Super Gen Divino – Capítulo 187: Una Cueva


Cuarto Capítulo del Segundo Pack Retribución EER

 


Una vez que se había transformado en la Reina Feérica, Han Sen sintió que el mundo se había ralentizado. Todas las bestias oscuras emplumadas mutantes parecían actuar en cámara lenta.

Al ver que se acercaba la primera bestia mutante, Han Sen elevó sus manos sobre ella y saltó sobre su cabeza, cortando su garganta con su daga.

«Cazada Bestia Mutante Bestia Oscura Emplumada. Se ha obtenido el Espíritu Mutante de la Bestia, Bestia Oscura Emplumada. Consumiendo la carne de Bestia Mutante Bestia Oscura Emplumada hay oportunidad de obtener 0-10 puntos genéticos mutantes.»

Han Sen no se conmovió en absoluto por la voz. Sin detenerse, pisó a una bestia mutante y la envió al suelo.

Con este paso, Han Sen llegó instantáneamente a otra bestia mutante. Decapitándola con su daga, se dio la vuelta para dirigirse a otra bestia que saltar y esquivar el golpe de otras dos bestias.

Huangfu se sorprendió por el movimiento fantasmal de Han Sen en el aire.

Sus suaves movimientos y asesinatos hacían difícil creer que era humano. Al menos Huangfu nunca había visto a nadie que pudiera lograr esto en la Primera Zona de El Santuario de Dios.

“Nunca he oído hablar de una persona así en el Refugio Armadura de Acero.” Huangfu pensó que Han Sen debía ser uno de los Elegidos, pero él ni siquiera estuvo en las rondas finales.

Pero luego pensó que, aunque Han Sen era impresionante, era Dollar quien representaba al Refugio Armadura de Acero este año. De esta manera, era comprensible que Han Sen nunca se convirtiera en el campeón de su refugio.

En medio de sus pensamientos, Huangfu vio repentinamente a Han Sen saltar de la espalda de una bestia mutante y convocar su arco de cuerno, disparando una flecha y siguiéndola para lanzarse contra el rey bestia divino que estaba comandando los ataques de las bestias.

Esta vez Han Sen estaba muy cerca. El rey bestia chilló y simplemente voló más alto, agitando sus gigantescas alas rojas, haciendo que Han Sen fallara.

Han Sen se mantuvo calmado y sacudió el hilo en su mano. Una vez más sacó la cuerda y disparó la flecha que lo llevó hasta el rey bestia.

Ahora estaba aún más cerca. Acuchilló hacia la garganta del rey bestia con la daga.

Viendo que era demasiado tarde para volar, el rey bestia rugió y agarró la daga con su pata roja, impidiéndolo seguir adelante.

Y su otra pata arañó la cara de Han Sen como un rayo rojo.

Han Sen soltó la daga y agarró su brazo (de la bestia) con ambas manos. Como una serpiente, se enrolló alrededor del cuerpo del rey bestia usando Demonio Libertino. Con un giro, le rompió uno de sus dedos.

“¡Roar!” Gritó el Rey Bestia Oscuro Emplumado Divino, batiendo sus alas y girando, queriendo quitarse de encima a Han Sen.

No importaba cómo girara, Han Sen se pegó a su espalda y no pudo ser tocado.

Oyendo los gritos del rey bestia, las bestias oscuras emplumadas regresaron para salvarlo. De repente, todas las bestias que rodeaban a Wang Mengmeng y Huangfu Pingqing fueron a salvar a su rey y corrieron hacia Han Sen.

“¡Hermana, vamos!” Dijo Wang Mengmeng en la espalda de su gran oso blanco, desapareciendo en dirección a la frontera del desierto.

“¿No lo esperarás?” Huangfu miró a Wang Mengmeng, sintiéndose extraña. Han Sen fue allí para salvar a Wang y ella simplemente se iría.

Wang Mengmeng dijo con calma, “Puede que otros no sean capaces de hacer esto, pero el Hermano Han sí. Sólo me convertiría en una carga para él si me quedara. Cuando llegue a un lugar seguro, él vendrá a mí.”

Huangfu se detuvo. Aunque Han Sen era muy fuerte, la confianza de Wang Mengmeng parecía un poquito demasiado. Era un grupo de bestias con un rey bestia divino. Huangfu no creía que Han Sen pudiera volver fácilmente.

“Hermana, debemos irnos.” Dijo Wang Mengmeng e instó a su oso blanco a acelerar.

Mirando a las bestias en el cielo rondando como nubes, Huangfu siguió a Wang Mengmeng con sentimientos complejos.

Al ver que las chicas se habían ido, Han Sen se sintió aliviado. Se destransformó y se puso la armadura del escarabajo negro. Todavía sobre la espalda del rey bestia divino, repetidamente apuñaló la parte posterior de su cabeza.

El rey bestia divino era muy duro. Con los puntos genéticos que tenía Han Sen en este punto, su fuerza era considerable. Sin embargo, el rey bestia sólo fue magullado después de recibir una docena de puñetazos de él. Chillando de dolor, se enterró en una duna de abajo.

Han Sen pensó: “¿Ha perdido su cerebro?”

Sosteniendo al rey bestia con sus brazos, Han Sen planeó quitarle su vida cuando estuviera en la arena.

Sin embargo, el lugar donde aterrizaron estaba lleno de arena movediza. Tanto el rey bestia como Han Sen cayeron profundamente.

Bajo la protección de la armadura divina, Han Sen no sufrió demasiado impacto.

¡Thump!

Han Sen y el rey bestia divina cayeron sobre las rocas. Soportando el dolor, Han Sen levantó su vista y se sorprendió al encontrarse en una enorme cueva subterránea.

Han Sen no pudo decir cuán grande era la cueva. Las estalactitas eran tan altas que parecían rascacielos. Muchas enredaderas desconocidas estaban envueltas en las rocas, y había un río subterráneo.

Y en las rocas y enredaderas circundantes, luces azules que parecían estrellas estaban por todas partes. Ellos iluminaron la oscura cueva y con la buena visión de Han Sen, pudo ver todo claramente.

 

 


Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s