Bursters!! Capítulo 37


Gif: y aquí esta el cap de la semana  xd, bueno a hora aprecien al nuevo Yashiro, que tal? interesante no?  bueno  esta cosa se prendió así que esperen bien el proximo cap  bye  :V

Edición y Corrección: Gif


Cambio y Reencuentro

Finalmente el entrenamiento ha concluido, todos parecen haber logrado sus objetivos pero… ¿Qué habrá pasado con Yashiro durante estos 3 meses? Esa era la pregunta que tanto Momoka como Enju se hacían camino a las puertas de la academia, con una enorme incertidumbre en sus pensamientos.

Momoka estaba camino a Bastille dentro del helicóptero en el que se había ido hace 3 meses. Claramente había crecido, tanto física como mentalmente. No obstante, la expresión de la joven no era de emoción o determinación, sino de preocupación.

— …

Kenjuro y Fuuko solo podían limitarse a observarla. Ellos hicieron cuanto pudieron con ella para fortalecerla. Aunque ese mal sabor de boca de saber que Yashiro probablemente haya cambiado por completo no se desvanecía de ninguna manera. Quizás Fuuko no le afectara tanto, puesto que no conocía muy bien al muchacho, pero Kenjuro lo consideraba casi un sobrino y Momoka estaba prácticamente enamorada del chico.

Solo se oían las aspas del helicóptero cortando el silencio mientras iban en dirección a Bastille. Los tres pasajeros, exceptuando al piloto, solo podían sentarse en silencio y cruzados de brazos, esperando que la realidad no sea tan severa como la ilusión.

— ¡Enjuuuu! — grito Kaiga.

—…

Kaiga se encontraba buscando a Enju, quien no daba ni rastros, para empezar el viaje.

— ¡Enjuuu! — volvió a gritar Kaiga. — ¿Dónde demonios se metió?… a este paso Miu-tan se enfurecerá conmigo…— murmuro Kaiga mientras se rascaba la cabeza.

Kaiga pasó varios minutos más revisando la vivienda y los alrededores. El no encontró señales de la chica por ningún lado, hasta que en cierta parte del bosque comenzó a sentirse más acalorado. La diferencia era de varios grados, suficiente para que fuera bastante notorio el golpe térmico.

El profesor decidió seguir el rastro de temperatura, aumentando paso a paso.

— ¡…! ¡Eso es…!

Tras seguir el rastro por un rato, Kaiga logra divisar una nube de vapor que antes no podía ver culpa de los árboles. El hombre corre en dirección a aquella columna de vapor y lo que ve en el lugar lo deja bastante asombrado.

—Haaaa… ¿Qué quieres…?

Enju se encontraba sentada sobre una roca en medio de un pequeño lago, pero lo increíble no era ella, era su alrededor. El agua burbujeaba de una manera increíblemente violenta, desprendiendo vapor de una manera asombrosa y la piedra donde Enju se encontraba sentada se había vuelto de un color rojo incandescente por acción de la temperatura.

La escena de por si mostraba los resultados del entrenamiento. El control de Enju había mejorado increíblemente. Si bien la roca y el lago ardían con fiereza, Enju no mostraba signos de perturbación, ni siquiera su ropa se veía afectada. Kaiga solo podía observar asombrado mientras sudaba pesadamente por el calor del ambiente.

— Debemos…volver.

Kaiga soltó unas pocas palabras por el impacto de la escena. Por otro lado, Enju solo dejo de hacer hervir el lago y llego hasta Kaiga dando un salto desde la roca. Finalmente, una vez llegan al auto, Enju simplemente se sienta y emprenden el viaje de regreso.

—… ¿Sientes nervios Kasai? — pregunto Miu.

— ¿Lo dices por él? — pregunta mirando en otra dirección con indiferencia.

— En parte… sé que tu razón no es la misma que la de tu amiga.

—… Ciertamente, siento algo de preocupación en cómo podría reaccionar Momo… pero sé que puedo hacer algo.

—…Bien, eso espero.

Miu aunque quisiera aparentar seriedad, era bastante obvio que también sentía nervios por la situación. El hecho de que Seiji y Kazuha no pudieran evitar que el muchacho llegara a ese extremo era algo para considerar seriamente y lo que es mas ¿Cómo afectaría al muchacho?

Los hermanos ya habían presenciado lo que ocurría cuando Yashiro se descontrolaba. Pensar que ahora eso era prácticamente libre les helaba un poco la sangre. Miu sabía que era capaz de vencer al chico, Kaiga tenía dudas al respecto, pero el problema era que en el peor de los casos, deberían asesinar a uno de sus propios alumnos, algo que nunca se les había pasado por la cabeza.

Los tres meses ya han pasado. La habitación donde Yashiro se aisló por completo no ha parado de temblar salvo en los momentos en que Seiji le traía la comida, la cual solo la dejaba en la puerta y luego ser marchaba.

— Es por un bien mayor… Querida…por favor trata de aguantar… — murmuro Seiji mientras salía del Salón del Guardián.

Apenas 5 minutos después de salir del salón. Unos poderosísimos impactos resuenan desde lo más profundo del salón. Seiji puede oírlos desde la casa y el espantoso sonido que producen le hace preocuparse por los posibles resultados que el desquiciado chico está logrando.

— Je…Querido…yo…tengo un hijo ¿verdad?…Soy madre… ¿Verdad?

Seiji sigue escuchando los estridentes impactos mientras está sentado contra una pared, con su mujer en brazos, quien tiembla completamente asustada y habla de manera muy entrecortada.

Kazuha tenía los ojos abiertos, pero aquellos ojos dorados no parecían tener luz dentro, eran como los ojos de un pez muerto, mientras la pobre mujer seguía diciendo cosas con una voz asustada.

— Soy madre ¿verdad?…El…Esta…bien, ¿Cierto?…

Al científico le dolía en el alma ver a su mujer en ese estado, pero dada la situación solo podía limitarse a acariciar el cabello de la afligida dama mientras le respondía positivamente a todo lo que esta decía.

— Si, Si Querida…él está bien… no te preocupes… todo estará bien.

Los impactos continuaron de manera incesante mientras abrazaba a su mujer. Seiji llego al punto de casi romper en lágrimas ante aquella situación en la que debió soportar durante 3 meses completos.

La fría y casi homicida de a quien acogió, la rotura emocional de su esposa y aquellos impactos que podía oír a casi todas horas, era una verdadera prueba de fortaleza mental.

Todo eso… había llegado a su fin. El día acordado, Yashiro llamo a Seiji con el dispositivo de comunicación que tenían dentro del Salón y solo dijo una frase.

— Puedes abrir la puerta…

Tras la frase del joven, el hombre se quedó parado frente al teléfono por varios segundos con una expresión de frustración en su mirar. Llegando a colgar el teléfono de manera violenta.

—Demonios…— murmuro enojado.

— ¿Querido?

— ¡…!

Seiji se volteó rápidamente al escuchar a su esposa tras de él. La imagen de su hermosa mujer había cambiado mucho desde aquel día hace tres meses.

Hace tres meses…

— Mis padres murieron por Kenjo… Ustedes no son mis padres.

— ¡…! Q-Que dices…Yaa-Yaa-chan…So-Soy tu ma-madre, ¿Re-Recuerdas?

—… tú no eres mi madre…

Luego de aquellas palabras, Kazuha perdió la razón y Seiji recurrió a noquearla. Poco después la mujer despertó muy agitada preguntando por su hijo.

— ¿Do-Donde está?… Mi hijo… ¿Dónde está?

Lagrimas comenzaron a caer de manera inconsciente por el triste rostro de la mujer. Como si le hubieran arrebatado parte de su alma ella comenzó a repetir “¿Dónde está?” como si fuera un disco rayado. Seiji demostró una tristeza enorme al ver eso. Solo pudo tomar a su esposa entre sus brazos mientras esta seguía repitiendo la misma pregunta, una y otra y otra y otra vez.

Luego de varios días, Kazuha parecía poder decir otras cosas además de aquella pregunta, pero su apariencia se fue deteriorando con el tiempo. Ojeras, cabello despeinado y bastante sucio y la ropa percudida. Seiji tuvo que llegar al límite de tener que bañar a su propia esposa como si fuera una niña. Todo eso con aquellos ojos que no mostraban vida.

Regresando al presente…

Kazuha estaba parada en la entrada al comedor, donde estaba aquel teléfono de pared, cubierta con las sabanas de la cama, con unas ojeras terribles y el cabello desordenado y sucio. Completamente diferente a como era antes.

— ¿Qué haces…?

—…Nada Querida…solo tengo que encargarme de algo. Regresare en un momento.

—…Bien…

Luego de ese pequeño intercambio de palabras, la mujer se retiró del lugar, dejando solo a Seiji, quien se dirigió hacia el Salón del Guardián, para encontrarse nuevamente con su “socio”.

Los golpes habían cesado, pero aquella sensación de peligro e inseguridad aún seguían en el aire a medida que Seiji se adentraba cada vez más en lo profundo del salón. Hasta llegar a aquella puerta doble.

El simplemente se quedó de pie unos segundos y luego se dispuso a tocar la puerta.

—…Abre.

Ante las palabras detrás de aquellas maderas y adornos, Seiji prosiguió a abrir la puerta. Lo que vio fue algo que lo sorprendió y a la vez no. Como era de esperarse, la habitación estaba completamente demolida, algunas paredes habían caído por completo, dando paso a la habitación de al lado. Yashiro se encontraba sentado en el medio del desastre, en una pequeña pila de escombros y con un gigantesco boquete detrás de él.

— Tiempo si verte… “Padre”… — dijo Yashiro sonriendo en el ennegrecido cuarto.

—… Espero que no hayas perdido el tiempo golpeando paredes solamente…

— ¿Me crees estúpido?

— ¡…! « ¡¿En qué momento?! »

Antes de que Seiji pudiera reaccionar, Yashiro se encontraba tras de él, con una enorme sonrisa.

— Buena velocidad, ¿No lo crees? Es solo uno de los varios trucos que Sora me ha enseñado en este tiempo.

Seiji volteó y enfrento a Yashiro. El muchacho se veía confiado de sus resultados, pero el esfuerzo en ello también se podía ver. El chico se encontraba completamente magullado, cubierto de heridas, cortes y moretones.

— Bien, parece que no has perdido el tiempo… — respondió Seiji disfrazando su asombro con una expresión seria. — ¿Estás listo para irnos?

—Si… en marcha.

Luego de demostrar un poco de los resultados tras este tiempo, Yashiro por fin ve nuevamente la luz natural, al salir de aquella habitación y posteriormente del Salón. No obstante en su camino para irse de la casa se cruza con su herida madrastra, quien al verlo ostenta una enorme expresión de sorpresa y algo de incomodidad.

Ella decide no decir nada y simplemente cubrirse con la sabana que lleva a rastras, como si quisiera evitar ser vista.

—…Vamos Yashiro… — dijo Seiji.

— Espera.

— ¿…?

Seiji intenta evitar una confrontación emocional entre el nuevo Yashiro y la ya apagada Kazuha. Sin embargo Yashiro va directamente hacia ella y le quita gentilmente la sabana de la cabeza a Kazuha.

— ¿Qué te sucedió Kaa-san? ¿Te enfermaste? ¿Te ves terrible?

— ¡…!

Como si algo extraño hubiera sucedido, Yashiro trata a Kazuha como su madre nuevamente.

Esto ocasiona que Kazuha abra los ojos como platos y comienza a lagrimear, como si la luz de sus ojos volviera. La mujer dejo caer la sabana y abrazo con fuerza a su hijastro, quien devolvió el gesto.

— Yo…Soy tu madre, ¿Verdad, Yashiro…? — dijo Kazuha completamente pasmada.

— ¿Qué tonterías dices Kaa-san? ¿La fiebre te está afectando? Claro que soy tu hijo.

Kazuha comenzó a sentirse débil en las rodillas y cae junto a su hijastro de rodillas, sin soltarlo.

— Gracias…

— ¿Hmmm?

— Gracias…Yaa-chan…Gracias…

La mujer lloraba de la alegría al ver que Yashiro parecía volver a ser el de antes. Ella lo soltó y lo dejo ir junto con su marido hacia el auto. No podía salir con la pinta que tenía, por lo que solo pudo despedirse donde estaba de su “hijo”

— Gracias por ayudarme con eso Yashiro… — dijo Seiji mientras conducía.

— No te confundas…

— ¿…?

— Tu mujer no está muy bien de la cabeza… pero no hay dudas de que es insanamente fuerte. Un aliado así es valioso. Solo hice eso para garantizar su colaboración, Je… — Dijo Yashiro con una sonrisa maliciosa en su rostro.

Seiji apretó con muchísimo enojo el volante del auto al escuchar tales palabras. Manipular a su esposa quien se encontraba en un estado delicado, solamente por ser útil a la causa.

—…Oye…

Yashiro al ver la obvia reacción de Seiji, este le llama la atención, a lo cual su padrastro solo lo ve con el rabillo de sus ojos.

— Sé que tú no me tomaste como “hijo” solo por pena… no me vengas con doble moralismo. Estamos en el mismo barco…

Con aun más frustración, Seiji tuvo que tomar aire. Después de todo, por más enfermante que haya sido el actuar del chico, Seiji no podía argumentar nada al respecto. Después de todo el hizo casi lo mismo.

—Haaaa… Tienes razón… llegaremos a Bastille en unas 2 horas.

— Je…tengo ansias de llegar…

Pasaron unos pocos minutos y Momoka fue la primera en llegar a la academia. Ella bajo de la aeronave y espero junto con Fuuko y Kenjuro cerca de la entrada.

— Relájate Momoka… — dijo Kenjuro

— Sabes qué pides imposibles, ¿verdad Kenjuro?

— Bueno…Si pero…

— Estoy bien. — Dijo Momoka.

Kenjuro y Fuuko veían a Momoka bastante inexpresiva, pero sabían que el fondo se sentía nerviosa.

Poco después llega un coche y salen los hermanos Okuma,

— Ohhhh. Ken, Fuuko, llegaron.

— ¡Hola Kaiga! ¿Qué tal les fue con el asador?

— Te recomendaría no llamarla así. Sobre todo porque no le tiene mucho aprecio a ese título Je, Je, Je…

— « ¿Titulo? » — pensó Kenjuro confundido.

— ¡MOMO!

— ¡…!

Un manchón rojo enviste a Momoka, tumbándola en el suelo. Ella se asusta un poco hasta que la chica se percata de que se trata de su amiga, Enju.

— ¡Te extrañe mucho, Momo!

— Je, Je… Yo también te extrañe mucho Enju.

— Ya pueden separarse chicas… — Dijo Miu algo incomoda.

Enju chasqueo la lengua y se separó con mucha decepción.

— Aguafiestas…— murmuro en berrinche.

— Je, Je, Je… Por cierto… ¿Yashiro aún no llega?

— Seiji me llamo antes de salir de la base… debería llegar en cualquier momento…

En lo que hablan, pasa bastante tiempo hasta que el último coche llega.

—…

Todos se encontraban a la expectativa del personaje estrella en esta reunión. No obstante algo les llamo poderosamente la atención. No importaba hacia donde miraban, solo veían a Seiji completamente solo.

— Oye… ¿No te falta alguien, cuatro ojos? — pregunto Enju.

— De hecho no… esta justo detrás de ustedes.

— ¡…!

Todos se quedaron helados ante la declaración de Seiji y voltearon rápidamente. Sus rostros de sorpresa se encontraron con un Yashiro más alto que hace tres meses, recostado sobre la pared y con una sonrisa inquietante en su rostro.

— Hola… ¿Me extrañaron?

La sensación que Yashiro desprendía era cuando menos amenazadora. Claramente no era el mismo Yashiro de hace tres meses, eso estaba más que claro.

Nadie se movía de su sitio. Los de mayor rango se encontraban alertas en caso de que este nuevo chico intentara alguna especie de truco extraño.

— Hey…No se pongan tan alertas… Solo soy yo.

— No. — respondió Momoka.

—… ¿Hmmm?

— Tú no eres Yashiro…No eres el Yashiro que conocemos.

Ante las nerviosas palabras de la chica, Yashiro la observo por un tiempo, seguido de reírse entre dientes.

— Jejeje… Ciertamente…no soy el Yashiro que conocen.

— ¡…!

— Sé que han entrenado y demás… pero veamos si realmente creen estar a la altura… Me iré adelantando, nos vemos.

A nadie le agrado ver como alguien que parecía ser buen muchacho se había convertido en una especie de monstruo prepotente.

Todos pasaron a entrar a la academia y fueron a la sala de profesores. Luego de varias discusiones, los profesores optaron por dar un combate para demostrar los resultados del entrenamiento permitido. Obviamente esto era obra de Shuryo moviendo hilos desde atrás.

— Un combate…Je, suena bien…

Yashiro comenzó a emanar un aura bastante desagradable a su alrededor. Esto hacia que las chicas lo miraran con algo de miedo. Les recordaba a alguien… le recordaban, a Zaiga.

— Bien… yo seré el primero… — respondió Yashiro.

Los profesores lo guiaron hasta la arena de pruebas.

Estas pruebas estaban abiertas al público. Obviamente Akira quería ver de primera mano cuales fueron los resultados de estos tres meses, acompañada por Misora y Ryuji, quienes estaban a su lado.

— Veamos si tienes algo para sorprenderme… Yashiro.

— No puedo esperar por las nuevas sorpresas de Ya-chin♥

—…

Pasó un poco de tiempo y el altavoz emitió un sonido dando a entender que se encontraba encendido.

— Ahem… Se dará comienzo a la prueba de reintegración de los estudiantes de Bastille. El primero en dar la prueba ser, Shirazaki Yashiro.

— He, te muestras primero ¿eh?… te daré crédito por el valor — murmuro Akira.

El altavoz continúo con su introducción, dando las instrucciones de la prueba.

— La prueba será un combate. Los oponentes serán voluntarios del público, SIN LIMITE de participantes.

— ¡…!

Todos quedaron de piedra al escuchar las instrucciones. La prueba de Yashiro un combate en desventaja numérica.

— Yo me ofrezco — x6

Los mayores fans del club de Momoka se ofrecieron al unísono. Eran todos Bursters de Rango A, comandados por aquel chico raro de lentes.

— « Te hare pagar por manchar a nuestra diosa, Bastardo… No importa que seas el Demonio Blanco, no podrás contra 6 Bursters a la vez. » — pensaba confiando.

Una vez terminado el voluntariado, Yashiro comenzó a ingresar a la arena. La sensación de peligro era enorme, como si un asesino hubiera entrado. Sin embargo solo estaba Yashiro frente a ellos, con una sonrisa inquietante.

— Ohhhh, ¿estos payasos serán mis oponente? Je, esto será rápido…

— Je, ríete mientras puedas… No podrás contra 6 de nosotros juntos.

Los muchachos se mostraban algo nerviosos, pero trataban de sonar confiados. Lamentablemente el valor les duro muy poco.

— Quizás contra 6… pero que me dices de… ¿5?

— ¿…?

Yashiro saco lentamente su mano derecha de su espalda, mostrando algo horrible, una cabeza cercenada que aun chorreaba sangra a chorros en el suelo.

— ¡…!

Lo peor de todo es que el muchacho de lentes reconoció la cabeza.

Completamente pálido del miedo, giro lentamente su cabeza, notando algo aterrador. El compañero que tenía detrás, estaba decapitado.

— Aahh…AHHHHHH, HAAA AHHHH!

Todos miraron aterrados la escena, incluso Akira y sus compañeros miraban la escena totalmente impactados.

Yashiro simplemente arrojo la cabeza a un lado y comenzó a acercase caminando, mientras emanaba aquella espesa bruma color morado oscuro.

— Que empiece la diversión…


CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s