Bursters!! Capítulo 32


Gif: y aquí esta el cap de la semana  muy intenso si debo decir :V,   ya la verdad es que a lancelot y a mi nos encanto este cap en especifico tanto que queremos mejorarlo aun mas y por ende sera modificado en futuro. PD: La idea general ya esta en el cap  las modificaciones solo son unos agregados para darle mas sabor al cap :V así que no se perderán mucho si no vuelven a leer el cap  :´v          y bueno eso es todo  disfruten :v  

Edición y Corrección: Gif


3 Meses, Yashiro

 

Luego de separarse del grupo, Seiji, Kazuha y Yashiro se encontraban en un silencio sepulcral dentro del auto. Sin decir una sola palabra.

El coche seguía un camino rumbo a la casa de los padres de Yashiro, directo hacia el Salón del Guardián. Varias horas transcurrieron mientras el vehículo continuaba la marcha a manos de Seiji al volante, con Kazuha a su lado y Yashiro detrás, sentado justo en el medio.

   

—… ¿Tanta es la diferencia? — pregunto Seiji sin apartar la vista del camino.

 

—…

 

Yashiro se quedó en silencio. Sabía perfectamente que Seiji le estaba preguntando si debían recurrir a métodos poco frecuentes.

 

— Ya tengo planes sobre qué hacer, Seiji…

 

—… ¿A si?… Bien, pero no hagas locuras…

 

— Sabes que lo hare.

 

Nuevamente el sepulcral silencio volvió a hacerse presente. Por lo menos hasta que Kazuha decide hablar.

 

— Recurrirás al él ¿verdad?

 

—… ¿Acaso tengo otra opción?

 

— Yashiro, tanto tu madre como yo sabemos cuánto odias sentir que eres débil, pero entiéndelo. Ninguno de nosotros quiere verte de esa forma.

 

— Tampoco me resulta agradable sentir todo el odio de mi pasado explotar como dinamita, ¿Sabes?

 

— No me refiero a eso Yashiro… Esa forma que adaptas cuando Sora logra salir es inestable.

 

— ¿Inestable?

 

— Así es, Yaa-chan. Tu transformación es lo que llamarías un Overburst imperfeccionado.

 

— Si. Yashiro, cuando entras en esa apariencia tus células Burst literalmente explotan por sobre carga. No soportas tu propio poder. Ya deberías saberlo.

 

— Es por mi control, ¿verdad?

 

Tanto Kazuha como Seiji guardaron silencio, dando a entender que habia acertado en su suposición.

 

Efectivamente, el control de Yashiro sobre su propia aura Burst es demasiado pobre como para manejar ese nivel de poder. Dando como resultado esa apariencia y ese cambio de actitud.

 

— Escucha, sabemos que eres fuerte…

 

— No, Seiji… no lo soy.

 

Luego de aquellas crudas palabras de su hijo, ambos adultos no podían esconder su tristeza al escucharlo. Sin embargo algo les llamo poderosamente la atención, al punto de que Seiji empezó a olvidar el camino.

 

Por el espejo retrovisor, veían al chico mirando hacia el suelo, pero algo malo se sentía en el ambiente, una sensación de pesadez invadió a ambos padres, lo que los llevo a ver nuevamente por el retrovisor del auto.

 

Una sombra, similar a aquella forma que habían visto se veía levemente por detrás de ellos, con una sonrisa enorme. Ellos no podían ni siquiera girarse de golpe, puesto que no quería sacar la vista de esa cosa. De pronto aquella figura movió levemente los labios como si quisiera decirles algo.

 

— « No…Pueden…evitarlo…»

 

Seguido de esas pocas palabras, Kazuha y Seiji se voltean rápidamente para comprobar que aquella cosa realmente se encuentre allí. Ambos algo agitados y respirando pesadamente, solo ven a Yashiro aun mirando hacia el suelo. Ellos vuelven a ver el retrovisor. Aquella figura sigue allí. Y esta vez, mira directamente al retrovisor, apuntando con su dedo como un arma. Un susurro horrible hace eco en ambos adultos, como si esa cosa estuviera justo entre ellos.

 

— Me conocerán pronto.

 

Seguido de eso el retrovisor revienta, esparciendo pedazos de vidrio por todo el auto. Los padres se sorprenden muchísimo, al punto en el que Seiji casi se sale del camino.

 

Esto hace no solo que se asusten sino que necesitan parar un tiempo para tranquilizarse.

 

Pasado unos minutos deciden volver al auto y continuar el camino. Seiji, con bastante preocupación, solo puede preguntar.

 

— ¿Crees que no eres fuerte, chico?

 

— No tengo poder como tal… simplemente uso un poder que no es mío y ni siquiera puedo usarlo bien…

 

—…Haaaa… nadie aprende a usar su poder de la noche a la mañana. Solo trata de no herirte demasiado.

 

— Por favor Yaa-chan… no nos gusta verte en ese estado y más aun sabiendo las consecuencias.

 

Yashiro no pudo responderles a sus padres, los cuales también callaron en frustración. Ellos no podían hacer nada más que entrenar al chico, mas no pelear por él.

 

 

Luego de unas horas de viaje, llegan al hogar. Yashiro baja del auto junto con el equipaje. Los padres solamente le dicen que se quede en el cuarto de siempre y que vaya al Salón en cuando estuviera listo. Este solo les asiente con la cabeza, con una obvia expresión de preocupación.

 

Lentamente, subió las escaleras y llego a su habitación, dejo su equipaje en la cama y un fuerte sonido lo alarmo, un portazo.

 

— Bueno, Bueno~… parece que al fin te das cuenta de tus faltas… enclenque…

 

Yashiro no mostró signo de miedo alguno. Fue Sora quien dio aquel portazo y se encontraba recostado sobre la misma, con un pie sobre ella también.

 

— ¿Ahora eres capaz de interactuar con las cosas?

 

— Pfff… te sorprendería, lo que puedes hacer con un poder como el mío…Observa.

 

Sora levanto su mano en dirección a Yashiro y este sintió un toque sobre su cuello, lo cual lo asusta terriblemente. El tacto cada vez empieza a cerrarse más, haciendo que Yashiro tenga dificultades para respirar.

 

— Cof…Agh…Cof,Cof

 

— El poder del vacío… es mayor de lo que crees…

 

 Sora retiro su mano y el poderoso apretón seso, dejando a Yashiro de rodillas, jadeando por tomar aliento.

 

— No me subestimes mocoso… puedo matarte en cuanto yo quiera. La única razón por la que sigues respirando es por mi propio deseo. — dijo Sora sonriendo malévola mente.

 

Luego de dejar en claro quien tenía la mejor mano, Sora simplemente volteo y desapareció a través de la puerta. Dejando a Yashiro mirando hacia el suelo, frustrado y algo asustado.

 

— Demonios… — murmuro con amargura.

 

Yashiro simplemente se puso ropa más cómoda para entrenar y fue directo al salón, donde sus padres lo esperaban.

 

Una vez en el lugar Seiji fue frente a Yashiro y le pregunto con cierto nervio en su tono de voz.

 

— ¿Qué planeas hacer?

 

Su hijo adoptivo se mantuvo en silencio por un corto tiempo, como si dudara en si era buena idea revelar sus planes.

 

— Seiji, ¿tienes algún tipo de barrera que puedas usar?

 

— ¿…? Si… ¿Por qué preguntas?

 

— Quiero que me lleves a una sala profunda y usen la barrera más poderosa que puedan hacer.

 

— ¡…! Yaa-chan, en serio planeas…

 

—…Si, si quiero derrotar a Ryuji… No tengo más alternativa, que recurrir a Sora.

 

— …

 

Sus padres estaban obviamente en contra de tal locura, pero tampoco disponían de muchas opciones, por lo que tuvieron que aceptar a regaña dientes.

 

Seiji y Kazuha guiaron a Yashiro hasta la cámara donde realizaron el Illusory Lock hace años. Aquella doble puerta de madera con aquel enorme tablón a modo de cerrojo.

 

— Entra, cuando cerremos la puerta, la barrera se activara y el candado se romperá. Puedes volver a activarlo, solo grítanos y entraremos.

 

— Si…

 

Yashiro entro en la sala completamente oscura y los adultos prosiguieron a cerrar la puerta y esperar detrás de ella.

 

— « Espero que sepas lo que haces… Yashiro/Yaa-chan» — pensaron ambos.

 

 

Dentro de la habitación, completamente a oscuras, Yashiro se sentó con las piernas cruzadas en el medio del lugar. Respiro lento y pausadamente mientras comenzó a hablar solo, o al menos eso parecía.

 

— Sé que estás ahí…

 

—… Jejejeje… Sabía que llegaría el momento… niño.

 

Aunque estuviera realmente oscuro ahí dentro, la vista de Yashiro comenzaba a acostumbrarse a la penumbra. Una silueta sentada frente a él comenzaba a tomar forma, Sora estaba sentado frente al él.

 

— Así que decidiste salir.

 

— ¿Salir? Jejeje… No amigo, yo no salí a ningún lado, tú fuiste quien entro aquí.

 

— ¡…!

 

Yashiro comenzó a mirar alrededor y algo le llamo poderosamente la atención. Él podía ver a Sora frente a él, pero no podía ver las paredes o el techo de la habitación.

 

— Bienvenido a tu propia mente… Yashiro.

 

 

Mientras Yashiro comenzaba su propio entrenamiento, con alguien que pocos esperaban, sus padres estaban detrás de la puerta.

 

— De todas las cosas que pudimos haber hecho… jamás imagine tener que confiar en algo así.

 

— Se cómo te sientes Querida, pero no tenemos más opciones, hemos hecho lo que hemos podido. Sin un control sobre su poder, no podremos sacar todo el potencial del chico.

 

— Eso lo se… pero no me siento tranquila sabiendo que puede ocurrir eso.

 

Si bien podrían hacerse cargo de Sora si las cosas llegan a descontrolarse, el estado tan inestable que sufre Yashiro en esa forma ponían los nervios de Kazuha en un punto delicado.

 

— Me siento tan frustrado como tu querida, pero queramos o no, solo nos queda confiar en Yashiro.

 

— « Yaa-chan…»

 

 

— ¡Buffg! Gugh…

 

Regresando a la mente del chico, Sora se estaba divirtiendo, pateando el estómago del muchacho, quien no podía moverse.

 

— Vamos… esto se vuelve aburrido si no te defiendes al menos…

 

— Ufg…

 

— ¡Vamos! — exclamo Sora con entusiasmo mientras pateaba nuevamente al joven en el estómago.

 

Ya sintiendo la necesidad de vomitar, Yashiro solamente puede hablar con el espectro.

 

— Name…

 

— ¿Ohhh? ¿Qué has dicho?

 

— Entrena…me…

 

—…Pffft… ¡AJAJAJAJAJA! ¿¡Que te entrene?! ¿Te has golpeado la cabeza amigo? — Respondió Sora mientras se reía — ¿Acaso tengo motivos para ayudar a una basura como tú?

 

Como si se le hubiera fundido un fusible Sora se molesta mucho al escuchar al chico pedirle que lo ayudara y lo pateo tan salvaje mente que el muchacho salió hacia atrás, dando varios giros sobre sí mismo.

 

— ¡COF COF!

 

— Maldita copia barata… no solo te haces pasar por algo que no eres… confías en los que te usaron como un pañuelo desechable… ¡Y AHORA ME PIDES AYUDA! ¡CONOCE TU LUGAR! — grito Sora furioso pateando a Yashiro en el rostro.

 

Un salpicón de sangre salió disparado entre el rostro del muchacho y el pie de Sora, dando a ver la gravedad del golpe.

 

Como si de instinto se tratase, Kazuha tiene una sensación muy desagradable, al igual que Seiji, quienes miran la puerta con mucha preocupación. La barrera seguía en pie, pero la horrible sensación era clara. Algo andaba mal.

 

— « ¿Qué diablos está pasando ahí adentro?» — pensaron ambos.

 

Kazuha sentía que algo realmente extraño sucedía detrás de aquellas enormes puertas, al punto de tocar el enorme tablón con intenciones de abrir la puerta.

 

— Kazuha…

 

— ¡…!

 

La voz de Seiji devuelve a Kazuha a la tierra.

 

— Le prometimos que no intervendríamos.

 

—…Lo se…Lo sé pero, no puedo evitar preocuparme.

 

— « Pensar que en solo 3 años… no escariaríamos tanto con el chico…»

 

Regresando a la mente…

 

— ¡Conoce tu lugar, Basura!

 

Sora seguía bastante molesto por la petición de ayuda del muchacho, quien a estas alturas ya tosía sangre.

 

— ¿Qué… necesitas…de mí? — dijo Yashiro algo débil por la golpiza.

 

— No necesito nada de ti… es más… no te necesito A TI.

 

— ¿Qué… quieres decir?

 

Sora se molestaba cada vez más con el muchacho por alguna razón. El espectro tomo a Yashiro por el cuello de la camiseta y lo levanto. El herido chico solo podía ver la expresión de odio y rabia de Sora, quien comenzó a emanar una especie de aura negra alrededor de su mano.

 

— No necesito una copia débil y barata… de mi verdadero… compañero.

 

— ¡…!

 

Sora acerco aquella mano imbuida en oscuridad y tomo fuertemente la frente de Yashiro con esa mano. Apretó fuertemente, Tan fuerte que las venas en aquella extremidad se podían ver claramente. Mientras que Yashiro gritaba de dolor.

 

— ¡AHHHHHH!

 

— Despierta… Shinkuuma Yashiro… — Dijo Sora mientras el aura oscura comenzaba a rodear a Yashiro.

 

— ¡…!

 

Esta vez, la sensación fue asquerosa mente espantosa. Tanto que ni Kazuha ni Seiji pudieron soportarlo. Ambos quitaron rápidamente el tablón y abrieron la enorme puerta. Lo que vieron los dejó helados.

 

—… Yashiro…

 

Kazuha cayó de rodillas ante lo que estaba mirando. Yashiro estaba sentado en el medio de la habitación, con los ojos cerrados, como si estuviera en trance.

 

Yashiro tenía el cabello crecido hasta un poco más de los hombros y su color era de dos colores, dividido verticalmente. Una mitad blanca y otra de color negro azabache. Eso era algo que ni Seiji ni Kazuha hayan visto alguna vez en sus vidas, y fue aun peor cuando esta abrió los ojos. Que también eran distintos, un ojo izquierdo rojo escarlata y un ojo derecho verde esmeralda, seguido de una franja roja debajo del ojo rojo.

 

— ¡Yashiro! — grita Kazuha.

 

La mujer corrió en dirección al inexpresivo chico, lo tomo por los hombros y comenzó a sacudirlo. Yashiro aún se encontraba sufriendo dentro de su mente a manos de Sora, por lo que Kazuha solo estaba sacudiendo un muñeco si conciencia.

 

Los gritos vacíos de la mujer solo llegaban a oídos de su esposo quien aún seguía mirando aquella apariencia extraña.

 

 

—… ¿Huh?… ¿dónde estoy?… Sora me había tomado del cuello… y después…

 

— Así que tú eres… mi respaldo…

 

— ¡…!

 

Yashiro escucho una voz y comenzó a voltearse lentamente. Sora por tu lado estaba sonriendo de manera bastante preocupante.

 

— Al fin despiertas niño… dile hola a tu verdadero yo.

 

El muchacho puso los ojos como platos cuando vio quien le hablo desde su espalda. Era el mismo, otro Yashiro, pero con un aura mucho más oscura, fría e inquietante.

 

— ¿Cómo…Como es posible? Yo-Yo soy el verdadero. — dijo Yashiro temblando

 

El otro Yashiro comenzó a caminar hacia él, lentamente. Mientras que Sora comenzó a caminar hacia aquel nuevo chico.

 

— Avísame cuando despiertes. — dijo Sora mientras pasaba a su lado.

 

— No tardare…

 

 Yashiro continuaba sin poder moverse dentro de su propia mente, solo podía temblar de miedo.

 

— Muévete. — dijo el nuevo Yashiro firmemente.

 

De pronto, el muchacho que antes se sentía inmóvil, sintió que un peso se le quitaba de encima, ya se podía mover. Sin embargo, el mal sabor de boca seguía en el lugar. Haciendo una pregunta.

 

— ¿Qué es lo que buscan?

 

Aquella “copia” de él, se acercó tan rápido hacia el que no tuvo tiempo siquiera de reaccionar.

 

— Simplemente… recuperar… mi cuerpo.

 

— ¡…!

 

En ese momento, Yashiro siente un golpe muy punzante en su cuerpo. Lo que lo hace mirar hacia abajo. La mano de su yo que tenía enfrente, lo había atravesado, miro lentamente hacia arriba nuevamente y vio una sonrisa oscura en su otro yo.

 

— Recuerda… ese odio…esa rabia… Despierta, lo que dormiste por instinto.

 

— ¡Gugh!

 

Nuevamente, una fuerte punzada golpea el sentido del tacto del chico, esta vez por la espalda. Ya débil, el muchacho mira ligeramente hacia atrás. Esta vez es Sora quien propina el golpe.

 

— Recuerda quien eres.

 

Con una mano entrando por su estómago y otra por su espalda, Yashiro comienza a desvanecerse no sin antes recordar una palabra con una intensidad enorme.

 

MATAR.

 

Esa palabra aparecía por todos lados de forma intermitente, además de dar flashazos de aquellos días en el laboratorio. Los tratos, las pruebas… incluso antes, el día en que mataron a sus padres.

 

Las bofetadas cuando no acataba ordenes, cuando lo sumergían hasta casi ahogarlo, punzándolo con objetos filosos, electrocutándolo, quemándolo… y muchas otras cosas.

 

En ese momento la mente de Yashiro se llenó de rojo y solo una palabra se formó en aquel oscuro infinito, que era la mente de Yashiro, junto con una sonrisa  oscura en el herido muchacho… MATAR.

 

Sora sintió algo que lo hizo sonreír en ese tiempo y retiro su mano del interior del chico. Vio como el otro yo de Yashiro lentamente se fundía dentro de él, como si fuera una bruma negra entrando por su poros, hasta desaparecer dentro de él.

 

— Je, Bienvenido de nuevo… Shinkuuma.

 

Ante estas palabras, Yashiro se voltea y muestra una sonrisa, oscura y mucho más violenta que antes.

 

—Sí, he regresado…Compañero. — respondió Yashiro mientras sonreía.

 

Mientras esto sucedía, Kazuha seguía viendo aquella forma tan extraña y sacudiendo a su hijo para que reaccionara.

 

— ¡Yashiro, reacciona! ¡…!

 

Kazuha siente algo extraño y esta retrocede. La misma aura extraña que sintió antes regreso, pero mucho más fuerte. El cuerpo de Yashiro comenzó a levantarse del suelo, de manera muy errática y sin siquiera pestañear.

 

Luego de reincorporarse. El cabello mixto se volvió completamente blanco, pero no creció más y luego de manera repentina, se volvió completamente normal, sin mechón.

 

Ambos padres vieron eso bastante estupefactos. Mientras que su hijo parecía haber recuperado la conciencia, observando el lugar y sus manos.

 

— Je…Jejeje… al fin he vuelto. ¿Cuánto ha pasado desde el laboratorio? — murmuro Yashiro.

 

— Poco menos de 3 años. — dijo Sora desde el interior de su mente.

 

— Ya veo… Estuve siendo ese idiota durante 3 años.

 

— ¿Acaso no tienes sus recuerdos?

 

— Si, pero aun no logro procesar todo… llevara un rato.

 

Yashiro se encontraba hablando con Sora en voz baja, mientras que el siente que alguien se acerca.

 

— Yaa-chan… ¿te encuentras bien?

 

Kazuha es quien aparece luego de recuperar la claridad en su vista.

 

— «Ella es quien me cuido por esto 3 años ¿eh?… ¿Eh?»

 

El muchacho no se veía violento, pero algo era diferente en él, eso es lo que Kazuha sentía. Hasta que vio el odio reflejado en Yashiro por un segundo. Antes de que siquiera se pusiera en guardia, escucha un seco sonido.

 

— ¡…!

 

— ¡¿Qué-Que crees que haces, Yashiro?!

 

Yashiro salto hacia Seiji y un golpe seco impacto en su mano, el objetivo, el corazón de Seiji. Su hijo adoptivo intento un golpe asesino, sobre él.

 

— Basura de Kenjo… ¿Dónde está?

 

— ¡¿…?!

 

— ¿Dónde está ella?… ¿¡Donde se esconde?!

 

— Yaa-chan…

 

Ambos padres estaban aturdidos por el repentino cambio de Yashiro. Antes de terminar de siquiera procesar, Yashiro volvió a gritar de manera brutal y libero aura Burst de manera muy violenta y repentina.

 

— ¿¡DONDE ESTA KENJOHIME AKIRAAA!?

 

La explosión de aura es suficiente para hacer retroceder a Seiji varios pasos. Shirazaki Yashiro… ya no era el mismo.

 

— « Solo espera hija de puta… Shinkuuma Yashiro regreso… y no descansare hasta dejar todo Kenjo corp…bajo tierra.»

 


CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s