The World After The Fall: Capítulo 50


¡capítulos 50 y 51 listos! ahora nos quedan 4 más para terminar de alcanzar la versión en inglés~

(1/2)

Traductor: The Un-Neet~
Editor: Absolute


Episodio 8:

El Romance Final (8)

‹Episodio 8. El romance final (8)›

 

“El que me mate primero, podrá ser el Señor.”

Ante eso, los reporteros de «Este mes en Caos» se pusieron en marcha para conseguir una mejor toma.

Una batalla imposible entre un Señor y seis campeones, incluyendo tres líderes de secta, estaba a punto de ocurrir.

¿Podría un hombre ser más engreído que esto?

No habría mejor estimulaciones para los residentes sedientos de historias de Caos por un tiempo. La audiencia exclamó, unos en aprobación y otros cuantos en desaprobación.

¿Podrá Jae Hwan ganar contra los 6 nominados de los cuartos de finales por sí mismo? Ese grupo incluía 3 de los diez líderes de sectas y otras tres personas que estaban en igualdad de condiciones que los mismos. Si Jae Hwan es capaz de lograr la victoria en contra de esas adversidades, significaría el nacimiento de un nuevo Campeón en Caos.

Con esta oportunidad para inspeccionar la voluntad del Señor que proclamó recrear la Expedición al Abismo, las personas empezaron a emocionarse.

Esto era lo que Jae Hwan pretendía. La razón por la que estaba haciendo este show, el porqué intentaba atraer la atención de otros, era porque él entendía la propensión de los humanos. Lo entendía ya que fue el líder de un escuadrón suicida tiempo atrás en su Torre Pesadilla; Carpe Diem.

Los humanos son animales de la ilusión.

Confunden la complejidad con lo abstracto y la absurdez. Periódicamente olvidan que lo material y lo inmaterial no pueden ser intercambiados así como así.

Jae Hwan estaba intentando usar esa debilidad de los humanos. Lo que necesitaba ahora mismo era su confianza.

Pero las confianzas fuertes vienen de relaciones profundas, y las relaciones profundas del tiempo. ¿Cómo uno puede lograr eso cuando se carece de tiempo?

Él debía de mostrarles una ‘competencia’ abrumadora. No simples habilidades, sino habilidades arrolladoras. Capacidades que atraerían respeto y miedo de ellos. De ese modo podría compensar por la falta de tiempo, que es muy a menudo lo que se necesita para que se forme un lazo de confianza, aunque sea temporalmente.

Este combate era la oportunidad perfecta.

De un extremo de la arena, la mujer con cadenas se rio de regocijo.

“¡Ajajajaja! ¡Bien!”

Jae Hwan levantó la guardia, escuchando la risa. Hasta ahora, solo fuertes como Chung Heo había escapado de su observación usando duda. La mujer debe de estar al menos al nivel de Chung Heo. Tenía que tener cuidado con ella.

La mujer se rio y continuó.

“Tuve la sensación de que algo divertido iba a suceder. Y estaba en lo correcto.”

Ella empezó a caminar en línea recta hacia Jae Hwan. Los que observaban se tensaron por su andar confiado.

“Tú, me gustas.”

Ella se detuvo justo enfrente de su nariz. Sus rostros casi se tocaban, pero Jae Hwan no se apartó. No sintió ninguna hostilidad viniendo de ella.

Ella le susurró suavemente en sus oídos.

“Entonces hasta aquí llego yo.”

“¿Te estás rindiendo?”

“Síp.”

Ella era rara. Con la oportunidad de volverse la Castellana justo a ella, y también con una ventaja inmensa…

El comentador dijo en pánico a través del micrófono.

—¡Una cuarta finalista anunció su abrupta concesión! ¿Acaso no quiere el asiento del Señor?

La mujer meramente encogió sus hombros, como si algo como el Señor no fuera de importancia para ella.

“No quiero que me molesten. Y…”

Ella no pronunció sus últimas palabras. Pero Jae Hwan pudo leerle los labios.

—Pronto, la calamidad ocurrirá.

Jae Hwan tenía una expresión complicada mientras miraba su retirada.

‘¿Calamidad? … ¿Qué quiere decir?’

No tuvo la oportunidad de ponderar en sus palabras por más tiempo.

Ya que, junto con la retirada de la mujer, otra situación ocurrió.

Hmm. Señor, yo también cederé. Por no mencionar la desigualdad, con mi capacidad actual, no seré capaz de competir.”

Yun Yong se movió primero.

Él ya había experimentado la sensación de volar por el aire gracias a Jae Hwan. No quería volver a sufrir esa picota. Estaba en los cuartos de finales, y eso era suficiente para cumplir los requisitos de Jae Hwan.

Esto no era lo que Jae Hwan quería.

‘Bastardo astuto.’

Yun Yong escogió el método que lo hacía parecer humilde y magnánimo, y aun así obtener ganancias.

Pero Yun Yong no fue el único.

“Yo humildemente reconozco que no puedo siquiera llegarle a los pies, Señor. Envío fe a su confianza, y me retiro gratamente.”

Era Kaiman.

Su retirada creó quejas entre los espectadores

“¿Kaiman se rindió?”

“¡De ninguna manera!”

Kaiman era reconocido por su cordialidad y rectitud entre los 10 líderes de sectas. Él también era conocido por su espíritu de lucha y su renuencia a perder. ¿Ese tipo de persona se rindió sin siquiera intentarlo?

Jae Hwan frunció el ceño. Esto no estaba bien. De algún modo había esperado que Yun Yong se rindiera así, pero lo de Kaiman fue completamente inesperado.

Cuando sus ojos se encontraron, Kaiman se inclinó tranquilamente y se fue también.

‘Él no parece tener las mismas intenciones que Yun Yong…’

Él sintió que Kaiman estaba retirándose porque veía este combate como un duelo no honesto. Sea cual sea la razón, iba a ser malo para Jae Hwan.

“Qué extraño, ¿no? ¿Será que esto es algún tipo de maquinación?”

La cosa que él temía estaba pasando. Alguien de la audiencia empezó a expresar sus dudas. Sin saber que Yun Yong y Kaiman ya se habían enfrentado la derrota contra Jae Hwan, naturalmente llegarían a esta conclusión.

Con tres fuera, solo tres restaba: la vicelíder y la líder de la secta Santa Doncella, y la mujer que venció a Kang Hwang.

Jae Hwan pensó que incluso si ganara contra ellas, el resultado no sería satisfactorio. ¿Qué podría hacer?

“Qué lástima, Señor. Las cosas no están yendo de la manera en que querías.”

La líder de la secta Santa Doncella, Ja Guk Lyung, se burló.

Jae Hwan asintió.

“Ustedes son las que deberían de sentir lástima. Sus chances de ganar bajaron. Bueno, como sea. ¿Empezamos?”

“… Estás en el paraíso de los estúpidos. Los otros retrocedieron en tu consideración.”

Enojo se filtró de su voz.

[Líder, vayamos y ya.]

La vicelíder, quien estaba vistiendo una túnica púrpura, le envió un mensaje a la líder de secta.

[No importa lo fuerte que sea, él no puede escapar de las tres de nosotras.]

Desafortunadamente, la vicelíder de secta, siendo solo un adaptante de 6.º orden, no podía medir la fuerza de Jae Hwan. Pero incluso si fuera capaz de hacerlo, ella probablemente habría dicho la misma cosa.

A pesar de ser una secta de solo mujeres, la Santa Doncella solo contenía luchadores de combate cercano. Y la vicelíder era la más poderosa en cuanto a fuerza destructiva.

[Cálmate, vicelíder.]

La líder de secta meneó la cabeza.

[Tú sabes bien que no vinimos aquí para pelear contra el Señor, en primer lugar.]

[Aun así…]

Jae Hwan tenía una expresión de regocijo. Duda realmente era útil en tiempos como estos.

‘No vinieron hasta acá a pelear. Entonces, ¿cuál es su meta?’

La líder de secta también le dirigió unas palabras a la mujer que derrotó a Kang Hwang. Parecen estar en buenos términos.

[¿Qué hará la líder del departamento de investigación?]

[Esperaré a ver cómo termina esto.]

La mujer en ropa poco ajustada respondió, y la líder preguntó de nuevo.

[¿Quién está respaldando a Cielos Prohibidos que hicieron al Soberano del Acero involucrarse por su cuenta?]

[Como he explicado anteriormente, no puedo revelar eso. Intenta no involucrarte en este asunto. Todo lo que tienen que hacer es llevar a cabo la solicitud que te enviamos.]

Su tono contenía autoridad, lo cual molestó a la líder de secta.

[… Bien. ¿Qué necesitamos hacer?]

[Queremos conocer el carácter del Señor.]

¿Carácter? ¿Qué era carácter, exactamente? ¿Era la flexibilidad de una persona? ¿Su proceso de pensamiento? ¿Su actitud hacia otros? ¿Sus deseos y anhelos? Era un término ambiguo. Pero la líder de secta sabía lo que quería decir.

[… Quieres saber qué tan útil es a largo plazo.]

La líder del departamento de investigación no respondió inmediatamente.

Ella se quedó parada tranquilamente, antes de decir esto,

[El Soberano de Acero no considerará tu asistencia a la ligera.]

[¿Y si el Señor de Gorgón no cumple tus criterios?]

El silencio continuó por un momento. La Líder del Departamento de Investigación respondió finalmente, mirando directamente a la líder de secta.

[Entonces un nuevo personaje deberá ser introducido. Confiamos en tu sabiduría.]

Fueron palabras calmadas, que fueron pronunciados de acuerdo a la situación como si leyera la mente de la líder de secta. La líder de Santa Doncella respondió con voz satisfecha, y su orgullo gratificado.

[Entiendo.]

Tras el diálogo entre el trío, las tres se voltearon hacia Jae Hwan. Jae Hwan les devolvió la mirada.

Las cosas se estaban volviendo interesantes.

La líder de secta abrió la boca.

“Señor de Gorgón, no deseamos pelear contigo.”

“¿Entonces es eso una rendición?”

“Una rendición… Eso parece ser la expresión incorrecta para usar. La situación es bastante distinta.”

“¿Qué quieres decir?”

“Antes, dijiste esto. Que el perdedor del duelo debe de volverse uno de los miembros de la expedición de Caos.”

El patrón era reconocible. Jae Hwan exclamó con algo de molestia.

“No pensarás discutir lo que un 1 vs 1 significa como el líder del seminario, ¿cierto? ¿Quieres algo más que una lucha?”

“No, eso no es lo que estoy diciendo del todo.”

“¿Entonces?”

Jae Hwan sintió la sonrisa de la líder de secta formándose en el interior de su velo.

“No perderemos contra ti.”

“… ¿A qué te refieres?”

Ella dijo ‘No perderemos contra ti’, no ‘No perdimos contra ti’. No estaban en tiempo pasado, sino en tiempo futuro.

La líder de la secta Santa Doncella dijo en un tono de ocio.

“Nos estamos uniendo voluntariamente al equipo de Expedición al Abismo.”

 

‹•›

 

Al mismo tiempo, dentro de la oficina del palacio, llegó un correo de halcón azul. Era un halcón de gran estatura y plumas hermosas. Como nadie vino a recibirlo tras el pasar de un tiempo, él soltó un grito.

Yulewen entró a la oficina del Señor. Él había estado en la habitación adyacente, ocupándose arduamente del torneo.

“¿Quién viene cuando estoy tan ocu…? ¿Hmm?”

Su rostro cambió cuando vio el halcón azul. Los mensajeros azules eran usados solo en tiempos de emergencias.

[Señora de Dríada, Aisa Rindkroft.]

El halcón era de la fortaleza del Sur.

Yulewen abrió la carta con precaución. ¿Por qué Aisa Rindkroft enviaría algo así?

“Dios.”

Las manos de Yulewen empezaron a temblar. Sus engrandecidas pupilas miraron al exterior por la ventana. Vio el cielo sur de Gorgón.

No podía verlo o tocarlo, pero lo sentía, acercándose con velocidad tremenda. Nubes negras destructoras de mundos.

El ejército de los muertos se dirigía a Gorgón.

 

 

Notas:

0TI: El autor colocó caracteres chinos al lado de su nombre. Significa algo como púrpura, canto de pájaro, y relajante.


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s