Bursters!! Capítulo 12


y así paso otra semana… rápido no?

en fin  quiero pedir perdón a ustedes por la tardanza… se me murio el pc y tuve que publicar mas tarde de lo previsto… pero por fin lo logre x.x  disculpar nuevamente y espero que disfruten del capitulo  ya que las cosas empezaron a calentarse  😉

bye Gif

Edición y Corrección: Gif


 

 Voz y Pensamientos.

 

– …

Yashiro se quedo mirando aquel horrendo mensaje escrito a zarpazos donde el antes se encontraba apoyando su espalda. Nervioso y angustiado se puso las manos en cabeza y se dijo a sí mismo.

– No eres real… No eres real…

El atemorizado chico solo puedo ir a lavarse la cara para luego salir de su habitación rumbo a las clases.

– ¡Enju!!! ¡Llegaremos tarde, apúrate!!

Por su lado las chicas habían dormido bien anoche. Luego de la pelea del otro día, gracias a Momoka y su comprensión hacia su amiga, lograron que no llegara a ser algo serio. Sin embargo hubiera sido aún mejor si Enju no hubiera olvidado poner la alarma del despertador.

– Ya…Casi.

Enju se vestía tan rápido como podía, sin embargo hacer más de 2 tareas a la vez no siempre es buena idea. Enju acabo por caerse al suelo.

BAM!

– Auch…

– Dios… llegare tarde a este paso. Me adelantare, trata de no llegar demasiado tarde Enju.

Momoka acabo por salir sin Enju, después de todo nada sale bien en llegar tarde el primer día. Enju después de hacer varios malabares con su uniforme termina de alistarse y sale muy apurada de su habitación. En su camino encontro a alguien a quien quería evitar, Yashiro.

– « GUH!… porque me tenía que cruzar con él.»

Enju intenta mantener cierta distancia para que Yashiro no la vea. Sin embargo empieza a ver comportamientos extraños en el chico. Caminaba muy cabizbajo sin mencionar que sacudía la cabeza de forma muy frecuente. Finalmente Yashiro voltea la cabeza y la ve.

– « ¡Mierda! ¿Ahora qué hago? Seguramente vendrá hacia acá y me reclamara por lo de ayer» ¿Huh?.

Enju se quedo sorprendida, el muchacho simplemente continuo su camino sin darle la menor importancia a la chica. Esto termina por dejando a Enju algo confusa aunque aliviada.

Sin embargo no sabía lo que realmente había ocurrido.

Yashiro caminaba increíblemente preocupado y algo atemorizado. El intentaba llamar la menor atención posible, hasta que escucho unos pasos detrás de él. El pobre muchacho intento ignorarlos. Al notar que los mismos no se hacen más fuertes, intuye que lo están siguiendo. Esto le trae a la mente el mensaje escrito esta mañana.

– “Nos veremos nuevamente…”

Yashiro se pone increíblemente angustiado y decide ver sobre su hombro. Siente que un peso se le quita del pecho al ver que se trataba de Enju. Sin embargo debido a su estado mental, decide no entrometer a la chica. Más aun por lo ocurrido ayer.

Volviendo al presente, Yashiro ya se había alejado de Enju. El chico había tomado una ruta más larga de la necesaria para cruzarse con la menor cantidad de gente posible. Algo le susurro al oído, rompiendo con cualquier rastro de calma dentro del pobre muchacho.

– Huye a donde quieras… no te puedes ocultar… de ti mismo.

– ¡¡…!!

Yashiro sientio el escalofrió más horrible de su vida y se dio la vuelta tan rápido como puedo. Sin embargo nadie se encontraba allí, se hallaba completamente solo, a excepción de algo. Yashiro ve algo en la pared y queda pálido del miedo, otro mensaje, escrito a zarpazos en la pared.

– “No puedes huir de lo que eres…”

Yashiro se hiperventila y sale corriendo tan rápido como puede del lugar. La gota que colmó el vaso fue cuando después de varios minutos corriendo a todo pulmón, el muchacho se detiene para tomar algo de aliento. Pocos segundos luego de detenerse, una mano toma al muchacho del hombro. Instintivamente el chico ataca pero su golpe es detenido, era Kaiga.

– Woooo… ¿Por qué tan violento amigo? – pregunta Kaiga.

– jadeo jadeo

Kaiga ve la expresión que combinaba cansancio y miedo. Decide llevar a Yashiro a la enfermería de la academia. Ya en el lugar, Kaiga se enciende un cigarrillo y procede a preguntarle un par de cosas al muchacho, quien estaba sentado en el lateral de una de las camas. Kaiga exhala el humo gris de su cigarrillo y comienza a hablar.

– Bien… ¿Qué hacías por esa zona de la academia? Las clases están en curso, ¿sabes?

– …

Yashiro se negaba por completo a hablar. Se lo denotaba muy nervioso, mirando a todos lados de forma repetida.

– ¿Por qué me atacaste de la nada? – pregunta Kaiga.

Al ver que el chico no iba a soltar palabra, Kaiga decide dejar de preguntarle y recurrir a la deducción.

– ¿Alguien te persigue?

– ¡…!

Esta vez el chico muestra signos de reaccionar. La cara se le pone algo pálida y empieza a ver a todas partes más rápido.

suspiro… Bien, si no quieres hablar no te obligare. Solo ve a clases, ya has perdido las 2 primeras horas.

Yashiro entendió la situación y solamente saludo al profesor y fue camino a clases.

toc toc

Cuando llego a la sala de profesores este entro haciendo el menor alboroto posible. Realmente no parecía el chico que había insultado a todo pulmón el otro día en la mitad del estadio. Miu se encontraba allí y es quien habla con el chico. Esta lo llama y Yashiro va hacia ella. La silla de la profesora tenía varios libros grandes como diccionarios y Enciclopedias para que pudiera llegar al escritorio.

– Debo decir que tienes huevos para llegar tan tarde el primer día…

– … Lo siento…

BLAM

– Auch… ¿Huh?

– ¿Ya volviste en sí, chico? – pregunta Miu

La Loli sensei le dio un golpe en la cabeza con un cuaderno al temeroso chico. Yashiro parece haber despabilado un poco gracias a eso.

– Shirazaki-kun, ¿cierto?… No sé qué es lo que te ocurre pero nosotros estamos aquí para ayudar. Si sientes que algo no está bien puedes hablar con nosotros.

– … Gracias, Okuma-sensei…

– Puedes decirme Miu, así ahorraremos las confusiones con mi hermano.

– ¿Hermano? – pregunta Yashiro.

– Kaiga, es mi hermano menor.

– … … … « ¿¡MENOR!!!??? » – Piensa Yashiro impactado.

– ¿Algún problema? – Pregunta Miu

– Ah…No… Solo quiero saber dónde está mi salón.

– Los de rango C están en el salón 5-C, toma esto.

Miu le dibuja un pequeño mapa a Yashiro y luego se lo entrega.

– Gracias, Miu-sensei.

Yashiro, ya un poco más tranquilo decide ir a su clase. Por desgracia su tranquilidad no duro demasiado.

– Esa sensei Loli es bastante madura para su tamaño… ¿no lo crees?

– ¡…!

Yashiro vuelve a escuchar esa voz desagradable.

– ¿Dónde te escondes? Muéstrate.

Gracias al pequeño intento de charla con Kaiga y las palabras de Miu, el chico encuentra algo de valor para afrontar a esa entidad.

– Je… ve al baño un minuto.

– « ¿Al baño? »

Yashiro no entiende realmente la petición de aquella voz, sin embargo decide acceder y va hacia uno de los baños.

– Ya estoy aquí. ¿Dónde te escondes?

– Je… mira en el espejo.

Yashiro avanzo hacia el espejo y lo miro detenidamente. No parecía haber nada raro en el o al menos eso pensaba.

– Nos volvemos a ver… Yashiro…

– ¡…! ¡Basta de bromas! – reclama Yashiro ya molesto.

– Mira bien…

– … ¡¡¡…!!!

Yashiro quedo con los ojos completamente abiertos y su boca temblando. Su reflejo en el espejo había cambiado. Su cabello era igual pero con el pelo blanco y el mechón marrón, sus ojos eran tan diabólicos como en su sueño.

– Es bueno vernos a la cara nuevamente, ¿no lo crees? – pregunto el reflejo.

– ¿Qué es lo que buscas, Sora?

– Jejejejee…JAJAJAJAJA. Creo que deberías saberlo a estas alturas. Quiero salir de aquí. Dejar salir todo el odio, rencores y dudas que me haces cargar… Yashiro, eres una mentira.

– ¡…! ¿U-Una mentira? ¡Déjate de bromas! ¿Cómo puedo ser una mentira?

– Solo mira cómo te comportas…

– ¡…!

Yashiro vio como Sora mostraba una sonrisa enorme, casi idéntica a la de Zaiga. Aun sin quitar aquella enfermiza expresión, Sora coloco su mano sobre el espejo.

– Yashiro… Ese odio que sientes por KenjoCorp. Se pasó hacia mí. Tu verdadero ser está encerrado dentro de mí, al igual que yo mismo lo estoy en ti. No eres más que una mentira que deshecha la realidad que te disgusta.

– ¡NO! ¡No soy una mentira!

– ¿Alguien que fue torturado por 8 años confiaría en alguien que contribuyo en ello?

– ¡¡¡…!!!

– Sí, puedo no tener todos tus recuerdos, pero sé que todo empezó con esos 8 años. ¿Lo recuerdas, Shiinkuma Yashiro?

– « ¡GUUGH! »

El chico sufrió un fuerte dolor de cabeza y solo pudo escuchar unas palabras de Sora.

– Recuerda… tu verdadero ser.

Al abrir los ojos Yashiro se encontraba flotando como si fuera un espíritu.

– ¿Qué diablos es esto?

– Tu mente…

– ¡¡¡…!!!

– Estoy aquí, Yashiro.

Sora había tomado una pequeña porción del cuerpo de Yashiro. Su ojo izquierdo era normal mientras que Sora había tomado el derecho, tornándolo oscuro con iris rojizo.

– Recuerda… ese dolor.

– ¡…!

Yashiro vio debajo de ellos una escena. Yashiro se sorprende al ver al pequeño niño que se encontraba sentado contra la pared. Era él, Yashiro, de pequeño. Pocos segundos después una persona adulta abre la puerta de aquella habitación y ordena que el niño salga.

– 0171 es hora de tus pruebas…

– … Sí…

El pobre infante se mostraba casi sin alma. Ojos muertos y sin luz, su pequeño cuerpo cubierto de heridas y hematomas, la ropa muy maltratada y una respuesta sin índices de voluntad o resistencia.

– E-E-Esto es…

– Sí, tus días como sujeto de pruebas en Kenjo. – Responde Sora alegre.

– Detente…

Yashiro veía desde fuera aquel sufrimiento, aquel dolor que casi había olvidado, oyendo sus gritos de agonía y la expresión inerte de los doctores y científicos mientras realizaban aquellas atrocidades.

– No puedes negar… tu verdadera forma de pensar.

– ¡BASTAAAA!!

BAAAM

Yashiro lanzo un golpe y un estruendoso sonido lo saca de aquella visión. El muchacho había hechos añicos el espejo del baño. El desastre provocado, además del increíble sonido alertaron a casi todos en el edificio.

– * jadeo* jadeo

Cuando el joven giro la mirada hacia la entrada vio como una gran cantidad de personas lo veían con cierto temor. Parado frente a un espejo hecho pedazos además de no solo haber destruido aquel objeto, sino haber dañado gravemente la pared detrás de este.

Entre aquel tumulto de personas se encontraban Kaiga, Miu e incluso Momoka y Enju, todos viendo con cierta impresión y temor al muchacho. Yashiro solo pudo bajar la cabeza y avanzar entre aquella multitud. Cuando llego a donde se encontraban Momoka y Enju, la peli morada se ocultó tras Enju y la pelirroja lo miro con cierto nerviosismo. Esto hizo que el pobre corazón del chico diera un vuelco, Simplemente aparto la mirada y continúo caminando.

– E-Enju-chan creo que te escuchare más de ahora en adelante… – dice Momoka atemorizada.

– Sí, sabía que ese chico no era de fiar… « Aun así… ¿porque destruir un espejo hasta ese extremo? »

Mientras todos miraban con impresión los escombros dejados por el chico, Yashiro solo se pudo alejar del lugar, mientras una lágrima caía de su mejilla.

Por razones obvias Yashiro fue evitado por todos en su clase, ni siquiera querían darle su nombre. El solo se quedó sentado en su asiento recostado sobre su escritorio, ni siquiera el profesor quiso reclamarle sobre su tardanza. Al terminar las clases todos los alumnos se juntaron entre grupos, dejando obviamente a Yashiro solo.

– Jejeje… parece que somos solo tú y yo, Yashiro…

– Cállate… solo cállate…

– Ehhh, ¿quieres ignorar al único que te habla?

– Es tu culpa… todo esto.

– Jejejeje acaso, ¿extrañas a esas chicas?

Yashiro se levantó de golpe de su asiento, haciendo que toda la clase se llevara un susto. Sin embargo lejos de parecer enojado, el chico parecía estar deprimido y apagado. Simplemente tomo sus cosas y se marchó del salón. Dentro del edificio se podía ver desde otro piso a Momoka mirando como el muchacho se marchaba.

– ¿Momo-chan?

– ¡Hiyaaa! Enju-chan, no me asustes así por favor.

– Perdón, perdón… ¿qué estás viendo? – responde Enju sonriendo.

– ¡Ah! ¡N-Nada!

Enju se asomó por la ventana y observo el lugar. Afortunadamente para Momoka, Yashiro ya se había ido, por lo cual Enju solo puso una expresión de extrañada y lo dejo pasar.

– « Sé que no confías en Yashiro, Enju-chan, pero un cambio de actitud como ese no es normal. Sé que Yashiro-san es buena persona, puedo sentirlo. »

El día concluyo de esa manera. Gracias a las provocaciones de Sora, Yashiro tuvo una primera de impresión que iba desde una persona violenta hasta un posible demente.

Sin embargo esto era recién el comienzo de las torturas psicológicas de aquella entidad.

En la casa de Yashiro aunque habían pasado menos de 3 días desde que Yashiro se fue, Kazuha ya mostraba indicios de preocupación, lo cual intriga a Seiji.

– ¿Sucede algo Querida?

– Yashiro me preocupa mucho…

– Lo dijo Kenjuro, ¿no es asi? El chico es fuerte, estará bien.

– No es eso. Me refiero a aquella transformación.

– …

Seiji miro de reojo a Kazuha. Yashiro ya tenía el Candado no veía razones para preocuparse por ello, al menos no de momento. Todo esto hace que tenga que preguntar.

– ¿Hay algo que deba saber, Querida?

– …

Kazuha estuvo un minuto en silencio y suspiro. Decidió contarle lo ocurrido esos 9 meses dentro de aquella habitación.

– Verás querido…

Kazuha comenzó a relatarle lo ocurrido desde el comienzo. Todo comenzó aproximadamente 3 semanas después de haber entrado.

– Vamos Yaa-chan, no comerás hasta que lo logres.

Todo había comenzado cuando Kazuha realizaba el entrenamiento del Ashioto (Pasos). El entrenamiento consistía en que Yashiro debía evitar los golpes de Kazuha durante al menos 15 minutos o no comería. Como ya es sabido, el estado físico de Kazuha es literalmente inhumano, por lo que el chico había estado tratando de huir de su madre por casi 2 días. Además de que los golpes de Kazuha eran increíblemente pesados.

–K…Kaa-san… por favor, al menos déjame comer algo.

– No~… te lo dije al comenzar, no comerás hasta que lo logres.

Yashiro ya presentaba signos de inanición, ruidos de estómago y falta de energía.

– Continuemos~.

La habitación era realmente extraña, cuando cruzaron aquella puerta, la habitación no era un espacio cuadrado y reducido, sino que tenía la apariencia de un bosque y parecía ser enorme, dado las persecuciones entre Yashiro y Kazuha.

Kazuha golpeo a Yashiro en el estómago, el impulso lo hizo atravesar 2 árboles antes de estrellarse y quedar sentado contra uno. De no haber hecho un entrenamiento tan intenso con Kenjuro, el chico tendría al menos 4 costillas rotas por el golpe, además de las lesiones en la espalda.

Esconderse tampoco era opción, Kazuha lo encontraba fácilmente, solo le quedaba huir constantemente. Así paso otros 3 días, donde solamente se le permitía para hasta 4 veces para beber agua. Para ir al baño Kazuha le daba de castigo un golpe si él trataba de escapar usándolo como excusa. Yashiro ya en sus últimas fuerzas y casi una semana sin comer, ya estaba en las últimas.

– Debes ser más rápido Yaa… ¡…!

Kazuha se frenó en seco en ese momento, Yashiro desapareció de su vista.

– … Ara ara, parece que ya estas entendiendo Yaa-chan, pero…

BAAAM

– El objetivo era huir de mí… no atacarme.

Kazuha detuvo un golpe por su flaco derecho con un solo dedo de su mano izquierda. No obstante se veía bastante feliz, mientras que su hijo mostraba una expresión fría.

– No olvides esa sensación. Terminamos por ahora.

Tack

Kazuha se movió increíblemente rápido y le dio un golpe de karate a Yashiro en la parte posterior del cuello, dejándolo inconsciente.

Tiempo después, Yashiro por fin despierta. Se encontraba en una especie de cabaña pequeña. Él estaba recostado en un futón mientras que Kazuha terminaba de servir la comida.

– Ara… Yaa-chan justo a tiempo. Estaba terminando de servir la comida. ¿Quieres comer ahora o…

Fhooosh

Como si de un vendaval se tratase Yashiro se levantó rápidamente del futón y empezó a tragar la comida.

– Ara ara, Uhuhu. Pareces tener hambre Yaa-chan.

– Llevo una semana sin comer Kaa-san, es obvio que tengo hambre. tragar tragar Esta delicioso.

– Uhuhu, gracias.

Kazuha relato todo aquello pero lo peor fue luego de que se fueran a dormir. Ella estaba durmiendo en otra habitación, solamente separada de su hijo por una puerta corrediza. Ella dormía con normalidad pero algo no andaba bien.

A un lado de ella se encontraba Yashiro. Para lograr acercarse a ella de manera que no lo descubriera debió haber sido sumamente habilidoso. Lo peor de todo fue cuando decidió mirar fijamente a su madre. Una mirada penetrante hizo que Kazuha se despertara de golpe y se pusiera en guardia tan rápido como pudo. Para cuando miro en dirección a la amenaza, la puerta se encontraba cerrada y Yashiro en su cama.

Luego del relato Seiji se quedó mudo y solo pudo decir algo en respecto a lo que le acababan de confesar.

– Parece que esa cosa… es más fuerte de lo que creíamos.

Ambos padres preocupados y la reputación de Yashiro manchada. Sora comienza a moverse.

 


CAPITULO ANTERIOR  |ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

6 comentarios

  1. La ultima parte dava la sensacion de ver una pelicula de miedo,muy bueno, no todas las historias que lees puede dejar esa imprecion al letor ,gracias por el capitulo,espero el otro(Que sea doble).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s