Bursters!! Capítulo 13


Capitulo de la semana disfruten  😉

Bye: Gif

Lancelot: Buenas compañeros de la mesa! Todo en orden? Ya hacia tiempo que no comentaba por aquí, para ser mi propia novela (-.-). En fin, visto que hay varias personas que les esta gustando mi trabajo quiero agradecer nuevamente. ASÍ ES! Próxima semana actualización DOBLE!! Esperenlo con ganas seguidores. (:V)/

 

Edición y Corrección: Gif

 


 

Engaño y Reencuentro

 

Yashiro se encontraba realmente decaído al sentir que perdió a sus primeras amigas en menos de una semana. Caminaba mirando al suelo con una expresión apagada, hasta que llego al salón de entrenamiento. Dentro, era similar a un gimnasio enorme, con todo tipo de aparejos. Desde simples pesas, hasta complicados aparatos para pesos gigantescos.

-… Supongo que entrenar un poco me subirá el ánimo…

El chico recordaba las palabras de Kenjuro cuando entreno con él.

-«Kenjuro: Recuerda chico, cuando te sientas sin energías, entrenar más te dará el alivio que buscas.»

Yashiro decidió entrar. Apenas cruzo la puerta una chica con un top deportivo y shorts se le acerco.

-¡Ohhhh un nuevo miembro! Gusto en conocerte me llamo Hikari, soy la entrenadora.

-Soy Yashiro, igualmente.

-¿Areee? Suenas demasiado decaído… ¡YA SE! Entrena un poco, eso siempre anima el cuerpo y la mente.

Hikari era una chica de cabello marrón y atado en cola de caballo con una gorra. La chica era realmente optimista y animada.

-…Si, lo intentare.

– respondió Yashiro con una sonrisa un poco amarga.

-MMMMM… –

Hikari hincho las mejillas a modo de berrinche. Simplemente tomo de las mejillas a Yashiro y se las estiro.

-AUCH!

-Ponle algo de entusiasmo… ¡Entrenar es divertido!

La entrenadora puso la sonrisa más brillante que pudo dar. Yashiro también puso una leve expresión de alivio. No obstante, la desagradable voz de Sora no se hizo esperar.

-Je… Optimista, ¿eh?… dejando de lado la tabla de planchar en su pecho, no está nada mal…

-« …! »

-¿Yashiro? – Pregunta Hikari

-…! Lo siento, solo recordé algo importante.

-¡OK! ¡Empecemos el entrenamiento!

El entusiasmo y brillo en los ojos de Hikari lograban que Yashiro también sintiera ganas de entrenar.

-¡Entendido!

Hikari le pregunto a Yashiro si había hecho algún tipo de entrenamiento. Por supuesto no podía decirle que había entrenado con el Capitán General del Ejército así como así, por lo que solo le dijo que entreno duro en el pasado.

-¡¿En serio!? ¡Cuéntame por favor!

El chico se encontraba ahora en un dilema, Hikari lo miraba con una admiración y curiosidad enorme. Intentaba hacer lo posible por no dar datos sobre su entrenador. Luego de varios minutos de insistencia, Hikari tiro la toalla.

-Hphmmmmmmm… Tacaño…

-ajajajaa… – reía Yashiro con incomodidad.

Luego de que la chica se le pasara el berrinche, empezaron a entrenar. Yashiro comenzó con la cinta para correr.

-¡¡Espera!!! – grita Hikari.

-¿Qué sucede?

-Esa cinta es para Bursters de rango A.

-…. « ¿Huh?» ¿Las maquinas funcionan por rango?

-Bueno… veras, algunos aparejos están especialmente preparados para ciertos niveles. Esas cintas están hechas de una tela especial que evita la fricción, es para mayor velocidad. Los Bursters que basan su combate en la velocidad suelen usarlas mucho.

-Mmmmm… no importa.

-¿Eh?

Yashiro no le da importancia a la advertencia de la entrenadora y enciende la cinta. El aparato comienza a funcionar y la cinta va a una velocidad bastante alta. Sin embargo Hikari queda impresionada, Yashiro corrió en la cinta sin dificultad alguna. Luego de varios minutos y haber entrado en calor, el chico apaga la máquina.

-Ahhhh… «Ken-san tenía razón… lo mejor para mejorar el humor es algo de ejercicio.» ¿Eh?…

Luego de relajarse un poco, el muchacho ve a la entrenadora con la boca abierta.

-¿Sucede algo? – pregunta Yashiro.

-E-Estabas corriendo en Rango S… ¿Qué rango eres?

-Rango C.

-… ¿EEEEEEHHHHHH?!!!

Hikari no podía hacer otra cosa que quedar impresionada, un Rango C, entrenando al nivel de un Rango S. Esto le llama la atención a un grupo de muchachos que se encontraban allí. Estos decidieron ir a donde se encontraba Yashiro.

-Oiii… ¿Qué haces coqueteando con mi chica, nuevo? – dice uno de ellos.

El brabucón era más alto y musculoso que Yashiro, tenía pelo largo rubio hasta la base del cuello.

-¡Oye, Gongamaru, ya te dije que no quiero nada contigo! – reclama Hikari.

-Je, serás mía algún día…

-¡Nunca! Bleghhh…— niega Hikari sacando la lengua.

Mientras Hikari intentaba hacer entrar palabras a la obviamente dura cabeza de Gongamaru, Yashiro estaba observando el extraño espectáculo.

-« Je… es mi oportunidad » – pensó Yashiro.

-Ya vete Gongamaru, estoy entrenando con Yashiro ahora.

-¿Huuuuh? ¿Prefieres estar con este escuincle antes que con el Gran Gongamaru?

-Hikari-san, ¿Qué es lo siguiente de la rutina?

Yashiro decide interponerse entre los otros dos. Esto alegra un poco a Hikari, pero enfurece bastante al grandulón.

-Oye, renacuajo. ¿Qué crees que haces?

-Ohhh… Hikari-san.

-¿Si?

-¿En este gimnasio también pueden entrar animales? Hay un gorila enorme aquí…

Gongamaru sintio que le va a explotar una vena al escuchar a Yashiro.

-¡Enano Insolente!

El enorme chico manda un martillazo hacia la cabeza de Yashiro, quien se encontraba de espaldas a él y de frente a Hikari.

-¡Cuidado, Yashiro-san!

El enorme puño impacta contra algo, haciendo un gran sonido.

-¡¿Qué?!

-Haaaa… ¿Por qué todos mis oponentes son debiluchos engreídos?…

Yashiro atrapo el enorme puño de Gongamaru sin siquiera voltear.

-¿Estas bien, Hikari-san? – pregunta Yashiro sonriendo

-S…Si… – responde Hikari sonrojada.

-Je. – ríe Gongamaru.

-…!

Muscle Expansion.

El suelo bajo Yashiro se desmorona, sin embargo el chico sigue de pie.

-Mmmm, un Burst de aumento de masa muscular… debo decir que es acorde a un mono como tú.

-TCH!… ¡BASTARD…

Antes de terminar de hablar, la mandíbula de Gongamaru se descoloca, haciendo un sonido hueco

-¿Huh?

Como si fuera una avalancha, una lluvia de golpes impactan sobre Gongamaru. Dejando marcas por todo su cuerpo, además de tirarle varios dientes. Yashiro gira la mirada hacia atrás y ve impresionado como el enorme tipo cae al suelo.

-No usen sus Burst fuera de la arena…

Luego vuelve a girar la cabeza y ve a Hikari bastante molesta y con unos guantes sin dedos.

-¿H-Hikari-san?

-Perdón por eso Yashiro-san. Como profesora no puedo permitir agresiones tan severas.

-¿¡Eres profesora?! – dice Yashiro impresionado.

-Jejeje, Sokudo Hikari, soy la profesora de educación física. Mucho gusto otra vez, Yashiro-san.

-Ah…eh…ahhh…

-Mmm… ¿Qué sucede?

-Ah…Nada, es solo que… pensé que eras una estudiante. – dice Yashiro algo avergonzado.

-Oh~… ¿por eso intentabas cautivarme enfrentando a Gongamaru? ¿Intentabas quedar cool conmigo?

-… « Trágame tierra…»

-Jajajajajajaja, me agradas. Bien, continuemos el entrenamiento.

-¿Y qué hay de él?

-¿Gongamaru?… Oigan, lleven a este gorila a la enfermería.

-¡S-SI! – respondieron los demás.

Yashiro continuo la tarde entrenando junto con Hikari. Realmente entrenar fue lo que necesito para despejar un poco su mente. Sin embargo el problema no era tan sencillo. Sora se encontraba sentado en medio de un mundo negro, riéndose entre dientes.

-Je…jejejeje… no creas que un poco de ánimo me detendrá…mocoso.

Ya se hacía tarde y Yashiro decidió que es hora de irse.

-Fiuuuu… hacía tiempo que no me entrenaba así, sienta bien.

-¿Verdad? Hacía tiempo que no me seguían el ritmo. Espero verte seguido por aquí. – Dice Hikari sonriendo.

-Si.

Ambos fueron hasta la entrada y se despidieron.

-Ah… Yashiro-san espera un minuto.

Antes de que Yashiro se marchara, Hikari-sensei lo detiene.

-¿Si?

Hikari aprovecho la falta de visión de Yashiro y le dio un beso en la mejilla cuando se estaba girando.

-…!!

-Eso es por ayudarme con Gongamaru. Tehee♫

Luego de ello, la sensei se volvió a despedir y Yashiro se retiró. Luego de unos minutos el muchacho se detuvo.

-….. ¡YAAAAAAHOOOOOOO! ¡ESO ES!

Yashiro estaba muy alegre esta vez, logro recibir un beso, aunque fuera en la mejilla, de una hermosa chica, aunque sea una profesora.

Mientras que Yashiro disfrutaba la victoria del día, por así decirlo, Hikari tenía sus propias preocupaciones.

-Es un buen muchacho y bastante apuesto debo decir. Tehee♫… pero…

Sokudo empezó a recordar como Yashiro, un Burster rango C, podía mantener el ritmo de su rutina, siendo ella una de rango SS.

-« ¿Quién diablos lo entreno?…Guuuuugh me muero de curiosidad. Solo espera chico, te haré cantar aun si debo recurrir al encanto femenino Jejeje. »

-…!!

-¿Mmm? ¿Qué sucede Momo-chan?

Momo había sentido un escalofrió mientras veía la televisión con Enju.

-No lo sé… de pronto tuve un mal presentimiento.

Al día siguiente, Yashiro se despertó con un mejor humor, recordando lo del otro día. Mientras se lavaba la cara pudo oír una pequeña risa detrás de él. El ruido lo hace ver por el espejo. Sora estaba detrás de él, con la espalda sobre un lado del marco de la puerta.

-Me pregunto qué diría esa chica si viera como realmente eres…

-…

Yashiro no contesto a la provocación de Sora, simplemente se limitó a observarlo.

-Pfft… la ley del hielo, ¿eh?… tarde o temprano necesitaras de este poder… Lo sabes.

Eso fue lo último que salió de la boca de Sora antes de desvanecerse poco a poco.

Yashiro se quedó pensando seriamente lo que Sora le había dicho. Ciertamente es fuerte, pero sin un buen control de Aura Burster tarde o temprano encontraría un oponente que no podría vencer solo con fuerza bruta.

-Tch…

Luego de terminar de alistarse, el chico fue a clases. Obviamente el rechazo y temor por el chico continuaba. Luego de las clases se hizo un anuncio por el altavoz.

-“Atención estudiantes… se llevara a cabo un combate entre rangos S. Kurakage Zaiga contra Nagatsume Kioshi.”

-¿Zaiga luchara?

Yashiro sintió que realmente debería ver esto. Por lo que solamente salió del salón y fue directamente a la arena donde se disputaba el dichoso combate.

-… ¿Es broma no? – dice Yashiro sorprendido.

-Haaa… realmente… das pena…

Zaiga había destruido a su oponente. Nagatsume tenía el poder de hacer crecer sus uñas, tanto de manos como de los pies. Sin embargo Yashiro vio algo que le helo la sangre por unos segundos, Una guadaña completamente negra.

-¿Qué demonios es eso? – dice Yashiro impresionado.

Zaiga se desplazaba de una manera muy extraña, siempre atacaba por la espalda, con aquella guadaña enorme. Los golpes no parecían afectarlo y los zarpazos de su oponente parecían ser inútiles.

-No vales… nada.

Con aquellas palabras y una expresión indiferente, pisando a su oponente boca abajo, Zaiga coloca el filo de su arma contra el cuello de su oponente.

-No… vales… la pena.

-Deten…

Una nube de polvo se levanta frente al chico y lo próximo que sintió fue su rostro contra el suelo.

-…!

En cuestión de segundos, Kaiga y Miu redujeron a Zaiga.

-Esta no es una pelea a muerte, amigo… – dice Kaiga.

-Es suficiente niño… – dice Miu.

-Je… Entendido.

Zaiga hizo desaparecer su arma y los profesores lo soltaron. No obstante eso no impidió que el chico mirara en dirección a las tribunas, mirando justamente a Yashiro. La sonrisa que hizo fue igual a su primer encuentro.

Yashiro se retiró de la arena, pensativo sobre lo que había presenciado.

-« ¿Cómo demonios hizo todo eso? ¿Qué tipo de poder tiene? No lo comprendo… »

-¿Quién soy?♫…

Unas manos habían cubierto los ojos de Yashiro pero no fue muy difícil adivinar quién era.

-¿Por qué hace esto, Hikari-sensei?

-Mooo… podrías seguir el juego un poco. – Dice Hikari algo enfurruñada.

-¿Qué hace aquí?

-Era una de los profesores controlando el combate. Ese chico Zaiga… no me agrada en absoluto. Se encuentra famélico, se ve frágil, es raro y sobre todo tiene un aura de muerto que me da escalofríos…

-Pero… no puedes negar que es fuerte.

-Ciertamente lo es… pero solo porque su oponente no descubrió sus trucos…

-¿Trucos? ¿Qué trucos?

-Mmmmmm♫… ¿Quieres saber?

Hikari se hacia la difícil mientras mostraba una sonrisa juguetona. Sin embargo, Yashiro realmente quería saber esa información.

-Por favor, Hikari-sensei.

-Hi-ka-ri…

-¿Huh?

-Llámame simplemente Hikari o no te lo diré. – dijo sonriendo.

-Pe-Pero es una profesora, no puedo hacer eso.

-Tehee♫, eres muy dudoso luego de que te besara el otro día.

-« Ciertamente disfrute ese momento… pero… aun así… »

Yashiro tenía ciertas dudas respecto al tema, Hikari era sin duda muy sexy y con buena actitud, pero sigue siendo una maestra.

-Hi…

-Mmm?

-Hika…

Cuando Yashiro estaba a punto de ceder y Hikari estaba abrazándolo del brazo a modo de persuasión, una voz suena detrás de ellos.

-No sabía que le gustaba tener relaciones de ese tipo con estudiantes, Sokudo-sensei…

-Ajaaa… ajajaja, No esperaba verla por aquí.

-«¿Otra chica? ¡Genial! ¡Es hora de actuar! »

Yashiro se dio la vuelta ilusionado. Nunca pensó que esa simple acción le podría dar un cambio de humor de 180º.

-Ha pasado tiempo… Yashiro-san…

-…!!!!

Yashiro vio esa figura. Pelo rubio y rizado, ojos verdes y sonrisa confiada.

-No es para tanto… Akira-sama.

Akira Kenjohime, estaba parada frente a Yashiro.

-… Hikari-sensei… ¿podría irse por ahora?

-¿Ehhh?… – responde Hikari decepcionada.

-Por favor…

Hikari ve el rostro de Yashiro, serio y frio como una piedra. Esto hace que la sensei sienta algo de nervios hacia él y decide soltarlo. La juguetona entrenadora decide retirase del lugar, dejando a los dos viejos conocidos solos.

-Ha pasado tiempo, Yashiro-san

-…

Yashiro aplicaba la ley de hielo con ella. No obstante esto no intimidaba a Akira para nada, al punto de acercarse hacia él y poner su mano derecha sobre la mejilla de Yashiro.

-¿Quién pensaría… que te volverías tan fuerte? Je… un fracaso que se volvió un éxito.

-…Te haré pagar…

-Hooo… ¿Intentas amenazarme? Deberías saber que no estoy sola en esto.

-Lo juro… no te saldrás con la tuya.

-Hmph… pues… me gustaría ver eso.

Akira se inclinó un poco más hacia Yashiro y le susurro algo en el oído. Luego se retiró con una sonrisa confiada. Yashiro se quedó ahí parado, con una ira contenida increíble. Para agregar más desgracia al asunto a lo lejos había dos personas que habían visto todo, Enju y Momoka.

-¡E-E-E-Esas personas eran… La profesora Sokudo y Akira-sempai! – dijo Momoka sorprendida.

-« ¿Ese simio las conoce? Entiendo que podría estar con la Sensei, pero que la Sempai más importante de la academia sea tan cercana… ¿Qué ocultas, Shirazaki Yashiro? » – Pensó Enju.

Las cosas van de una punta a otra. Sora confía en su éxito, Yashiro conoce a alguien más y una de las raíces de su trauma vuelve a aparecer. ¿Qué es lo que ocurrirá?

CAPITULO ANTERIOR  |ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

9 comentarios

  1. Akira una estudiante!!!??? Yo nada más verla le hubiera dicho a Sora, A POR ELLLAAAAAA!!!!!!! Y le hubiera borrado de la realidad con un agujero negro xSDDD Aunque eso me llevará a la autodestrucción =)

    Me gusta

    • Como si Sora aceptara ordenes de Yashiro jajajajaja. De cualquier forma si ya te cae mal Akira, déjame decirte que te llevaras mas de una sorpresa.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s