Super Gen Divino – Capítulo 195: Pechugona


Segundo Capítulo Semanal

¡Disfrutenlo!

“Hermano Han.” Han Sen vio a una mujer atractiva después de salir de una sala gravitatoria de entrenamiento.

“¿Huangfu Pingqing? ¿Por qué estás aquí?” Han Sen se detuvo y preguntó.

Al no ser estudiante de Blackhawk, Huangfu no debía aparecer por aquí.

“Estoy estudiando como estudiante de intercambio en Blackhawk. En los próximos dos años, me quedaré aquí.” Huangfu miró a Han Sen con una sonrisa.

Para venir a Blackhawk, se esforzó bastante.

Han Sen pensó que era una coincidencia.

“¿Quizás el Hermano Han no me dará la bienvenida?” Huangfu se inclinó hacia delante, parpadeando a Han Sen.

Han Sen se dio cuenta entonces de que Huangfu llevaba un par de vaqueros, botas Chelsea y una blusa de corte escotado que mostraba demasiado, lo que hacía que el joven se pusiera caliente.

“Es bastante pechugona…” Pensó Han Sen, incapaz de apartar los ojos de las seductoras curvas de ella.

La última vez que la vio, llevaba una armadura Espíritu de la Bestia, así que fue difícil darse cuenta. Pero esta vez con ropa como ésta, sus pechos atraían toda la atención, no sólo de los chicos, sino también de las chicas.

Huangfu vio los ojos de Han Sen caer sobre su pecho, y se inclinó un poco más. De repente, Han Sen pensó que le sangraría la nariz si no se iba enseguida.

“Ejem, Señorita Huangfu, ¿me necesita para algo?” Han Sen se frotó subconscientemente la nariz, por temor a que hubiera sangre.

“Nada importante. Sólo para saludar. Acabo de llegar y debe haber muchas cosas que no sé. Por favor, ayúdame si puedes.” Huangfu sonrió. Han Sen estaba aturdido por su aspecto y su figura.

“Por supuesto.” De repente, Han Sen sintió que sería mejor que se mantuviera alejado de ella.

“Además, faltan dos días para la subasta de Espíritus de las bestias en el Refugio Armadura de Acero. Hermano Han, debes asistir.” Huangfu parpadeó.

“Lo haré. Pero me pregunto sobre la forma de pago en la subasta.” Han Sen había vendido muchas cosas recientemente. Además de su salario y la comisión por patrocinio, tenía un total de más de 60 millones.

Pero obviamente no sería suficiente para conseguir un espíritu divino de la bestia con esa cantidad de dinero. Mientras el espíritu de la bestia no fuera muy debilucha, podría venderse fácilmente por más de 100 millones.

Sin mencionar que Shen Tianzi, que era súper rico, también estaba en el refugio de acero, y Han Sen no era rival para él en términos de riqueza.

“Los Levo dolares servirán, y también se puede hacer trueque.” Huangfu sonrió a Han Sen, “Si ves algo que te gusta, puedes decírmelo y yo te lo guardaré.”

Han Sen pensó, “Ni siquiera he visto las espíritus de las bestias. ¿Cómo voy a saberlo?”

Huangfu vio a través de su mente y levanto una mano frente a él. Sus pechos también se movieron y Han Sen casi se desmaya.

“Hay información de los espíritus de las bestias en la subasta. Hazme saber si te gusta alguno y lo reservare.” Huangfu le puso el chip en la mano de él.

“¿Lo dices en serio?” Han Sen estaba tan contento que quería insertar el chip en su comunicador de inmediato.

“No te apresures. Y este no es el mejor lugar para hablar de estas cosas. Esa información sigue siendo un secreto comercial en este momento y no queremos que otros la vean. Vamos, te invito a comer.”

Entonces, Huangfu sostuvo el brazo del Han Sen, y se llevó a Han Sen.

Han Sen sintió la suavidad en su brazo y se quedó en blanco, “Hermana… Te invito a almorzar….”

Han Sen sintió que fue acosado durante esa comida. Huangfu se sentó a su lado. Cuando ella hablaba, sus labios casi tocaban su oreja. El calor de su aliento le llegaba. Sin embargo, no estaba pensando en la mujer, sino en los espíritus de las bestias.

Huangfu y su gente habían estado vendiendo los espíritus de las bestias que habían traído al Refugio Armadura de Acero y habían ganado bastante dinero.

Pero esos eran sólo los espíritus primitivos de las bestias y los espíritus de las bestias a subastar eran al menos mutantes.

Han Sen apenas miró las espíritus de las bestias mutantes y se dirigió directamente a los dos divinos.

Uno era un espíritu de la bestia voladora llamado Pájaro Sagrado, que era un par de alas coloridas.

Y el otro era un arma espíritu de la bestia que Han Sen siempre había querido. Era un arpón de plata brillante de sólo dos pies de largo.

Su hoja y la punta tenían una forma que hacía que uno se sintiera asustado al verla.

Han Sen se enamoró del arpón a primera vista. Un arpón requería técnicas más difíciles que una daga, y era un arma muy rara.

Han Sen estaba muy interesado en el arpón divino y comprobó su nombre. Entonces le preguntó a Huangfu, “Hermana, ¿cuánto cuesta el arpón de tres filos?”

 

 


Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s