Everyone Else is a Returnee: Capítulo 252


-Eres Bienvenido, También (3)-

[¡Cariño, eres tan atrevido! Me gusta tu osadía.]

“Gracias, también me gusta mi osadía.”

Yu IlHan sonrió ligeramente a Helièna quien expresó su gusto por él e hizo lo que tenía que hacer primero. ¡Eso fue conseguir a Erta!

“Allá vamos.”

“Kyak”.

Como un martín pescador arrebatando un pez en la superficie del agua y arrebatando a Erta con un brazo. Erta, quien de repente fue arrebatada mientras estaba tensa debido a la aparición de dos seres de 7ma clase, se sonrojó y habló en voz baja.

“Nunca pensé que te vería ser proactivo.”

“Estoy muy agradecido, pero no es momento para charlas.”

Cuando Yu IlHan mostró movimientos de acercarse hacia Erta, la que reaccionó primero fue nada menos que Spiera, quien dirigía el Ejército del Cielo.

[¡Yu IlHan! ¡Erta es una traidora que se alió con el Jardín de la Puesta del Sol y abandonó el Ejército del Cielo!]
“Bueno, a mis ojos, ella es sólo una existencia inferior como Liera.”
[Eso es, ¿¡qué….!?]

¡Ella es realmente una existencia inferior! – Spiera entró en pánico después de ver a Erta como una existencia inferior sin estar unida al Jardín de la Puesta del Sol a pesar de perder sus alas.

Sin embargo, demasiadas cosas estaban sucediendo para que ella pudiera juzgarlas lentamente. Podría haberse tomado su tiempo si fueran sólo Yu IlHan y Erta los que estuvieran aquí, pero ahora mismo, estaba la Comandante del Tercer Batallón del Ejército Demonio de la Destrucción, la Octava Ala del Ejército de Luz Brillante, ¡así como un Jefe Guardian del Jardín del Atardecer! No era el momento de interrogar a Erta.
Además, mirando a esos poderosos comandantes de batallón. Aunque el Ejército del Cielo era superior en número, ahora mismo eran el más inferior de los grupos. Ahora mismo, la decisión más racional a la que podía llegar era…..

[…..Cuestionaré sus pecados más tarde. Ahora mismo, necesitamos sobrevivir a esta batalla.]

“¿Más tarde?”

Yu IlHan la miró con una sonrisa. Spiera apretó sus dientes y gritó.

[¡Le daré a ella el derecho de evitar la responsabilidad!]
“Erta”
“Ya no seremos atacados por el Ejército del Cielo.”
“Bien, unamos las manos entonces.”
[No te atrevas.]

Cuando Yu IlHan intentó unirse al campamento del Ejército del Cielo con Erta, Liera, Yumir y Na YuNa, la Reina del Súcubo batió sus alas para bloquear su camino. Sus ojos violetas brillaron misteriosamente con maná.

[Mi amorcito necesita venir conmigo, ¿no?]

[No.]

En el momento en que Yu IlHan respondió sin un cambio de expresión, los ojos brillantes de Helièna perdieron poder y se hundieron. Inmediatamente se dio cuenta de lo que le estaba pasando.

[Huh, ¿mi amorcito acaba de desviar mi encanto? ¡De ninguna manera!]

“Si……¡de alguna manera!”

Si había algo que Yu IlHan quería probar en Dareu, era luchar mientras simultáneamente activaba la formación mágica de Dareu para teletransportarse mientras luchaba. Sin embargo, en el pasado, no tenía piedras mágicas sobrantes para hacer eso contra los dragones, y esta vez, no había enemigos lo suficientemente fuertes como para usar ese truco.

Pero ahora, se convirtió en el momento perfecto para usar ese truco. Yu IlHan inmediatamente activó la formación mágica y se teletransportó a la mitad de las filas de los ángeles.

[¡Hick!]
[Erta, ¿¡pero qué hiciste!?]
[¡Yu IlHan!]
“Bien, el primer botón está bien abrochado.”

Había creado la situación para que cuatro facciones se enfrentaran entre sí, y también se unió al Ejército del Cielo sin muchos problemas. Por lo tanto, podría decirse que sus planes tuvieron un éxito perfecto. Aunque lo malo era que toda la indignación estaba sobre él, ¡pero él había esperado que esto pasara.

“Spiera, ¿el Ejército del Cielo no solicitará un Comandante de Batallón?”
[No podemos llamar a un comandante de batallón tan fácilmente. ¡Son las otras facciones las que son anormales por traer tanto poder de batalla!]
“Así que ustedes también pidieron uno.”
[…..Veo que definitivamente es el momento de hacerlo.]

[Realmente me gustas más y más, ¿qué hago?.]
[Ríndete, Ejército Demonio de la Destrucción. Me comeré a ese hombre.]
[Oh, nunca esperé que una bestia ignorante entendiera la emoción del amor.]
[Helièna, la alianza con el Ejército Demonio de la Destrucción ha terminado. Me parece bien que hagas lo que quieras, ¡pero tendrás que pagar el precio inmediatamente!]
[Aaah, sólo vine aquí por una cita. ¿Por qué todos están actuando tan agresivamente?]

¡Bien, sólo peleen así! ¡Y Spiera, llama a tu comandante rápidamente! – Exclamó Yu IlHan interiormente y se preparó para la batalla. Se subió encima de la espalda de Yumir en forma dragón, y también dejó que Liera, Erta y Na YuNa se subieran.

Todas las habilidades de Yu IlHan aumentaban en un 45% cuando luchaba encima de un dragón. El primer 15% era por los efectos del título ‘Aliado de Dragón’ que adquirió cuando luchó con Lecidna y el 30% adicional fue por la resonancia de Hombre-Dragón.
Además de eso, tenía otro aumento del 30% con la bendición de Na YuNa, y el título ‘Intocable’ también añadía otro 45% debido a tres ligas de diferencia. En otras palabras, el poder de batalla actual de Yu IlHan era del 220%. Además, tendría un incremento adicional del 160% si usara un ataque de atributo fuego. Sin embargo, no tenía la confianza para reducir la liga de seres de 7ma clase con ‘Caída’.

“Hmmm, no estoy seguro de la Reina Súcubo, pero las otras 7mas clases serán difíciles.”

“Así que planeas luchar contra ellos después de todo…..”

Mientras Liera murmuraba en shock, Erta lanzó magia defensiva sobre el cuerpo de Yumir. Como ya había consumido los restos de su angelidad, la magia era comparativamente inferior, pero aún así era suficiente para desviar la magia de los seres ordinarios de 5ta clase.

[Arrogante, ¡no solo no pides perdón, sino que levantas tu arma!]

Sin embargo, al tiburón gigante no pareció gustarle sus acciones. El primero en saltarse el punto muerto fue también ese tiburón.

[Dije que no puedes, ¿verdad?]

Y la Reina Súcubo bloqueó su camino. Sus tentadores ojos violetas – Yu IlHan percibió una ligera frialdad en ellos. Pensó que podía haber juzgado mal las cosas.

No juzgó mal su propio poder, ni el poder del enemigo.
Quizás, había juzgado mal el equilibrio entre los enemigos.

[Piérdete, murciélago. No puedes interferir en mi justificada ejecución.]

[Oh cielos, pero no lo creo.]

¡Maná de color violeta se extendió de ella como el humo! Eso, se infiltró en la gigantesca armadura metálica del tiburón y lo penetró. El gigantesco cuerpo del tiburón que estaba planeando por el espacio hacia Yu IlHan se detuvo de repente como si estuviera pegado a algo.

[¿¡Kugh!?]

[Fufu, ¿pensaste que estarías bien gracias a ser de una raza diferente? Desafortunadamente, mi magia no puede ser superada sólo con esas insignificantes medidas.]

Cuando Helièna extendió sus dos brazos, el maná de color violeta se extendió instantáneamente por los alrededores. El flujo cubrió instantáneamente no sólo a Kelatuke, sino también al Ejército de Luz Brillante, al Ejército del Cielo y, por supuesto, al grupo de Yu IlHan.

[Sí, quieres hacerlo de esta manera, ¿verdad?]

La Octava Ala de la Luz Brillante, Natière también agitó su maná después de percibirlo. Los tres pares de alas negras se extendieron magníficamente para captar el maná circundante, y los disparó como rayos de luz hacia Helièna.

Sin embargo, ninguno de ellos dio en el blanco. Justo antes de golpear a Helièna, los rayos de luz cambiaron de dirección por sí solos. Helièna lamió sus labios con una sonrisa seductora.

[Natière, tú tampoco quieres pelear conmigo, ¿verdad?]

[¡Esta, perra monstruosa…..!]

Natière rechino sus dientes. Los rayos de luz se desviaron desde Helèna para golpear a Kelatuke, y Kelatuke giró inmediatamente su cuerpo como si hubiera estado esperando la provocación y se enfrentó al Ejército de Luz Brillante. Por supuesto, esto no era lo que quería hacer.

[¡Maldición, tú perra murciélago te atreves a controlar mi cuerpo!]
[¿No es eso un latido de corazón? Ahí, cierra tus ojos y siéntelo. El sentimiento de felicidad que tal vez nunca experimentes en tu vida.]
[¿Estás ignorando el largo tiempo que he vivido?……¡Ahhhhhh!]
[¡Ese maldito tiburón!]

La energía que escupió el tiburón chocó contra el Ejército de Luz Brillante. Natière hizo todo lo posible por defenderse, pero la energía que no pudo bloquear vaporizó instantáneamente a unos cuantos ángeles caídos. Helièna se rió mientras miraba eso.

[¿Qué estás haciendo, tiburón? ¡Tienes que esforzarte más para dar en el blanco!]

[Helièna, ¡perra….!]

Los efectos no sólo los alcanzaron a ellos. Incluso algunos de los ángeles en el Ejército del Cielo, comenzaron a moverse. La mayoría eran ángeles masculinos, pero algunos de los ángeles femeninos también fueron afectados.

[Kugh, ¡Spiera-nim!]
[¡Spiera, ten cuidado! ¡Mi cuerpo no me escucha!]
[¡Inútiles……..aeek!]

Sólo tomó un momento para que ocurriera un caos interno en el campamento de los ángeles. Yu IlHan, quien pensó que las existencias superiores deberían tener resistencia superior al encanto, miró el campo de batalla que instantáneamente se convirtió en un desastre y se quedó sin palabras.

Así, no tenía sentido que cooperara con el Ejército del Cielo. El campo de batalla que Yu IlHan había esperado no era así. Helièna era claramente más fuerte que todos los demás juntos.

Yu IlHan hizo que Yumir se retirara de los ángeles causando un desastre y comprobó el estado de sus miembros.

“¿Están bien, chicos?”
“No hay problemas aquí.”
[¡También estoy bien, papá!]
“Fuu, es muy guapa, pero sigue sin ser mi pareja~.”
“Yo también…puedo aguantar, por poco.”

Sólo el grupo de Yu IlHan, quien era objetivamente el grupo con menos poder, ¡estaba a salvo del encanto! Las existencias superiores realmente deberían dejar de trabajar y comenzar a entrenar – él verdaderamente pensó eso.

[Querido, sabes que todo es debido a ti, ¿verdad?]

Al momento siguiente, Helièna apareció frente a Yu IlHan. Yu IlHan pensó en usar la formación mágica de nuevo para distanciarse, pero decidió no hacerlo después de concluir que nada cambiaría incluso si lo hacía, debido a la situación a su alrededor en este momento.
Sí, el fracaso fue preestablecido en el momento en que intentó usar la ayuda de una facción a pesar de ser un solitario. Al final, ¡sólo podía ganar todo por sí mismo!

“Aclaremos las cosas. Es debido a ustedes toqueteando a Dareu, no por mí debido a mi.”

Miró a Helièna de frente. Agarró la lanza en su mano e hizo que Yumir mirara un poco hacia abajo por si le afectaba su encanto, y finalmente bajó su visera para cubrir sus ojos.

“Mataré a esa…..”

“No, Liera.”

Liera intentó apartarse de su lado, pero Yu IlHan la empujó hacia atrás. A pesar de que Liera ardía en pasión por protegerlo, era imposible para ella ir contra Helièna con los poderes que tenía actualmente.

[Así que es tu chica. Oh cielos, qué romántico. Pero, está bien. No me importa cuántas mujeres tengas.]

Voló por los cielos como si se deslizase, y aterrizó ligeramente sobre la cabeza de Yumir. Yumir agitó su cabeza para sacudirla, pero si se hubiera sacudido con eso, no sería de 7ma clase.

[Serás mío de todos modos.]

Helièna se acercó a Yu IlHan indefensamente. No había señales de su ataque. No, ella usó su habilidad para protegerlo la última vez, así que debería estar bien decir que no tenía hostilidad.
Yu IlHan dudó si debía golpearla ahora mismo o esperar una oportunidad mejor, pero en el momento en que dudó, la distancia física entre él y Helièna se acercó a 0.

La mano de Helièna tocó el visor de Yu IlHan. Cuando la empujó hacia arriba, Yu IlHan se encontró con los misteriosamente ojos violetas brillantes.

[Oh cielos, tu aspecto también es mi tipo.]
“Pero tu aspecto no es el mío.”
[¿En serio? Pero cambiarás de opinión pronto.]

En el momento en que Helièna chasqueó un dedo con la otra mano, la niebla violeta que se extendía por todo el campo de batalla se juntó hacia ella. Después, los tres pares de alas de murciélago se extendieron y envolvieron a Yu IlHan y Helièna, y todo el poder de la Reina Súcubo se concentró sólo en Yu IlHan.

“¡IlHan!”
“¡Unni, realmente morirás~!”
“¡Yu IlHan!”
[Kuoooooh, ¡Uraaaaaaaaaaaaaaar!]

Una cantidad abrumadora de maná, suficiente para distorsionar el espacio-tiempo, asaltando a Yu IlHan era una escena muy espectacular, pero había dos seres en el medio que no se estremecieron en absoluto. Eran Yu IlHan y Helièna.

[Ahora, por favor, di que me amas.]

Susurró Helièna con voz dulce y le quitó su casco. Yu IlHan le contestó con una expresión algo soñadora.

“Sal de mi vista, no puedo leer el texto.”

[Has despertado Corazón Inquebrantable Lv Max. Esta es la habilidad de más alto nivel en esta categoría y es imposible evolucionar ya sea independientemente, o mediante fusión.]

Yu IlHan finalmente se dio cuenta.

Que simplemente no había habido momento tan estimulante que provocara su habilidad para despertar, desde el 1er Gran Cataclismo.

 

 

 

 

Notas del autor:

  1. N/A

Anterior capítulo |TOC| Siguiente Capítulo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s