The World After The Fall: Capítulo 49


Bueno gente, aquí el capítulo correspondiente de la semana~ un poquito tarde, pero al final llegó :3

Traductor: The Un-Neet~
Editor: Absolute


Episodio 8:

El Romance Final (7)

‹Episodio 8. El romance final (7)›

 

El juego que esperaron ser climático fue todo menos eso. Terminó en un instante, con un resultado muy inesperado.

[¡Gana el jugador Jae Hwan!]

Jae Gal Myong se estaba espaciando enfrente de ese mensaje.

‘…’

Tan solo hace diez minutos, él estaba seguro de su victoria. Cuando Jae Hwan escogió ‘humano’ como su raza. De entre las tres razas en el juego — Los fallecidos, humanos y bestias — Jae Gal Myong se rio por un buen rato. Los humanos son conocidos por ser la raza más débil en el juego.

‘Bueno… Esta es mi primera vez.’

Jae Gal Myong mismo seleccionó ‘fallecidos’. Los Fallecidos son una raza que se volvía más fuerte conforme el juego progresa, además de ser una raza superior desde el comienzo del mismo; la selección más favorecida entre jugadores.

Pero Jae Hwan tenía una razón por la que eligió humanos.

‘Como esperaba… El objetivo de este juego es…’

Jae Hwan nunca habría dejado que este juego comenzara si no hubiera leído el manual de antemano, o leído el sistema del juego usando duda. Lo hizo porque era una molestia, y él podía acabar las cosas fácilmente al mandar a Jae Gal Myong a volar. Pero apenas leyó el juego, él quiso continuar.

Esto le recordaba su mundo natal. A pesar de que fue breve, Jae Hwan pudo sumergirse en la memoria de su pasado.

‘¿Hubo una Pesadilla relacionada con la Tierra?’

Las producciones de unidades, recolección de recursos, despliegue de tropas y el juego en general era exactamente el mismo a ese juego de la tierra. La única diferencia eran las razas y la historia.

Para que una Pesadilla Maestra de las Grandes Tierras plagiara algo de la tierra. Las Pesadillas no podrían ser el tipo de seres que Jae Hwan pensó que eran.

‘…. Han pasado 30 años… no es tan fácil.’

Jae Hwan usó granjeros para reunir recursos y construyó un campamento.

‘Es sorprendente que todavía lo recuerde.’

Los controles eran difíciles, como no eran simple ratón y teclado. Los jugadores tenían que usar sus poderes espirituales para controlar cada unidad. Esto no le era familiar para Jae Hwan.

‘Lo que sea. No planeo prolongar esto.’

Alrededor de 5 minutos tras empezar el juego, Jae Hwan envió un ataque impulsivo. Sus tropas consistían de unos cuantos granjeros que tenía y dos adaptantes de 1.º grado que había producido. Los que observaban y los que sabían un poco sobre este juego estaban desconcertados por esta invasión temeraria.

“¡¿Qué clase de ataque es ese!?”

Jae Gal Myong desconocía las reacciones de los espectadores; había una barrera erigida para prevenir sonido e imagen. Él estaba ocupado construyendo varios edificios y produciendo más trabajadores. Había descartado la posibilidad de una invasión. Ese era el porqué no tenía unidades de defensa. Y ese también era el porqué sus unidades fueron masacradas por los trabajadores humanos cargando palas o picos y los dos adaptantes de primer orden.

‘¿¡Qu-Qué clase de ataque es este!?’

Tácticas, estrategias y batallas siempre ocurren después de que se los cimientos y una base apropiada eran establecidos. Este estilo de ataque de Jae Hwan era totalmente inesperado y sin precedentes.

‘¿¡Usar granjeros para atacar!?’

Eso no era todo. Jae Hwan empezó a erigir edificios en medio de la base de Jae Gal Myong, como si fuera suyo. Aquellos edificios eran llamados ‘torres de vigilancia’ y eran estructuras de defensa para la raza humana. Jae Gal Myong intentó obstruir la construcción de las torres de vigilancia con sus fallecidos, pero ya era muy tarde. Nuevos refuerzos de adaptantes de 1.º orden entraron a su base y ocuparon las torres de vigilancia, disparando flechas impecablemente sobre las unidades cercanas. Los fallecidos intentaron colapsar la torre, pero murieron sin infligir mucho daño.

La cantidad de torres de vigilancia se incrementó con el paso del tiempo, y fue sólo cuando hubo 3 torres en su base atacando su ayuntamiento, que Jae Gal Myong se dio cuenta de que había perdido.

“¡T-Tú!…, ¿¡llamas a esto una estrategia!?”

Jae Hwan sonrió amargamente.

‘Así que los humanos de por aquí no conocen esto.’

“¡¡Woooooo!!”

A medida que se levantaba la barrera que bloqueaba los sonidos al mismo tiempo que se mostraba la ventana con el resultado, se escuchaban los aplausos de la multitud. Jae Gal Myong se veía enfurecido.

“¿¡Qué fue eso!? ¡Es costumbre esperar al menos 10 minutos antes de invadir!”

“¿Costumbre?”

“¡N-Normalmente, la formalidad es darle a cada jugador 10 minutos para recolectar recursos y construir estructuras…!”

“¿Es eso una regla?”

Jae Gal Myong cerró la boca. No había tal regla.

“Entonces no importa, ¿verdad?”

Él no podía responder.

‘¿Qué pasa con este tipo?’

Esta persona frente a él se salía de todos sus estándares. Estaba en el otro plano de lógica y razonamiento. Por eso sus límites eran insondables.

Jaja…’

Jae Gal Myong aceptó la derrota por primera vez en su vida. Extrañamente, su corazón quedó tranquilo.

“Es mi derrota.”

Jae Gal Myong inclinó la cabeza reverentemente.

 

*

 

Tras el primer combate de los cuartos de final, tuvieron un rápido respiro. Shin y Chung Heo tuvieron una oportunidad de acercarse a Jae Hwan en ese tiempo.

“Qué aterrador. Ni siquiera una gota de sudor después de todo eso.”

“¿Por qué sudaría?”

“¿Cuándo aprendiste a jugar ese juego? Pensé que la única cosa que podías hacer era estocar cosas.”

“El juego es similar a algo de mi propio mundo.”

Su tono explicó su renuencia a tener una larga conversación con Chung Heo. Los ojos de Jae Hwan miraban a Shin.

“Tú, anciano, te ves bastante fuerte.”

No había nadie en Caos que se atreviera a hablarle a Shin de ese modo.

Shin se rio entre dientes del regocijo.

“¿Quién crees que es más fuerte? ¿Él o yo?”

“Difícil de decir.”

Chung Heo era, a excepción del Rey Catástrofe, el más fuerte que Jae Hwan había conocido en Caos. Pero este viejo a su lado exudaba un poder a la par con Chung Heo.

“¿Quieres pelear?” dijo Jae Hwan

“Conque siendo extremo en nuestra primera reunión.”

Chung Heo se rio de Shin.

“Te lo dije. Él no respeta a sus mayores, los asalta.”

Jae Hwan replicó.

“Todos los ancianos en este lugar son inútilmente fuertes. No hay necesidad de serles considerados.”

“También tienes que ganar con los argumentos, ¿no es así?”

Sus palabras estaban llenas de quejas, pero sus ojos estaban sonriendo. Shin notó eso y miró a Chung Heo con curiosidad. Era la primera vez que veía a Chung Heo divertirse de verdad desde hace 900 años.

‘Expedición al Abismo, dices.’

Esa frase también le dio a Shin memorias amargas. Él fue uno de los miembros, después de todo.

El líder de ese equipo, Myullock, era el ejemplo principal de la bestia de desesperación que Jae Gal Myong hoy había intentado deshacerse. Shin miró a Jae Hwan.

‘¿Este hombre será capaz de sustituirlo?’

Myullock era la fuerza que permitió al equipo a recolectar las frutas. Su coraje, sabiduría y fuerza fue lo que les permitió acercarse a las frutas en primer lugar. Shin había sido capaz de calcular vagamente las capacidades de Jae Hwan a partir del combate que vio.

‘Como dijo Jae Gal Myong, guerreros de alto rango podrían ser demasiado para él, pero soldados de medio rango…’

Generales, rangos altos y medios. Eran los Señores que estaban bajo la supervisión inmediata de los 12 Grandes Soberanos que controlaban las 12 tierras.

Eran monstruos que destruían montañas y partían la tierra. Además, desde el rango alto para arriba, podían usar las habilidades del cielo.

Solo eran subordinados de los Soberanos en nombre, pero en realidad, eran seres que ya alcanzaban el nivel de soberanos. Si quisieran podrían establecer sus propias legiones separadas de las que poseen los 12 soberanos. Ellos no venían a menudo a Caos y era cerca de imposible encontrar algún rango más alto que el rango alto en el Palacio de Resurrección.

Pero ser lo suficientemente fuerte para enfrentar a rangos medio tampoco no era algo risible. Los rangos medios eran los que podían destruir una fortaleza por sí mismos como si fuera juego de niños. Y Jae Hwan era un ser comparado a uno de ellos.

Él solo tenía 50 años.

Mientras las almas envejecían, su crecimiento se reducía, y sus pensamientos se congelaban. El hombre enfrente de Shin todavía era joven.

‘Su inteligencia también es destacable.’

Jae Hwan ganó contra Jae Gal Myong, quien era conocido como el más inteligente en Caos. Nadie había logrado eso.

‘Pero, ¿qué hay de su personalidad?’

Jae Hwan no daba una sensación de justicia. Shin podía verlo por la manera en que trata a otros. Él era lo opuesto a Myullock, quien era maduro y benevolente.

‘Y este odio opresivo.’

El odio saliendo de Jae Hwan enviaba escalofríos por su espina dorsal. Ya no era simplemente una emoción, sino una ocurrencia.

Estaba apuntado a este mundo. No apuntaba a nadie, sino más bien a todos.

Shin, quien había estado mirando cuidadosamente la forma de ese desprecio, repentinamente sintió mareos tenues y vio el escenario distorsionarse por un momento.

Él fue sorprendido porque sabía lo que era. Le envió a Chung Heo un mensaje.

[Chung Heo, ¿él también es un despertado?]

[Juju, te tomó bastante tiempo.]

Shin quedó en silencio por un breve momento.

[… Y pensar que habría otro despertado en Caos además de ti.]

[En realidad, él está en un nivel diferente a mí.]

Era la primera vez que Shin había escuchado a Chung Heo, quien tenía un orgullo inmenso, hablar así.

[Es un despertado completo.]

[¿Completo? Entonces, ¿dices que pasó la 3.ª fase?]

[Sí.]

Shin se volvió solemne. No fue solo porque estaba sorprendido por la fuerza de Jae Hwan. Era porque los despertados, o más específicamente despertados que sobrepasaron la 3.ª fase, todos ellos tenían ciertos problemas. Shin sabía que la razón de que Chung Heo no pasó la 2.º fase no era porque carecía de entrenamiento. Era porque eligió no hacerlo.

[Entonces… Es altamente posible que él ya se haya deshecho de su humanidad…]

Se anunció la continuación de los cuartos de finales. Jae Hwan se movió hacia el escenario una vez más.

“¿Adónde vas? Todavía no es tu turno, ¿verda?” preguntó Chung Heo.

“A pelear.”

“¿Pelear?”

“Ahora que lo pienso, esperar para los cuartos de finales para terminar es un desperdicio de tiempo.”

Los concursantes que quedan todos casi se igualan en habilidad. Excluyendo a Jae Hwan, había un total de seis, incluyendo a Kaiman y Yun Yong.

Jae Hwan revisó los niveles de los 6 usando duda.

‘Quienes se ven fuertes son esa mujer, esa mujer y esa otra.’

Otros aparte de Kaiman y Yun Yong, la mujer con un velo que Jae Hwan adivinó que era la líder de secta Santa Doncella, la mujer que ganó contra Kang Hwang, y la mujer con una coleta y una cadena alrededor de su cintura eran los únicos individuos fuertes que quedan. La vicelíder de Santa Doncella también estaba, pero lamentablemente ella era carente en comparación a esas cinco.

Y de entre ellas, la mujer con cadenas fue la que más llamó la atención de Jae Hwan. Ella entró usando el concurso comodín separado para los que llegaron tarde y estaba escondiendo algo que la duda de Jae Hwan no podía leer.

‘La mayoría son mujeres.’

Este mundo no discriminaba género o edad. El fuerte era fuerte independientemente de quién era. Las Grandes Tierras podrían tener un aspecto que era más justo que la Tierra.

Jae Hwan miró de reojo a Shin.

‘Por ahora, quiero a ese anciano.’

Él quería retrasar el concurso y pelear contra ese viejo primero. El poder que exudaba de Shin era así de fuerte. Pero Jae Hwan no podía hacer a alguien sin ganas de luchar contra él a realmente hacerlo.

‘Cuando el torneo termine…’

Jae Hwan caminó hacia el líder del escuadrón de seguridad y le quitó el micro.

—Todos, escuchen.

—He visto suficiente de las habilidades de todos los concursantes.

La multitud retumbó con la entrada inesperada del Señor. El Señor era alguien que causaba problemas y discordia a donde sea que iba, izquierda y derecha. Pero no había nadie que pudiera detenerlo.

Yulewen podría haber sido capaz, pero él actualmente estaba ocupado tratando con el papeleo con respecto a este mismo torneo.

“¡Eh!, está a punto de decir algo. Empieza a grabar!”

Había un sonido de obturadores. Eran los reporteros de «Este mes en Caos». Ellos iban a indudablemente causar otra propaganda y escándalo en sus artículos.

Alguien en el escenario interrumpió a Jae Hwan en este momento.

“Espera, ¿qué quieres decir?”

Ella era la líder de la secta Santa Doncella que había estado esperando por su siguiente combate. Ella fue originalmente seleccionada a ir en contra de la mujer con cadenas, pero el Señor parecía estar obstruyendo eso.

Jae Hwan abrió su boca.

—Me estoy aburriendo de mirar esto, así que estoy pensando en cambiar un poco las cosas.

“Espera, espera, ¿de acuerdo a las reglas de quién estás haciendo esto?”

—Las mías.

Desde dentro de su velo, una furia en silencio estaba quemándose.

“Tus palabras son engreídas al punto de la locura.”

—Síp.

Ella intentó razonar con él.

“El combate ya está en los cuartos de finales. ¿Cómo piensas cambiarlo?”

—Ya no será un duelo.

¿Ya no es un duelo? Ella no podía entender lo que estaba pensando. ¿Acaso de pronto se puso nervioso por perder su asiento como el Señor?

Ella preguntó,

“Entonces ¿quieres una batalla en equipo?”

Quedaban 7 en los cuartos de finales. No era un número apropiado para hacer equipos.

—Equipo… Bueno, algo como eso.

“Aunque hay un problema con eso”

—¿Qué problema?

“El problema de cómo vamos a dividir los equipos y…”

Su tono cambió mientras arrastraba sus palabras.

“Cómo determinar el ganador.”

Básicamente, el problema era quién se volvería el Señor. En un equipo, debería de haber por lo menos 2 concursantes. Solo 1 puede volverse el Señor.

Jae Hwan se rio.

—Lo malinterpretas. No quiero decir que vamos a tener una batalla en equipo.

“¿Entonces qué…?”

—Solo habrá un equipo: Ustedes.

Ella no entendía. ¿Cómo puede haber un equipo? Entonces ¿qué pasa con el Señor?

—Yo estoy por mi cuenta.

La líder de secta de Santa Doncella tuvo escalofríos por su brazo. Ella finalmente captó lo que Jae Hwan estaba diciendo.

—Básicamente, yo contra todos ustedes.


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s