Super Gen Divino – Capítulo 226: Degustando la Tarta


Tercer Capítulo Semanal

¡Disfrutenlo!

Después de la evaluación semestral, Han Sen estaba celebrando con sus compañeros de cuarto, Ji Yanran y Qu Lili en la cafetería.

“Han Sen, todos somos humanos. ¿Cómo es que hay tal diferencia? No pasé tiempo con mi novia ni jugando. Todo lo que hice fue entrenar en el Departamento de Tiro con Arco y todo lo que he obtenido es un A. Tú nunca estás en nuestro departamento y has estado manejando armaduras de combate y pasando todo el tiempo con tu novia. No es justo.” Exclamó Shi Zhikang.

“Vamos. Tú también estás en el Club de Armaduras Pesadas de Combate todo el tiempo.” Dijo Lu Meng.

“Lu, ¿de qué lado estás?” Shi Zhikang miró a Lu Meng.

“No del tuyo.” Lu Meng se rió.

Después de la cena, el grupo de amigos se fue a cantar karaoke y a jugar hasta tarde. Han Sen insinuó a Shi Zhikang que alejara a Qu Lili para que pudiera acompañar a su novia de vuelta solo.

“¿Por qué me sigues?” En la puerta de su edificio, Han Sen estaba listo para seguirla arriba.

“Iré a calentar tu cama.” Han Sen sonrió.

“No necesito eso.” Se sonrojó y dijo con fiereza.

“Preciosa, ¿has olvidado que me acabas de dar medio millón hace unos días? Como profesional, te serviré con todo lo que tengo, así que calentar tu cama es una obligación.” Han Sen parpadeó y dijo.

“Vete. Si alguien más nos ve, no te perdonaré.” Ji Yanran se sonrojó y se mordió el labio.

“Así que, si nadie me ve, podría seguirte arriba.” Preguntó Han Sen con indiferencia.

“¿Cómo sería posible? Vete.” Ji Yanran frunció sus labios.

Han Sen no se fue. Se dirigió a un rincón donde la cámara no podía cubrir y convocó al espíritu divino de la bestia CambiaColor. De repente, se convirtió en parte del entorno.

Ji Yanran abrió los ojos y vio a su novio desaparecer frente a ella. Estaba tan sorprendida que no podía ver nada aún estando a su lado.

Tuvo que tocarlo para asegurarse de que siguiera allí.

“¿Qué clase de espíritu de la bestia es esta?” Ji Yanran se sorprendió.

“CambiaColor. ¿Puedo subir ahora?.” Preguntó Han Sen con una sonrisa.

“Mantente alejado. Si alguien te descubre, estarás muerto.” Se sonrojó y subió.

Han Sen la siguió lentamente. Afortunadamente, ya estaba oscuro y no había nadie cerca. Aunque cuando Han Sen se movía había algunos crujidos, no había nadie que las descubriera, así que fue directamente a su habitación.

Con Qu Lili siendo alejada por sus compañeros de cuarto, ella no volvería en un rato. Ji Yanran abrió la puerta sólo una rendija para ver que no había nadie allí fuera antes de dejar entrar a su novio.

“¿Quieres algo de comer? Sólo has estado bebiendo y no comiste mucho.” Ji Yanran dijo, rebuscando entre la comida que tenía.

“Tú eres suficiente. No quiero nada más.” Dijo Han Sen sentado en el sofá con una sonrisa.

“¿Puedes hablar en serio por un minuto?” Ji Yanran le llevó un poco de pastel y un poco de agua.

“Estoy siendo serio y profesional, tratando de hacer que su medio millón de monedas sea bien gastado.” Dijo Han Sen.

Ji Yanran vio su mirada y se rió. Entonces puso los ojos en blanco y dijo, “Bueno, si tú no comes, yo lo haré.”

Luego puso una rebanada de pastel en un plato y comenzó a comer.

Sentado a su lado, Han Sen miró a su novia.

“¿Qué estás mirando?” Ji Yanran se sonrojó ante su mirada.

“A ti. Tienes pastel en la mejilla.” Han Sen se acercó.

Ji Yanran pensó que iba a limpiar el pastel en su cara y no se movió, pero su mano sostuvo la barbilla de ella y en su lugar lamió el pastel.

Luego le lamió la crema en los labios y le dijo, “Delicioso.”

Los ojos de Ji Yanran se iluminaron y de repente golpeó su cara con todo el pedazo de pastel en la mano.

Mientras Han Sen estaba conmocionado, ella le sostuvo el hombro y le dijo, “Tú también tienes pastel en la mejilla.”

Han Sen estaba aturdido. Ella usó su pequeña lengua para lamer un pedazo de crema en su cara, sonrojándose.

Han Sen ya no podía contenerse. Alargó la mano para sostener su cintura y frotó su cara con la suya, probando la crema y su suave piel al mismo tiempo.

Sus manos también encontraron su camino a su redondo culo.

Mientras los dos estaban disfrutando de la dulzura, de repente oyeron cómo se abría la puerta.

“Sabía que algo andaba mal. Genio, eres un genio en robar el corazón de una chica también.” Qu Lili entró con una sonrisa.

Ji Yanran saltó de los brazos de Han Sen, miró a Qu Lili y no pudo decir nada.

“Shi Zhikang, no debería haber contado contigo. ¿Cómo la dejaste volver tan pronto?.” Pensó Han Sen, que no tenía otra opción y tuvo que disculparse.

De todos modos, no había forma de que pudiese continuar con su tarea esa noche.

Al verlo marcharse, Qu Lili tenía una mirada compleja en su rostro.

Han Sen no fue muy lejos antes de que sonara su comunicador. Han Sen pensó que era Ji Yanran y contestó, pero en cambio vio a Huangfu Pingqing en lencería blanca en la imagen holográfica.

“Hermano Han, ¿aún recuerdas nuestro acuerdo? ¿Tienes tiempo mañana?.” Preguntó Huangfu Pingqing con una sonrisa.

“Sí. ¿Adónde quieres ir?” Han Sen se tocó la nariz y pregunto.

Cuando hizo el contrato con Huangfu Pingqing, también le prometió que iría a cazar con ella una vez y tenía que mantener su palabra.

 

 


Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s