Bursters!! Capítulo 20


Gif: y aquí el capitulo de la semana, perdón por la demora tuve una prueba de universidad y tardo mas de lo que esperaba… en fin  disfruten 😀

Lancelot: No hay problema Gif, Mis fieles compañeros no se enojarían por un simple atraso… Bueno, entramos en otra parte de la historia soldados míos, Vamos a darle!

Edición y Corrección: Gif

 


 

Perdón y Malentendido

 

 — …

Todos dentro de la habitación estaban en una especie de Shock. Akira había devorado, de manera algo explicita, al pobre Yashiro. Las chicas se quedaron con la sorpresa grabada en sus caras por un buen tiempo hasta que Enju decide romper el limbo.

— Que… ¡¿Qué demonios fue eso?!

Enju corrió hacia Yashiro, lo toma del cuello de la camisa y comienza a sacudirlo con violencia.

— ¡¿Esa es tu relación con Akira!?

Momoka seguía helada mientras observaba como su amiga Sacudia a Yashiro, quien seguía con cara de idiota.

—… Yo… ¿Qué hice?

— ¡Besaste a Akira Kenjohime, Imbécil!

—Yo… ¿bese a Akira?

— ¡Así es idiota!

—… :…!!!! AHHHHHHHHH!!!

Yashiro se sacó de encima a Enju y salió corriendo de la habitación.

— ¡Vuelve acá! — Grito Enju.

— …

— ¡Momoka ya reacciona! ¡Se escapa!

—…Ah… ¡Ah!, ¡Sí!

Las dos chicas salieron a perseguir a su amigo, quien salió gritando. Luego de varios minutos de búsqueda, lo encontraron enjuagándose la boca desesperadamente en el baño.

— Puaj… aun siento sus babas en mi boca…

Yashiro en lugar de sentirse afortunado, por besar a la estudiante más deseada de la academia, se lo veía como si estuviera asqueado. Enju y Momoka no entendían que pasaba, en su mente, Akira era la mujer perfecta.

— ¿Acaso no está saliendo con Akira? ¿Por qué está haciendo gárgaras y pone una cara de enfermo?

— ¿Crees que no estén en una relación, Enju-chan?

— ¿Acaso no viste como Akira literalmente se comió a Yashiro delante nuestro? Si no están saliendo, entonces ¿Por qué haría algo así?

— Entiendo a qué te refieres… pero…

Momoka recordo como Yashiro miraba a Akira, una expresión fría rozando el odio. Muy distinto a como miraba a Enju o a ella, con una sonrisa despreocupada y cálida.

La peli morada decidio salir de detrás del marco de la puerta y llamo a Yashiro, quien seguía haciendo gárgaras.

— ¿Ya-Yashiro?

— ¿Momoka?

Yashiro se volteó de golpe y vio a su amiga en la puerta, viéndolo de forma algo preocupada.

— Yashiro-san. ¿Cuál es tu relación con Akira-senpai?

—… Momoka, se lo que piensas… pero no tengo esa clase de relación con ella.

El chico miro hacia el suelo algo apagado, Momoka por su lado se veía incomoda por la situación. Mientras su amiga esperaba una respuesta mejor, Enju aún estaba a su lado, fuera de la vista de Yashiro.

—… « No había visto a Momoka así antes… la he visto nerviosa, pero esa expresión la hace ver distinta…»

Momoka tenía una cara como si se sintiera lastimada. Enju no entendía que le sucedía. Finalmente, chita su lengua en frustración y salio a la vista.

— ¡Oye, casanova!

— …!

— ¿Si no es como lo pensamos, entonces como diablos es? ¡Deja de ser tan indirecto y explícalo!

La joven de fuego se paró firmemente y le reclamo con voz clara al chico. Yashiro se vio algo molesto por la demanda, como si odiara recordar eso, por buenos motivos.

—… Disculpen… no puedo decirles mi verdadera relación con Kenjohime, no aun.

— ¿Huh? ¿Aún no?

Mientras Enju se molestaba cada vez más con lo evasivo que se mostraba Yashiro respecto al asunto con Akira, Momoka se tomaba el pecho y mostraba cada vez más tristeza.

— ¿Al menos… puedes decirnos porque no puedes hablar? — Pregunto Momoka.

—… Tengo, temor de que… se vayan.

— …? « ¿De qué nos vayamos?»…!

Enju se mostró confundida por unos segundos, hasta que recordó las palabras de Kazuha.

— « Kazuha: Por favor, no lo abandonen…»

Un seco sonido hace eco dentro de aquel baño. Yashiro recibió una bofetada de Momoka, lo que deja perplejos tanto a Yashiro como a Enju.

— ¿Que no nos vayamos?… Pensé que confiarías más en nosotras…

—…

Yashiro simplemente se quedó callado por segundos y decidió decir algo.

— ¿Realmente, no se irán?

— Si… al menos yo no lo haré.

Momoka le dio una respuesta inmediata y miro a su amiga.

—… … Bien, si Momo confía en ti, creo que te daré una oportunidad.

—… Gracias…

Su amigo dijo eso en voz baja, ambas lo miraron y vieron la sonrisa más sincera que habían visto de su parte desde que lo conocieron. Yashiro salió del baño y les dijo que volvieran a la habitación.

— Muy bien… ya que es así les diré, mi relación con Akira.

Las chicas se miraron entre si y sonrieron levemente. Luego de volver a la habitación, Yashiro se sentó en el lateral de su cama con una pequeña sonrisa, como si se hubiera relajado y comenzó a relatar su historia.

— Verán, lo crean o no, yo nací sin Burst alguno.

— …!

— Chicas, yo nunca tuve un poder realmente mío. Fui vendido a KenjoCorp., la empresa de Akira, como sujeto de pruebas. Durante varios años sufrí toda clase de experimentos, desde sumergirme en agua por varios minutos para saber si poseía atributos relacionados al agua hasta lastimarme para saber si tenía habilidades curativas o regenerativas, todo tipo de pruebas.

Enju y Momoka quedaron sorprendidas por el crudo pasado de su amigo.

— P-Pero, ¿y esa apariencia? Ese definitivamente no eras tú. — dijo Enju.

— Haaaa… podrías decir, que es la “maldición” que Akira me puso.

— …!!!

Yashiro miro hacia el suelo con una sonrisa amarga, mientras seguía con su relato.

— Akira se hizo cargo de mi “experimento” durante los 2 últimos años que estuve encerrado. Luego de tanto tiempo sin lograr que fuera compatible, ella decidió que ya no era necesario.

— ¿Necesario? N-No me digas que, Akira-senpai…

— Si… ella trato de librarse de mí. Me suministraron una dosis inhumana de Células Burst de manera directa. Esa forma, es lo que resulto de aquel intento de librarse de mí.

Enju ya se la podía ver furiosa por lo que escuchaba, mientras que Momoka miraba hacia el piso con expresión de susto mientras se cubría la boca, como si aguantara las ganas de vomitar.

— Esa cosa comenzó a manifestarse cuando me reencontré con Akira aquí, en la academia. Creía que ahora que saben sobre “él”, me evitarían.

— « Ciertamente, esto es difícil de creer» — Pensó Enju.

— « Pensar que Akira-senpai ocultaría tal cosa…» — Pensó Momoka.

— Mi padre y mi madre junto con un amigo, lograron contenerlo, pero cada vez lo siento más cerca. Como si me volviera lentamente en eso.

Sus amigas volvieron a recordar las pocas imágenes que Sora les dejo en la mente. Aquella sed de violencia y sangre, un salvajismo enorme y desprecio por la vida.

— Puedo controlar un poco de mi poder implantado, pero como vieron es casi nulo. Zaiga me hubiera matado si ese monstruo no hubiera salido.

— ¿Pero no eres demasiado fuerte físicamente? — Pregunto Momoka.

— Si, eso es gracias al entrenamiento que tuve de parte de mis padres. Parece ser que las Celulas que me implantaron mejoraron en gran medida mi desempeño físico.

— « Eso explica los golpes súper potentes…»

— No obstante, como ya les dije, no puedo controlar mi poder. Desde que ustedes empezaron a evitarme cuando vimos a Zaiga por primera vez… realmente, me sentí vacío. Era como recordar el día que mis padres me traicionaron…

—…

— Je… lo sé, debo estar sonando como un extremista, pero luego de solo ver gente que me quiere para su propio beneficio, realmente cualquier cosa me afecta bastante. Afortunadamente he podido conocer gente que puedo apreciar… Mi padre Seiji, Mi madre Kazuha y al Tio Ken.

— …

Las chicas estaban en silencio mientras escuchaban todo lo que su amigo les confesaba. Yashiro deja salir una risilla irónica y levanta la mirada con una sonrisa amarga.

— Bueno, esa sería la verdad… aunque sigo sin entender porque Akira hizo eso. Lo siento si la respuesta no les alcanza.

—… ¿Realmente, todo eso es verdad? — Dijo Enju

— Si… ¿De qué me serviría mentir a estas alturas?

Enju se mantuvo en silencio por un corto tiempo y se acercó a Yashiro.

— ¿…?

El chico se mostraba algo confundido hasta que ve que la pelirroja le muestra la mano.

— Te creo, yo me quedo.

Yashiro ve la cara sincera de Enju, quien realmente decidió creer en él. El chico no puede hacer otra cosa que sonreír por lo bajo y devolverle el saludo.

— Gracias, Enju.

De la nada otra mano se pone por sobre las manos de Yashiro y Enju.

— Yo también me quedo. — Responde Momoka.

— Momoka-san…

Yashiro sinceramente se encontraba muy contento de que por fin pudiera hacer las paces con Enju y que ambas chicas decidieran quedarse con él.

— Vaya, Vaya…

Los 3 jóvenes escucharon una voz detrás de ellos y miran en esa dirección, Kazuha había vuelto.

— Parece que has logrado aclarar varias cosas, Yaa-chan.

—Bueno… Podríamos decir que sí.

Tanto Yashiro como las chicas se sonríen entre ellos mientras Kazuha asiente con la cabeza a modo de aprobación.

— Bueno… ahora es hora del castigo.

— « ¿Castigo? »— Pensaron los jóvenes.

— Para los profesores… por no ayudar a Enju.

Yashiro tuvo escalofríos y las chicas se sintieron un poco confundidas por su reacción.

— S-Solo por curiosidad… ¿Qué piensas hacer Kaa-san?

— ¿Porque me miras como si fuera un ente peligroso, Yaa-chan? — Pregunta Kazuha inocentemente.

— « Porque se de primera mano que clase de castigos puedes dar Kaa-san…»

— No será nada del otro mundo, solo… les quitare algo, Uhuhu…

Yashiro se vio aún más nervioso por la forma en que su madre se expresaba y esa sonrisa que no permitía saber que estaba pensando. Las chicas también tuvieron un mal presentimiento.

— Vengan al consultorio de Kaiga en 1 hora, ¿sí? Para entonces habré terminado, Uhuhu.

Luego de eso, la madre de Yashiro se retiró del lugar y las chicas le hicieron varias preguntas al chico.

— ¿Tu madre siempre es así… de relajada? — Pregunta Enju.

— Creo que es mejor para todos que no se enoje, aja…ajaja..jaaa. — Responde Yashiro incómodo.

— ¿Cuál es el Burst de tu madre, Yashiro-san? He visto como curaba a Enju, pero la velocidad era increíble.

— Ahora que lo dices…

Yashiro recordaba muchas veces su tiempo con su madre, desde que aplasto el Jeep cuando la conoció hasta el entrenamiento. Kazuha tenía una velocidad y fuerza muy por encima de lo que él consideraba “humano”, también tenía su habilidad curativa, tanto para ella misma como para otros. También recordó que ella parecía cansarse más lento que los demás. Todo eso junto no hacía más que hacer que Yashiro viera a Kazuha literalmente como una Súper Humana.

— Realmente nunca me lo ha dicho y con todo lo que me ha mostrado, sinceramente no sé qué pesar…

— Kazuha-san es realmente increíble… — Dijo Momoka pensativa.

— Es verdad, me sano completamente y muy rápido…— Dijo Enju.

Los jóvenes quedaron intrigados por el misterio sobre el poder de Kazuha, aunque algo estaba claro, al menos para uno de ellos.

— « Independientemente de cual sea el Burst de Kaa-san… debe ser demencialmente fuerte…»

Su propio hijo sacaba sus propias conclusiones con la sangre helada de solo pensarlo.

Rápidamente pasó una hora, así que Yashiro y las chicas fueron a donde Kazuha les había dicho. Abrieron las puertas del consultorio y lo que vieron los sorprendió enormemente. Un sonido filosos hizo eco en sus oidos, un “Snip Snip”…

— Oh, Yaa-chan al fin llegas. Acabo de terminar.

— Ka-Kaa-san…

En el lugar Kazuha tenía unas tijeras en las manos y había cabello por todo el suelo. Efectivamente, el castigo que Kazuha les impuso a los profesores fue un corte de cabello. Dejando a Miu y Hikari con el cabello un poco por encima de los hombros y a Kaiga con la cabeza rapada.

— Siempre sales con castigos poco ortodoxos… Shirazaki…— Dijo Miu algo molesta.

— Mi cabello…Hic…

A Hikari le gustaba mucho su cola de caballo color marrón que llegaban hasta la mitad de su espalda, el castigo de Kazuha realmente le dolió.

— Me siento como un Monje budista…— Dijo Kaiga incómodo.

— Estas muy lejos de ser tan puro de mente, Kaiga…

— Eso duele Miu-tan…

Mientras Miu y Kaiga se tomaban esto como una molestia, Hikari lloraba recogiendo los cabellos del piso.

— Mi hermoso cabello… Hic…

Yashiro le tomo empatía, Hikari era de las más arrepentidas por lo sucedido. Por esto y otros gestos más del pasado, el chico se agacha y trata de reconfortarla.

— Hikari-sensei, no te preocupes, te ves bien con el pelo de esa forma. Además, ya volverá a crecer. Deje de llorar ¿sí?

Hikari vio como Yashiro trataba de animarla, conteniendo las lágrimas y también un poco los mocos. La profesora salto y abrazo a Yashiro.

— Hic… ¡Uwaaahhh, eres un buen chico Yashiro-san!

Momoka y Enju se mostraron un poco molestas ante la sobre-familiaridad que Hikari denotaba por Yashiro, a lo cual una de ellas les llama la atención.

— Ajem!…

— …!

Hikari suelta a Yashiro en cuanto Enju les llama la atención. Sin embargo algo le pone los pelos de punta a Hikari. Kazuha se mostraba un toque molesta ante el accionar de ella.

— Vaya, Vaya… así que tienes ese tipo de amistad con Yaa-chan, Hikari-chan…

Tanto Seiji como Yashiro se estaban poniendo nervioso, la mujer estaba comenzando a sacar su clásica aura intimidante.

— Ca-Calmate, Kaa-san. No tengo ese tipo de amistad con Hikari-sensei. Relájate…

— Hic… aun cuando te bese por ayudarme antes… Hic

— « ¡NO EMPEORES LAS COSAS!!»

Yashiro se incomodó aún más por el comentario innecesario de Hikari, lo que provoco que Kazuha se enfureciera aún más y las chicas lo miraran con un aura de desprecio.

— No solo con Akira… sino con Hikari-sensei también, ¿Eh?…

— Yashiro-san es más mujeriego de lo que pensaba…

— Al parecer necesitas un castigo peor, Hikari-chan, U…hu…hu.

Kazuha se acercaba con las tijeras mientras que Hikari tenía cada vez más miedo.

— ¡Por favor perdóname, Shirazaki-senpai! — Grito Hikari.

— ¿Senpai? — Dijeron los jovenes.

— Así es, fui la senpai de Hikari cuando asistimos a la Academia Bastille.

Kazuha lo decía mientras sostenía a Hikari de los cabellos, dispuesta a recortar más.

— Y sigue siendo igual de inclemente que siempre, Shirazaki-senpai…— dijo Hikari lagrimeando.

— Esperen, ¡eso solo fue porque Hikari tenía problemas con unos muchachos! Ella no podía simplemente molerlos a golpes por su posición de profesora.

— Hmmmm… ¿Es así, Hikari-chan?

— Si…Hic… tenía problemas con unos estudiantes y Yashiro-san me dio una mano.

Las chicas se miraron entre ellas mientras que Yashiro se lo denotaba algo cansado por la situación. Hikari por su lado, seguía a merced de Kazuha, quien no la soltaba.

— Bueno, ya es suficiente… Querida, creo que todos los presentes han sufrido suficiente. Además, Hikari solo le agradeció la ayuda a Yashiro, no tuvo malas intenciones.

— Así es… ya suéltame, por favor, Shirazaki-senpai…

—Hmmmm. Muy Bien♫

Kazuha finalmente libero a Hikari, quien cayó de trasero en el suelo y se escondió rápidamente tras de Yashiro.

— Shirazaki-senpai da miedo… — Murmuro Hikari.

— ¿Dijiste algo, Hikari-chan?

— ¡Hiii! ¡Lo siento!

Luego de unos cuantos minutos, finalmente todo se calmó. Momoka se ofreció a peinar y arreglar los peinados de Hikari y Miu. Kazuha resulto bastante patosa para ese tipo de prácticas. Momoka peino a Miu de una manera bastante madura, ya que a la Loli le molesta mucho que la vean de esa manera por su apariencia. En cuanto a Hikari, optaron por un estilo más deportista y un poco desordenado, similar al de Enju.

— OHHHHHH!! ¡Eres buena en esto Tsukino! — Dijo Miu asombrada.

— No se ve tan mal, conservare este estilo hasta que vuelva a crecer, Gracias Momoka-san.

— De nada. — Respondió Momoka sonriendo.

Yashiro, Seiji y Kazuha también quedaron impresionados por los dotes de estilista de Momoka.

— Wow, ¿Dónde aprendiste peluquería, Momoka-san? — Pregunto Yashiro.

— Jejeje, Enju siempre fue muy mala para peinarse, se podría decir que es experiencia.

— ¡Momo! — Grito Enju avergonzada.

— Bueno, al menos están mejor que antes. ¿No es así? Hikari-sensei, Miu-sensei.

— Umh! No tengo quejas, me encanta. — Dijo Miu.

— Debo decir que me gusta, además no sudare tanto como antes. — Dijo Hikari.

— Bueno, con esto el castigo termina, Uhuhu…

Luego de un tiempo y varios cortes de cabello, salen del consultorio. Ya todo solucionado los padres de Yashiro deciden que deben irse y las chicas se van a su dormitorio.

— Yaa-chan, no olvides llamarnos de vez en cuando.

— ¡Si!

Mientras Yashiro y sus amigos estaban castigando a los profesores por sus negligencias, el director Kenjohime cito a 2 personas para reunirse con él. Se los podía escuchar conversar sobre el combate entre el chico y Zaiga, aunque en un tono que se lo podría catalogar como monótono y desinteresado, como si infravaloraran a Zaiga.

— Ese chico destruyo a Zaiga.

— Si~~. Ese chico se ve, “sabroso” Nyshishi…

Mientras aquella pareja hablaba del tema, Shuryo les interrumpe la conversación, yendo al tema principal de su llamada.

— Ya, los he llamado porque creo que ese chico puede llegar aún más lejos.

— Si, Shuryo-sama — Responde ambos.

Dos personas estaban en el despacho del director junto a Shuryo. Un hombre y una mujer que parecían tener la edad de Yashiro y las chicas.

— No puedo esperar a saborearlo, Nyshishi…

— Siempre tan cachonda, pareces un conejo en celo… Misora.

— Como si no estuvieras ansioso por luchar con él también, Ryu-chin.

— Creo que ya saben cómo operar, espero buenos resultados.

— ¡Si!

Ambas figuras se retiraron del despacho mientras Shuryo se daba la vuelta y observaba por su ventanal.

— « Es hora… de un verdadero desafío, Shiinkuma-kun.»

 


CAPITULO ANTERIOR |ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

 

 

Anuncios

7 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s