Super Gen Divino – Capítulo 230: Decapitación en el Desierto


Primer Capítulo Semanal

¡Disfrutenlo!

Después de llegar al Valle de la Arena, Han Sen comprendió por qué con un equipo fuerte, Huangfu Pingqing todavía no era capaz de matar a la criatura divina.

La razón por la que se llamaba el Valle de la Arena era por los pozos de arena movedizas en todo el valle. A menos que uno tuviera alas, moriría allí con seguridad.

E incluso las alas mutantes serían demasiado lentas para luchar contra una criatura divina.

Por lo tanto, sólo aquellos que tenían alas divina podían participar en la caza de la criatura.

La criatura divina medía más de dos metros de alto y estaba hecha de rocas con un brillo metálico.

Lo peor era que el martillo en su mano era tan grande como un barril, con un mango de más de dos metros de largo. Cuando empuñaba su arma, cualquier oponente que estuviera a menos de cuatro metros de distancia podía resultar herido o muerto.

Huangfu Pingqing le sonrió a Han Sen, “Hermano Han, ¿crees que podrías matar a esa criatura?”

Han Sen le devolvió la sonrisa, “Huangfu, creo que no me trajiste aquí sólo para que lo viera.”

“Podría prestarte la flecha espíritu divino de la bestia. Pero si ganas su espíritu de la bestia, necesito reclamar la mitad de ella.” Dijo Huangfu Pingqing.

Ella había planeado esto cuando lo trajo aquí. Él tenía un arco divino y ella tenía una flecha divina, así podrían disparar a la criatura divina desde fuera del Valle de la Arena.

Si pudieran matarlo, sería genial. Si no, la criatura quedaría herida e impelida a salir del valle. Y luego podrían intentar matar a la criatura juntos.

Huangfu Pingqing no temía que la criatura pudiera lastimarla a ella ya que de todos modos tenía alas divina.

“Estás pidiendo demasiado.” Dijo Han Sen.

“Sin mi flecha, una flecha ordinaria no la lastimaría ni la enfurecería. Creo que es razonable para mí pedir la mitad.” Dijo Huangfu Pingqing.

Ella no creía que él fuese capaz de matar a la criatura sin su flecha.

“Me las arreglaré sin la flecha. Después de matar a esa criatura, te invitaré a cenar.” Han Sen convocó a un par de alas y voló hacia el Valle de la Arena.

Mirando a Han Sen volando con un par de alas primitivas, Huangfu Pingqing se sorprendió, “Hermano Han, ¿no querrás usar un par de alas primitivas para entrar en el valle?”

Las alas eran de una bestia primitiva Plumas Negras, por lo que eran lentas e ineficaces. Eran suficientes para evitar que Han Sen cayera a la arena.

Han Sen tenía un par de alas mutantes, que vendió a Huangfu Pingqing para el arpón de tres filos. También tenía el espíritu de la bestia Dragón de Alas Púrpuras, que era la firma de Dollar y no podía usarla.

Han Sen sonrió y no respondió, volando hacia el Valle de la Arena.

El valle estaba lleno de arenas movedizas, y la criatura estaba sobre la arena. Por una razón desconocida, su cuerpo pesado no se hundía.

A cien metros(trescientos pies) dentro del Valle de la Arena, Han Sen fue descubierto por la criatura, quien inmediatamente levantó su martillo y corrió como un tanque.

A treinta metros(cien pies) de Han Sen, saltó y le ataco con su martillo.

Aunque Han Sen se había puesto la armadura Hormiga Fantasmal, el impacto de un arma tan pesada aún lo mataría.

Huangfu Pingqing vio que Han Sen estaba en peligro. Sus alas eran demasiado lentas para alejarlo del golpe de la criatura.

Si elegía aterrizar en el suelo, tampoco podría huir del martillo, porque quedaría atrapado en las arenas movedizas.

La criatura divina tenía tanta fuerza que incluso alguien que hubiese llegado al límite de su capacidad en todos los puntos genéticos no podría entrenar con ella, por no hablar del arma de Han Sen, el arpón era extremadamente corto.

Huangfu Pingqing invocó su arco y flecha espíritu de la bestia, queriendo disparar una flecha para ayudar a Han Sen y ganar algo de tiempo.

Antes de que la flecha dejara el arco, Han Sen ya había guardado sus alas y había caído a la arena.

Pisó el suelo, pero no quedó atrapado. Bajo sus pies, apareció de repente el Rey Gusano de Roca Dorado del tamaño de un coche.

Aunque el Rey Gusano de Roca Dorado no se había transformado, no temía a la arena, ya que originalmente provenía del desierto.

Aprovechando esta plataforma, Han Sen utilizó Spartícula para evitar el ataque de la criatura y se acercó a ella.

El arpón de tres filos cruzo el cuello de la criatura divina como un rayo de plata.

El arpón de tres filos era lo suficientemente afilado como para cortar una armadura divina, y la fuerza de Han Sen era incluso mayor que la de alguien que había llegado al límite en todos los puntos genéticos. Con un solo golpe, el duro cuello de la criatura fue cortado y su cabeza lanzada al aire.

La criatura sin cabeza aún consiguió dar varios pasos hacia delante antes de que el martillo cayese de su mano a la arena. Entonces la criatura se hundió gradualmente en la arena.

Huangfu Pingqing estaba estupefacta. No podía creer que la criatura a la que su equipo no consiguió matar fuera derrotada fácilmente por Han Sen.

En ese momento, se arrepintió de haberle vendido el arpón de tres filos a Han Sen, quien con el arma era demasiado formidable.

“¿Cómo llegó este tipo tan lejos? ¿Era realmente solo gracias a Qin Xuan?” Huangfu Pingqing no podía creer que ese fuera el único factor del éxito de Han Sen.

Shen Tianzi tenía los mismos, si no más recursos que Qin, pero Shen Tianzi no era tan fuerte como Han Sen. Además, incluso con la ayuda de Qin Xuan, Han Sen no habría obtenido los mismos recursos que Qin Xuan.

 

 


Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s