The World After The Fall: Capítulo 53


Jejeje  ….eh, sí lo sé, tardé en subir capítulo, otra vez…

Bueno, esta vez fue mi culpa, el sábado y domingo pasado estuve ahogado en trabajos de la uni, así que no he podido subirlo ese mismo fin, por lo que opté en subirlo para la próxima. Well, enjoy it~

Traductor: The Un-Neet~
Editor: Absolute


Episodio 9:

La Conferencia de los tres Castillos (1)

‹Episodio 9. La conferencia de los tres castillos (1)›

[Al final del día, la supervivencia lo es todo.]

—Reportero junior, Renius Bell, en «Este mes en Caos».

El Fuerte oeste, Mantícora.

Las noticias de la muerte de Magrit le causó gran shock a Jin.

“¿De qué estás hablando?”

Lo que había escuchado era algo que no podía haber pasado. Después de todo, hablaban de uno de los tres fallecidos colosales. Eran semejantes a los adaptantes de 9.º orden de las «Grandes Tierras», que, por rangos, eran seres capaces de contender con la clase de rango medio como menos.

“¡Imposible!”

El líder de Cielos Prohibidos, Jin, envió un escuadrón de investigación a Gorgón. Cuatro días después, le fue notificada la muerte de ese escuadrón.

‹•›

[… Diez días han pasado desde que Magrit, el fallecido colosal, fue eliminado. Allí aparecieron unos cuantos cambios mayores en Gorgón. El más grande eran los ciudadanos. Mientras pasaba la calle, me encontré con un anciano quien tener una charla…]

Renius Bell, un reportero de «Este mes en Caos», paró de garabatear y volteó la cabeza.

“¿Qué cree que cambió en Gorgón tras ese incidente?”

El que recibía su pregunta era un fornido viejo cargando un cuerno de bestia gigante. Él parecía ser un carpintero, tenía martillos y cinceles atados a su cinturón. Renius infirió el bajo estatus del hombre por la forma en que estaba trabajando, pensando que no había mejor entrevistado para él.

“La vida mejoró.” Respondió el hombre.

Renius no había visto cambios visibles hasta el momento con respecto a la calidad de vida en Gorgón. No lo habría visto incluso si lo hubiese investigado a fondo, porque solo tenía 30 años de edad. Era uno de los que todavía no advertía la peculiaridad de este mundo.

“¿Cómo mejoró, exactamente?”

“Bueno, primeramente, vivir es un poco más fácil.”

Gorgón estaba actualmente saboreando sus ingresos con opulencia. El impacto de reubicar seis de las diez bases principales de las sectas a Gorgón había sido grande. La multitud del fuerte, que todavía no se había ido de la fortaleza, contribuyó significativamente a su economía y a la cosecha de cuernos.

Pero eso no parecía ser suficiente para traer este gran cambio que Renius vio en las calles.

“Pero es extraño, ¿o no? ¿Qué le parece que trajo este cambio?”

Desde el exterior, Gorgón estaba en un estado patético. La Fortaleza había sido mayormente destruida por la invasión reciente, y la mayoría de sus residentes habían perdido sus hogares. Por no mencionar el número total de personas que murieron ese día.

Sin embargo, lo extraño era la atmósfera de Gorgón. Sonrisas y susurros escapaban de los habitantes quienes estaban arreglando sus techos, u los techos de otros, o techos en general, y las voces de aquellos que compartían cuernos (¡Compartir cuernos!) contenían un tono de exuberancia. Este era un espectáculo que no podía ser visto en ningún lado de Caos.

“Bueno, no has visto el ⌈camino de la ola.”

⌈Camino de la ola es cómo llamaron al fenómeno de la columna de luz que partió el mar de fallecidos unos cuantos días atrás.

Renius solo escuchó hablar de ello.

El gran poeta Euphrates, quien había estado in situ, lo expresó de esta manera,

―Fue como si la Madre Naturaleza se arrodillara ante ese hombre.

Pero Renius no lo había visto, y no podía comprenderlo. ¿A qué se refieren con que un solo hombre hizo un ‘camino’ en una ola de innumerables fallecidos? Eso no es posible.

‘Incluso si lo fuera…’

De todos modos, lo que importaba era que aquellas personas se referían a ello como ‘dividir el mar’, pensó el joven Renius.

El día que ocurrió, los reporteros mayores de Renius, reporteros y periodistas de «Este mes en Caos» estaban reunidos en Caos. El último mensaje que dejaron atrás antes de desaparecer fue,

―En la vida, hay asuntos más importantes que una línea de artículos.

Renius no podía imaginarse qué fue lo que los cautivó a tirar sus vidas al traste de esa manera. ¿Qué había pasado ese día?

“De cualquier manera, Gorgón se volvió un lugar mejor para vivir. Eso es todo lo que un tipo ignorante como yo te puede decir.”

El fortachón se despidió con esas palabras. Llevó el cuerno a una pequeña choza que decía ‘médico’ encima de la puerta. Renius siguió al hombre por impulso.

“Eh, te traje un nuevo cuerno.”

Ah, ¡gracias!”

Los doctores que corrieron hacia el hombre observaron el estado del cuerno.

“Este es el cuerno de una bestia de cuatro cuernos… No podemos procesar esto con nuestra…”

“Es por eso que vine personalmente.”

El hombre se rio y empezó a moler el cuerno con su martillo y cincel. Un papel estaba puesto debajo para recolectar el polvo. Las enfermeras y doctores exclamaron, y Renius también seguía en su clamor. A pesar de que tan solo era un reportero junior, él sabía de la dureza del cuerno de una bestia de cuatro cuernos. Solo un artesano de considerables habilidades debería ser capaz de pulverizar el cuerno con tal facilidad.

‘¿No era un sujeto cualquiera?’

La curiosidad de Renius fue respondida al instante.

Joo, ¡como se esperaba del vicelíder…!”

“Sorprendente.”

Los polvos producidos por la habilidad ⌈proceso del anciano fluyeron al cuerpo de cada paciente.

“Gracias… Enserio, gracias.”

“No fue nada, jaja

Las medicinas hechas de cuerno de bestias de cuatro cuernos eran raramente vistas en otros fuertes.

‘Supongo que este lugar es para nobles.’

Pero se corrigió a sí mismo. Los pacientes no parecían ser ricos, así que ellos no podían haber pagado por el cuerno.

Sorprendido, preguntó.

“… ¿La medicación de recién fue gratis?”

“¿Hmm? Ahh, sí.”

Respondió el viejo. La mayoría de los pacientes aquí eran inadaptantes.

“¿Cómo lo estás haciendo? Si cedes cuernos de ese grado gratuitamente entonces…”

“El Señor los caza y vuelve con los cuernos por sí mismo, así que no hay problema.”

“¿El Señor?”

“Sí. Siempre que sale, vuelve con unos cuantos cientos de ellos. No tenemos ninguna escasez aquí.”

Renius era joven, pero aun así sabía que un Señor cazando los cuernos de bestias cornudas no era normal.

“Si no has vivido aquí, no lo entenderías.”

A diferencia de su tono cálido, algo similar a orgullo surgió en el rostro del viejo. El reportero junior Renius miró al hombre de quien ahora conocía la identidad.

El vicelíder de la ‹Sombra del Crepúsculo›, Meikal Garnad. El único hombre que es capaz de procesar un cuerno de garnak, y el mejor herrero de Gorgón.

‘Alguien como él está haciendo este tipo de expresión.’

Un alma joven como la de Renius aún recordaba el nombre de la expresión en el rostro del viejo. Era esperanza.

―La vida mejoró.

Aquellos que vivieron en Caos por más de 100 años no usaban el término ‘vida’ fácilmente, ya que esa palabra era una contradicción. Pero Meikal lo estaba usando.

Renius ojeó su nota, y se encontró con el titular que había escrito cuando consiguió este tema en primera instancia.

[Señor de Gorgón; ¿El salvador de Caos? ¿O la calamidad?]

 

Él se volvió repentinamente consiente de sí mismo, y borró el titular en silencio. Cuando elevó volvió a elevar el rostro, miró hacia el exterior, a las calles, y a los residentes sonrientes. Él continuó mirándolos, antes de sentir un repentino estremecimiento indescriptible en la punta de sus manos.

Algo que no era un milagro, ni una calamidad. Algo que nació. Algo que ellos no sabían adónde se dirigiría, pero más bien definía su potencial de moverse hacia algo.

Y entonces, Renius escribió. Escribió su revelación en el cuaderno de notas.

[Las personas de Gorgón comenzaron a ‘vivir’.]

A pesar de ser el autor de esa oración, Renius no comprendía completamente lo que significaba. Pero no obstante, sintió la importancia de ella, y se metió su cuaderno en el bolsillo cuidadosamente.

Tal vez esto podría volverse grande.

¡Booom!

Lo que hizo saltar a Renius mientras contemplaba su nuevo poder periodístico fue una explosión que provino del palacio. El humo se desbordaba.

“¿Qué pasó?” Le preguntó a Meikal.

Meikal se encogió de hombros,

“Últimamente, esto pasa a menudo.”

Explosiones de ese tamaño deberían haber sido hechos por un adaptante de alto orden. La mente de Renius pasó por varios escenarios en una fracción de segundo.

‘Espera, ahora hay seis bases de sectas.’

Lo había olvidado porque la situación había estado inusualmente tranquila. Hasta tres sectas en un solo Fuerte sin una batalla por el poder cada día habría sido un milagro. Y Gorgón tenía seis de las diez sectas.

“¿Está transcurriendo una guerra entre sectas?”

“¿Guerra?”

Meikal se rio entre dientes.

“Supongo que podrías decirle guerra.”

Él se rio mientras miraba a las cinco figuras distantes volando por el aire.

“Hoy serán cinco, ¿eh?.”

‹•›

Dentro de la sala de entrenamiento del palacio Gorgón.

Los líderes de sectas con rostros estropeados estaban ordenados esmeradamente, arrodillándose frente a Jae Hwan.

“Débiles.”

Se estremecieron en desgracia. Ellos nunca les habían hablado así.

“¿Estuvieron jugueteando en los siglos pasados?”

Ellos querían replicar, pero no tenían excusas. A excepción de Shin, el líder de la segunda secta, el resto de los cinco habían sido completamente derrotados como un grupo.

Yun Yong, el más débil entre los cinco, tembló recordando la estocada de Jae Hwan.

Jae Hwan abrió la boca con un rostro frío.

“Yung Yong. En lo único que eres bueno es huir.”

Yun Yong bajó la cabeza.

Jae Hwan continuó.

“Kang Hwang, eres muy lento.”

Kang Hwang retorció los labios.

“Ja Guk Lyung es rápida pero su aguante es pésimo.”

Ella se mordió los labios.

“Jae Gal Myong, tomas mucho tiempo en pensar.”

Jae Gal Myong se rascó las mejillas.

“Kaimán, tú estás bien. No tienes ninguna debilidad en particular. Tampoco tienes alguna fortaleza.”

Después de que Kaimán asintiera en aceptación, Jae Hwan miró a todos ellos y dijo,

“Y todos ustedes tienen un solo problema muy evidente. ¿Saben cuál es?”

Los líderes de sectas se tensaron y esperaron.

“Todos ustedes son débiles como la mierda, pero sus sucios orgullos son inútilmente grandes.”

El rostro de los líderes de sectas se retorcieron lastimosamente.

Y habían dos viejos mirando esta calumnia desde la esquina. Eran Shin y Chung Heo.

“Qué preciso.”

“Gracias a él, me siento todo fresco y esponjoso.”

Chung Heo se rio entre dientes. Él siempre había querido decir algo así en sus caras.

“Esos viejos también son débiles pese a haber vivido por mil años”

Chung Heo se congeló.

“… Mierda.”

Pero Jae Hwan estaba en lo cierto. Para sus estándares, e incluso los estándares de Chung Heo, la expedición actual era demasiado débil.

‘Está peor que la de hace 900 años atrás.’

En las diez sectas de hace 900 años todos eran al menos adaptantes de 7.º orden. Los cinco mejores eran de 8.º orden, y el primer asiento era un adaptante de 9.º orden. El líder de la expedición pasada, Myullock, incluso había sobrepasado el 9.º orden, no obstante, había sido una expedición difícil. Así simplemente es lo fuerte que eran los monstruos en Caos.

“¿Recuerdas ese viaje que tuvimos recientemente?”

“Sí.”

Yun Yong respondió. Jae Hwan estaba hablando sobre el viaje a la rama norte de Cielos Prohibidos de hace cuatro días.

“La mitad de ustedes fueron heridos críticamente y algunos casi mueren.”

Cuatro días atrás, al confrontar a Cielos Prohibidos, los líderes de sectas fueron sorprendidos por su fuerza. Yun Yong, un adaptante de 6.º orden, casi muere, y Jae Gal Myong fue herido gravemente. Ellos no atacaron la base principal de Cielos Prohibidos en Mantícora, sino una pequeña sucursal en el norte y habían sufrido esas bajas.

Fantasma Abandonado.

Una máquina de matar poseedora del poder de un fallecido y la sensibilidad de un humano. Los líderes podían entender cómo Cielos Prohibidos se las arregló para derrumbar un Fuerte por sí mismos. Cada fantasma era al menos tan fuerte como un adaptante de 6.º orden. Con decenas de cientos de ellos, apoderarse de un fuerte no habría sido difícil. Había un rumor de que el Fuerte del oeste actualmente estaba luchando contra un ejército de esas armas.

“Ni siquiera pueden pelear contra una sola secta apropiadamente. ¿Cómo podríamos ir a una ‘expedición’?”

El reproche de Jae Hwan hizo que los líderes de sectas miraran al piso.

“De hoy a una semana, implementaré un programa de entrenamiento especial para ustedes.”

¿Programa especial?

Ellos entendieron que tenían que volverse más fuertes, pero dudaban del período de tiempo del entrenamiento. ¿Cómo se volverían más fuertes en una semana?

Jae Gal Myong levantó la mano.

“Señor, ¿puedo hacerle una pregunta?”

Él estaba avergonzado de elevar su mano como un niño cuando él tenía más de 400 años.

“Adelante.”

“Todos en este cuarto son adaptantes.”

“Lo sé.”

“¿Usted sabe que el orden de un adaptante no es algo que puedas escalar en un período de tiempo tan corto?”

El orden de un adaptante iba de 1 a 15.

“Depende del talento de cada persona, pero normalmente, un inadaptante toma más de 10 años en transformarse en un adaptante de 1.º orden. A los de 1.º orden le toma 20 años para volverse 2º orden, 40 años para volverse 3.º orden, y 80 años para que ellos se vuelvan 4.º orden. La mayoría de humanos muere antes de vivir tanto tiempo.”

Toma el doble de tiempo para desarrollarse a la siguiente etapa. Ese era el porqué los adaptantes de 4.º orden eran llamados ‘adaptantes de alto orden’. No hay muchos que pudieran sobrevivir como un ‘adaptante’ por 150 años.

“Pero se dice que los humanos enfrentan sus límites en el 7.º orden. Allí es donde viene la frase ‘el límite de los humanos es el 7’.”

Los líderes de sectas son considerados la representación de los humanos de Caos, porque ellos pudieron alcanzar el 6.º o 7.º orden más rápido que la mayoría. Pero los líderes de sectas sabían que éste era su cúspide.

Jae Hwan preguntó,

“¿Y?”

“He escuchado que usted es un despertado.”

“No lo sé con certeza, pero este mundo me llama como tal.”

“No hay mucho que sepa sobre los despertados. En realidad, no hay mucho que cualquiera sepa de los despertados.”

A diferencia de su conocimiento en adaptantes, el cual era mucho, su conocimiento de despertados se quedaba corto. Nadie sabía cómo uno podía ‘despertar’, ni lo que los despertados eran realmente.

“Todo lo que sé de ellos provienes de simples rumores. Escuché que ellos no ‘despiertan’ por práctica continua, sino una revelación repentina.”

Jae Hwan recordó la primera vez que obtuvo ⌈Desinterés. Era cierto que él había encarado algunos tipos de revelaciones, cuando desechó el sistema y se volvió un ‘yo’. Al final, lo que trajo su ⌈Desinterés fue una explosión de emociones. Una ráfaga de energía que lo vació y lo llenó de nuevo.

“¿Qué me quieres decir?”

“El Señor sabe que no podemos volvernos más fuertes así.”

“Sí.”

Los ojos de Jae Gal Myong brillaron.

“¿Entonces pretende convertirnos en despertados?”


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s