Side Character Transmigrations: Capítulo 16


lol, parece que cierta persona vuelve en el siguiente capítulo


Señorita de Familia Rica (16)

 

El hombre grande bloqueó la línea de visión de los otros detrás de él para que no pudieran ver lo que ella estaba sosteniendo. El asistente que veía la habitación a través de la lente de la cámara de vigilancia, sin embargo, podía ver la granada en su mano con claridad cristalina. Parecía del tipo que usaba el ejército, pero tenía algunas diferencias.

El monólogo interior del grandote decía, ‘¡Santa cachucha! ¿¡De dónde sacó eso esta chica!?

“¿Por qué sigues ahí parado? ¡Ve y átala!” Nangong Jing se estaba irritando. El hombre sudó fríamente antes de moverse hacia un lado para que los que estaban detrás pudiesen ver lo que sostenía Shi Sheng. ‘Es una puta granada, ¿crees que me atrevería a ir a atarla?

Nangong Jing no la reconoció inmediatamente, pero Ling Hao sí. Su expresión cambió cuando tiró de Su Yiyi y se retiró de la puerta. “¿Estás loca, Xu Chengyue?”

Shi Sheng jugó con el objeto en su mano, desprecio estaba escrito en toda su cara, “Mírate, esto te asustó tanto. Es sólo un juguete. La encontré en la habitación hace un momento.”

Ling Hao miró fijamente la granada que ella tenía en la mano durante un momento, pero aun así no pudo determinar si era falsa o no. Después de pensarlo un poco, se dio cuenta de que sólo era hija de una familia bastante rica, ¿cómo habría podido conseguir una granada? Además, había sido registrada cuando fue traída aquí, así que no pudo haberla escondido en su persona. Esta villa pertenecía al hermano mayor de su madre, que tenía sus propios hijos. ‘¿Quizá se olvidaron un juguete de sus últimas vacaciones? Es posible.

“Xu Chengyue, incluso cuando estás a punto de morir sigues pensando en asustarme. Átala, voy a darle una lección.” ordenó Ling Hao con una cara lúgubre. Luego se volvió hacia Su Yiyi, su expresión se volvió gentil, “Yiyi, sal tú primero.”

La siguiente escena sería demasiado sangrienta, no quería que Yiyi la viera. Su Yiyi se mordió el labio mientras tiraba de la manga de Nangong Jing, mirándole lastimosamente.

La mirada brutal de Nangong se posó sobre Shi Sheng antes de sacar a Su Yiyi. Antes de irse, Su Yiyi lanzó en secreto una mirada burlona y triunfante hacia Shi Sheng. ‘¿Y qué si fui manchada? Estos dos hombres aún me ven como un tesoro.

El hombre grande se acercó a Shi Sheng y le quitó la granada que tenía en la mano. El peso y la sensación eran muy realistas, muy diferentes a los de un juguete. El grandulón no pudo evitar examinarla un poco más. Aprovechando su distracción, Shi Sheng corrió rápidamente hacia la ventana. Ella ya la había abierto, así que ahora simplemente empujó la ventana y, antes de que el hombre reaccionara, saltó sobre el alféizar de la ventana. “Qué lástima, había planeado deshacerme de ustedes tres a la vez.” Shi Sheng ya estaba cayendo para cuando dijo esto.

Justo cuando Shi Sheng cayó, la granada en la mano del hombre emitió un pitido antes de que le siguiera una feroz explosión. Toda la villa se sacudió por la explosión. La ventana del segundo piso había sido volada en pedazos y trozos de cemento volaban por todas partes. Debajo de donde Shi Sheng saltó había una cornisa por lo que no estaba en peligro. La explosión no fue lo suficientemente potente como para que una réplica alcanzase a Shi Sheng.

Los guardaespaldas del patio que oyeron la explosión levantaron la cabeza y vieron a Shi Sheng, que estaba en la cornisa. Se apresuraron, planeando capturarla.

Shi Sheng saltó rápidamente al patio mientras tiraba otra granada, otra vez causando una explosión. Habiendo impedido que los guardaespaldas avanzaran, Shi Sheng aprovechó la oportunidad para rodearlos y escapar de la villa.

Viendo que Shi Sheng había abandonado la villa, el ayudante ordenó inmediatamente al conductor que se acercara a recogerla. Viendo como el familiar coche se detenía ante ella, Shi Sheng dudó un momento mientras su mirada se movía varias veces antes de abrir la puerta y abordar. Sólo el conductor y el asistente estaban en el coche. Como Shi Sheng los había visto antes, podía reconocerlos.

“Srta. Xu.” La cara del asistente era muy colorida. Hubo conmoción, sorpresa, duda y básicamente una paleta de emociones similares. ‘La Sra. Xu lleva granadas con ella… ¡Esto da demasiado miedo! Joven Amo Chu, nunca volveré a llamarlo aterrador.

Shi Sheng se sacudió el polvo de encima mientras ella lo miraba tranquilamente, “¿Viste todo?”

El asistente asintió con firmeza.

“Entonces, ¿debería silenciarte?”

El asistente tragó. ‘¿¡Por qué siento que la Sra. Xu es como el Joven Maestro Chu cuando está a punto de tratar con la gente que lo ofende!?

“Yo no vi nada.” El asistente inmediatamente cambió su testimonio.

…….

El asistente escoltó a Shi Sheng hasta esa villa blanca antes de usar la velocidad más rápida de su vida para escapar de su vista. Después de todo, todavía valoraba su vida. Shi Sheng abrió la puerta para descubrir a Chu Tang reclinado en el sofá, con las piernas apoyadas en la mesa de café. Parecía extremadamente lánguido. Al oír el sonido de las puertas abriéndose, se giró un poco y una sonrisa malvada se posó en su cara seductora, “La Srta. Xu me ha dado una gran sorpresa.”

Después de todo, ella llevaba granadas con ella, ¿cómo no iba a sorprenderle? Shi Sheng caminó para enfrentarse a Chu Tang, “Poder sorprender al Sr. Chu es un honor para mí.”

Chu Tang miró a Shi Sheng con interés durante unos segundos antes de inclinarse hacia delante y girar la notebook que tenía ante él para que ésta se enfrentara a Shi Sheng. En el cuaderno había imágenes de la villa después de que explotara. Ling Hao parecía haber quedado inconsciente tras la explosión y en la actualidad se lo llevaban para que recibiera tratamiento. Nangong Jing y Su Yiyi estaban de pie a un lado. Los ojos de Su Yiyi estaban completamente enrojecidos, mientras que Nangong Jing la consolaba pacientemente. Shi Sheng solo echó una mirada antes de perder el interés y cerrar el portátil.

La mirada de Chu Tang se oscureció un poco. Su voz era clara, pero traía algunos rastros de peligro casi indetectables, “¿Simplemente vas a dejarlos ir?”

“¿Dejarías ir a los que querían matarte?” Shi Sheng le contestó con una pregunta. Como si hubiera conseguido la respuesta que quería, el peligro en los ojos de Chu Tang se desvaneció para ser reemplazado por sonrisas.

Shi Sheng murmuró en sus adentros, ‘¡Este pervertido recién quería matarme! ¡No estoy paranoica, mi intuición no puede estar mal!

“¿Por qué estás aquí?” Shi Sheng se devolvió al presente. Ella pensó que él sólo había venido aquí por casualidad, pero cuando su asistente fue a buscarla, así como las imágenes de la cámara, ella dejó de pensar así.

“¿Por qué no intentas adivinar?”

¡Adivina tu culo!

“¿El Sr. Chu se enamoró de mí y al verme salir con Nangong Jing se puso celoso, así que me siguió?” ‘¡Ya que me pusiste a adivinar te haré sentir asquerosidades que nunca tuviste!

Como era de esperar, la sonrisa de Chu Tang se bajó un poco. “Sra. Xu, ¿alguna vez ha oído hablar de un refrán?”

“¿Qué refrán?” Shi Sheng entró en guardia.

“Los desastres se originan en la boca.” Los hermosos ojos de Chu Tang se entrecerraron un poco al sonreír. Sin embargo, esa sonrisa se llenó de peligro cuando un aura opresiva emergió de su cuerpo, una que podía llegar a presionar a la gente hasta el punto de ser incapaz de respirar.

Shi Sheng retrocedió mientras sus ojos temblaban. Su expresión se puso inmediatamente en ‘modo lameculos’ mientras hablaba, “¿Escuchaste algo recién? Olvidé tomar mi medicina hace un momento, así que por favor no encuentres ningún defecto en esta paciente mental.”

“¿Qué enfermedad ha contraído?”

Shi Sheng habló con voz ‘tímida’, “He contraído una enfermedad llamada ‘Enamorada del Síndrome del Sr. Chu’. El Sr. Chu es mi medicina.”

Chu Tang, “…”

Si no fuera por la mirada de Chu Tang, Shi Sheng habría tenido éxito en su intento de coquetear.

El asistente y los guardaespaldas que se escondían detrás de la esquina se sorprendieron. ‘La Srta. Xu se atreve a tomarse libertades verbales¹ con el Joven Amo Chu. Srta. Xu, nos unimos a darle una alabanza- no, no, ¡365 alabanzas!²

 

 

Notas:

0– Básicamente es cuando un desacuerdo con consecuencias graves surge como resultado de las palabras de alguien. Desafortunadamente, no se vomitan desastres.
1– La frase original era ‘调戏’ o ‘tiao2xi4’, que suele utilizarse cuando un hombre acosa sexualmente a una mujer con palabras.
2– Creo que es una referencia a algún argot chino que no conozco. Tómenlo como si realmente la admiraran.


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s