Jujutsushi wa Yuusha ni narenai – Capitulo 16


Tratemos de matar pt.1

 

Habiendo descansado, reabastecido las hierbas, además de haber ordenado nuestro equipo, finalmente decidimos participar en esta cosa llamada captura de dungeon. Habiendo dicho eso, sería difícil decir que estamos en óptimas condiciones.

“Que tus cuchillos hayan sido robados realmente apesta…”

Cada pieza del set de cuchillos de Futaba-san fue robada por Satou Aya. Ni un simple cuchillo quedo. Si nos referimos a algo con filo, lo único que tenemos es mi cutter y un par de tijeras que Futaba-san tenía. Como armas, no inspiran mucha confianza que digamos.

Aun así, no tiene caso pensar demasiado en eso. Por ahora, guardamos la rama mas robusta que Futaba-san rompió, y usando el cutter, le sacamos filo a la punta para hacer una lanza improvisada. Es un poco mejor que andar con las manos desnudas, pero no es lo suficiente para matar a un goma. Pienso que como mucho, llevarnos a uno es el limite.

“Para el medicamento, tengo grandes reservas, así que al menos en eso estamos bien.”

De hecho, la variedad de la flora del jardín de las hadas que acabamos de dejar es un poco diferente del anterior. Pusimos nuestras manos en una gran cantidad de estas bayas que, cuando se comen, da un incremento en la fuerza, o quizás, un aumento directo al ataque por un periodo temporal. Obviamente, no es a un nivel de ´x2´ o ´x3´, es algo así como un poco mas fuerte de lo normal, un simple aumento… de nuevo, definitivamente es mejor que nada.

La llame semilla de poder, y a simple vista se ve idéntica a las esparcidas por ahí. Pequeña y roja, parecida a una perla con un hoyo negro en el centro. Los arboles que dan estas bayas se pueden encontrar mezclados entre los arboles de nueces de las hadas.

De acuerdo con intuición farmacéutica, trabaja al ingerirse, utiliza un poco de magia, y una gran cantidad de energía del cuerpo, y lo convierte en fuerza. Come demasiadas, y agotaras toda tu energía colapsando por desnutrición. Bueno, supongo que es un efecto típico de los objetos de aumento de fuerza.

Hice una prueba con mi cuerpo, parece que diez al mismo tiempo no produce problemas. Y cuando se acerque una pelea, determine usar una de antemano.

Aunque, si caemos en una emboscada, no habrá tiempo para hacer eso.

Con mas precaución que nunca, di un paso adelante en este pasaje de piedra que no parece que vaya a cambiar. La formación es, yo al frente y Futaba-san detrás.

Hay mucho que decir sobre un chaman en la vanguardia, pero ella camina mas nerviosa que si no nos estuviéramos moviendo.

“Ah, Futaba-san, para.”

Una docena de minutos después de partir, llegamos a nuestro primer evento.

“A-, e-esto es…”

Retorcido, arboles ominosos sumergidos en hojas verdes se congregan en masa en este espacio techado.

“… así que este es el domo forestal.”

Es donde Futaba-san y la repre encontraron la tropa de gomas. Puede no ser el lugar exacto, pero ya que es muy similar, hay una gran posibilidad de que sea un campo de caza donde operan los goma.

Naturalmente, hay la posibilidad de que otros monstruos estén merodeando. Con nuestro poder, ni siquiera podemos manejar una muchedumbre de ratas colmilludas. Me gustaría obtener experiencia en batalla, pero tenemos que ser muy cuidadosas para escoger al enemigo. De hecho, habrá algún monstruo que podamos vencer?

“Q-que haremos, Momokawa-kun?”

“no quiero ir” es lo que me dicen los ojos de Futaba-san. Mi mirada no le tiene nada de simpatía al lugar tampoco…

“Parece que no podemos progresar si no vamos por ahí, es algo inevitable.”

Tampoco quiero pasar por un área tan peligrosa, me rehusaría a cada oportunidad que tenga. Realmente lo haría, pero el compás mágico apunta hacia la salida del otro lado, incluso me asegure de revisar el de Futaba-san y ambos apuntaban al mismo lugar sin diferencias.

“Corriendo a máxima velocidad… suena como una mala idea, tenemos que avanzar a lo largo del muro.”

Si vamos con la historia de Futaba-san, existe la posibilidad de que este domo este atestado de trampas. Cuando Natsukawa Minami salvo a la repre del ataque del goma, tuvo que usar una trampa.

Como se activo cuando una flecha golpeo la rama de un árbol, me imagino que hay algún tipo de sensor en algún árbol que detecta sacudidas o golpes. Siendo una ladrona, Natsukawa-san se da una idea sobre sus funciones y posiciones… pero yo no tengo idea, y Futaba-san no escucho mucho sobre eso tampoco.

Eso significa, que tampoco puedo ir por ahí recolectando hongos venenosos y hierbas. Creo que seria genial encontrar algo de esa especie en este bosque, pero si, solo en tiempos desesperados. Ahora solo pienso en pasar a través tranquilamente.

“Con nuestras espaldas hacia la pared, probablemente no tendremos que preocuparnos por la retaguardia. Además, no bajes tu guardia en ningún momento. Podrías activar una trampa por accidente.”

“S-s… si, lo tengo.”

Las cejas de Futaba-san formaban el kanji 八, y su cara parecía que estaba a punto de llorar, pero aun así se preparó y asintió a mis palabras.

Bueno pues, ya me prepare mentalmente, crucemos este domo forestal con todo lo que tenemos…………………………….

“…aun no llegamos, es sorprendentemente grande.”

Nos deslizamos a lo largo de las paredes de ceniza del lado izquierdo. Nuestra atención se centra poco en lo que tenemos delante, y en su lugar le ponemos mas atención a lo profundo del espeso bosque que se extiende a nuestra derecha. En cualquier momento, esos inmundos gomas pueden salir de detrás de los matorrales, el suspenso me esta matando.

“Futaba-san, estas bien?”

“n-no-, no hay problema-“

Ella contesta con una voz agitada que no demuestra que este bien. No he volteado para revisar detrás de mi, aun así no hay oportunidad de que nos separemos.

La razón? Ella se aferra a la manga de mi uniforme con todo su ser.

Realmente crees que podrás usar tu lanza así? Pensé en advertirle, pero viendo su pálida y temblorosa mano, decidí no hacerlo. Ya que si hubiera alguien delante de mi, tambien me gustaría aferrarme a esa persona.

Verdaderas gallinas. Como un cobarde, no puedo reírme de su cobardía- y justo cuando estaba inmerso en esos pensamientos de autodesprecio.

“Para, Futaba-san.”

“-¡? Q-q-q-q-q-q-qu-q-que pasa Momokawa-kun?”

“Quieta.”

Use mi mano que estaba temblando por la tensión para calmar a la intensamente aturdida Futaba-san,  y concentrarme en la sombra que abruptamente capto mi ojo.

“…un monstruo, hay un monstruo.”

Futaba-san contuvo su aliento. Gano muchos puntos tan solo por no gritar justo ahora.

Por suerte, parece que la otra parte no nos ha notado, por ahora, me escondí detrás de un árbol cercano, y decidí observar cuidadosamente al monstruo que encontramos.

Lo que vi, fue un perro solitario. Sucio hasta el punto de verse café, era un perro de tamaño medio de pelaje rojo. Estaba bastante delgado, puedo decir a primera vista que no ha encontrado comida en un tiempo. Agitando su lengua y su cola despreocupadamente, el perro avanzaba con dificultad, vagando entre los árboles.

“E-ese perro… vi uno igual antes.”

“Es el monstruo que arrojaba chispas, cierto?”

En su historia, Futaba-san hablo sobre pelear con manadas de esos perros rojos. No aparecieron con algo así como una poderosa habilidad lanzallamas o algo similar, y fácilmente fueron repelidos con las habilidades de las 3. Ahora mismo nosotros ni siquiera podemos con una manada de perros salvajes ordinarios. Exacto, una manada.

“Parece muy débil. Creo que, incluso nosotros podemos con el.”

“Eh-¡?”

Sus ojos se abrieron por la sorpresa, quizás porque ella estaba asustada de pelear, o puede que se sienta mal por atacar a un débil cachorrito. Un poco de ambos supongo.

“Si no derrotas monstruos, no progresaras con tu vocación. Si puedes cazar a ese perro, tal vez, solo tal vez, Futaba-san pueda obtener una habilidad de ataque. Tienes una oportunidad para vencer a un enemigo sin riesgo, no la desperdicies.”

Pareciera un poco tarde para explicaciones, pero necesito que escuche todo. Futaba-san está asustada como siempre, pero seriamente se esa esforzando, escuchando y adhiriéndose a mis instrucciones. Ella no solo es un amasijo de sentimientos y lágrimas, tambien tiene su lado admirable.

“No te preocupes, te daré apoyo con mis maldiciones. Solo hay uno, así que definitivamente podemos ganar.”

“o-ok… lo tengo Momokawa-kun. Yo, lo hare.”

Así que finalmente actuara, Futaba-san aflojo sus cejas y asintió con una expresión valiente.

“Así que primero, suelta mi ropa.”

“A-, l-lo siento…”

Algo avergonzada, rápidamente alejo su mano de la manga de mi abrigo. Lo sujetaba super fuerte, así que se arrugo bastante.

“ok, primero, lo detendré con mi maldición. Creo que, puedo sellar los movimientos del perro rojo con eso, en ese tiempo, te acercas y lo apuñalas. Daré la señal.”

Deje de mirar a la asertiva Futaba-san, y me concentre en el perro que andaba débilmente por ahí. Acaba de pasarnos, puedo ver su trasero, una cola naranja colgando, agitándose torpemente.

Un poco mas lejos, y estará fuera de nuestro rango, solo puedo hacerlo ahora.

“Entrelaza su escape, con cabello tejido-“

El canto que recito es uno que obtuve después de derrotar al oso armado, una nueva maldición. Y este tan esperado nuevo movimiento es…

“-prisión obscura!

De la sombra de un árbol, apunte con mi cuarta maldición al trasero del perro, e inmediatamente mostro efecto. Apareció silenciosamente de la sombra junto al pie del perro y siguió frenéticamente su rastro.

Negro profundo, delgadas fibras, si, era de hecho cabello. Un puñado, un bulto de cabello se alzaba suavemente de las sombras y se enroscaba en las patas traseras del Perro Rojo.

Notando el cambio, el perro aulló fuerte, retorciendo su largo cuerpo, pero el agarre del cabello negro no mostraba signos de romperse o ceder.

Bien, parece que tiene algo de resistencia, prisión obscura, acorde a su nombre, hermosamente detiene el escape del enemigo.

“Sumerge en una sofocación permanente, y maldice el cuerpo- fiebre roja

Y, sabiendo que el efecto es una tontería, pero solo por si acaso, apuntando por debilitarlo, aunque sea un poco mas, lance mi vieja y confiable primer maldición, fiebre roja. Como si se sorprendiera por la repentina fiebre ligera atacando su cuerpo, el perro rojo dejo salir un chillido miserable.

Este es el máximo posible de soporte que puedo brindar.

“Ahora Futaba-san! Apuñálalo por la espalda!”

“OK! Yaahhhh!”

Con un gran grito agudo, Futaba-san cargo con fuerza con la desconfiable lanza en mano. No puedo decir que corra rápido incluso si intento hacer un cumplido, pero prisión obscura no soltara al perro rojo en los meros 10 metros que tiene que recorrer para llegar ahí.

Esta maldición dura un cierto tiempo después de la activación, es mas como, hay una cantidad de mana que usa como carga y se manifiesta hasta que ese mana se agote. Sin embargo, si me concentro continuamente en esa maldición, puedo proporcionar mas mana y usar mi poder para controlar la fuerza del amarre.

Ya que ambas piernas traseras están atadas, el perro rojo no puede girar y usar sus colmillos o garras. Si, siguiendo mis instrucciones al pie de la letra, ella usa la lanza para atravesarlo por la espalda, podremos hacer un completamente seguro ataque unilateral.

Conmigo preparando bien el terreno, incluso Futaba-san puede dar un golpe de muerte.

“Huff… haa… vo- voy a hacerlo-“

Su aliento se entrecorta por correr a todo poder por un corto tiempo, Futaba-san tímidamente eleva la lanza sobre su cabeza. Bien hecho, ahora solo tienes que enterrarla con fuerza, puedes matar al perro rojo. Si, danos a nosotros los débiles, esos preciosos puntos de experiencia!

“…haa, haa… haa…”

La lanza, no baja. La pesada respiración de Futaba-san hace eco a través del extrañamente silencioso bosque.

“Futaba-san, que pasa? Prisión obscura aun lo está reteniendo, pero deberías terminar con el pronto.”

“A,ah… umm, Momokawa-kun…”

Con la lanza suspendida en el aire, Futaba-san se gira y me mira. En el momento que vi su cara, comprendí todo.

“lo- lo siento… no puedo…”

Cuantas veces van que veo su cara en llanto. La chica llamada Futaba Meiko, es cobarde, una bebe llorona, su espíritu es tan pequeño como grande su cuerpo, y yo, se suponía que de alguna manera debía reconocer eso durante el corto tiempo que la conozco. Es por eso por lo que, debía esperar algo como esto.

“No puedo, hacerlo… perdón, perdóname Momokawa-kun… uuu…

Es correcto, ella no esta preparada para matar monstruos.

Matar un ser vivo, robar una vida, mas que un asunto de ética, es por que es una chica criada en el pacifico Japón, es natural que se sienta así. La gente japonesa no puede matar animales así tan fácilmente.

Me pregunto cuando entre en esa categoría. Moscas y cucarachas, puedo hacerlo sin dudar, de hecho, puedo aplastarlas con ojos de asesino… pero al final, perros y gatos, no creo que pueda. Incluso ratones, si tuviera que matar alguno, definitivamente vacilaría.

Puedo imaginar que el limite para un japonés normal es herir insectos y la vida marina como alimento. Especialmente matar mamíferos, uno necesita ser salvaje sobrepasando lo ordinario. Aquellos que puedan hacer esto con calma son los que lo hacen como parte de su trabajo, o aquellos con una mentalidad aberrante. Cierto, para matar animales, tienes que ser una aberración. No es una acción para alguien atado por la ley y el orden.

Porque fuiste arrojado a otro mundo, porque necesitas matar monstruos para escapar, porque no puedes hacerte fuerte de otra manera.  Esas razones no pueden de pronto hacernos capaces de tomar una vida.

“Ya veo… si, tienes razón… esta bien Futaba-san.”

Manteniendo el control sobre prisión obscura, camine hacia donde estaba Futaba-san. Esta llorando, disculpándose, diciendo lo siento incontables veces. Tan lamentable, tan angustiada. Pero en esa amarga cara, no puedo verla sintiéndose disgustada consigo misma por no poder realizar tal acto.

“Esta bien, ya todo esta bien Futaba-san. No te preocupes.”

Huu, uu… pe-pero…”

“Realmente esta bien, solo déjamelo a mi.”

En lugar de forzarla en este momento, solo hare las cosas rápido y terminare en su lugar. Es peligroso perder el tiempo en este lugar después de todo.

Así que en su lugar trato de calmar a la alterada Futaba-san mientras sostengo la lanza, y la muevo detrás de mi.

Haaa….”

Habiendo elevado el arma por mi mismo, puedo sentir una resistencia. Siento como que no puedo culpar a Futaba-san por decir que no podía hacerlo. Si lo pienso mucho, tampoco podre hacerlo. No tan lamentado y mas enfermo, es como me siento.

Pero justo ahora, no es algo que no pueda hacer. Matar al oso armado no fue otra cosa que una casualidad, muy buena suerte, pero puedo tener confianza. No, puedo tener envidia. Dirijo mi envidia hacia todos estos monstruos que apuntan por mi vida.

“Dei-¡”

Del balanceo hacia abajo de la lanza- digo, se que es solo una rama con filo pero aun así, definitivamente sentí un retroceso.

Un estridente llanto del perro, y uno débil de Futaba-san entraron en mis oídos.

La punta esta enterrada en la espalda del perro, pero superficialmente. El sucio pelaje rojo comenzaba a inundarse de sangre fresca, pero no es suficiente.

“-Ya!

Así que apuñale muchas, muchas veces su frágil espalda. Mientras residiera vida en su cuerpo, mis manos no se detendrían. Estimulando mi impulso asesino, no me pude detener para nada.

“Haa…huff… e-esta, muerto…”

En algún punto, el perro rojo dejo de hacer gemidos de dolor, solo yacía en el suelo. Me di cuenta que el cabello enredado en sus piernas se había ido. Estaba tan absorto en apuñalar, que mantener el hechizo desapareció por completo de mi mente.

Esto es malo. De lo que me doy cuenta; rápidamente perdí la compostura. El sonido de los latidos de mi corazón era bastante ruidoso, mostrando que tan agitado estoy.

“Mo-Momokawa-kun…”

Fuh…se acabó, ya está muerto… sacar el núcleo, suena a un montón de tiempo, mejor no.”

Desesperadamente calme mi respiración agitada, y me gire hacia la cara llena de lagrimas de Futaba-san. Intentaba mostrarme seguro después de un trabajo bien hecho; pero me pregunto, justo ahora, como me veo reflejado en esos ojos.

Junto a un perro bañado en sangre, esta un chico con ojos inyectados en sangre. Mostrando potencial para convertirse en una aberración. Solo hice lo que era necesario en este momento, pero quizás esto podría alejarla de mi.

“No podemos, estar mucho en este lugar.”

Futaba-san seguía dejando caer lágrimas, pero asintió. Eso es bueno, aun no se da por vencida sobre seguirme.

Así que, dejando detrás el triturado y repetidamente apuñalado cadáver de un perro, salimos del domo forestal.

No recolectamos ningún núcleo, o nuevos poderes, pero ganamos un indescriptible cansancio y fatiga.

“Haa… que difícil… no me siento a gusto con el futuro.”


 

[Capitulo anterior] [Indice] [Capitulo siguiente]

Anuncios

4 comentarios

  1. Me quede como en el cap 6 de esta wea y no habia posibles habemis wafle hasta el momento como va la cosa?

    Como se sacaran caps?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s