The World After The Fall: Capítulo 51


(2/2)

Traductor: The Un-Neet~
Editor: Absolute


Episodio 8:

El Romance Final (9)

‹Episodio 8. El romance final (9)›

 

¿Van a unirse al equipo de expedición voluntariamente?

“¿Qué están planeado?”

“… ¿Planeando?”

Fue la Líder de secta quien inclinó su cabeza.

“¿Intentando ayudar a las personas de Caos?”

Ayudar a las personas. La audiencia exclamó dulcemente. Sus palabras tocaron un nervio en ellos.

A pesar de que no todos reaccionaron positivamente.

“¿¡Qué dices!?”

“¡Apresúrense y saquen sus espadas!”

Estaban más interesados en el combate que en un futuro idílico. Jae Hwan se encogió de hombros tras mirar a aquellos grupos.

Pero Ja Guk Lyung se encogió de hombros perezosamente en respuesta.

“Creo que el Señor olvidó el propósito original de este torneo.”

“¿Propósito?”

“Sí.”

Ja Guk Lyung no solo le hablaba a Jae Hwan.

“Lo expondré ya que llegamos a este punto. El Señor nunca tuvo la intención de renunciar su puesto desde un principio, ¿no es así?”

Jae Hwan se mantuvo en silencio.

Ja Guk Lyung continuó por él.

“Eso era porque este torneo nunca fue un ‘torneo para la elección del Señor’, sino un ‘torneo para el reclutamiento del equipo de expedición’.”

Una débil conmoción se oyó venir de la audiencia. Ja Guk Lyung no perdió la oportunidad y continuó.

“Sinceramente, esta Señora te admira. Nadie se ha atrevido a planear algo así de grandioso desde que la anterior expedición al abismo fracasara. E incluso atreverse a impulsar este proyecto arriesgando su propia vida. No puedo alabar lo suficiente las acciones del Señor.”

Ella le dio la espalda a Jae Hwan, definitivamente estaba hablándole a la audiencia.

“Eso es por eso que estoy extremadamente alegre de estar aquí ahora. Y debe de ser igual para los espectadores, aquí alrededor.”

Su discurso se llevó a cabo con la ayuda de una habilidad de amplificación de sonido. Ella tenía la atención de decenas de miles de los más fuertes en Caos.

“Esta Señora sabe que no se reunirían números tan grandes si este asunto fuera únicamente la elección de un nuevo Señor. Ya que, pese a ser lo suficientemente fuertes como para luchar en este torneo, un montón de personas optaron por no hacerlo.”

Y en este momento, ella se quitó sacó el velo como si lo hubiera planeado desde un principio.

Los que se sentaban en las gradas tragaron audiblemente. Los ojos de la líder de secta miraron a la multitud de izquierda a derecha, y la audiencia hizo una ola mientras apresuradamente intentaban evitar sus ojos al mirar hacia abajo.

La vista que los hacía observar los aspectos más honorables de sí mismos. La habilidad de mayor nivel que Ja Guk Lyung tenía a disposición, Ojos de la verdad.

En poco tiempo, Ja Guk Lyung retomó el discurso aunque ahora con una voz más baja.

“Todos. Esta Señora desea escuchar los verdaderos sentimientos de todos ustedes. ¿Vinieron para probar sus chances para volverse el Señor? O…, ¿fue la expedición al Abismo lo que los obligó?”

Una pregunta tranquila pero insoportablemente pesada, envuelta en la mirada penetrante de la líder de secta, pasó a través de sus corazones. Y entonces, apareció el primero en abrir la caja.

Ahh…”

Cuando empezaron a desenvolver ese regalo, las personas cambiaron. ¿Fue que se dieron cuenta finalmente? ¿Se percataron de que desde hace mucho tenían la respuesta a esta pregunta?

Hubo algunos que vinieron solamente para ver este torneo, y otros que vinieron únicamente por entretenimiento. Pero a medida que la pregunta se adentraba en el interior de ellos, sintieron que sus metas de venir aquí cambiaron a algo más ideal y esperanzador.

Estaba naciendo, la cosa que Caos deseaba desde hacía siglos, pero no podía adquirir. Algo que todos deseaban, pero nadie podía conseguir.

Ja Guk Lyung abrió la boca.

“Esta Señora quiere creer que Caos todavía no ha perdido su romance.”

Esa fue la cuña que abrió las puertas. Las puertas a su romance final.

La Expedición al Abismo.

Se agitaron. La audiencia, que antes había estado intentando escapar de su mirada, alzó la vista y hablaron con una voz coherente.

“Tiene razón.”

“Sí. ¡Lo que realmente queríamos ver aquí era…!”

Sus partidarios empezaron a aparecer.

Un viejo dijo,

“Estoy de acuerdo con ella. No recorrí todo el caminó hasta acá para ver unas peleas callejeras.”

Era una voz llena de espíritu que reverberaba por toda la arena.

“¡Es ‘espada virtuosa’!”

La Espada Virtuosa del supercontinente, Han Myong Gwan. Como un espadachín no afiliado, él es conocido por estar igualado con los diez líderes de sectas en términos de poder. También era respetado por su naturaleza benevolente.

Pero fue Jae Hwan quien notó el breve intercambio de miradas entre Han Myong Gwan y la líder de Santa Doncella.

‘Están juntos en esto.’

Ja Guk Lyung asintió con la cabeza y aceptó el elogio de Han Myong Kwan .

“Él tiene razón. Lo que debemos tener no es un conflicto interno, sino una unificación de nuestro poder.”

Voces de concurrencia nacieron de la multitud.

“En ese sentido, esta Señora está pensando en pedirle al Señor que cese inmediatamente este torneo. Ya ha completado su propósito. Ya que, aquí y ahora, se hallan almas que están dispuestas a unirse a la expedición por cuenta propia.”

La multitud explotó. El poder de este aglomerado había sido arrebatado por esta mujer enfrente de Jae Hwan. Ella alababa la motivación de Jae Hwan para celebrar este torneo, pero al mostrar pieza por pieza la torpeza del proceso, ella estaba intentando tomar el crédito de recrear la expedición al Abismo.

“Pero todos, todavía es muy temprano para celebrar. Tenemos un asunto importante que discutir.”

Cuando alguien preguntó ‘¿Qué es?’ ella respondió como si fuese obvio.

“Sería esto. ¿Quién será el líder de la expedición?”

Chung Heo, desde el asiento de primera fila, frunció el ceño.

“Esa puta engreída.”

Shin asintió desde un lado.

“Está usando las habilidades engaño insidioso e ilusión sobre mundos y personas…”

Las dos habilidades eran a menudo usadas en debates cuando el hablante carece de pruebas o de persuasión. Y desde hace tiempo, Ja Guk Lyung había estado usando esas dos habilidades de gran nivel. Los únicos que no cayeron bajo esta habilidad seductora fueron los adaptantes que superaban el 7.º orden.

Han Myong Gwan, desde el medio del mar de espectadores, volvió a alzar la voz.

“Entonces, ¿quién cree la líder de secta que es digno de ser el líder de esta expedición al Abismo?”

“Esta Señora desea que el Señor sea el que lidere esta expedición, ya que ésta fue su idea.”

“¡Joo! ¡Como se esperaba de la líder de la secta Santa Doncella!”

Ella retuvo la confianza de la multitud. Ellos no habían objetado si ella misma hubiera tomado la posición de líder del equipo. A los ojos de la multitud, sus acciones eran consideradas y comprensivas. Lo que no sabían es que ella estaba tomando todo en cuenta.

“Discrepo.”

Era Han Myong.

“El Señor de Gorgón no es de fiar.”

Las personas cercanas objetaron. Lyung los calmó, y entonces preguntó.

“¿Por qué lo dice? El Señor está más que capacitado para ser el líder del equipo.”

“Podrías tener razón en algunos puntos. Reconozco que el Señor posee gran intelecto y fuerza. De hecho, sería difícil encontrar un hombre mejor que él en ese aspecto.”

Era una cantidad excesiva de cumplidos.

“¿Por qué discrepa, entonces?”

“Porque la expedición no es algo que se pueda dirigir solamente con fuerza e inteligencia.”

Han Myong silenció a los que le rodeaban con su discurso. Aunque no estuvo dentro de la expedición hace 900 años, fue uno de los que se sabe que fue testigo de la creación del equipo con sus propios ojos.

Ja Guk Lyung sonrió y preguntó.

“Entonces. ¿qué cree el anciano que se requiere que tenga el líder?”

“Carácter.”

Fue una respuesta inmediata.

“Poder y estrategia pueden ser substituidas con guerreros fuertes y grandes ejércitos. Pero el carácter es diferente. Lo que el equipo necesita es alguien con un carácter capaz de mantener unidos a todos los miembros.”

“Entonces, ¿quiere decir que el Señor no tiene esa personalidad que usted piensa que es importante para el equipo?”

Su pregunta directa hizo que la audiencia enviara miradas hacia Han Myong.

Pero en vez de confrontar esa pregunta, él la evadió con perspicacia.

“He escuchado varios rumores del Señor en mi trayecto para acá.”

“¿Rumores? ¿A cuál se está refiriendo?”

“Que el Señor de Gorgón todavía no ha vivido una centuria, y ha aparecido en Caos hace solo un mes por primera vez.”

La audiencia estaba enfrentándose a un dilema; todos en cierta manera también habían escuchado ese rumor.

Ja Guk Lyung volteó la cabeza y le preguntó a Jae Hwan.

“Señor, ¿es eso verdad?”

“Lo es.”

Su respuesta extendió inesperada animosidad de la audiencia.

‘Otro asunto de números.’ Jae Hwan frunció el ceño ligeramente.

Su edad estaba agarrándolo del tobillo, de nuevo.

“Espada virtuosa. Tu opinión es sensible. La sabiduría solo viene con la edad. Pero-”

Han Myong asintió en entendimiento.

“Es una inefable descortesía menospreciar el carácter del Señor solo porque es joven. No sabemos cómo vivió el Señor sus 50 años de vida.”

Este era un gran fraude.

“Concuerdo con la líder de secta. Pero sigo pensando que tenemos que comprobar el carácter del Señor.”

“¿Comprobar? Tal vez, pero… ¿cómo propone que comprobemos el carácter de alguien?”

“Creo que la líder de secta debería de ser la jueza.”

“¿Yo? ¿A qué te refieres?”

“¿Qué tal una prueba de moralidad?”

Una prueba de moralidad. Había pocos adaptantes que no supieran de la prueba de moralidad de Lyung. Algunos incluso solicitan la prueba para rellenar sus ‘niveles iluminación’. La prueba los pone en un estado de inconsciencia temporal, pero tras eso, son capaces de adquirir grandes cantidades de nivel de iluminación.

“¡Si es esa prueba, entonces los resultados serán exactos!” gritó alguien.

“¡Apúrense y háganla!”

Cuando otros comenzaron a gritar a favor, la multitud se inclinó hacia allí.

Ja Guk Lyung también dijo con voz indefensa.

“Bueno… si eso es lo que quiere la gente…”

Ella sonrió y se volteó hacia Jae Hwan.

“Pero ahora que lo pienso, hemos estado decidiendo las cosas por nosotros mismos sin el Señor. Me disculpo, Señor. ¿Consiente usted esto?”

Jae Hwan no respondió. Miró hacia el cielo en silencio. Las oscuras nubes de presagios se acercaban, y sintió los tenues rastros de una calamidad. Él conocía este sentimiento.

Chung Heo dejó salir un gruñido.

‘Esa puta engreída te venció por completo. ¿Qué vas a hacer?’

Con increíble brusquedad, las cosas habían empeorado. Si Jae Hwan saca su espada como normalmente habría hecho, entonces el prospecto del equipo de expedición desaparecería. No habría una sola persona que quisiera unirse a una expedición dirigida por él. Pero, por lo demás, él tenía que aceptar la prueba de moralidad ofrecida por Ja Guk Lyung.

Al poco tiempo, Jae Hwan finalmente habló.


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s