrabas a esas ratas el otro día…

Ante esa pregunta, Yashiro deja de comer y baja la cuchara. A lo cual mira a Ryuji a quien esto le llama la atención.

—…

— Dime… si lo único que te hubieran enseñado fuera a hablar, ¿No hablarías?

—¿…? ¿A qué te refieres?

— Disfruto matar porque es Kenjo quien me inculco esa mentalidad.

— ¿¡…!?

Ryuji no comprendía la forma de pensar del chico. Si bien el paso gran parte de su vida sirviendo a Kenjo, jamás pensó realmente en que estaba siendo adoctrinado.

— En todo caso, no tiene importancia que sepas los detalles…

El joven se levantó de su asiento y recogió su bandeja para irse.

— ¿Ya acabaste? — pregunto Ryuji observando de reojo.

—…Digamos que perdí el apetito.

El muchacho tiro lo que quedaba del curry y el tazón de tempura que ni siquiera había tocado a la basura, para irse de ese lugar, dejando solo a Ryuji.

El mohicano se quedó pensando en las palabras de su rival mientras continuaba con su almuerzo.

— «Lo único que te enseñaron… ¿eh?» — pensó Ryuji mientras miraba al tazón de ramen.

Una vez lejos de la cafetería, Yashiro deambulo por la escuela para hacer tiempo, después de todo no tenía nada que hacer y sus amigas se encontraban algo ocupadas de momento, principalmente por el examen de Enju.

—… Me aburro…

Pasaron un par de horas mientras el chico iba a la deriva mirando los alrededores, hasta que el altavoz se enciende para dar un anuncio.

— Atención: Se llevara a cabo el examen de reintegración de la estudiante Kasai Enju. Diríjase a la Arena Nº3 por favor.

— Vaya, parece que la estufa tendrá su examen ahora. — dijo Sora.

— Vayamos, no tengo nada mejor que hacer.

Sora se encogió de hombros y fueron directamente a la arena Nº3 para ver qué es lo que le esperaba a la pelirroja.

— Enju, buena suerte.

— ¡Si! No importa que o quien me pongan enfrente.

— Je, Je… « No sé si deberías confiarte tanto…»

Al igual que con Momoka, esta vez era Enju quien recibía palabras de aliento por parte de su amiga en la parte de vestidores, antes de la prueba.

— Bien, será hora de que me ponga en marcha.

— Si, ten cuidado.

Momoka se despidió de su amiga y fue hacia las tribunas para tomar asiento.

Sin embargo algo le preocupaba en gran medida. Las pruebas de Yashiro y la suya fueron fuertemente diferentes. La de Yashiro se centró principalmente de demostrar su poder. Mientras que Momoka debió luchar contra un oponente de mayor de nivel, para así mostrar su mejoría ¿Qué es lo que harán con Enju?

Luego de varios minutos, Momoka encuentra un lugar donde se sentarse y espera a que Enju salga.

Por otro lado, Yashiro estaba llegando a la arena y se disponía a buscar asiento.

— No espere que hicieran eso…

— Nunca sabes que se les puede ocurrir…

Ryuji y Misora también se encontraban en el lugar, pero esta vez se los veía más atentos a la contienda esta vez.

El altavoz finalmente emitió el pitido de encendido, para dar comienzo a la prueba. Todos ya habían encontrado lugar, Momoka en la 3ra fila, Misora y Ryuji en otro sector en la 6ta fila y finalmente Yashiro en la última fila, la 10ma.

— Daremos comienzo a la última prueba de reintegración de los alumnos de Bastille. Kasai Enju deberá ganar un combate 1 contra 1.

Afortunadamente para Enju, las pautas de la prueba eran las mismas que la de su amiga, un combate individual. Aunque con la actitud de la joven también se sintió un poco decepcionada, debido a su confianza.

— ¿Ehhhh… solo eso? Humpf, bueno, espero que mi oponente valga la pena.

Mientras Enju se subía los humos hasta el techo nuevamente, el delincuente y la gyaru se vean más interesados ahora. Al parecer lo que escucharon antes de la prueba resultaba ser verdad.

— ¿Quién lo diría? Realmente va a hacerlo.

— Solo espero que no termine excediéndose… siempre nos regaña si nos propasamos, pero ella es peor que nosotros.

— Es verdad, Ryu-chin…

Finalmente Enju entro en la arena con una sonrisa confiada y tronándose los nudillos, como esperando para darle una paliza a su oponente.

Poco después una silueta que parecía ser de mujer comienza a entrar en la arena. Enju parecía tener confianza en ganar, pero poco a poco esa confianza comenzó a desvanecerse y volverse una sorpresa. Además de que Yashiro comenzaba a ver con impresión la situación también.

Cabello rubio, rizado y largo, buena figura, ojos verdes, pestañas largas y una enorme sonrisa confiada en su rostro.

— Espero que tengas algo que me impresione… Kasai.

— A-Akira…senpai… — dijo Enju sorprendida.

Todo el estadio grito al unísono de la sorpresa. El oponente que Enju debía superar era nada más y nada menos que uno de los estudiantes estrella de la academia, su senpai, Kenjohime Akira.

— A…kira… — murmuro Yashiro.

— ¡…!

Las personas que estaban cerca del muchacho comenzaron a sentir un temor increíble. Yashiro comenzó a emanar de manera inconsciente una sed de sangre que helaba la sangre a todos los que tenía relativamente cerca. Su expresión de odio y rencor eran obvias, conteniendo sus deseos de ir hasta abajo y despedazar a la chica.

Sin embargo, por motivos mayores no podía hacer eso, al menos no por ahora. Por lo que enterraba sus uñas en sus brazos para mantenerse en su lugar.

— Uhuhu, bueno, veamos que tienes para ofrecer, Kasai.

La última prueba es un combate individual, contra alguien que jamás han visto pelear. Enju solo puede confiar en sus avances para superar este obstáculo.

— No creas que me dejare ganar, solo porque eres mi superior. — respondió Enju con decisión.

— Je, te demostrare que no soy tu superior solo por ser mayor. — respondió Akira con confianza.

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s