Súper Gen Divino – Capítulo 135: Un Enfrentamiento nada Espectacular


Tercer Capítulo Semanal

¡Disfrutenlo!

La sala de la partida estaba en silencio. En una sala donde más de diez mil personas estaban mirando, nadie escribía nada. Todo el mundo miraba fijamente su pantalla.

No era porque el duelo estaba siendo espectacular, sino porque no lo estaba siendo en absoluto.

La velocidad de una persona había sido completamente sobrepasada por la otra persona. Incluso alguien con alta miopía y sin gafas podría verlo, no había dudas en esta partida.

Todos tenían la cara en blanco, con los ojos y la boca bien abiertos.

Los labios de Ji Yanran también tenían forma de O. Viendo la imagen holográfica de la partida, se quedó tan aturdida que sus pupilas se agrandaron.

En el edificio de oficinas, Liu Jianguo también estaba estupefacto. Casi no podía creer lo que veían sus ojos. Y Zhao Lianhua ni siquiera se dio cuenta de que su cigarrillo encendido se había caído en sus pantalones.

Zhao Lianhua ni siquiera sintió eso, y siguió mirando a las dos manos en la imagen holográfica.

Li Ze, Liu Ke y Wang Long estaban aturdidos.

Una enorme brecha en poder estaba siendo demostrada por estas dos manos. La mano de Li Yufeng tenía una velocidad y flexibilidad que eran asombrosas al principio.

Pero frente a la otra mano, la mano de Li Yufeng de repente parecía un poco torpe. Y esa sensación era increíble, porque se trataba de Li Yufeng, el mejor jugador del campus, que tenía un apodo de ‘mano derecha de ensueño’

¿Cómo podía parecer torpe su mano? Era difícil para los espectadores creer en su propio juicio.

Pero en contraste con la otra mano, la mano de Li Yufeng parecía torpe. Originalmente no era el caso, pero el fuerte contraste había hecho que la gente se sintiera así.

“No es debido a que la mano de Li Yufeng sea torpe, sino porque la otra es demasiado rápida y flexible.” En ese momento, la gente se dio cuenta de este hecho y miró hacia la otra mano.

Esbelta pero fuerte, esta era una mano atractiva. Además de eso, la gente no podía decir nada más de la imagen. ¡Cuanto deseaban ver al dueño de la mano!

Pero en ‘La Mano de Dios’, todo lo que podían ver era la mano y la muñeca. No había forma de que pudieran saber quién era.

Silencio total.

Aunque el resultado estaba claro. Muchos se negaron a creer que Li Yufeng sería derrotado así.

¡Ese era Li Yufeng!

Li Yufeng se concentró en su mano y elevó su velocidad hasta su límite, golpeando constantemente los puntos.

“Al menos le ganaré por cinco puntos.” Pensó Li Yufeng con orgullo.

Sabía que Ji Yanran estaba viendo esa partida y estaba contento de mostrar su fuerza frente a ella.

Aunque Ji Yanran no había respondido a su petición e incluso se mantenía deliberadamente alejada de él, nunca se había dado por vencido y creía que con su habilidad y condiciones, debía tener la oportunidad de hacerla suya.

Y esta era una muy buena oportunidad. Sabía que Ji Yanran estaba enojada con ese ID. Si él pudiera vencer a esa persona para hacer que cambiase su ID y se disculpase con ella, ella le estaría por lo menos agradecida.

Y eso era suficiente, Li Yufeng tenía suficiente tiempo y paciencia. Muchas pequeñas cosas hacen una gran cosa. Creía que tarde o temprano podría hacer que Ji Yanran se enamorara de él.

Pero ahora, primero necesitaba derrotar a este despreciable y desvergonzado bastardo para acercarse a su diosa.

Li Yufeng estaba golpeando los puntos con todo lo que tenía, pensando que si iba más rápido y aumentaba la diferencia a seis o siete puntos, entonces el efecto podría ser aún mejor.

Pero cuando Li Yufeng estaba buscando de nuevo un punto, todos los puntos desaparecieron de repente.

“¿Es un fallo del servidor? ¿Por qué desaparecieron todos los puntos?” Li Yufeng dudó. Con su amplia experiencia, sabía que aún no habia alcanzado los cien puntos y que no podía haber otra explicación para su desaparición que un fallo técnico.

Pero cuando levantó la vista, repentinamente quedó aturdido.

Delante de él, la imagen holográfica decía “JUEGO TERMINADO” y además su puntuación estaba fijada en 80.

Giró los ojos y miró el marcador de su oponente.

Cien puntos.

Li Yufeng no podía moverse. No podía creer que había sido derrotado por veinte puntos.

No podía creerlo. Ni tampoco nadie que conociera a Li Yufeng y sus habilidades en este juego.

Todos miraron en blanco esa puntuación y nadie hizo ruido.

Lo que Han Sen había dicho un momento antes era curioso cuando pensaron en ello.

“Es demasiado fácil vencerte, así no tendré que cumplir tus condiciones. En el futuro, deja en paz a mi Yanran.”

En ese momento, todos creyeron que era pura insolencia. Pero repensándolo ahora, era sólo honestidad.

“Otros veinte.” Dijo Li Ze con una sonrisa irónica.

Su comentario les recordó a Liu Ke y Wang Long, haciendo que su pasmosa expresión fuera aún más distorsionada. Sus bocas estaban tan abiertas que podían entrar un gran huevo de pato.

Ese número era tan familiar y lo que representaba era aún más chocante.

“¡Yanran, tu novio es tan despiadado!” Qu Lili acaba de recuperarse de la sorpresa y le dijo a Ji Yanran que todavía estaba mirando el marcador.

“¿Quién es esta persona?” Ji Yanran se había olvidado de su ira y vergüenza, y simplemente quería saber quién era.

¡Veinte puntos! Quienquiera que pudiera ganar a Li Yufeng por veinte, estaba absolutamente entre los diez primeros de la Alianza.

Si ella podía invitarlo al Club de ‘La Mano de Dios’, Ji Yanran podía imaginar lo mucho que podría mejorar su clasificación.

Ahora sólo quería averiguar quién era esa persona, pero no lo sabía.

Su corazón parecía destrozado por un gato. Ella quería ir a buscarlo, pero se detuvo porque no tenía ni idea de dónde buscarlo.

“¡Ay!”

El cigarrillo quemó los pantalones de Zhao Lianhua, y lo trajo de vuelta de la sorpresa. Mientras se lo sacudía, le había dejado un gran agujero en los pantalones.

“Debo tener a esta persona en el Club de ‘La Mano de Dios’.” Liu Jianguo miró la puntuación y gritó excitado.

Sabía lo que significaba esa puntuación. Era un marcador que haría que Blackhawk se elevara en el campeonato de La Mano de Dios.

“Ve a buscar a esa persona y haz que se una a nosotros.” Le dijo Liu Jianguo a Zhao Lianhua.

 

 


Anuncios

8 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s