I Reincarnated For Nothing – Capítulo 119


Misión Imposible (6)

 

EZ: Primer Cap Semanal


Maetel estaba rodando sobre la cama. Estaba esperando a que Artpe volviera cuando oyó que alguien tocaba a la puerta.  Se quedó congelada.

 

[¿Puedo entrar, Artpe-nim?]

 

Era una voz que sonaba similar a la campana que sonaba durante la mañana y las horas de la cena dentro del gran templo. Era una voz de mujer muy limpia y pura. 

 

Fue increíble. Por alguna razón, su humor se tornó muy desagradable cuando escuchó esa voz.

 

“Artpe no está aquí ahora mismo.”

[Ooht————]

 

Cuando la mujer del otro lado de la puerta escuchó la voz de Maetel, dudó. Pero una vez más toco la puerta.

 

[Maetel-nim, ¿puedo entrar?]

“——puedes entrar.”

 

Cuando dijo que Artpe no estaba allí, Maetel esperaba que Vadinet volviera inmediatamente. ¿Por qué la estaba buscando Vadinet? En realidad, Maetel tenía curiosidad por saber qué quería decirle Vadinet, así que asintió. Por supuesto, se arrepintió de su decisión cuando dejó entrar a la santa sacerdotisa. La santa sacerdotisa disparaba dardos con los ojos cuando se encontró cara a cara con Maetel.

 

“Hola. Espero que estés bien, Maetel-nim.”

“Tu expresión me hace pensar que no quieres que este bien.”

“Oh Dios. A diferencia de cómo te ves, eres bastante rápida en entenderlo”.

 

Si uno estuviera escuchando su conversación, no habría sido extraño ver a las dos chicas de pie y apuñalarse una a la otra!  No obstante, decidieron no luchar en serio en este momento.  Por supuesto, aunque lucharan, Vadinet sería asesinada por Maetel. Sería su fin.

 

“¿No viniste aquí porque querías encontrarte con Artpe? Entonces, ¿por qué insististe en venir aquí?”

 

“Tienes razón. Realmente quería ver a Artpe-nim. Me estaba volviendo loca. No podía esperar, así que vine aquí. Pero yo estaba desesperado cuando sólo Maetel-nim estaba aquí. Aún así, creo que al menos debería tener una conversación con Maetel-nim. Por eso estoy aquí”.

 

“Si quieres saber algo sobre Artpe, puedes preguntarme. Sé todo sobre Artpe. Todo.”

“Hoo hoo hoo hoo…… Estoy agradecido por esas palabras.”

 

Si Artpe estuviera presente, habría muerto por no poder respirar cuando escuchó las palabras contundentes que se intercambiaban entre las dos chicas. En realidad, estaba camuflado fuera de la habitación, y estaba escuchando sus palabras a través del hechizo de audición  Artpe estaba escuchando sus palabras en vivo, y empezó a sentir dolor en el estómago.

 

“Entonces, ¿por qué estás aquí? ¿Realmente viniste aquí porque querías preguntar por Artpe?”

 

“No. Poco a poco iré conociendo a Artpe-nim con mis propios esfuerzos. Gracias por la oferta. Es la intención lo que cuenta”.

 

“¿Y qué?  Dijiste que tenías negocios conmigo.  Quiero que los termines antes de que vuelva Artpe”.

 

Maetel ni siquiera pensó en levantarse de la cama  Sólo miraba a Vadinet. Vadinet se sintió significativamente abrumada por la mera presencia de Maetel, la irritaba.

 

“¿Qué piensa Maetel-nim del templo?”

“Es un charco de agua estancada y podrida.”

“——–Eres inesperadamente precisa al describir el problema.”

 

“Estás en medio de ese charco  El Papa y los otros sacerdotes de alto rango están podridos de una manera diferente, pero tú también lo estás. La claridad de tus ojos es inapropiada para una persona que se llama la santa sacerdotisa”.

 

Ante las palabras contundentes de Maetel, Vadinet soltó una amarga sonrisa. Ella ya estaba al tanto de este hecho hasta cierto punto.

 

“Así es. Soy parte de esa agua podrida. Como sacerdotisa, no debería manifestarse en mí, pero poseo un deseo antiestético, obsesión y delirios retorcidos. Lo tengo todo, y no pienso negar este hecho. Sólo hay una razón por la que puedo afirmar que soy mejor que los otros sacerdotes….”

 

Vadinet dio pasos cortos y rápidos para acercarse a Maetel.  Bajó la cabeza y habló al oído de Maetel con la voz baja.

 

“Al menos, no he colaborado con el ejército del Rey Demonio.”

“¿Así que lo sabías?”

 

Las cejas de Maetel se movieron un poco. De hecho, Vadinet estaba mucho más sorprendida por la falta de reacción de Maetel.

 

“——–Lo sabía, pero no podía hacer nada por mi cuenta. Pero vino cuando yo estaba a punto de rendirme. Por eso considero mi encuentro con Artpe-nim como un encuentro profético. En cierto modo, es de esperar. ¿No lo crees?”

 

“Eres libre de pensar que Artpe es tu destino. No diré nada al respecto…..   Pero, ¿se lo has dicho a Artpe?”

 

“No. De verdad quería disfrutar un poco más del dulce tiempo que pasé con él. Sin embargo, ya no puedo hacer eso”.

 

Vadinet apretó los dientes mientras hablaba.

 

“Esos bastardos finalmente mostraron sus colmillos. Harán que Artpe-nim y yo abandonemos este lugar. Mientras no estemos, van a tratar de hacerte daño”.

 

““······.”

 

En ese momento, Maetel se sorprendió más que nunca.  Contestó como si no pudiera comprender a Vadinet.

 

“¿Por qué me dices eso?”

“¿Qué quieres decir con eso?”

“Si lo permites, ¿habrá alguna posibilidad de que haya muerto?  ¿No sería mejor para ti que eso ocurriera?”

 

“Oh Dios. Soy la santa sacerdotisa, y siempre estoy al lado de los héroes”.

“Pero, pensé que no me veías como un héroe.”

 

Sus palabras eran realmente aterradoras  Cada una de ellas pudo ver las verdaderas intenciones de la otra. Sólo actuaba como una idiota frente a Artpe. Maetel era realmente perspicaz al entender corazón de los demás. Vadinet confiaba en su habilidad para esconder su corazón de los demás, pero se puso muy nerviosa frente a Maetel.

 

“Así es. No te considero una heroína. Artpe es el único héroe, y estoy muy segura de ello en lo más profundo de mi corazón. Soy una santa sacerdotisa para un solo héroe. Soy una santa sacerdotisa sólo por él.”

 

“¿Y qué?”

“Pero no importa si no eres un verdadero héroe. Eso no cambia el hecho de que Artpe-nim realmente te atesora.  Cuando conversó conmigo, la mitad de los temas eran sobre ti. Tuve que esforzarme mucho para contener mi ira….. Probablemente no lo sabías”.

 

Cuando Maetel escuchó las palabras de Vadinet, una leve sonrisa apareció en su rostro.  En su mente, Vadinet quería borrar esa sonrisa del rostro de Maetel, pero siguió hablando.

 

“Si te matan cuando estamos ausentes, Artpe-nim recibirá una herida muy profunda en su corazón. En ese momento, nunca podré ganar contra ti en mi vida”.

 

 

“Eres realmente interesante. Realmente estás podrida”.

 

En ese momento, Artpe y Maetel sentían lo mismo por la santa sacerdotisa.

 

“Sí. Por eso no puedo dejarte así. Como mínimo, ese momento no es ahora”.

“Ooh-mm. Me agradas, porque eres honesta. Hoo-hee.”

 

Maetel se emocionó al levantarse. Estaba segura de que Vadinet no había dicho todo lo que pensaba. Pero por ahora era suficiente.

 

“¿Sabes cuál es su plan para matarme?”

“No tengo los detalles exactos. No obstante, si tengo que hacer una conjetura con conocimiento al respecto, sólo hay una posibilidad. Es el círculo mágico.”

 

“Oohk.”

 

Cuando Maetel escuchó esas palabras, gimió. Recordó el desastre en Aedia. Como si la santa sacerdotisa supiera lo que Maetel estaba pensando, movió la cabeza de un lado a otro.

 

“La edad del círculo mágico de Aedia ni siquiera puede compararse con el nuestro. Por supuesto, el nivel de seguridad presente tampoco puede ser comparado. Incluso con el vasto conocimiento de Artpe-nim y su energía mágica trascendente, no será capaz de manejar el poder del círculo mágico.  Necesitaría recibir autoridad de control del Papa y de la santa sacerdotisa”.

 

“No hay nada imposible para Artpe…”

 

Por supuesto, ella también quería confiar en Artpe. Por eso la santa sacerdotisa no nego las estúpidas palabras de Maetel.

 

“Como te he dicho ahora mismo, también poseo autoridad de control sobre el círculo mágico. Mi autoridad es ciertamente inferior a la suya. Pero es suficiente con interferir en el uso de su poder”.

 

“¿Quieres detenerlos con sólo eso?”

“No puedo detenerlo con sólo esto. Cuando los confrontemos, el Papa y los sacerdotes de alto rango mostrarán su verdadera naturaleza. Por eso tenemos que empezar a pensar en un plan seguro que los derribe”.

 

En ese momento, Artpe dejó de preocuparse. Todavía estaba preocupado por ello, pero al menos, parecía que la santa sacerdotisa era capaz de pensar racionalmente.

 

(Como era de esperarse, no saldrá como la de mi vida pasada.  Su personalidad sigue siendo la misma, pero la situación a su alrededor ha cambiado completamente. En su vida pasada, ella creyó la ridícula mentira de que no puede aparearse con alguien que no fuera un héroe. Esto hizo que se volviera loca, y se había convertido en un demonio por su propia voluntad. Pero ahora hay dos héroes  Soy un hombre. No hay manera de que ella use una opción tan extrema ahora….)

 

Por supuesto, ella no ocultó su hostilidad hacia Maetel, y eso lo preocupaba. Parecía que la santa sacerdotisa sólo veía a Maetel como un rival. Básicamente, ella no renunciaría a la posición de sacerdotisa santa, mientras que él seguía siendo el héroe. No intentaría hacer daño a Maetel.

 

“De todas formas, soy un poco tonta. Si quieres hacer planes, deberíamos esperar a que vuelva Artpe”.

 

 

“Muy bien. Pero esa no fue la razón principal por la que vine aquí. Hay algo que quiero discutir que es más importante que el peligro al que te enfrentas”.

 

“Ho-oh. Ya veo. También quería decirte algo antes de que llegue Artpe”.

 

¿Eh? Si no entraba ahora mismo, tenía el mal presentimiento de que no podría ver a ninguna de las dos directamente a los ojos durante un tiempo.

 

Artpe había evaluado la situación a través de su intuición.  Canceló su hechizo de Escucha, y estaba a punto de entrar corriendo en la habitación. Pero en ese momento, toda la Clase Zero se estremeció. Se escuchó una vibración muy pequeña.

 

“——el círculo mágico.”

 

Artpe murmuró en voz baja mientras se quedaba quieto. Esto sólo ocurría cuando se cumplían unos requisitos muy específicos.  Era la resonancia entre el círculo mágico y el Mana.

 

Se estaba manifestando en el corazón de la Clase Zero, y probablemente se extenderá a todo Lihazeta pronto. En ese momento, no sería capaz de detenerlo. Básicamente estaría luchando contra el Mana que se había acumulado en la ciudad durante los últimos doscientos años.

 

[Nyaa-ah, nyaa nyaa nyaa-ah?]

“Así es. ——Mierda. La situación se está convirtiendo en un espectáculo de mierda”. (EZ: no eso fue en Aedia si me entienden)

 

Hasta hace un momento, sus enemigos habían estado conspirando para deshacerse de Maetel. Pero de repente y de forma agresiva asumieron la ofensiva. No tenía sentido desde un punto de vista de sentido común.

 

Sólo había dos posibilidades que podían explicar la situación actual.

Primero, existía la posibilidad de que se enteraran de las acciones de la santa sacerdotisa. Si ella se estaba moviendo contra ellos, sus acciones actuales eran comprensibles.  Pero Artpe estaba usando su habilidad de Leer Toda la Creación y sus hechizos para monitorear la situación cercana. Esta posibilidad no era probable, así que la archivó.

 

Eso significaba que la segunda posibilidad era la única que quedaba ahora.

Era la posibilidad de que Silpennon y Aria fueran descubiertos.

 

“¡Esos idiotas!”

 

El círculo mágico no se habría activado si no se hubiera encontrado algo importante. Artpe rechinó los dientes mientras intentaba localizarlos…..  En un momento determinado, se dio cuenta de que el cielo de la ciudad estaba lleno de luz artificial.

 

(¿Eh? ¿No es esto….)

 

La luz provenía de un lugar desconocido de la ciudad y se detuvo a cierta altitud. Creó una pantalla enorme que cualquiera en la ciudad podía ver.  Era el artículo dado a Silpennon por Artpe! Era el Artefacto del proyector, que era capaz de transmitir visualmente!

 

[Nunca esperé que los héroes supieran nuestro secreto….  No me había preocupado, porque se habían portado muy bien.  Nunca esperé que usaran subordinados. No puedo dejar que eso suceda. No puedo dejar que interfieran con el gran diseño de su alteza, el Rey Demonio.]

 

La voz del Papa resonó al llegar a toda la ciudad. La calidad de la transmisión no era muy buena, pero había que tener en cuenta que Silpennon le ocultaba el artefacto al Papa. El hecho de que fuera capaz de lograrlo fue asombroso en sí mismo.

 

[¿Su Alteza el Rey Demonio? Tú eres el Papa. ¿Cómo puedes decir esas palabras?]

[Usted está hablando de los requisitos de mi posición. Eso no puede vincular mi voluntad y mis acciones. ¿Te das cuenta de que ‘dios’ es un concepto lamentable? ¡Lo único en lo que podemos creer es en el poder! ¡Poder absoluto!  Además, su alteza el Rey Demonio posee ese poder.]

 

Estas fueron palabras que no deberían ser pronunciadas por un papa, sin embargo, sus palabras salieron sin restricciones.  Los ciudadanos de la ciudad se quedaron aturdidos al mirar la inmensa pantalla que había aparecido sobre la ciudad. Se sorprendieron cuando se enfrentaron a la imagen y la voz del Papa.

 

La gente de la ciudad estaba al tanto de la transmisión, y parecía que el Papa era el único que no lo sabía.

 

[Todo se volverá aburrido por tu culpa. Planeaba eliminar limpiamente a un héroe. A este paso, no podré garantizar la vida de ambos héroes.]

 

[——Artpe y Maetel no serán tan fáciles de eliminar como crees.]

[Hoo-hah. Eso ya lo veremos. Como el estado del sacrificio es excelente, espero ver el resultado.]

 

“¿Sacrificio?”

 

Artpe frunció el ceño mientras murmuraba para sí mismo. Miró más allá de la imagen borrosa, y sus ojos finalmente captaron la figura de una chica lanzada al centro del círculo mágico.

 

Era la vista de la sirvienta Aria, que poseía una habilidad innata.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s