Bursters!! Capítulo 22


Gif: Bueno capítulo de la semana disfruten  ;v

Edición y Corrección: Gif


Frustración y Desagrado

Ryuji y Misora se fueron tranquilamente del lugar, mientras Akira volvía a sus asuntos.

— « Tener que lidiar con esos dos siempre fue un fastidio…»

La hija del director continúo con sus asuntos mientras que Ryuji y Misora volvieron al salón. Una vez dentro, tomaron sus mochilas y se dispusieron a irse.

— Ohhh, espera gatita.

Uno de los engreídos del Rango A se puso en el camino de Misora, con una expresión confiada que a las chicas les provocaba cierta repulsión.

— Soy Kusoda Eiichi, el Burster de rango A más fuerte de la academia. No pude evitar ver tal belleza ante mí.

— Pfffft, ¿me hablas a mí? Nyshishi, lo siento, solo me interesan los fuertes.

— ¿Oh? ¿Estás diciendo que soy muy débil para ti?

Misora tomo por el mentón al chico y su sonrisa se volvió un tanto oscura.

— Un ratón no debería jugar con el gato, Nyshishi.

— ¡…!

La gyaru solo empujo violentamente al chico, haciendo que pierda el equilibrio por unos segundos pero sin llegar a caerse.

— Je, eres más agresiva de lo que esperaba, eso me agrada.

— …

El chico playboy tomo a Misora por la cintura y esta, ve su mano con algo de indiferencia. Sin embargo Ryuji se pone entre ellos.

— ¿Huh? ¿Y tú qué quieres macarra? ­­­— Responde el chico molesto.

— Saca tus manos de ella, enclenque.

—Ohhh, ¿sientes celos tipo duro?

Kusoda se volvió aún más imprudente al colocarse tras Misora y comenzó a tocar sus pechos, aunque la chica no le daba la menor importancia.

— « ¡OHHHHHH! ¡SON ENORMES Y SUAVES! »

Tanto el mohicano como la gyaru no parecían inmutarse ante el desvergonzado acto del muchacho. Misora incluso atrajo miradas de desagrado de sus compañeras.

— ¿Cómo puede permitirse ser tocada en público?

— ¿Acaso no tiene vergüenza?

— Que zorra más vulgar…

Los cuchicheos se volvieron un murmullo bastante molesto mientras el chico seguía manoseando a Misora. Hasta que al fin, la gyaru lanza un suspiro de decepción y habla.

suspiro… ¿Por qué las ratas no conocen su lugar?… Hey, Ryu-chin, ¿Puedo encargarme de este?

— Hmph… Haz lo que quieras con él, no me moveré por tan poca cosa…

— ¡Yay~! Gracias Ryu-chin…. Bueno.

—« ¿Eh?…»

Misora tomo una de las manos del muchacho y de un lanzamiento de judo lo puso frente a ella. El chico se había quedado mudo de la sorpresa mientras la chica sonreía.

— Bueno… es hora de sacar la basura de aquí. — Dijo Misora sonriendo.

— ¿Eh? ¿Basura?…

— Trata de no morir… seria demasiada molestia.

— ¿Eh?

BOOOM!

La chica desvergonzada le dio un golpe en el rostro tan fuerte que el muchacho salió disparado como una bala de cañón, atravesando la pared y volando hasta un edificio cercano, destruyendo varias ventanas al estrellarse con el mismo. Todos miraron horrorizados la descomunal fuerza de la chica, salvo su compañero, quien seguía tan frio como el hielo.

— Tch… debiste volarle la cabeza.

— Vamos, Ryu-chin… No perderé una fuente de alimento, aunque tenga peor sabor que un huevo podrido.

Suspiro… De acuerdo. Solo trata de no dejar a toda la academia en el hospital antes de terminar el trabajo.

— ¡Si~!

Luego de toda la demostración, los nuevos estudiantes se retiraron del salón, con rumbo a la cafetería.

— …

Mientras todos estaban aún tratando de procesar lo que vieron. Yashiro y las chicas estaban relativamente cerca del salón, por lo que vieron lo que sucedió. Ellos habían ido a hablar con los hermanos Okuma por los nuevos estudiantes.

— Parece que nuestras sospechas eran ciertas Yashiro-san.

— Si…

Hace 10 minutos…

­— Yashiro…

— Si, debemos ir con Miu y Kaiga.

— …

Los 3 jóvenes estuvieron de acuerdo en que debían a acudir a los profesores para saber más respecto a esos dos chicos nuevos. Se levantaron de sus asientos y se fueron juntos a la enfermería, donde suponían, encontrarían a Kaiga.

Mientras ellos se iban del salón, varios compañeros empezaron a sacar conclusiones.

— ¿El Demonio Blanco con Tsukino y Kasai?

— Entendería que Kasai se juntara con ese chico… pero Tsukino no hace muy buena pareja junto a él.

— Kasai siempre fue bastante violenta y salvaje. Quizás le gusta ese chico desde que vio lo violento que puede ser. ¿Pero por qué Tsukino los seguiría?

— Bueno… ella es amiga de Kasai, no preguntes como. Tal vez está junto a ellos por que sí.

— ¿Crees que Kasai y Shirazaki estén saliendo?

— No lo sé, Kasai dijo que el chico se llevaba mejor con Tsukino.

— Tonta… es lo que siempre dicen para encubrir la relación.

— Ohhhhh… no lo sabía.

Mientras el malentendido más grande de la historia estaba tomando forma en el salón, Yashiro y las chicas llegaron a la enfermería. El chico toco la puerta y entro junto con sus amigas.

— Kaiga-sensei, ¿Esta aquí?

— ¿Ñue?

Kaiga salió de entre las cortinas que cubrían una de las camas de la enfermería, completamente adormecido.

— Ohh… ¡Shirazaki-kun! Bostezo… ¿Qué sucede?

— Ummm, Kaiga-sensei, ¿Qué se supone que está haciendo? — pregunto Momoka.

— Durmiendo… ¿Que más podría ser?… Bueno, ¿Qué necesitan?

Kaiga salió de las cortinas y se sentó en una silla cerca de su escritorio.

— Es sobre los chicos que se transfirieron hoy.

— ¿El chico con el mohicano y la gyaru?

— Si, esos mismos.

—Hmmmmmm… realmente me gustaría serles de más utilidad, pero fue el mismo Kenjohime quien se encargó de la inscripción. No sé nada aparte de su apariencia o sus nombres.

— Ya veo… — respondió Momoka decepcionada.

— Tch… como siempre, este Monje es un inútil.

— « Creo recordar que fui yo quien evito que estiraras la pata, malagradecida…» — pensó Kaiga molesto.

— Enju, Kaiga-sensei te ayudo cuando Zaiga te hirió en el pasado…

— « Hmpf… al menos alguien me lo agradece.»

—… Bien… Lo siento, ¿sí?

— Disculpas aceptadas. — respondió Kaiga sonriendo.

— Kaiga-sensei, ¿conoces a alguien que podría saber más? ­— pregunto Yashiro.

— Hmmmmmm… Miu y Hikari saben tanto como yo. Solo se me ocurre una persona que podría saber más.

— … … ¡…!! No.

— Yashiro, se lo que piensas pero debes al menos conside-

— Kaiga… no sé qué tanto te hayan dicho mis padres, pero no pienso pedirle ayuda aunque me cueste el cuello.

Las chicas miraron como Kaiga se denotaba preocupado por la situación a la vez de la negación de Yashiro. No les tomo mucho tiempo saber a quién se estaban refiriendo. Si el único que hizo todos los trámites para la inscripción fue Shuryo, solo una persona podía saber más que los profesores. Solo Akira podía tener acceso a ese tipo de datos.

— « Yashiro-san…»

— …

Las chicas recordaron como su amigo les conto su pasado tan oscuro y sufrido. Era completamente entendible que no quisiera ni cruzar miradas con Akira.

— Gracias Kaiga-sensei, pero buscaremos otro modo. — respondió Momoka.

—… suspiro… Bien, de aquí en adelante solo puedo desearles suerte.

— Quizá podría recitar un Mantra a Buda, jejeje.

— …

Enju resalto la nueva cabeza rapada de Kaiga, debido al castigo de Kazuha anteriormente. El profesor, con una vena hinchada en su frente, solo puede quedar en silencio mientras sus alumnos se van.

Poco después de que se retiran, Kaiga aprovecha su soledad para encenderse un cigarrillo y abrir un poco las ventanas para que entre algo de aire. Aspiro el humo gris de su cigarrillo y lo exhalo con la mayor tranquilidad que pudo.

—… Entiendo tu odio Yashiro, pero necesitamos cualquier ayuda que podamos conseguir.

Regresando al presente…

— ¡…!

Los tres quedaron atónitos ante el despliegue de poder. Desgraciadamente no pudieron ver quien fue el que disparo tal ataque, lo único que pudieron ver fue como su compañero salió despedido del edificio como un proyectil. Después de ver a la bala humana estrellarse contra el edificio cercano, vieron como Misora y Ryuji salían del salón.

Apenas entraron, vieron al resto de la clase bastante asustada. Por lo que trataron de hablar con algunos para saber qué diablos había pasado.

— Oye, ¿Te encuentras bien? ¿Qué sucedió aquí?

Yashiro le pregunto a una chica que estaba cerca que es lo que había ocurrido. La compañero temblaba un poco y hablaba de forma algo entre cortada.

— La-La-La gyaru go-golpeo al marrano y-y sa-sa-salió volando.

— ¡…!

Quedaron impresionados por las palabras de su compañera, había sido Misora quien dio tan brutal golpe y lo que es más, según ella fue completamente desinteresado.

— «Esto es malo…» — pensaron los tres.

— ¿Saben a dónde se dirigían?

— N-No, So-Solo se fueron.

Yashiro se fue a buscarlos mientras las chicas se quedaron un poco atrás. Mientras iban a buscar a los nuevos, Ebisu llego al salón dañado.

— Vaya, parece que tendremos trabajo extra.

Poof

De la nada salieron muchas copias de Ebisu y empezaron a reparar todo el daño. Trabajadores con Burst especializados en la construcción ayudaron y pudieron terminar las reparaciones rápidamente.

Regresando con el nuevo dúo, habían ido a la cafetería. Ryuji tomo un tazón grande de ramen, mientras que Misora tenía tantos postres delante de ella que su compañero no podía verle la cara.

— Engordaras si comes tantos dulces Misora…

— Moo~ Ryu-chin… hay cosas que no se les dice a las damas.

— Hmpf… ¿Ahora eres una dama?

— Buen punto… masticar

sorber

Mientras Misora y Ryuji estaban comiendo, las amigas de Yashiro los encuentran, aunque parece que el chico acabo algo perdido.

— « Pensé que la de mala orientación era Enju pero Yashiro-san es peor…»

A medida que las chicas avanzaban, la dupla seguía con su comida ignorándolas completamente.

SLAM

Enju dio un palmazo en la mesa, lo que hizo que Ryuji y Misora dejaran de comer y las miraran un poco. La gyaru lamio sus dedos para limpiar la crema que tenía y les hablo en un tono un poco despreocupado.

— Ohh~ Son las sirvientas de Ya-chin. Hola~

El tono del habla seguido del comentario en sí, hace que Enju empiece a elevar la temperatura.

— Oye… No soy la sirvienta de nadie…

— ¡Cierto~! Tú eres su novia.

—… ¡¿HUUUH!? ¿Quién te dijo tal estupidez?

— Hmmmmm… lamer. Es lo que me parece, tu forma de actuar y hablar es muy similar a la del chico. Hacen buena pareja… creo.

— ¡Maldita zo…

— Enju…

— …!

— Déjame hablar a mí un minuto…

Enju vio como Momoka sonreía, pero era obvio que tras esa sonrisa alegre, se escondía un enojo bastante grande. Avanzo al lado de Enju y comenzó a hablar con Misora.

— Ahora… dejando de lado las suposiciones amorosas, ¿Qué quieren de Yashiro-san?

—… sorber… es simple.

Ryuji por fin decidió hablar. El chico levanto la mirada hacia las dos jóvenes que interrumpían su comida y las observo fijamente.

— Queremos que se una a Kenjo.

— ¡…!

— Nyshishi… un chico tan sabroso como él sería mi compañero perfecto.

A medida que Misora y Ryuji hablaban, Enju y Momoka no hacían más que enojarse cada vez más.

— ¿Sabroso? — repitió Enju molesta.

— Si~~. No siempre ves a alguien con un poder tan abismal, aunque…

— « ¿Aunque?»

— No entiendo porque lo mantiene a raya… es como si tuviera un freno o algo.

— ¡…!

Las chicas recordaron lo que Yashiro les había comentado. Aquello de que aquel ente fue retenido por sus padres y un amigo.

— Ahhh♥… solo de pensar en comer eso… hace que me estremezca.

Misora comenzó a abrazarse a sí misma, mientras que su compañero seguía sorbiendo fideos. Dejando a las chicas aún más asqueadas de lo que ya estaban respecto a su forma de ser.

— Yashiro no es comida para ti, zorra.

— Nyshishi, es libre de decidir, ¿no lo crees?

Chispas salían entre las chicas y Misora, un desagrado enorme se podía sentir entre ellas.

cling…

Ryuji finalmente termino su tazón de ramen y dio las gracias por la comida.

— Misora, nos vamos.

— Si~… Nos vemos luego, noviecitas, Nyshishi.

— Esa zorra cada vez me asquea más… — murmuro Enju.

—… Arsenal… Colt .45.

Enju se voltio rápidamente al escuchar que Momoka había activado su Burst. Sin embargo antes de que siquiera pudiera levantar el arma, sintió un par de manos… en sus pechos.

Squish~~

— Hmmmmm, son más suaves de lo que creía, Nyshishi.

— ¡…!

Momoka movió el brazo rápidamente intentando golpear a Misora con el arma. Sin embargo, la gyaru volvio a desaparecer.

— Te falta entrenar si quieres alcanzarme, Nyshishi.

— ¡…!

BUMP!

Misora golpeo el estómago de Momoka, haciendo que esta pierda el conocimiento.

— ¡Momo-chan!… ¡INFELICES!  ¡…!

Antes de que Enju pudiera siquiera reaccionar, Ryuji ya tenía su mano frente a ella.

Fuujin: Wind Press…

¡BOOM!

Enju sintió como si la hubieran atropellado por delante y por detrás, noqueándola casi al instante. Solo podía ver como aquellos chicos se alejaban mientras que la Gyaru se ponía en cuchillas, mostrando sus panties negras y riéndose.

— Mejor suerte la próxima debilucha, Nyshishi…

Todo se volvió oscuro, hasta que ambas despertaron en la enfermería.

— ¿Se encuentran bien?

—… Yashiro…

— Las encontré en la cafetería. Pelearon con esos tipos ¿verdad?

Enju y Momoka miraron al techo, frustradas pero a la vez algo deprimidas.

— De verdad… ¿otra vez tendrás que luchar solo?

— ¿Qué?

— Yashiro-san… tanto Enju como yo nos sentimos mal por ser débiles.

— Vamos chicas, ustedes no son débiles.

— Deja de mentirnos en la cara mono afeitado. Somos muy conscientes de la diferencia de fuerzas entre nosotros tres.

— Cuando tuvimos a Zaiga de enemigo, creíamos que podíamos hacer algo… pero en lugar de eso solo fuimos leña para el fuego. Incluso tuve que pedirte que te hicieras cargo. hic… perdón… Perdón por ser débiles, Yashiro-san.

— …

El muchacho no podía hacer más que ver como sus amigas se infravaloraban a sí mismas por no poder hacerles frente a los nuevos enemigos.

— En ese caso… ¿Por qué no entrenan con alguien?

Kaiga estaba con ellos y les da una idea de la nada.

— ¿Pero quién las entrenara Kaiga-sensei?

— Eso lo discutiremos cuando lleguen sus vacaciones. Por ahora, traten de no acabar en mi enfermería demasiado seguido.

— …

Ambas chicas salieron junto con Yashiro. Afortunadamente solo las noquearon, no tenían ninguna herida importante. El daño psicológico fue lo más grande. Derrotadas en un parpadeo, Enju y Momoka ya estaban muy frustradas.

— « Esto no se quedara así zorra bronceada…»

— « No pienso ser una carga para Yashiro-san… no de nuevo.»

Con amargura en sus rostros y rabia en sus pensamientos, las chicas vuelven a su salón con su amigo. El enemigo ha resultado ser aún más fuerte que el anterior.


CAPITULO ANTERIOR |ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

 

Anuncios

11 comentarios

    • No te clavo mi espada por donde no te da la luz, solamente porque eres uno de mis primeros seguidores xD. Se llama Kazuha, no Yuzuha. De todas formas, en parte tienes razón, pero en parte no, JE JE JE.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s