Bursters!! Capítulo 39


Gif: Bueno qui el cap de la semana disfruten ;v

Lancelot: Bueno… vamos llegando a una buena parte (en mi humilde y personal opinión). Como sabrán pienso darles un pequeño presente a los que han estado comentando y apoyando mi trabajo desde que comencé. Aunque por alguna razón los veo algo inactivos… ¿Hay algo en mis ultimas actualizaciones que les causo desagrado? Si es así, no puedo solucionarlo si no me lo dicen, recuerden que solo puedo mejorar si se donde estoy fallando. Bueno, sin mas que agregar, disfruten el cap y nos vemos la semana próxima, UN SALUDO COMPAÑEROS! 🙂

Edición y Corrección: Gif


Experiencia y Rivalidad

Yashiro había salido de la arena de combate, totalmente cubierto de sangre y con una sonrisa de satisfacción en su cara. Obviamente los estudiantes le abrieron el paso completamente helados del miedo a medida que el verdugo de 6 personas avanzaba. Algunos lo miraban con asco, otros con miedo y finalmente, se encontró con dos expresiones, una de desprecio y otra de tristeza. Momoka y Enju se plantaron frente a él, buscando respuestas.

— ¿Disfrutaste tu matanza, Asesino? — pregunto Enju con rabia.

—…Si, puedes apostarlo.

La respuesta clara y sin el más mínimo remordimiento hizo que Enju apretara los dientes de la ira y Momoka sintiera un apretón en el pecho. La cara de Yashiro no mostraba un mínimo ápice de culpa, es más, parecía estar orgulloso de su trabajo.

—… Podrías haberlos vencido rápidamente. Eran un grupo de payasos, pero no merecían un final así.

— Conozco varias personas que no se merecían lo que pasaron… no hables sobre lo que no conoces.

En ese mismo instante, Enju aprieta tan fuerte su puño que las uñas de sus manos comenzaban a herir su palma. Momoka se da cuenta de ello y ve a Enju al rostro.

El odio más intenso se veía en su mirar, mientras que aquel asesino seguía mirándola con una sonrisa burlona.

— ¿Qué no se de lo que hablo?… ¿Crees que no se de lo que hablo?

— Que podrías saber tú, una niña normal con un poder enorme de nacimiento, saber por lo que ha pasado gente como yo.

—¡…!

Imágenes intermitentes aparecieron dentro de la mente de Enju, voces que suplicaban piedad, sonrisas falsas, traiciones… y un sentir de desolación enorme.

— ¡BASTARDO! — grito Enju muy enfurecida.

— ¡ENJU! — grito Momoka en respuesta.

Enju lanzo un puñetazo con su mano levemente herida por sus uñas. El fuerte impacto da de lleno en el rostro del muchacho. Sin embargo, luego de pocos segundos, Yashiro comienza a reírse.

—Ejejeje…Ja,Ja,Ja…

—¡…!

— ¿Estos son tus 2 meses de entrenamiento?…Me decepcionas.

Yashiro se encontraba completamente ileso de bruto puñetazo de la pelirroja. No obstante, lejos de sorprenderse, como si se hubiera librado de su estrés, Enju simplemente retira su mano del rostro del chico y le da la espalda.

—Vamos Momo…no tenemos nada que hacer aquí…

—Je, ¿lanzas el primer golpe y te retiras?

—…No tengo nada que ver contigo… — respondió Enju mirándolo sobre su hombro.

— Recurrirás a mi… siempre lo haces.

Al escuchar esas palabras, Enju comenzó a emanar de manera inconsciente llamas a su alrededor.

— «Enju…Yashiro…» — pensó Momoka triste por la situación.

— Escucha y escúchame bien psicópata…No sé qué es lo que te paso en el tiempo en que los 3 nos separamos, pero algo está claro…Nunca recibirás mi ayuda, no eres a quien prometí darle una mano.

—… ¿En serio?

— ¿…?

— Creo recordar que fui yo quien siempre te salvo el pellejo.

—¡…!

— ¿Recuerdas?…Con Zaiga, incluso con Fuudo o Tousaku…

—…Vámonos…

— En-Enju…yo

—Momo…

La visión de odio puro en Enju hace que Momoka se asuste un poco, pero es la preocupación de que esto se descontrolase lo que la hace simplemente bajar la cabeza y aceptar.

Antes de que ellas pudieran simplemente salir del lugar, son interceptadas por Hikari, quien también se ve muy molesta.

— Ha pasado tiempo…Yashiro…

— Ciertamente, Hika-

—No te atrevas a decir mi nombre, asesino.

Hikari rompe las palabras de Yashiro con una fría y certera frase, lo que hace que Yashiro se ría entre dientes y se encoja de hombros, sin darle mayor importancia al asunto.

—Pues ni modo♫… ¿Qué necesita de mi…Sokudo-sensei?

— ¿Yo? Nada… simplemente los guie hasta donde estabas.

Detrás de Hikari se encontraban las cinco personas que vieron el “espectáculo” desde la enfermería. Todos mostraban una expresión fría hacia el chico.

— Necesitamos hablar chico…ahora. — dijo Kenjuro fríamente.

— Je, claro…solo después de que- ¡…!

De pronto Yashiro sintió una pesadez como nunca antes, era como volver a su primer entrenamiento, no podía mover un solo dedo.

—¡…! ¡Maldito viejo hijo de…!

—He dicho ahora…Mocoso…

Enju y Momoka se quedaron de hielo, sobretodo la peli morada. Había visto a Kenjuro molesto cuando recibió la llamada, pero nada como esto. Su mirada era fría, pero se podía sentir su enojo a través de sus ojos y no solo con él, todos los que estaban con el tenían la misma aura. Estaban furiosos con el chico.

— Vamos…necesitamos hablar.

— ¡…!

Kenjuro mostro su palma delante del chico y con su control de gravedad, atrajo al chico hasta su mano, tomándolo por el cuello.

— ¡GUAGH! — gruño Yashiro por el impacto contra la robusta palma de Kenjuro.

— Esto asegurara que no hagas más estupideces… En marcha.

—…

Las chicas vieron muy impresionadas como alguien tan fuerte como lo era Yashiro para ellas, ser tratado como un simple muñeco por el militar.

Ambas se quedaron pasmadas hasta que Miu las saca del trance.

— Ustedes también vienen…síganme.

— S-Si…— respondieron aun sorprendidas.

Las multitudes veían pasmadas como el militar musculoso de cabellos rojo oxido llevaba a quien acababa de terminar con la vida de sus oponentes del cuello. Kenjuro solo avanzaba sin mirar a nadie, mientras que Yashiro no podía siquiera flexionar los dedos, pues la gravedad aún seguía activada.

— Vimos todo lo que hizo ese chico…tienen sus motivos para odiarlo si quieren…

— «Puedes apostar a que si…» — pensó Enju enojada.

Mientras Enju obviamente mostraba su descontento con la nueva personalidad de su “cuestionable” amigo, Momoka seguía sin emitir sonido.

—…

—Tsukino…Fuuko y Kenjuro saben porque estas así y yo también puedo intuirlo. Recuerda, ese no es el Yashiro que conociste.

—…Si…— murmuro Momoka.

Luego de “exhibir” a Yashiro por gran parte de la academia, el grupo llega nuevamente a la enfermería, con la pantalla aun encendida.

Kenjuro deja a Yashiro en una silla y lo libera de su prisión.

— ¡Puhaaa! — exhala Yashiro.

— Te queras ahí sentado hasta que las chicas terminen su prueba.

— ¡Eh! ¡No me jodas viejo! No dejare que-

—… Puedo aumentar la presión si quieres…

Yashiro pensó mejor las cosas y simplemente se calló. Tanto el cómo Sora eran conscientes de la diferencia en poder. No podrían contra el General con su poder actual.

— Haaaa…al menos déjame verlo en vivo. No seas tan aguafiestas.

— ¿Después de lo que hiciste? — pregunto Kenjuro.

—…

Kenjuro se quedó observando al chico, quien irrespetuosamente le devolvía la mirada. Los demás solo se limitaban a observar y actuar de ser necesario.

— Que las chicas decidan.

— ¿…?

Yashiro se quedó un poco confuso ante las palabras de Ken. No obstante los demás accedieron. El muchacho podría ver las pruebas en el estadio si las chicas aceptaban.

— Bueno chicas… depende de ustedes, ¿Se queda o se va con ustedes?

La mirada de todos estaba puesta en las chicas ahora. Enju estaba completamente segura de rechazar la oferta. Se sentía realmente enojada y ofendida por las anteriores palabras del chico, por lo que ella rechazaría la presencia del chico. Sin embargo, Momoka seguía bastante afectada por todo el asunto y Enju no podía dejar pasar eso.

—…Haaaa, yo no quiero ver su cara en este momento.

— «…Je, predecible…» — pensó Yashiro.

— Pero si Momoka acepta yo no tengo problema.

— ¡…!

Momoka miro a su amiga por la sorpresiva condición que dijo. Enju le devolvió la mirada a su amiga, sus ojos lo decían claramente

— «Tú decides…»

—Yo…

Todos estaban algo expectantes de la respuesta de la chica, lo cual la ponía realmente nerviosa. Era simplemente dejar al chico ir a la arena a observar, pero dado los recientes acontecimientos, las posibilidades de que causara disturbios o problemas era muy elevada.

— Yo…creo que está bien…

—…

La chica acepto con bastantes dudas, pero acepto. Kenjuro observo al chico nuevamente, quien se frotaba la garganta por el fuerte apretón de antes.

— Bien, puedes ir…pero te estaremos vigilando…

— Si, Si…

Enju salió de la habitación sin decir una sola palabra más y Momoka la sigue. Una vez en el pasillo, la pelirroja se detiene y enfrenta a su amiga.

— Mira Momo… yo no soporto a esa nueva personalidad suya…así que no esperes que lo ayude o lo que sea…

— Lo entiendo…yo tampoco estoy muy de acuerdo lo que Yashiro hace ahora…

— “¿No muy de acuerdo?” Momo…ese loco acaba de ejecutar a 6 personas delante de toda la academia.

—…Si…

Momoka se sentía realmente apenada. Ella no quería dejar solo a Yashiro, lo había prometido y además en algún lado, seguía teniendo sentimientos por el muchacho. No obstante no recordaba la última vez que vio a su mejor amiga de tan mal humor. No quería abandonar a su nuevo amigo, pero tampoco quería pelearse con su amiga. Se encontraba en una posición muy complicada.

Tras un incómodo silencio el altavoz de la academia emitió un pitido, seguido de un anuncio.

— ¡Atención! Se llevara a cabo la segunda prueba de reintegración. Tsukino Momoka, por favor vaya a la arena Nº 4 para realizar la prueba.

—…Debo irme. — dijo Momoka muy incómoda.

—…

Enju se quedó en silencio por un rato, mientras veía como su amiga iba camino a su prueba. La expresión de Momoka, hacía que su amiga realmente sintiera peso de culpa, aunque realmente no entendía porque. Ella no había hecho nada malo, es más, solo estaba usando su sentido común.

Cuando Momoka ya se había alejado bastante, escucha un grito llamándola.

— ¡Momoooo!

— ¿Enju?

— Ahhhh…Ahhhh…

Su amiga logra alcanzarla luego de correr tras ella. Bastante agitada por la persecución, Enju le dice algo aun agitado.

—Ahhhh…No ayudare a ese tipo…

—…Ya veo… — responde Momoka con una sonrisa triste.

— Pero nunca dije que no te ayudaría a ti.

— ¿Eh?

Enju le sonrió y dijo que la apoyaría en su prueba, que la estaría observando desde las tribunas. Momoka primero tienes los ojos enormes de la sorpresa seguido de una conmovedora sonrisa.

— Si…Gracias Enju.

— Somos amigas ¿verdad? Sabes que siempre estaré para apoyarte.

Luego de eso, ambas se dirigieron hacia la arena donde se llevaría a cabo la prueba.

— Al parecer tengo permiso de irme.

Regresando a la sala de enfermería el muchacho estaba listo para marcharse, no sin antes de recordar algo. Este se detuvo en la puerta de entrada.

— Ah…antes de eso. Oye, Yomu ¿verdad? Seiji me dijo que puedes leer pensamientos. ¿Puedes transmitir mis pensamientos a otros?

— ¿…? Si, ¿Por qué lo preguntas?

Todos salvo Seiji se vieron algo extrañados ante la pregunta. Sabían el pasado del chico y demás…pero había algo que no sabían, y era la gravedad de ese pasado.

Fuuko hizo que todos los que el muchacho nombro le tocaran los hombros o la espalda, seguido de que la mujer pusiera su palma en la frente del muchacho.

— Me acusan de asesino…y no lo negare, pues lo soy. Pero antes de decirme loco o psicópata, verán algo que quiero mostrarles. Un asesino, no siempre nace como uno, a veces…se lo inculcan.

—¡…!

Fuuko y los demás empezaron a ver horribles imágenes dentro de su cabeza, maltrato, desnutrición, torturas físicas y psicológicas, dolor, sangre, tristeza, desesperación… Todo eso pasaba a través de sus ojos, los recuerdos del muchacho cuando estuvo a merced de los científicos.

— Me acusan de ser…algo en lo que ellos me convirtieron.

— ¡BLUEGH! — Vomito Miu.

— ¡Miu! — grito Kaiga.

Miu no soporto la crudeza y repugnancia de las imágenes y acabo vomitando frente a todos. Fuuko también estuvo a punto de hacerlo de la repulsión que sintió por parte de algunos tratos, pero gracias a su tiempo en la milicia y ver cosas de ese estilo logro soportarlo al igual que Kenjuro. Kaiga también lo soporto dado su profesión como doctor.

— «Yashiro… ¿paso por todo eso?» — pensó Kaiga

— « Esto va más allá de lo que esperaba…» — Kenjuro.

— « A este muchacho lo pudrieron desde dentro…» — Fuuko.

Todos se fueron en blanco, la razón por la que Yashiro se había vuelto tan sanguinario no era por diversión o enfermedad, el literalmente se crio en ese ambiente. 8 años viviendo ese infierno, harían cambiar a muchas personas.

— Ahora… ¿tienen algo que decirme?

Yashiro quito la mano de Fuuko de su frente y dio media vuelta, disponiéndose a salir.

—…Creo que sabes lo que más de uno piensa, chico. Solo ve…

—… Entendido.

Yashiro no mostro signos de arrogancia, culpa o siquiera perturbación, para el eran simples recuerdos. No era el melancólico chico de antes, ni tampoco el sádico de hace varios minutos. Era una fría e indiferente mirada, dando a entender que solo actuaba como le habían enseñado.

— Esto es demasiado…— murmuro Kenjuro.

— ¿Hasta donde llega la avaricia de Kenjo…?— murmuro Fuuko.

Luego de unos cuantos minutos, aproximadamente 20, Momoka y Enju llegan a la Arena Nº 4. Momoka tomo un hondo respiro para aligerar los nervios antes de afrontar su prueba y Enju se retira camino a las tribunas, no sin antes desearle suerte a su buena amiga.

— Bien, yo me voy por aquí. Buena suerte.

— ¡Si!

Momoka finalmente estaba entrando a la zona de batalla esperando por las condiciones para pasar. Aunque esta vez las condiciones no fueron tan severas como las de Yashiro.

— La condición para aprobar este examen de reintegración será ganar en un combate 1 contra 1 — exclamo el altavoz.

— ¿Solo eso? Momoka pasara fácilmente. — dijo Enju desde las tribunas.

El oponente de Momoka comenzó a entrar en la arena. Las chicas aun no podían verla bien, pero era una mujer cuya silueta les era increíblemente familiar.

No fue sino hasta que la luz comenzó a darle que Momoka abrió los ojos de la sorpresa.

— Nyshishi… Parece que volveremos a enfrentarnos. Espero que esta vez des una buena pelea niña♥.

— ¡MISORA! — grito Enju.

Vaya sorpresa se llevaron las chicas. El oponente de Momoka no era nadie más que la que la humillo poco antes del entrenamiento, la gyaru Tousaku Misora.

— ¿Ohhh? Parece que tu amiguita peleara contra esa chica fácil.

— Así parece, Sora.

Yashiro logro llegar a tiempo para ver el inicio de la contienda. Aunque por motivos obvios se encontraba en el fondo de la arena, sin siquiera lugar para sentarse. Después de todo no quería llamar la atención de momento, no le resultaba beneficiarte por la situación.

— ¿Ohh?… ¡Ya-chin♥!

— Parece que te encontraron compañero. — dijo Sora.

— Solo ignórala… no tengo tiempo para esas estupideces…

— « ¡No me ignores…!» — pensó Misora refunfuñando.

Misora se enojó un poco al recibir el trato frio por parte del muchacho. Sin embargo, el berrinche se convirtió en una pícara sonrisa en un minuto.

— Nyshihi…así que me quieres hacer la ley del hielo, ¿eh? Veamos si puedes permanecer frio ante esto.

— ¿…?

Todos, incluyendo a Momoka y Enju se sintieron muy confundidos por las palabras de Misora hacia Yashiro. No obstante, la provocativa joven no perdió tiempo en demostrar que no tiene vergüenza alguna, sacándose la parte superior del uniforme, quedándose solo con el sostén negro que tenía.

— ¿Qué opinas de esto? — exclamo Misora posando en su dirección.

No hace falta ser un genio para saber que todo el cuerpo estudiantil masculino grito de la emoción al ver tanta piel expuesta. Mientras que las mujeres la miraban con repudio y algunas incluso con envidia.

— ¡Misora-sama! ¡Misora-sama! — exclamaban los estudiantes.

— Nyshishi, parece que me gane los vítores de la multitud, niña.

Momoka miraba con bastante enojo y a la vez vergüenza a la indecente muchacha, quien se insinuaba al chico delante de toda la escuela sin ningún tipo de vergüenza.

— Desvergonzada… ¡No estés jugando!

Mientras la vulgar joven seguía mostrando sus atributos al cielo, Momoka saca su tradicional Colt .45 y dispara varias veces hacia Misora.

— ¿Nya?

Misora ve sus intenciones y esquiva fácilmente los disparos, con una agilidad y gracia que no iban muy acorde a su forma de actuar.

— Atacar por la espalda no es muy honorable niña, nyshishi.

— ¡No me hables de honor cuando muestras tus pechos delante de toda la escuela!

—… Tienes razón, nyshishi.

La joven seguía con sus bromas e insinuaciones como si nada. Realmente no veía a Momoka como una amenaza, menos aún como oponente. Esto hizo que Momoka se enfureciera y arremetiera en su dirección.

— ¿Un ataque frontal? Tus armas de fuego no sirven a corta distancia, ilusa.

Confiada de su superioridad, Misora arremete en respuesta. Esta intenta nuevamente tomarle la espalda, haciendo un paso hacia la derecha, quedando del lado izquierdo de Momoka.

— Nyshishi, demasiado fácil…

—… Caíste.

— ¿Qué?

Misora se sorprende por la sonrisa y palabras de Momoka, antes de sentir un seco impacto en su cuerpo.

— ¡Guagh!

Un puño metalizado impacto por debajo de los pechos de Misora, haciendo que esta pierda el aliento. Momoka no pierde el tiempo y aprovechando el atontamiento por la falta de aire, esta gira y golpea nuevamente a Misora con una patada la cara, que la manda a volar hasta la pared, haciéndola añicos.

«Overtech… Sigrún Guantlets, Skuld Graves.»

Momoka toma completamente por sorpresa a Misora, revelando parte de su nuevo poder, el Overtech.

El golpe fue certero, se sintió seco y firme. Sin embargo una inquitante figura sale de entre los escombros.

— Ohhhh…mira lo que le has hecho a mi maquillaje.

— ¡…!

Misora sale de los escombros tratándose de arreglar el maquillaje con un pequeño espejo que tenía en un bolsillo, aunque obviamente el espejo se encontraba destrozado.

— Bueno, debo reconocer que me tomaste por sorpresa. Buenos golpes. — dijo Misora sonriendo.

Momoka se encontraba sorprendida de no ver daños a la vista, aunque tampoco se sentía abrumada, sabia de primera mano que Misora no era solo una perra vulgar.

— Ya que me has mostrado uno de tus trucos, creo que es mi turno ¿verdad?

— ¿¡…!?

Misora coloco su mano frente a ella y una bruma rosa comenzó a reunirse en su palma, era densa, casi como una gruesa niebla formando una esfera en su mano.

— Bueno…comencemos la fiesta…

Levanto su mano sobre su cabeza y comenzó a verter aquella neblina rosada en su boca mientras miraba hacia arriba, estaba consumiendo aquella bruma rosa.

— Parece que Misora ira en serio esta vez…— dijo Ryuji desde las tribunas.

— Hace tiempo que no he visto así a Misora. — respondió Akira.

— Es normal…

Mientras Ryuji y Akira observaban, la apariencia de Misora comenzaba a cambiar, su ropa se volvía más pequeña y provocativa, su cabello comenzaba a desprender un brillo rosado muy extraño y parecían estar creciéndole colmillos más largos.

— Cuando Misora usa eso, se vuelve un fastidio.

— Nyshishi, prepárate niña, aquí comienza la función. — dijo Misora mientras seguía consumiendo la niebla rosa.


CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s