Super Gen Divino – Capítulo 237: Restaurante Reina


Segundo Capítulo Semanal

¡Disfrutenlo!

Todos los compañeros de habitación de Han Sen abrieron los ojos de par en par, mirando a Huangfu Pingqing, que se había acercado a Han Sen.

“¿Qué ocurre?” Preguntó Han Sen a regañadientes.

“¿Has olvidado lo que me has prometido?” Huangfu Pingqing sonrió y preguntó. Luego se volvió hacia sus compañeros de cuarto, “¿os importa si lo tomo prestado un segundo?”

“Para nada…” Shi Zhikang guiño a Han Sen.

Han Sen recordó que había prometido invitarla a cenar. Ahora que ella se había acercado a él, él no tenía otra opción que seguirla.

“Primero se enrollo con la belleza del campus, ahora con la nueva diosa… ¿Cómo es que nunca tuve suerte?” Dijo Shi Zhikang con admiración.

“Porque tu piel no es tan suave. ¿Por qué a las preciosas damas les gustaría un tipo rudo como tú?” Lu Meng trató de abatirlo.

“Cuando las bellezas crezcan, entenderán los beneficios de estar con el tipo rudo.” Rebatió Sam.

Lu Meng miró con desdén a Sam, que era un tipo duro y lleno de chistes verdes.

“¿No vamos a comer? ¿Por qué estamos aquí?” Han Sen le pareció sospechoso y miró a Huangfu Pingqing. Ahora estaban en la entrada a la escuela militar. Sin permiso, era imposible salir del campus.

“Vamos a comer. Toma esto.” Huangfu Pingqing le dio un pase a Han Sen y lo sacó del campus. El guardia revisó el pase y los dejó salir.

En cuanto salieron de la escuela, un aerovehículo privado se estacionó frente a Huangfu Pingqing.

“Huangfu, ¿adónde me llevas?” Han Sen frunció el ceño y preguntó.

“Dije que vamos a comer.” Huangfu Pingqing sostuvo el brazo de Han Sen y lo subió al aerovehículo.

Han Sen sintió que su brazo estaba entre las nubes. Miró hacia abajo y vio que Huangfu Pingqing llevaba un jersey blanco de cuello de alto, perfilando su curvilínea figura.

Tras cuarenta minutos, el aerovehículo aterrizó en un magnífico edificio en forma de cúpula. Sosteniendo el brazo de Han Sen, Huangfu Pingqing usó su tarjeta y entró en el edificio.

Han Sen comprobó el nombre en el edificio y era realmente un restaurante llamado “Reina” y al lado del nombre había tres estrellas.

Huangfu Pingqing llevó a Han Sen a una habitación privada en el último piso. La ornamentación de esa sala era un poco extraña, diferente a la de un restaurante normal.

El sofá tenía forma de media luna y estaba orientado hacia una pared cubierta por una cortina. La mesa también era un arco que daba a la pared.

Mientras Han Sen investigaba, Huangfu Pingqing se había sentado en el sofá y tomó el control remoto para abrir la cortina. Detrás de la cortina, la pared era de cristal unidireccional, y en realidad estaban en un balcón. Si miraban hacia abajo, podían ver un gigantesco cuadrilátero circular.

En el cuadrilátero, había un acalorado combate. Fuera del cuadrilátero había una multitud gritando y animando.

Con otro clic en el mando a distancia, el sonido se pudo oír de repente.

“¿Qué quieres pedir?” Huangfu Pingqing hizo clic de nuevo en el mando a distancia y se proyectaron las imágenes holográficas de diferentes platos y precios.

“Yo invito, así que deberías pedir tú.” Han Sen se sintió completamente atraído por las dos personas peleando.

Ambos era evolucionados y parecía que ya habían ganado muchos puntos genéticos. Ambos habían practicado grandes artes hipergénicas. El hombre tenía los dos brazos como si fueran de metal negro, y la mujer llevaba un par de pantalones cortos, con sus largas piernas brillando como la plata.

Uno usaba los puños y la otra las piernas. Ambos tenían una fuerza y una velocidad extraordinarias. Cada vez que había un choque de carne contra carne, sonaba como metal.

Han Sen era fuerte entre los no evolucionados. Comparado con estos evolucionados, aún así se quedaba corto. Después de todo, tenían un estatus diferente.

Las artes hipergénicas utilizadas por los dos también interesaron mucho a Han Sen, especialmente aquellas que podían cambiar la estructura de las células del cuerpo. Esas artes podían hacer que el cuerpo de uno fuese tan duro como un arma, e incluso se podía soportar el empuje de un tanque con las manos.

Pero no estaban exentas de defectos. Tanto los brazos del hombre como las piernas de la mujer no podían permanecer como metal continuamente. Cada par de minutos, se convertían en carne normal.

“Huangfu, ¿dónde estamos?” Cuando la comida fue servida, preguntó Han Sen con curiosidad.

“El restaurante Reina es un negocio propiedad del Pabellón Marcial Ares. Es un restaurante con temática de combate. Todos los días, eventos del Pabellón Marcial Ares tienen lugar aquí. Eso no sólo impulsa nuestro negocio, sino que también promueve al Salón Marcial.” Dijo Huangfu Pingqing con una sonrisa.

“Te tomaste todas las molestias para traerme aquí. No puede ser sólo por una cena.” Han Sen comentó. Sacarlo de la escuela fue un gran problema.

“¿Planeas hacer después de la graduación?” Pregunto Huangfu Pingqing, sin responder a la duda de Han Sen.

“¿Qué plan podría tener? Estoy en la escuela militar y naturalmente me alistaré.” Dijo Han Sen con indiferencia.

Huangfu Pingqing le sirvió a Han Sen y a ella misma una copa de vino. Después de tomar un sorbo de vino, continuó, “Los graduados de una escuela militar ordinaria serán subtenientes o tenientes, y en tu caso, sera fácil que te convirtieras en comandante.”

“Me halagas.” Dijo Han Sen con una sonrisa. Mayor sería el rango más alto que cualquier estudiante de una escuela militar podría tener.

“¿Piensas servir siempre en el Ejército o sólo terminar tu periodo de servicio?” Pregunto Huangfu Pingqing otra vez.

“No lo he planeado tan lejos” respondió Han Sen. Aunque el equipo especial pertenecía al ejército, sus funciones se limitaban a el santuario de Dios, y no tendría ningún impacto en el rango oficial de Han Sen.

“Si decides trabajar para el Ejército, deberías considerar unirte al Pabellón Marcial Ares. Tenemos muchos ex-alumnos en el ejército ahora mismo, y serían de gran ayuda para ti.”

Han Sen ya había entendido las intenciones de Huangfu. Cuando él estaba a punto de decir algo, Huangfu Pingqing sonrió y dijo, “No hay prisa. Aún te quedan años hasta que te gradúes y puedes tomarte tu tiempo para considerarlo.”

Alguien que parecía un gerente llamó de repente a la puerta y se inclinó ante Huangfu Pingqing, “Señorita, hemos preparado todo lo que nos pidió.”

 

 


Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s