Jujutsushi wa Yuusha ni Narenai — Capitulo 13: Chaman y Puerco


Absolute: Bueno, sé que es repentino pero se nos unieron dos personas de otro grupo de traducción. No les daré los detalles ya que en uno o dos días haré un post hablando de ello. Si no conocen esta novela, les recomiendo irse a ver los anteriores caps


“Uh-huh…”

No pude hacer otra cosa que soltar ese estúpido sonido.

“…Si.”

Futaba-san asiente mientras derrama grandes lágrimas.

Fuiste fuerte al soportar todo eso- no siento que esas palabras vacías de aliento sean algo que pueda decirle en este momento.

“Uh-huh, ya veo… haha, así que hasta la repre tiene el corazón para arrojar a la gente por un lado…”

Me sorprendí con que tan bajas y obscuras emociones residían en mis murmullos.

Si, ya sabia que no iba a ser una historia divertida. Y ciertamente, entiendo por que esas chicas tomaron esa decisión. Objetos de recuperación limitados, habilidad de combate, tres sobrevivientes. Futaba Meiko que no aportaba nada. No había una mejor candidata para desechar a la primer dificultad.

Tampoco soy un aficionado de sangre caliente de la justicia, ni tampoco soy un hombre caritativo. Así que, en una situación similar, hubiera tomado la misma decisión. Frívolamente, a diferencia de la repre y Natsukawa-san quienes dudaron de hacerlo hasta el final, incluso escupiendo palabras más egoístas y feas que las de Satou Aya. Esas chicas, no hicieron algo incorrecto.

“Al diablo con lo incorrecto…”

Aun así, desde lo mas profundo de mi corazón, emana un tremendo odio. Enfrentándome cara a cara con una víctima de la resignación, un incontrolable desprecio y una dolorosa rabia me recorren por dentro.

Por que la Futaba-san en frente de mi que luce tan lastimera- …esa no es la razón. Es porque, ella es como yo.

Incompetente y sin esperanza, un inútil bueno para nada.

“Si fueras algún tipo de sanador y no un chaman de mierda, ya me hubiera deshecho de este inútil mantecoso y te hubiera hecho un compañero.”

Las memorias de la humillación resurgieron.

“Hey, no estas feliz Saitou? Tu buen amigo tiene una vocación de mierda. “Gracias a que Kotarou-kun es un chaman, no he sido abandonado por Higuchi-sama”, no piensas eso mientras lo golpeas?. Viejo, realmente tienes a un buen amigo ahí. Talvez me ponga celoso.”

La sucia sensación del escupitajo en mi mejilla se esparce.

Si, es porque soy débil que perdí frente a Higuchi. Es porque Futaba-san es débil que no fue reconocida como un aliado. Ambos somos lo mismo, un resultado natural de nuestra incapacidad.

Pero de ninguna forma soy una persona recta, o algún tipo de derrotista que acepta un resultado así sumisamente.

De ningún maldito modo. No se los demás, pero yo, no hay forma de que no enfurezca, que no aborrezca, …que no maldiga-.

“Futaba-san, hagamos equipo.”

Se lo dije directamente, sin rodeos, sin discurso previo, ni un intento de arrinconarla como cierta basura. No estaba de humor para un zalamero discurso, básicamente solo me sentía con ganas de decirlo.

“…Eh?”

Parpadeando con sus grandes y redondos ojos, Futaba-san se quedo mirándome. Normalmente, carezco de los puntos de chico guapo para ver a una chica a los ojos, pero con el influjo de emociones malévolas justo ahora, pude devolverle la mirada a esos iris redondos.

“Futaba-san, no creo que quieras morir aun verdad?”

“Uh, si…”

“Y por supuesto no estas pensando que es tan miserable ser traicionada que quieres cometer suicidio, verdad?”

“Nu-nunca!”

Eso es bueno, aun tiene la energía para rechazar instantáneamente el suicidio. Si estuviera crónicamente deprimida o algo así, tendría un lastre creador de problemas, teniendo que animarla y consolarla.

Si ella tiene el deseo de vivir, es mas que bienvenida a bordo. Bueno, no es que tenga el lujo de tomar y escoger a mis aliados.

“Entonces, has equipo conmigo. Este dungeon es demasiado para que lo capture solo.”

“Ah-uh, pero… yo… no, puedo hacer nada… es tan aterrador, no puedo pelear… definitivamente seré un dolor para ti, Momokawa-kun!”

“No hay problema, tampoco puedo pelear. Incluso apostaría a que mi vocación es la mas débil de toda la clase.”

Realmente soy bastante patético, pero aquí estoy anunciándolo valientemente. Que yo soy el verdadero debilucho.

“…la vocación, de Momokawa-kun?”

“Es chaman. Olvídate de atacar, no tengo nada para defender ni evadir. Encima de eso, nada que ayude a escapar tampoco.”

Si, tienes la maldita razón Higuchi, un chaman puede literalmente joderlo todo, una verdadera vocación de mierda, por ahora. Vencí al oso armado, pero eso fue básicamente yo usando la suerte de toda una vida.

“Pero, Momokawa-kun, tu me salvaste!”

“Las hierbas hicieron todo. Si conoces la receta, cualquiera puede hacerlo.”

No hay tal cosa como que sean super efectivas cuando las maneja un chaman. Si fuera un juego, quizás no podrías hacer brebajes sin esa vocación, o en su lugar, tendrían correcciones que, sin ellas, tendrían un efecto mucho más débil, pero… perdón, no hay nada de eso aquí.

Mis poderes de chaman ascienden básicamente a ´Intuición Farmacéutica´. Si el conocimiento o los efectos se filtran, dejarían de ser solo míos.

Por otro lado, un sanador podría usar sus habilidades para efectos de recuperación, un poder únicamente disponible para ellos. En el peor escenario me atraparían para escupir todo lo que sé sobre hierbas y se desharían de mí.

Ah, entonces supongo, que es mejor que no le diga a nadie los tipos de hierbas y como hacer medicamentos con ellas. Incluso si estoy haciendo equipo con Futaba-san. La confidencialidad del conocimiento de hierbas es casi uno de los únicos factores de mi valor.

Wow, soy una gran basura por pensar esas cosas en medio de mi invitación. Bueno, auto regaños aparte. Justo ahora, necesito concentrarme completamente en capturar a Futaba-san.

“Soy realmente el mas débil, y en este dungeon, el más inútil de todos. Por esa razón, casi fui asesinado una vez.”

“En serio!? Quieres decir… Momokawa-kun, tu tambien… umm…”

Recibiendo la gentileza, consideración y mirada comprensiva de Futaba-san, asentí en silencio.

Digo, yo queriendo unirme al alegre grupo de Higuchi, es un 11 de 10, al carajo con eso. Puedes arrodillarte y rogarme todo lo que quieras. Te golpearía con un hongo rojo, hijo de puta.

“No creo que haya nadie que me necesite pronto. Que hay de ti Futaba-san, cuando alcancemos al grupo de la repre, crees que quieran aceptarte de nuevo?”

“E-eso… yo no…”

Bueno, duh. Que tan descarado tienes que ser para actuar como que nada paso y regresar corriendo al equipo que te despidió. En todo caso, si lo haces, ellos te harían irte a la fuerza esta vez. incluso esa ligeramente loca Satou Aya podría usar Apuntar.

Pero el punto aquí no es el grupo de la repre, es hacer que Futaba-san imagine el escenario de cada encuentro con otros compañeros de clase tambien. Ella se habrá dado cuenta ya. Si esa repre, si incluso Kisaragi Ryouko la abandono, nadie en su sano juicio aceptaría a su incompetente ser.

Bueno, alguien como Souma-kun podría tener una respuesta mas apropiada; hey, si fueras abandonada para morir, y tu corazón estuviera prácticamente al borde de romperse, cualquiera podría venir a ti; o algo así, realmente no lo sé.

“Nuestras oportunidades de ser protegidos por gente con vocaciones fuertes están cerca de ser nulas. La repre podría negarlo, pero apostaría que hay mas gente que tomaría esa información sobre el limite de 3 personas con mas seriedad de la que deberían. Incluso si no están totalmente convencidos, ellos actuaran bajo la premisa de que es verdad. Así que, no tendrán espacio para inútiles dependientes.”

“No… pero… tienes razón…”

Es difícil de digerir, pero parece que Futaba-san es lo suficientemente sensible para aceptar la dura realidad. Podría ser incluso que está dándome el avión, pretendiendo escuchar mi aburrida explicación auto satisfactoria.

Bueno, no me importa de todas maneras. Nadie quiere agruparse con un chaman, es una verdad absoluta que puedo decir con total confianza. No he dicho nada que sea mentira.

“Así que, tan débiles como somos, deberíamos intentar trabajar bajo esa suposición. No estoy tan loco como para resignarme a morir. Futaba-san, no te sientes igual?”

“SI, es cierto… definitivamente no quiero, pensé, que iba a morir… tan, tan aterrador…”

No me gusta pensar que una persona pueda verdaderamente entender a otra, pero esta podría ser una excepción.

El momento en que me encontré con el oso armado, el momento en que lo vencí. El lapso de tiempo en que mire al goma comiéndose a la chica. Muerte, era el epicentro de todos esos incidentes; y cada vez, formaba en mi una tremenda onda de miedo y repulsión. No quiero hacer eso de nuevo. No quiero jamás que me pase a mi. No importa que, ninguna cantidad de dolor o sufrimiento me hará cruzar la línea de desear la muerte.

“Así es, así que para no morir, haremos cualquier cosa. Usaremos los medios que sean necesarios, así podremos sobrevivir. Así que, por favor Futaba-san. Úneteme, y enfrentemos este dungeon juntos.”

“E-en serio… en serio estas bien conmigo?”

“No elegiría a nadie que no sea Futaba-san.”

“Yo, no puedo hacer nada, realmente soy inútil… sabes?”

“Los demás son demasiado poderosos. Cada uno de ellos empezaron siendo tan fuertes que es injusto… pero nosotros, nos mantendremos firmes, y definitivamente nos haremos fuertes.”

“Pero, pero yo…”

“No voy a traicionarte. Futaba-san, nunca te abandonare. No te pido que creas en mi en este momento. La confianza es algo que se construye juntos después de todo.”

Eso no fue un poco pretencioso? Ciertamente, no creo haber dicho mentiras descaradas. De verdad creo que yo, y solo yo, no abandonaría a la buena para nada de Futaba-san. Echarla lejos solo porque es inútil no me haría diferente de los demás.

Sin embargo, la posibilidad de dejarla atrás para huir por mi cuenta es una que no puedo descartar. No, dependiendo de la situación, esta cerca de ser un sí.

Eso es porque, siendo sincero, no hay convicción o significado detrás de mis palabras. La gente como Souma-kun o Tendou-kun podrían hacer de esas valientes palabras su realidad… pero para la gente normal como yo son algo vano.

“U, uu… Momokawa-kun! Gracias, graciaaaaaasss!”

Si, incluso esa basura sin sentido tuvo el impacto suficiente en Futaba-san para hacerla gritar palabras de agradecimiento.

Demasiado fácil, o quizás, quizás le di en su punto débil. Su cara, bañada en lagrimas de alivio, aprieta con fuerza mi corazón.

“Trabajare duro! Daré mi todo por Momokawa-kun!”

“Lo- lo aprecio… así que, será un placer trabajar contigo Futaba-san.”

“Shera um pacer tabajar contigo tambieeennn!”

No importa de que forma, tuve éxito en traer a Futaba-san a mi equipo.


[Capitulo anterior] [Indice] [Capitulo siguiente]

Anuncios

11 comentarios

  1. Este men hace un post diciendo q no lo jodan en una pagina y hace una encuesta para los proyectos y publicaciones y a la semana se muda de pagina, retoma proyecto viejo y le vale verga el mundo XD

    Me gusta

  2. ese cap parece un exito pero siento que las cosas iran mal para el prota de ahora en adelante, deberia hacer un plan o entrenar para no morir ya que son personas normales sin equipo, experiencia o habilidades ofensiva (futaba tiene pero no mata ni una mosca)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s