The World After The Fall: Capítulo 40


Buenas gente~ al parecer el jefe absolute no pudo con la gran carga de capítulos semanales, así que esta vez se subirá un solo cap, veremos en noticias futuras si absolute podrá editar los caps faltantes, aquí se despide Neet~, ¡disfruten!

Traductor: The Un-Neet~
Editor: Absolute


Episodio 7:

Señor de Gorgón (4)

‹Episodio 7. Señor de Gorgón (4)›

 

Dos días habían pasado desde que Jae Hwan recibió la posición de Señor de Castillo (Castellano). En esos dos días, un montón de cosas pasaron. Bajo el pretexto de dar la bienvenida al nuevo Señor, incontables personas permanecieron en las puertas, y numerosos líderes de clanes tocaron la puerta. Yulewen declinó todas aquellas visitaciones y apartó todo el trabajo por ahora. Había un mayor problema en mano.

Dentro de las cámaras principales del palacio, el mismo argumento había estado pasando entre dos personas durante dos días. Sentándose en la silla del Señor estaba Jae Hwan, alimentando relajadamente a Voluntad del Ser.

Munch, munch

Yulewen abrió la boca otra vez.

“Disculpe, ¿señor?”

“No soy un señor.”

“Ahora lo eres.”

“Te dije que no.”

“¿Aunque eso sea bastante diferente a lo que prometiste?”

“¿Promesa? Es tu turno de mantenerla. Ya hice lo que prometí.”

“Me temo que ha olvidado los términos. Se los leeré de una vez más.”

+

‹Promesa de Jae Hwan›

  • Salvar al Castellano
  • Deshacerse de todos los colaboradores

‹Promesa de Yulewen›

  • Ayudar con la creación del equipo de expedición de Caos

+

 Al ver el memorando, Jae Hwan frunció el ceño.

“¿Me estás diciendo que sea el Señor porque él murió? ¿Cómo compensación?”

“Sí. Algo así.”

Jae Hwan no tenía nada que decir. Él era el que no pudo mantener la promesa, por ponerlo de ese modo. Estuvo en silencio por un momento, antes de hablar como si pensara en algo.

“Espera. Entonces yo soy el Castellano.”

“Sí.”

“Bueno, ya que el Castellano murió, pero el nuevo Señor, yo, está vivo, pues… Ese asunto está resuelto.”

Yulewen se rio.

“Sí. Está resuelto.”

Sólo eran sofismas arrojados improvisadamente, pero fue sorprendentemente aceptado de manera simple. Jae Hwan habló en un tono ligeramente dudoso.

“Entonces mantuve mi promesa.”

“Por supuesto. Y esperamos que también la mantengas en el futuro.”

“… De qué estás hablando.”

“Oh, ¿no lo dijiste por ti mismo?, ¿de que eres el Señor de Castillo?”

“Lo hice..”

“Por favor lea esta parte de nuevo.”

  • Salvar al Castellano

Al verlo, Jae Hwan frunció el ceño otra vez.

‘Maldición. ¿Así funciona?’

Estrictamente hablando, Jae Hwan no pudo satisfacer sus condiciones; el Castellano había muerto después de todo. Ese era el porqué Jae Hwan había estado persistiendo tan tercamente, diciendo que estaba bien porque a pesar de que él dejó que la persona llamada ‘Señor’ muriera, pues la posición llamada ‘Señor’ todavía estaba vivo. Sin embargo, eso no era nada más que escupirse a sí mismo. Porque para que ese sofismo sea verdad, él tenía que continuar en la posición del Señor, como el ‘Castellano viviente’ de esa promesa.

“No tengo tiempo para estar enjaulado aquí.”

Jae Hwan no tenía interés en la fama ni en el poder político.

“Tengo que alcanzar al Abismo.”

Ser enraizado en un lugar trae debilidad, y debilidad trae degradación. Degradación trae enraizarse más abajo. Un ciclo de deterioro inescapable.

“Te doy la posición.”

“No puedes.”

Yulewen sacudió su cabeza.

“Nadie puede volverse el Señor excepto tú.”

“¿Por qué?”

“Porque Gorgón no los reconocerá.”

Jae Hwan descubrió que lo que Yulewen estaba hablando no era la fortaleza ‘Gorgón’, sino algo más. La serpiente negra en su brazo izquierdo se retorció. Era ese tatuaje que Yulewen se estaba refiriendo como Gorgón.

‘¿Esta cosa me eligió?’

Yulewen continuó.

“El Señor solo puede ser liberado de la posición en la muerte. Incluso si quisieras, no eres capaz de transmitir el título.”

Jae Hwan tenía la intención de salir corriendo de este lugar. Pero las memorias del Señor previo que había estado legando junto a la serpiente le impidieron hacerlo. ¿Qué le pasaba a una fortaleza cuando pierde su Señor? Él lo sabía.

‘A la mierda esto.’

Pero tampoco podía aceptar dócilmente el título. Miró distraídamente a los montones de leyes y estatutos de Gorgón. Ese monto era muy alto para alguien que solo había estado estocando los últimos 30 años de su vida.

“Debes de autorizar esos documentos para la noche. Y esto es…”

Yulewen estaba parloteando de algo. Eso le entró por una oreja y salió por la otra. El cuerpo de Jae Hwan, que repentinamente se puso lánguido, rebuscó por la pila de archivos. Todos ellos le causaron un dolor de cabeza tremendo, y también habían algunas leyes raras allí.

Ley Especial de Gorgón; artículo 11, sección 43. La Denigrante Difamación al Señor en público es sentenciado con una azotaina.

Ley Especial de Gorgón; artículo 11, sección 44. La segunda Denigrante Difamación al Señor en público es sentenciado con la separación del alma.

Ley Especial de Gorgón; artículo 11, sección 45. La tercera Denigrante Difamación al Señor en público es sentenciado a la erradicación del alma.

Había un montón de artículos que tenían que ver con el Castellano en la parte de la ley especial. Esas ridículas leyes como estas existían en primer lugar decían simplemente cuán sensitivo era el señor anterior.

‘… ¿Es por esta razón que todos estaban alabando al Castellano?’

Realmente no había nada más que decir más que él era una buena persona si el menosprecio significaba la muerte. Jae Hwan también miró en la pila de manuales que el Señor anterior dejó atrás. Tras seleccionar un libro con gran vacilación, lo leyó. El título era: Cómo ser un buen Señor 101, por el 17.º Señor, Arbaut.

‘Para ser un libro que tiene 101 cosas dentro, es delgado.’

El libro era apenas del grosor de una uña del pulgar.

—¡¡Felicitaciones!! ¡Que hayas recogido este libro significa que te has vuelto el Señor!

Así era cómo el libro comenzaba.

—Estoy seguro que tienes un montón de preocupaciones. Piensas que porque eres un nuevo Señor, las tareas dadas a ti son muy importante. Ahh. Siento tu angustia. ¿Cómo podemos hacer de Gorgón un mejor lugar? ¡Indudablemente estás agonizado por ese asunto y estás sufriendo de insomnio cada noche!

¿Angustia? ¿Preocupación? Qué es eso.

—¡No te preocupes!, ¡porque has tenido la mayor de las suertes! Y es porque te diré algo esencial: solo hay una tarea que tú, el nuevo Señor, debes hacer.

A pesar de la prosa del tipo comercial de lotería de tercera clase, esto atrapó la curiosidad de Jae Hwan. Agarró la página y la volteó.

—Eso es… Ser una sanguijuela.

El dedo de Jae Hwan se congeló en el aire.

—Sí. Un buen Señor es un Señor que sabe cómo chupar la sangre y lágrimas de sus subordinados.

… ¿A qué va este tipo?
Jae Hwan volteó la página.

—Desconfiarás de mis palabras si eres un nuevo Señor. Pero lo que te he dicho es la verdad. Solo hay una cosa que debes hacer. Ser una sanguijuela. Delega los asuntos acerca de leyes al departamento de leyes, la orden pública al departamento ejecutivo. Consigue un secretario para autorizar los papeles. Encomienda el trabajo del palacio al Canciller, y los asuntos externos al Ministro de Relaciones de Exterior. Ellos harán el trabajo lo suficientemente bien.

‘¿Por qué estoy leyendo esto?’

—Debes de pensar en que soy raro. Lo veo en tu rostro. Piensas «¿qué clase de persona le dice al Señor que sea una sanguijuela?». Pero si hubiese una cosa que debes saber, es que este consejo fue transmitido entre los Señores eones antes que yo.

El libro continuaba.

—Entusiasmo excesivo amenaza con malestar en Caos. No sabes esto: que más de la mitad de los Castellanos terminan sus carreras con suicidio. De acuerdo al censo de ⌈Hermano Mayor, la ocupación que apela mayormente por muerte en Caos no es ningún otro más que un Castellano. ¿Y de qué morían la otra mitad? Morían simplemente de estrés. O más bien, la ‘corrupción del alma’ saliente enorme estrés. Como bien sabes, estrés incontrolable acelera las corrupciones.

El libro que comenzó algo frívolo se tornó bastante siniestro.

—Es por eso que, este consejo es para ti, pero también para Gorgón. Por favor no codicien por un cambio. No se consuman a sí mismos por sus deseos.

Jae Hwan podía sentir el letargo de este 17.º Señor. Él probablemente estaba sufriendo, escribiendo este libro.

—«Caos» es mucho más antiguo de lo que te imaginas. Y para que te eleves a la posición de un señor, también debes saber; saber exactamente cuán inútil es el cambio en estas tierras. Este mundo no puede cambiar. Lo que este mundo necesita no es cambio, sino preservación.

Jae Hwan estaba ya en la última página.

—Eso es lo que es ser un Señor. Escoger preservación por encima del cambio. Sacrificar el cambio de un pequeño número por la supervivencia de la población general. Te agradecerán por tu misma existencia, porque les das salvaguardia, seguridad. Se tranquilizan porque te paras sobre ellos. Todos vamos a vivir una horrida y monótona vida juntos, ¿pero quién puede condenar esto?

El último parágrafo estaba lleno de marcas de persistencia.

—Es por eso que debes de quedarte quieto. No te muevas. Solo continúa viviendo. Y eso es más importante de lo que crees. No hay tal cosa como 101 maneras de volverse un buen Señor. La única manera de volverse un buen Señor en Caos es el ser inactivo. Vive. Vive quieto, como si estuvieras restringido por cadenas. Vive hasta que tu alma finalmente se rinda. ¡Vive y vive! Esto es todo lo que tengo para aconsejarte.

Así fue cómo el libro terminó. Jae Hwan entendió lo que el 17.º Señor quería transmitir.

‘Ya veo. Esa era la clase de existencia que son los Señores de este lugar.’

Alguien que desecha la esperanza para la cosa llamada supervivencia. Para la vida de muchos, obstruye cambios.

‘Sin embargo, ¿puedes llamar a eso vida?’

Jae Hwan sintió que podía entender mejor la fuente de desesperación de esas personas. Los Señores ya son así de patéticos. Ellos podrían no haber sido como este una vez, ellos podrían haber tenido esperanza.

Pero se encontraron con una gran pared. Habían gritado y golpeado en ella en desesperación, hasta que se habían rendido.

“Discúlpeme, ¿Señor?”

Yulewen frunció ligeramente el ceño.

“¡Señor! ¿Está escuchando?”

“Estoy escuchando.”

“No lo veo así. ¿Qué está pensando?”

“Me estaba preguntando qué podría hacer por esta Fortaleza.”

Yulewen abrió sus ojos en sorpresa.

“¿En serio?”

“Sí.”

“¿Decidiste darlo todo para volverte un Señor?”

“No. Pero decidí darlo todo para algo.”

Jae Hwan bajó el manual escrito por el 17.º Señor en la mesa y continuó.

“Lo digo de nuevo. No tengo noción en volverme el Castellano.”

Yulewen se preguntaba qué clase de declaración era esta vez, y miró a Jae Hwan.

“En su lugar, haré esto.”

Jae Hwan pausó.

“Mataré al ‘Señor’ de Gorgón por ti.”

Yulewen se veía como si no hubiera entendido.

“… ¿Sí?”

Su expresión se volvió complicada. ¿Qué estaba diciendo este hombre?

“¿¡Está anunciando su suicidio!?”

Estaba fuera de su entendimiento. ¿Este hombre iba a terminar su vida porque no quería volverse un Señor?

‘Espera… Si es esta persona….’

Yulewen observó cuidadosamente a Jae Hwan. Él era una especie de humano que nunca se había encontrado antes. No tenía idea de lo que siquiera estaba pensando, ni cómo reaccionaría a lo que sea. No le gustaba el confinamiento y le resentía al mundo. Si era este hombre… Él podría ser completamente capaz de suicidarse por esa insignificante razón.

“¿Estás borracho? Para de decir tal sandez.” Jae Hwan fulminó.

… Como se esperaba, eso no era posible.

“… Me disculpo, pero no puedo entender lo que quiere decir.”

Jae Hwan hizo una cara como si dijera,

‘¿Ni siquiera pillas eso?’

El orgullo de Yulewen quedó un poco herido. Ponderó profundamente. ¿Qué podría significar el deshacerse del Señor?

Jae Hwan interrumpió su pensamiento.

“El título de ‘Señor’ puede existir porque hay algo llamado una fortaleza.”

“¿Sí?”

Tras evaluar esa frase, Yulewen exasperó en shock.

“¿Quieres decir que destruirás la Fortaleza? ¿Matarás a todos adentro?”

Jae Hwan dijo que se iba a deshacerse del ‘Señor’, y que el Señor existe debido a la fortaleza. Entonces considerando esos dos, ¡el razonamiento lógico era que el ‘Señor’ desaparecerá cuando la Fortaleza sea destruida!

‘¡Si es él entonces es completamente posible!’

Jae Hwan entrecerró sus ojos.

“¿Qué soy?, ¿un demonio?”

“Entonces ¿qué está tratando de decir?”

Jae Hwan lanzó otra pregunta como réplica.

“Yulewen, ¿sabes qué es la cosa llamada Fortaleza?”

¿Qué es una Fortaleza? Esa era una pregunta risible. Él había estado viviendo en esta fortaleza por más de dos centurias. No había ni uno en Gorgón que supiera de la fortaleza mejor que él. Yulewen respondió sin perder ante un latido.

“Una fortaleza es una fortificación.”

“¿Sabes lo que es una fortificación?”

“Una instalación militar.”

“¿Y sabes lo que es eso?”

Yulewen se irritando un poco. ¿Qué quería que decirle? Yulewen decidió entretener a Jae Hwan un poco más.

“Un lugar para proteger aliados de los enemigos.”

Jae Hwan asintió.

“Entonces, si infiero en lo que dijiste, una Fortaleza es básicamente una estructura hecha para proteger a los aliados de tus enemigos.”

“Sí…”

“Otra pregunta. ¿Qué tal si la cosa llamada ‘enemigo’ no existiera?”

“¿Perdón?”

“Te pregunto qué pasaría si no hay nada de que proteger a tus aliados.”

Eso hizo a Yulewen pensar. No había razón para una instalación Militar si no hubiera enemigos. Sin la instalación militar significaba la inexistencia de la fortificación, y sin fortificación significaba la inexistencia de la Fortaleza. Por lo tanto, la razón para que una fortaleza desaparecería. Aquellos que ya no necesitaban esas paredes gigantes explorarían el mundo libremente. Ese era lo más lejos que los pensamientos de Yulewen fueron antes de que algo obvio lo obstruyera.

“Eso es imposible. No puede ‘no haber enemigos’…”

“Es posible.”

Yulewen miró a Jae Hwan. ¿Este hombre se da cuenta de lo que insinúa?

Y para afirmar las dudas de Yulewen, Jae Hwan asintió y dijo con voz tranquila.

“Unificaré a todo el Caos.”


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

 

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s