Súper Gen Divino – Capítulo 147: Caminando sobre Cuchillos Afilados


Segundo Capítulo Semanal

¡Disfrutenlo!

Han Sen tenso al máximo la cuerda del arco de cuerno y apuntó con su flecha negra a la Hormiga Fantasmal gigante. Se detuvo un segundo antes de disparar la flecha.

¡Clank!

La flecha Aguijón Negro golpeó a la hormiga en la cabeza y cayó, sin dejar ningún rastro en su caparazón.

“¡Joder! Demasiado duro. Es definitivamente una criatura divina.” Exclamó Lin Beifeng.

En un abrir y cerrar de ojos, la Hormiga Fantasmal gigante había salido de la grieta y corrió hacia Han Sen y Lin Beifeng más rápido que un guepardo.

Han Sen recuperó la flecha Aguijón Negro, tenso la cuerda una vez más y disparó la flecha a la Hormiga Fantasmal gigante.

¡Clank!

La flecha una vez más terminó impactando en la cabeza pero no hizo nada, mientras que la hormiga había recorrido más de 180 metros(600 pies).

“Marchate tú primero.” Han Sen convocó una vez más su flecha Aguijón Negro y le disparó a la hormiga.

“Vámonos juntos. Las junturas de su caparazón son tan estrechos que no cabe ninguna flecha.” Lin se lamentó.

“Sé lo que estoy haciendo. ¡Marchate!” Cuando Han Sen tenso una vez más la cuerda, la hormiga estaba a sólo 800 metros(media milla) de ellos.

Lin Beifeng vio que Han Sen no quería irse y tuvo que largarse primero. Lin conocía su límite. Ni siquiera podía resistir un golpe de esa hormiga gigante y se convertiría en una carga de Han Sen si se quedaba.

Lin miraba constantemente hacia atrás mientras corría, preocupado por la seguridad de Han Sen.

Han Sen pronto disparó dos flechas más, que eran igualmente inútiles, mientras que la Hormiga Fantasmal gigante estaba a menos de 180 metros(600 pies) de él. Lin Beifeng tenían el corazón en la garganta.

Han Sen estaba tan estable como una roca. De repente, tenía una armadura roja fuego en el cuerpo y una corona rubí en la cabeza. Incluso su pelo se volvió rubio.

Sus ojos escarlatas miraban fijamente a la gigantesca Hormiga Fantasmal, Han Sen se detuvo.

Casi instantáneamente, la Hormiga Fantasmal gigante estaba a menos de tres metros(nueve pies) de él. Lanzándose hacia Han Sen, la gigantesca Hormiga Fantasmal proyecto sus garras de sierra sobre el cuerpo de él.

El corazón de Lin Beifeng se aceleró. De repente vio a Han Sen dar un paso, que fue increíblemente rápido. Han se movió hacia adelante en lugar de hacia atrás y se quedó muy cerca de la Hormiga Fantasmal gigante. Finalmente disparó la flecha.

¡Snap!

La distancia entre ellos era tan corta que la flecha de Han Sen entró directamente en la boca de la Hormiga Fantasmal gigante. La flecha entera desapareció y la Hormiga Fantasmal gigante hizo un doloroso silbido.

Han Sen dio otro paso alejándose de la Hormiga Fantasmal gigante que había enloquecido.

La Hormiga Fantasmal gigante fue tras él a una velocidad increíble, haciendo imposible que Han Sen se alejara de ella. Cuando estaba a punto de alcanzarle, Han Sen volvió a hacerse a un lado y esquivó perfectamente su golpe mortal.

Observando desde lejos, Lin Beifeng estaba muy nervioso. La Hormiga Fantasmal gigante era tan rápida que Han Sen estaba caminando sobre cuchillos afilados. Un único error y estaría muerto.

Pero esta pelea también excito la sangre de Lin, dándole el impulso de regresar y pelear con Han Sen lado a lado.

Comprobando la velocidad de la Hormiga Fantasmal gigante, Lin Beifeng renunció a ese estúpido pensamiento ya que una vez que regresase, se convertiría en un aperitivo para la hormiga.

Lin Beifeng sintió que los movimientos de Han Sen eran extraños después de haber observado por un tiempo. Aunque Han no era tan rápido como la Hormiga Fantasmal gigante, siempre podía evitar sus golpes fatales. Los pasos que daba en los momentos críticos eran increíblemente rápidos.

Obviamente, no fue suerte, sino cierto juego de piernas que Han Sen estaba practicando. Aún así, el corazón de Lin seguía acelerado cuando veía señales de peligro en todas partes.

Han Sen había practicado Spartícula durante un corto período de tiempo, por lo que su aceleración no podía durar más de un paso. Debía esperar hasta el último momento para dar su segundo paso.

Mientras pudiera evitar los ataques fatales de la Hormiga Fantasmal gigante, aún tenía tiempo para buscar oportunidades.

La situación aparentemente peligrosa se había vuelto bastante predecible para Han Sen desde que se había convertido en la Reina Feérica. Los movimientos de la Hormiga Fantasmal gigante no le parecían demasiado rápidos. Y tenia suficiente tiempo para reaccionar. Si no fuera por el hecho de que su velocidad no era tan buena como sus reflejos, ni siquiera necesitaría a Spartícula.

Mientras esquivaba los ataques de la Hormiga Fantasmal gigante, Han Sen buscaba oportunidades para disparar sus flechas. Sólo tenía un objetivo, que era la boca de la hormiga.

El caparazón de la hormiga era demasiado duro y ni siquiera importaba si la flecha golpeaba en la juntura. Sólo podía disparar la flecha directamente dentro de su cuerpo.

¡Snap!

Otra flecha desapareció en su boca, haciendo que la gigantesca Hormiga Fantasmal rodara por el suelo con dolor. Han Sen aprovechó la oportunidad para alejarse de ella.

Cuando la Hormiga Fantasmal gigante volvió a lanzarse sobre él, ya había vuelto a tensar la cuerda.

¡Snap!

Entre sus pasos, Han Sen disparó otra flecha a la boca de la hormiga.

Lin Beifeng, que observaba desde lejos, quedó estupefacto. Era la primera vez que veía a un arquero como él. Han Sen estaba disparando la flecha desde todo tipo de ángulos extraños sin siquiera una pausa y todas sus flechas daban en el blanco. El logro de Han Sen debe atribuirse a su oponente en el campeonato, Lei Ban, quien le mostró a Han lo que debe hacer un arquero de verdad. Disparar mientras se movía era la clave. Desde entonces, Han Sen comenzó a entrenarse conscientemente. Junto con el entrenamiento de Yang Manli y lo que había aprendido en Blackhawk, Han Sen se volvió muy bueno en esto.

Pero comparado con Lei Ban, su precisión era todavía inferior. Sin embargo, su condición física y sus artes hipergénicas lo compensaban.

La Hormiga Fantasmal gigante se ralentizó después de recibir seis golpes. Han Sen sabía que las toxinas de su flecha estaban funcionando. Aunque no era fatal, la Hormiga Fantasmal gigante estaba perdiendo su fuerza.

Golpea el hierro cuando esté caliente. Han Sen nunca dejaría pasar una oportunidad como esta y estaba buscando una oportunidad para disparar su próxima flecha.

La Hormiga Fantasmal gigante no era tan inteligente como el Rey Zorro divino. Aún estando ya malherida, todavía no tenía intención de retroceder.


 

 

Anuncios

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s