Bursters!! Capítulo 35


Gif: Bueno y aquí el capitulo de la semana el cual finaliza el entrenamiento de Momoka ojala lo disfruten. y a hora solo quedaría  el asador y el bipolar con complejo de venganza para finalizar su entrenamiento… y bueno al cap   :v/

 

Edición y Corrección: Gif


Motivos y Pensares

 

— Aggfh!!

Momoka dio un grito bajo fuerte y salió disparada hacia atrás, cayendo sobre su espalda, con un fino hilo de sangre cayendo de su boca y con su mejilla magullada.

— Eso duele… — murmuro Momoka

—…Levántate…

Una fría pero firme voz le hizo reaccionar a Momoka. Fuuko quien se encontraba de pie frente a ella, con una expresión inamovible e imponente.

— Llevas casi 1 mes aquí… deberías ser capaz de al menos esquivar los golpes…

Momoka se levantó con cierta dificultad y le dice algunas palabras a Fuuko de manera algo entrecortada.

— Creí que solo te defenderías…Cof…

—…

Fuuko solo la observo por unos pocos segundos, antes de barrerle ambas piernas con una patada y golpearla en la mejilla nuevamente mientras se encontraba perpendicular al suelo por el barrido, aterrizando sobre su rostro.

— Gugh!…Cof…

— En una batalla te atacaran cuando puedan niña… no esperes que no aumente la dificultad…Levántate…

Momoka realmente sentía los fuertes golpes de Fuuko. Si bien la sargenta se contenía por razones obvias, los golpes seguían siendo bastante contundentes, con situaciones en las cuales han llegado a dislocar a Momoka en un par de ocasiones.

— Es que no querías ser útil… alguien como tú no llegaría ni a ser un soldado raso…

La joven se sentía apaleada, tanto física como mentalmente. Mirando con cierta vergüenza al suelo.

— ¿Realmente quieres ayudarlo?… ¿o solo buscas que te note?

— ¡…!

La joven reacciona nuevamente a las palabras de su entrenadora.

— He revisado todo lo que he podido gracias a los hermanos Okuma… ¡Momoka, eres por lejos la más débil de los tres!

Ante la fuerte afirmación de la mujer mayor, la chica siente una frustración enorme, tanto que se levanta rápidamente e intenta atacar a Fuuko de manera realmente torpe.

La militar fácilmente esquivo el torpe golpe de la chica y la castiga con un nuevo rodillazo al estómago además de un golpe en la quijada que la pone de rodillas y muy mareada.

— «Yo… ¿Cuándo fue que quise ser útil para el con tantas ganas?…»

Quizás fue debido al fuerte mareo y leve pérdida de consciencia por el golpe, pero Momoka comenzó a pensar en mayor profundidad… ¿Por qué llego hasta ahí, por un chico como Yashiro?

— «Yo había llegado a Bastille con Enju, me sentía realmente nerviosa… al tal punto que dé la impresión perdí de vista a mi amiga…»

— ¡Enjuuu!…. ¡ENJUUUU!… Dios, donde se habrá metido… ¡Ah!

De pronto, Momoka ve una silueta con un fuerte cabello rojo alejarse poco a poco.

— « ¡Tiene que ser ella! » — pensó Momoka.

Rápidamente, la joven fue al lugar. Solo para ver al que sería el chico por el que sentiría más que simpatía más adelante, Yashiro.

— Ayyyy… ¿Anotaron la matricula?…

— ¡Espérame! ¡Enjuuu! Dios, no me escucha… ¿te encuentras bien?…

—Uughhh… Sí, estoy… ¡BIEN!

Momoka se había acercado demasiado al confundido chico, por lo que al verla tan cerca, la sorpresa lo llevo a chocar cabezas.

— ¡Auch!… « No era necesario que te sorprendieras tanto… ojala no me deje un chichón…»

El chico comenzó a disculparse con ella mientras la veía de manera bastante…poco disimulada.

— « ¿Mis ojos están arriba sabes? »…

Al darse cuenta de que el tiempo sigue su curso el chico se da cuenta de que la chica parece estar confundida, por lo que el chico se disculpa y se ofrece a ayudarla a levantarse.

— « Al menos es considerado…Ahora…» — pensó Momoka mirando en todas direcciones— « ¿Dónde se metió Enju? No conozco este lugar…— pensó preocupada.

A los pocos segundos, el chico se presentó, se llamaba Shirazaki Yashiro.

— «Shirazaki ¿eh?… no parece mal chico…»

Las puertas de Bastille se abrieron y Momoka entro para buscar a su amiga. Sin embargo termino siguiendo a Yashiro sin darse cuenta, además de no haberse presentado anteriormente.

De aquí saltamos hasta cuando terminan de oír a Shuryo, donde Yashiro dice sin vergüenza alguna lo que piensa de Momoka, dejando a Enju en una posición no muy favorable.

Momoka se sintió bastante alagada de que un chico hablara así de ella, aunque también se enojó bastante por lo que dijo de su amiga. Aquí fue donde decidió hacerse amiga del chico, después de todo, sabia por experiencia que pocos le plantan cara a la temperamental de su amiga.

— « No recuerdo a alguien que no tenga el menor temor en enfrentar a Enju… este chico es interesante je,je…»

Dado que Yashiro dejo una buena impresión en ella, y además, lograr estar a la altura de su amiga, Momoka decidió hacerse amiga de este chico. Si bien Enju se mostraba bastante reacia a aceptar a su nuevo amigo, debido a que Momoka decidió darle el “OK” al chico, ella también decidió darle una oportunidad.

Esto nos lleva al examen, más precisamente llegando a la práctica de combate, con la llegada de Zaiga.

Aquel asqueroso chico le dio escalofríos bastante serios a la chica, al punto de esconderse tras su amiga. No obstante algo le llamo también la atención, el hecho de que su nuevo amigo no solo le plantó cara a Zaiga, sino que tampoco se quedaba atrás en presencia.

— «Yashiro…» — pensó sorprendida.

Al contrario de su amiga, quien pensaba en aquel encuentro como algo peligroso, Momoka lo tomo como un acto de protección. Un chico protegiendo a sus amigas. Esto también se potencio cuando a pesar de las fuertes palabras de su amiga para separarse del chico, Yashiro fue a verla y apoyarla en su encuentro.

Para ella era extraño que alguien le llevara la contraria a su amiga por su manía sobreprotectora, ya que ver que Yashiro siguiera allí la hacía sentir más tranquila. Con su mejor amiga y ahora un joven que también la acompaña, Momoka pudo dar lo mejor, ganando su encuentro y entrando en Bastille con uno de los mejores rangos, Rango A.

— ¡Lo hiceeee! — grito Momoka de emoción.

No pasaron ni 2 minutos hasta que Enju llego a felicitarla, ambas muy contentas de haber entrado en la academia. Hasta que Momoka sintió algo en el área, un aire muy pesado… seguido de ese nombre en el altavoz.

— Shirazaki Yashiro…

— « ¡La pelea de Yashiro!…debería ir a verlo…después de todo el vino y me apoyo a mi…»

Con una razón que parecía más una excusa, Momoka fue a ver el combate de su amigo, al igual que su amiga, quien también quería asegurarse de un par de cosas. El resultado las dejaría con la boca abierta.

— «…Fuerte… es demasiado fuerte…» — pensó Momoka helada por la impresión.

Para añadir más sorpresas al asunto, luego de ver el aplastante poder de su nuevo amigo, otro evento inesperado ocurrio…su amigo fue enviado a la clase C.

—…«¡¿EHHHHHHH!?»

Esto hace que Momoka casi se caiga de su asiento. Un chico como Yashiro es enviado a la clase C mientras que ella va a la clase A. Ella vio como discutió con los profesores, pero no pudo descifrar que fue lo que le dijeron.

Luego de terminar el examen, una de las copias de Ebisu guio a Momoka y Enju, quienes quedaron como compañeras de cuarto, hasta el dormitorio. Ahí es donde entendieron el sistema de rangos de la academia. Sin embargo algo le llama poderosamente la atención.

— « ¿Por qué Enju esta tan pendiente de Yashiro?»

Esto le preocupa aún más al ver que su amiga parece más distante y callada de lo usual. Normalmente se pondría “demasiado cómoda” en su nueva habitación y sin embargo solo está sentada en su cama con una expresión algo melancólica.

— Enju…

Al entrar en tema respecto a su nuevo amigo, Enju se veía cada vez más distante, incluso se podría decir asustada.

— Tengo miedo… — dijo Enju.

— ¿Miedo?

Tras repetir eso, su amiga comenzó a hiperventilarse y a sudar de manera muy abrupta.

— Enju… — dijo Momoka intrigada

—Basta….BastaBastaBastaBastaBastaBasta ¡BASTA!!!

— ¡Enju!

Su amigo comenzó a encogerse en posición fetal y a cubrirse la cabeza con ambas manos, gritando “basta” como si estuviera completamente aterrorizada. Finalmente, Momoka logra desarmar la posición fetal de su amiga y la sacude fuertemente para que reaccione.

—… ¿Huh?…

Enju finalmente dejo de gritar y parecía haber vuelto en sí. Sin embargo el susto que Momoka se llevo fue enorme. Enju siempre fue el tipo de persona conflictiva y que no parecía temerle a las cosas… verla así de atemorizada realmente asusto a su amiga.

— ¡Enju, casi me das un infarto!

— Haaa…Haaa… ¿Qué…paso?

— ¡Te desmayaste! No parabas de gritar y sudabas muchísimo.

— Ya veo…

— Enju, de verdad… si algo te pasa por favor dímelo.

—…No es nada…en serio…

— «Enju…» — pensó Momoka muy preocupada.

Con todo lo sucedido en esa habitación, la confundida y preocupada chica fue hacia sus clases de la tarde dejando atrás a su amiga para que se calmase un poco. En su camino siente una leve brisa y la parte de atrás de su cuello, lo cual la asusta un poco y se voltea. Para buena o mala fortuna es Yashiro quien está detrás de ella, se saludan y ella trata de explicarle a su amigo el extraño comportamiento de Enju. No obstante parece que la suerte no es muy amiga de Momoka, ya que Enju vio absolutamente todo.

— ¡AHHH! ¡Momo!

Enju comienza a discutir sobre que tienen que dejar de juntarse con Yashiro, delante de él. Eso no es algo muy recomendable que se diga, por lo que Yashiro intenta apaciguar las aguas, solamente para llevarse un manotazo de parte de Enju.

— ¡NO ME TOQUES!

— ¡…!

Muchos estudiantes ven la escena y varios cuchicheos se comienzan a oír. Esto dejo en muy mala posición a Yashiro, pero es Momoka la más sorprendida de todos. Jamás vio a su amiga actuar de manera tan impulsiva antes. Si bien era una persona conflictiva, era normalmente en respuesta, no era ella quien iniciaba.

Tras perseguirla luego de que ambas salieran corriendo, Enju accede a comentarle porque actúa así. La discusión no acaba bien, haciendo que Momoka se descargue con su amiga por el hecho de tener pocos amigos.

— ¡No hemos podido socializar con nadie por tu actitud!…

Momoka vio los tristes ojos de su amiga, finalmente, al verla llorar, decidió parar. Enju acepto disculparse con el chico al día siguiente, sin embargo comenzarían a notar el trasfondo del muchacho. Su cambio de actitud, la relación con Akira, para finalmente desembocar en la pelea de Zaiga con Enju.

Al ver a Yashiro tan enojado por involucrar tanto a Enju como a ella, Momoka sintió que todo este tiempo el muchacho seguía viéndolas con buenos ojos. Esto hizo que Momoka tuviera aún mejor concepto del chico, pero fue en ese momento, en ese hospital donde finalmente Momoka se daría cuenta.

Yashiro siempre estuvo con ella, salvando a aquella que dijo que lo dejaran de lado, dándole un hombro para llorar, estando a su lado en ese momento, escuchar su triste petición y cuando se fue la última gota… Yashiro no salvo a Enju una vez, sino dos… una con su entrada y otro sin que ella siquiera se diera cuenta, reduciendo la profundidad del corte, poniendo su propio brazo. Unas simples gracias no eran suficiente por todo lo que aquel chico hizo por ella. Estar a su lado, apoyarla, alagarla, soportar cualquier hostigamiento hasta la fecha, tanto físico como psicológico hasta el punto de salvar a su amiga…

— « ¿Por qué? … ¿Porque soportas tanto por nosotras?…»

Lagrimas caían del rostro de la chica mientras sostenía la mano de su lastimada amiga.

— ¿Quieres saber porque Yashiro las ayuda tanto?

— ¡…! Okuma…sensei…

— Solo dime Kaiga-sensei… Ese muchacho, tiene un pasado no muy agradable.

— ¿Un pasado? — pregunta Momoka.

— Je, lo sabrás a su debido tiempo… aunque, creo que ya tienes motivos.

— …

— No cualquier chico hace todo lo que Yashiro ha hecho…pero no cualquier chica le pide algo así a un chico a menudo.

—… ¿Crees que le pido demasiado?… — pregunto Momoka desanimada.

— Solo quiero saber una cosa… ¿Se lo pediste porque confías en él? ¿O por otra razón?

—… Es normal querer que el culpable pague…pero…yo no puedo vencerlo…

— Hay otras maneras de hacerlo pagar ¿sabes?… ¿Por qué Yashiro otra vez? ¿Confías tanto en él? — dijo Kaiga sonriendo levemente.

— ¡Claro que confió en él!

— Ehhhh… yo creo que no.

— ¡…!

Momoka se comenzó a sonrojarse fuertemente y mientras que Kaiga se encendía un cigarrillo con la espalda sobre la pared, a un lado de la puerta, fuera de la habitación. Soplo aquel humo grisáceo y dijo unas palabras con mucha calma.

— Te lo volveré a preguntar… ¿Confías en él?

Momoka, sentada frente a su amiga, quien seguía dormía y entubada, miro hacia el suelo y con la cara roja y comenzando a lagrimear respondió.

—No…No confió en Yashiro…

— ¿Entonces?…— pregunto Kaiga.

—Estoy…enamorada de él…— respondió Momoka a punto de estallar en llanto.

La joven finalmente se dio cuenta de que era esa sensación que sentía cuando estaba con Yashiro, quizás no al principio, pero poco a poco la sensación crecía, incluso luego de haberlo admitido. La historia del pasado de él y Akira, el trasfondo de Bastille, la verdadera identidad de sus “padres”… con todo ese peso, Yashiro siempre les daba, tanto a Enju como a Momoka una sonrisa tan grande como podía.

— ¡…!

—… ¿Despertaste?… — pregunto Kenjuro.

Momoka despierta de algo que parece haber sido un sueño, con la cabeza empapada y recostada sobre un charco de agua fría. Lentamente se sienta y mira hacia adelante con la mirada perdida.

— ¿Quede inconsciente?

— Si… luego de que Fuuko te llamara débil, volviste a atacarla. Al parecer el golpe fue bastante fuerte y quedaste noqueada.

—…Débil, ¿eh?…— repitió Momoka desanimada. — ¿Cuánto tiempo estuve inconsciente?

— Diría que poco más de 2 minutos.

— «Recordar todo eso en 2 minutos… Je, ¿acaso soy un álbum de los recuerdos? »

—…Por fin despiertas…

La voz de Fuuko se escucha y Momoka mira en su dirección. Su entrenadora aún tenía puesto el traje de entrenamiento, al igual que ella. Al parecer esos 2 minutos fueron simplemente el tiempo que le llevo a Kenjuro llevar el balde con agua para despertar a Momoka.

— Ahora… ¿Continuas, o te retiras?

—…

Momoka no respondió y simplemente se puso de pie.

—… ¿Debería tomar eso como que continuas? — pregunto Fuuko.

— Si…continuemos. «Ahora recuerdo bien porque estoy aquí»…

Mientras ambas se ponían en posición, a Momoka se le ocurrió una gran idea. Fuuko puede leer los pensamientos del momento, mas no las acciones involuntarias. Era algo extraño pero era un comienzo.

— ¡Guagh!

—… Terminamos por hoy…

Fuuko se retiró del lugar y Kenjuro la recibe en la entrada a la sala de control.

— ¿Crees que avanzara?

— Je… ¿No viste el brillo en su mirada?…esa chica no avanzara, creo que en un futuro podría incluso superarnos, solo necesita un ajuste de tuercas.

Mientras Fuuko discutía los resultados en la habitación de control, Momoka se encontraba tendida en el suelo, mirando hacia el techo con una leve sonrisa en su rostro.

—Haaa…Haaa…encontré la forma de golpearte, Sensei. — murmuro Momoka sonriendo.

Luego de salir de la habitación de entrenamiento, Momoka se quita el traje especial, no tiene grandes heridas, gracias al traje, aunque ha salido bastante golpeada. Tranquilamente se da una pequeña ducha y se cambia, para estudiar armamento con Kenjuro, lo cual viene haciendo desde que llego aquí.

Debido al cargo de Kenjuro, él no se puede dar el lujo de estar permanentemente al lado de Momoka, por lo que le da libros sobre armamento y le pide que escriba lo que no entienda, para responderle cuando este libere un poco de tiempo.

Sin embargo, algo le llama la atención. En el último mes, Momoka ha estado preguntando mucho sobre reflejos y robótica, lo cual no solo hace que Kenjuro no entienda ni los signos de interrogación de las preguntas, sino lo más importante.

— « ¿Por qué quiere saber eso?»

Simplemente paso a preguntarles al sector tecnológico de la base, sin comentarle nada a Fuuko. Guardarle secretos a Fuuko es difícil, pero mientras no sospeche todo debería estar bien.

Finalmente, luego de casi 2 meses y medio, Momoka demuestra que ya puede defenderse de Fuuko. Sin embargo saber defenderse es una cosa y atacar es otra. En lo cual, la joven aún no ha tenido éxito.

Golpes vuelan dentro de la habitación de entrenamiento, Momoka ya no cae al primer golpe y se acerca muchísimo en algunas ocasiones. Su velocidad de reacción, reflejos y la capacidad de leer al oponente se vieron mejoradas en una gran medida gracias al entrenamiento espartano de Fuuko.

— Je, estas cerca…

Ante esas palabras de elogio, Momoka pierde por un segundo la concentración. Esto le cuesta caro, recibiendo una patada en el costado izquierdo de su cuerpo.

— ¡Gah! — gruño Momoka.

— ¡Pero no lo suficiente!

Momoka sale hacia atrás, pero no cae. Tanto entrenar con Fuuko le ha hecho aprender a recibir golpes y endurecer un poco su cuerpo.

— Ohhh…Ya no caes con solo una patada. — dice Fuuko complacida. — ¡Veamos qué haces con dos!

—… « Ahora » — piensa Momoka.

La joven intenta contraatacar con una patada alta de su pierna derecha pero Fuuko, gracias a su Burst, lo ve venir.

— Je, deberás ser más original que… ¡…!

Las palabras de Fuuko son cortadas abruptamente por falta de aire. La sargento se detiene en seco y mira en dirección a su torso. Una mano envuelta en lo que parece un revestimiento metálico de color blanco esta incrustado en su plexo. Momoka dio un golpe seco en el cuerpo de Fuuko, un golpe limpio.

—… ¡Gugh…!

Un golpe directo en la boca del estómago de Fuuko hace que esta retroceda, al procesar lo ocurrido en su mente ve con claridad aquella especie de brazo biónico desaparecer del brazo de Momoka. Dejándola con una enorme sonrisa en su adolorido rostro.

— Un brazo cibernético ¿eh?… ¿Acaso eres un ciborg ahora?

— Algo así… Creo que pase su prueba, Sensei — respondió Momoka alegremente.

—…Pffft jajajaja, así parece…— respondió Fuuko sonriendo. — Oye Ken…cierra la boca que te entraran moscas y apaga todo. Momoka ha pasado la prueba.

Ken no podía creer lo que vio, una Burster tan joven como Momoka había logrado pasar la defensa férrea de Fuuko. Fue solo un golpe, pero ese golpe era un lugar al que muy pocos habían logrado llegar.

Luego de subir y cambiarse, Kenjuro no pudo evitar más el tema y finalmente lo dijo.

— ¿Cómo rayos lograste golpear a Fuuko?

Mientras los 3 se encontraban en la cafetería tomando un café, todos los de los alrededores quedaron estupefactos, algunos escupieron su café, otros se resbalaron y cayeron. Escuchar “golpear” y “Fuuko” en la misma oración no era algo que fuera común de ver precisamente.

—… ¡Vuelvan al trabajo! — gritaron Fuuko y Kenjuro.

Luego de que los soldados se desperdigaran, Momoka conto el secreto.

— Fue un reflejo adquirido — respondió con una sonrisa.

— ¿Adquirido? — repitieron sus entrenadores.

— Si, como cuando detienes un auto frente a una luz roja. Normalmente no piensas en ello. Luego de luchar con Fuuko durante casi 3 meses y estudiar robótica y armamento, desarrolle esto.

La joven volvió a enseñar aquel brazo robótico, cubriendo desde la punta de sus dedos, hasta su hombro y parte del cuello.

— Esta armadura metálica reacciona por medio de mi aura Burst, este registra el ataque que sucede  y responde por mis experiencias pasadas. «Descubrí que tengo buena memoria…»

— Eso quiere decir que…

— Si, aunque puedas leer lo que pienso, no puedes predecir un acto involuntario, por eso logre golpearte. Además, la armadura funciona en base a mi memoria, si un ataque ya no funciona, se crea una contramedida.

— Wow… — dijeron ambos.

— Estos es gracias a ustedes, gracias, Kenjuro, Fuuko. Gracias a ustedes, mi Burst ha evolucionado.

Para finalizar, Momoka desplego una armadura completa que le recubría todo el cuerpo como si fuera una versión metalizada y mucho más poderosa de los trajes de entrenamiento.

— « Felicidades, Momoka» — pensaron ambos militares.

— Este es mi nuevo Burst: OverTech: Valkyria.


CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s