Infinite Competitive Dungeon Society: Capítulo 76


(4/6)


El Elementalista que Selló, el Elementalista que Salva (3)

La lanza que empujé vigorosamente no alcanzó a al objetivo. Sólo pude confirmar que el elemental era extremadamente rápido. Después de esquivar la embestida de mi lanza, el elemental abrió la boca y exhaló energía helada.

“¡Se los dejo a ustedes!”

[¡Podemos bloquearlo!]

[¡Ahora es posible!]

Parecía querer hacerme retroceder, pero con la protección de docenas de elementales de hielo, cargué hacia delante. Y entonces, clavé mi lanza en la boca abierta del elemental.

Kiyaaaaa!]

“¿¡Kuk!?”

Bloquear!]

Incluso si se materializaba, como era un ser espiritual, parecía no tener problemas para usar su habilidad con una lesión en la boca. A pesar de que sangre azul fluía de su boca, la energía helada de su aliento se hizo más fuerte y me arrolló, sobrepasando la protección de los elementales de hielo. Sin embargo, Peika vino a ayudarme antes de que me convirtieran en una estatua de hielo.

Flecha Trueno!]

Kiyaaa!]

Las flechas relámpago de Peika golpearon el cuerpo del lobo elemental. El elemental enloquecido era un elemental de hielo que tenía como base la propiedad del agua. Peika, que controlaba los rayos, era naturalmente más fuerte contra su elemento. Incluso si su fuerza era más débil que la de un elemental enloquecido, aún podía infligir una gran cantidad de daño. Entretanto, saqué mi ballesta y disparé pernos consecutivamente. Cuando golpearon su boca, explotaron, haciendo que se tambaleara hacia atrás.

[¡Fuerte!]

[La elemental relámpago es muy linda. Quiero que sea mi novia.]

“¡Deja de parlotear y protégeme adecuadamente!”

Con mi tiro con ballesta de bajo rango, no podría dar un golpe fatal. Después de disparar una ronda de pernos, colgué la ballesta en mi cintura y, vertiendo una abundante cantidad de maná en mi Lanza Negra de Tierra, empujé hacia adelante con la hoja de la lanza desplegada. Recibiendo las interminables flechas de relámpago de Peika y la embestida de mi lanza al mismo tiempo, los ojos del elemental enloquecido ardieron con un mayor enrojecimiento.

[Humano… ¡Elemental…!]

“¿¡Eh!?”

La súbita voz hizo que mi corazón se estremeciera. En el breve instante en que mi ataque se desató, el elemental se abalanzó sobre mí. Sus dientes afilados brillaban con una luz plateada.

[Ah, ¡es peligroso!]

[No podeos bloquear ataques físicos.]

[¡Corre!]

“¡Kuk! Piel de Dragón… Ah, ¡ya la usé!”

Algo estaba mal. No podía mover el cuerpo correctamente. Mi cuerpo no escuchaba mis órdenes. Desafortunadamente, ya había usado el Grito de Guerra del Lord Orco, Piel de Dragón y Explosión del Trueno Oscuro en las tres raids de jefes que hoy llevé a cabo. Como tal, no había mucho que pudiera hacer.

Vertí con urgencia todo el maná que pude en los elementales que me protegían, fortaleciéndolos. La luz que emanaba de los elementales se hizo más brillante y una armadura de hielo cubrió la armadura que ya llevaba puesta.

[¡Has dominado el Aura Espiritual Rango Inferior! Ahora puedes  infundir elementales en tu equipamiento defensivo, y no solo en tu arma, ¡otorgando un aura de reforzamiento!]

[¡Has aprendido el Aura Espiritual Rango Medio! Tu aura espiritual será reforzada por un atributo fortalecido de tu elemental. Mientras se usa el Aura Espiritual, el Elementalista será capaz de usar magia elemental de rango inferior.]

Grité instintivamente.

“¡Grilletes de Hielo!”

Kuung!]

El elemental lunático se congeló mientras me enseñaba los colmillos. Desde la tierra surgieron varias manos de hielo que detuvieron sus movimientos. Por supuesto, como era magia elemental de rango inferior, no duraría mucho.

“Eh, ¿te gusta el judo? ¿Sí? ¡Entendido!”

Kuuung!]

El casco, las botas, la armadura, el guante. Los elementales de hielo habían teñido mi equipo de blanco. Me acerqué con mi guantelete, que ahora podía congelar a la gente con sólo golpearla, y le agarré la pata delantera. Al mismo tiempo, el elemental demente se escapó de los grilletes de hielo.

¡Salté hacia él y lo arrojé al suelo!

Kuaaaang!]

[¡Ahora, Lanza Relámpago!]

El grito agudo de Peika creó un relámpago de 2 metros de largo. Sin vacilar un ápice, Peika arrojó el rayo al elemental que yo había arrojado.

[¡Golpe Crítico!]

Kuuuuuang!]

Con un rugido, emitió una enorme cantidad de energía congelante de su cuerpo. Los elementales de hielo que estaban infundidos en mi armadura gritaron.

[¡Qué frío!]

[¡Siento que voy a morir!]

Apreté los dientes y vertí más maná sobre ellos. Sin embargo, mi maná también había llegado a su límite. Maldición, ¿tendré que huir usando Talaria? Sin embargo, justo cuando estaba pensando en eso, a Talaria se le acabó el tiempo de uso.

Me encontraba en peligro.

“Puesto que se llegó a esto, podría usar Duro de Matar y…”

Preparándome para que mi HP cayera por debajo del 3%, agarré con fuerza mi lanza y circulé por el Circuito Peruta para darle a los elementales un poco de maná. Fue entonces cuando las luces emitidas por los elementales de hielo se hicieron más brillantes y mi HP, que estaba cayendo por la energía de congelación, se detuvo.

[¡Has dominado el Control Elemental Rango Inferior! Todos los elementales en la existencia te verán con buenos ojos y escucharan tus palabras.]

[¡Has aprendido el Control Elemental Rango Medio! Sacar el potencial de tu elemental contratado se hace más fácil. Puedes manejar a los elementales con mayor facilidad.]

“¡Peika!”

[¡Déjamelo a mí, Master!]

Encima de mi cabeza, Peika dejó salir una luz radiante. Podía sentir su presencia creciendo, incluso el elemental demente dejó de atacar por un momento. Un cambio que no esperaba estaba ocurriendo. Incapaz de resistir, levanté la vista. A medida que mi corazón latía más rápido, pude darme cuenta de que ella había pasado por un cambio cualitativo.

Cristales de oro flotaban desde el cielo como si fueran nieve, mientras que Peika flotaba suavemente sobre la tierra.

Peika había logrado materializarse.

[¡Has dominado el Contrato Elemental Rango Inferior! ¡Ahora puedes usar más del poder original de tu elemental contratado!]

[¡Has aprendido el Contrato Elemental Rango Medio! Tus elementales contratados que poseen la capacidad de materializarse ahora son capaces de hacerlo, pero se usará más maná mientras está materializado. La fuerza de todas las habilidades que usan los elementales incrementa vastamente. El número de elementales con los que puedes formar un contrato incrementa en uno.]

[Te atreviste a intentar convertir a Master en una estatua de hielo, ¡te van a dar una paliza, perrito!]

El abanico plegable que siempre llevaba en la mano se había transformado en un látigo de rayos. Peika, que se había materializado como una niña de unos 10 años, blandió el látigo contra el elemental. Como un rayo, el látigo cortó el aire y perforó el abdomen del elemental. En ese instante, una voz resonó.

[¡Me… duele…!]

“¡Espera!”

Grité a toda prisa. Peika me miró con curiosidad. A diferencia de su yo normal de 20 cm, se veía mucho más encantadora después de haberse materializado como una niña humana. Sin embargo, ahora no era el momento de admirar su aspecto.

Corrí urgentemente delante de Peika y comprobé la apariencia del elemental. Sus ojos aún estaban teñidos de rojo, pero no por eso lo escuché mal. Esa era la voz de una chica joven.

“Tú…, ¿dijiste eso?”

“¡Duele…! ¡Me duele, me duele!]

El elemental se levantó y se abalanzó sobre mí. Levanté la mano e impedí que Peika volviera a arremeter con el látigo. Con nuestro contrato reforzado, Peika entendió lo que estaba pensando.

Concentré los elementales de hielo en mi guantelete y me acerqué al elemental. En ese momento, el elemental abrió la boca y me mordió el guante.

Kyak, eso duele! ¿¡Qué estás haciendo!?]

[¡Te protegimos!]

[¿¡Por qué tratas de matarnos, Elementalista!?]

“Cálmense, nadie se va a morir. Ahora bien, mírame.”

[¡Me duele…!]

“Haré que deje de doler, así que mírame.”

Al principio, quise pegarle al elemental hasta que saliera de su demencia. De lo contrario, no habría tenido más remedio que matarlo.

Pero ahora, las cosas eran un poco diferentes. Finalmente había encontrado la respuesta. Después de que Peika se materializara y yo obtuviera el Contrato Elemental de rango medio, las cosas se volvieron mucho más claras.

Este bebé era un elemental que podía formar un contrato conmigo.

Lo sentí. Cuando entré por primera vez en este lugar, sentí que algo me estaba llamando. La voz de un elemental me llamó antes de encontrarme con Peika. Sobre todo, este fuerte vínculo que me conecta con este elemental.

[¿No seguirás hiriéndome?]

“No lo haré. Cálmate, y mírame.”

La Bendición de la Reina Elfa fue extremadamente efectiva. Dudaba de poder calmar a este elemental sólo con mi poder. Ahora que estaba agotado, mi poder como Elementalista y la bendición de Loretta podía suprimir su cólera.

[Todos son mentirosos. Tú también eres uno.]

“No estoy mintiendo.”

La boca del lobo se abrió lentamente y saqué el guante de su interior. Fue aplastado, lo que me hizo querer llevarlo a reparar, pero por ahora no le hice caso. En vez de eso, lentamente puse mi mano sobre su cabeza.

Aunque el elemental gruñó como si fuera a volverse loco de nuevo, sus ojos rojos se fueron aclarando poco a poco.

[Él trató de atarme contra mi voluntad.]

“Yo no lo haré. No necesito hacerlo a la fuerza.”

[Él me abandonó y me selló.]

Lentamente froté su cabeza, y el elemental se volvió más tranquilo. Los elementales de hielo, por otro lado, parloteaban en voz alta.

[¿Será que este Elementalista es su compañero?]

[¡Vaya! ¡Con razón él pudo entrar a este lugar!]

[Sus frecuencias coinciden!] (NT: No tengo idea de cómo tradujeron wavelenghts antes)

[Ha bastante desde la última vez que vi a un Elementalista, pero éste hasta puede formar un contrato con dos elementales… ¡Asombroso!]

[Mm, quería apalearla un poco más…]

Ignoré a los elementales de hielo y a Peika, que murmuraba con decepción.

[Qué cálido… ¿Eres mi contratista?]

“Perdón por hacerte esperar tanto.”

[Ah… mi consciencia… está… volviendo.]

Soltando un pequeño gruñido, se acercó a mí. Aunque Peika dio un paso hacia adelante ligeramente tensa, no pensé que fuera necesario. El aura roja en sus ojos había desaparecido, y fue reemplazada por ojos azul claro como el color del cielo de invierno.

[Recordé… mi nombre. Soy Ruyue… Hija del Hielo y la Nieve, Ruyue.]

“Recuperaste tu nombre. Fantástico.”

Cuando los elementales se volvían locos, lo primero que hacían era perder sus nombres. Así, nadie podría recordar sus nombres. En el momento en que se apartaran del orden del Mundo de los Espíritus, perderían la guía que determinaba sus identidades.

Sin embargo, acababa de recuperar su nombre. Al verme a mí, su contratista, logró escapar de la locura. Le hablé, aliviado.

“Soy Kang Shin. Ruyue, ¿formarías un contrato conmigo? Podemos salir de aquí junto.”

[¿Enserio? ¿Harías un contrato conmigo?]

“Por supuesto.”

[Quiero salir… Quiero estar junto al calor. Quiero estar junto a Kang Shin.]

“Ven conmigo. Podemos estar juntos, por siempre. Hagamos… un contrato.”

[Ok. Formemos el contrato.]

Entonces, como siempre, sonó una fanfarria.

[¡Has formado un contrato con el elemental de hielo, Ruyue! ¡Tu afinidad y resistencia al elemento hielo aumenta vastamente!]

[Lista de Elementales Contratados:

  1. Peika — elemental de relámpagos. Elemental único. Materializado. Bloqueado. Primer Despertar.
  2. Ruyue — elemental de hielo. Elemental único. Materializado. Bloqueado. Primer Despertar.]

[¡Contrato Elemental Rango Medio ha subido al nivel 2! ¡Ahora es menor la cantidad de maná requerida para mantener la invocación de dos elementales!]

[¡Maestría Espiritual Rango Medio ha subido al nivel 4! ¡Las habilidades de todas las almas conectadas a ti se vuelven más fuertes!]

[¡Misión Exitosa! ¡Has obtenido 1 punto de habilidad! Puntos de habilidad actuales: 11]

[¡Evento de Mazmorra Completado! Has satisfecho e incluso sorprendido a las hadas de Jardín de las Hadas que odian que los elementales sean heridos, resolviendo completamente su conflicto.]

Completé la misión y también acabé el Evento de Mazmorra. Aunque no recibí una recompensa por matar a la jefa, estuvo bien. Después de todo, obtuve a la mismísima jefa.

Mirando el paisaje derritiéndose a mi alrededor, abracé a Ruyue con un fuerte abrazo. Ruyue también cerró los ojos y enterró su cara en uno de mis brazos. Le froté lentamente el pelo, y de repente me di cuenta de algo.

La energía helada que parecía querer devorarme ya no era fría.


Anterior capítulo |TOC| Siguiente capítulo

Anuncios

Un comentario

  1. capitulo lleno emociones pero lo que importa es que el prota fortalesio su clase y ahora puede usar magia de dos elementos, ademas de un nuevo subordinado. ahora seran tres rotos des trozando jefes de pisos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s