The World After The Fall: Capítulo 39


(3/3)

Traductor: The Un-Neet~
Editor: Absolute


Episodio 7:

Señor de Gorgón (3)

‹Episodio 7. Señor de Gorgón (3)›

 

El Rey de Caos tenía una expresión extraña. Pudo ser regocijo, interés o incluso furia.

[¿Matar?]

Un ser que desmorona montañas y divide la tierra con su presencia.

[¿A mí?]

Presión que hacía impotente a un despertado como Chung Heo.

Los humanos envidian a otros que son un poco más fuerte que ellos. Se desesperan cuando conocen a alguien demasiado fuerte y reverencian a aquellos más allá de eso. ¿Pero cómo reaccionarían hacia aquellos que no pueden ser descritos por la palabra fuerte? Un ser que estaba fuera de su entendimiento, un ser cuyo nivel estaba a una distancia insondable. Así es cuando sienten miedo.

Es frente a ese interminable miedo e intensidad que los humanos entienden finalmente. Entienden que no son nada más que una mota de polvo en este gran y desconcertante mundo.

Chung Heo se dio cuenta de eso. Y era por eso que no podía entender.

“Regresa el alma del Señor.”

No podía entender cómo este joven hombre se oponía a ello, y,

“O te mataré.”

Cómo podía decir eso.

Catástrofe miró a Jae Hwan. Chung Heo no podía soportar mirarlo, pero tampoco podía hacer nada. Reuniendo todas sus fuerzas, Chung Heo susurró; incluso si liberaran al Señor, él no querría que Jae Hwan muriera sin sentido alguno.

[¡Estúpido, para! Eso no es algo que pueda matarse.]

Jae Hwan se tornó a una postura de estocada.

[¡Esa cosa no puede morir!]

“Viejo.”

Chung Heo tembló mientras miraba a Jae Hwan.

“Deja de ser una nena.”

“Soy más fuerte.”

Ese no era una expresión de confianza – Era una reivindicación de la verdad.

Un sonido desagradable resonó en el mundo blanco. Le tomó a Chung Heo un rato para verlo como risa. El Rey de Caos estaba riéndose.

[Qué interesante. La última vez que conocí a alguien como tú fue novecientos años atrás. Era una pesadilla.]

Chung Heo podía adivinar quién era esa pesadilla. La legendaria pesadilla que lidera la ⌈Expedición de Caos. La pesadilla que era aclamado como héroe por alcanzar el borde del «Árbol Ilusorio». Sin embargo, incluso ese Myullock no pudo hacer nada contra el Rey de Caos.

Por supuesto, él había peleado contra el cuerpo real del Rey, y éste era solo una copia que usaba el cuerpo del Castellano como un catalizador. Pero Chung Heo estaba seguro de que incluso los diez líderes de sectas de Caos no podrían oponerse a esta copia.

[Bien. Ven a mí, despertado tonto.]

De la mano del Rey, una débil luz apareció y se condensó en una cuchilla negra pero transparente.

‘¡Espada de Vacío!’

Chung Heo se agarró sus hombros para calmarse a sí mismo. Esa espada le trajo memorias que deseaba olvidar. Era el arma que volvió a la mitad del equipo de expedición en fallecidos de un solo golpe.

Las dos espadas se movieron, y el mundo tintado de blancura amenazó con desgarrarse.

“¡Kwaa!”

Chung Heo fue lanzado atrás por la fuerza.

Mientras los dos se bloqueaban las espadas, el Rey de Caos habló.

[Planeas entrar al «Abismo». Lo veo en tus ojos.]

‘¿Ese mocoso va al Abismo?’

Chung Heo fue tomado por sorpresa. Él sabía que Jae Hwan tenía algo mal con su cabeza, pero no sabía que estaba pensando en ir al Abismo.

[Qué sorpresa. Todavía hay una persona que se esfuerza en alcanzar el final del mundo.]

Jae Hwan lo ignoró y corrigió el agarre en su espada. Empezó a estocar.

[¡Qué divertido!]

El Rey se veía lleno de alegría.

Chung Heo vio que esos dos estaban entrando en otro mundo a través de cada choque de sus espadas; un mundo del que no sabía nada.

[¡Pero estás careciendo! ¡Eres más débil que la pesadilla de novecientos años atrás!]

La velocidad de Catástrofe aceleró continuamente. Jae Hwan no le había dado un golpe aún, porque las estocadas ligeras de Jae Hwan eran más lentas que los balanceos del Rey.

Jae Hwan se separó del intercambio y se estabilizó a sí mismo. La siguiente estocada contenía su máxima concentración – la concentración de una encarnación de 10 millardos de estocadas. Era una estocada normal.

Pero lo que su espada había atravesado era aire. El rey no estaba donde debería de haber estado. Sus instintos elevaron cada alarma en su mente, y dobló automáticamente su torso, realizando una evasión casi milagrosa. El piso al lado suyo fue dividido en dos por un tajo oscuro. Sudor se condensó en su frente y el hombro que la cuchilla de vacío cortó estaba rápidamente volviéndose oscura.

[Las Contaminaciones son maldiciones de tiempo.]

Jae Hwan inspeccionó apresuradamente su hombro usando ⌈duda, y se le reveló un área alrededor de su hombro donde el tiempo fluía increíblemente rápido. Ya han transcurrido varios cientos de años valiosos.

‘Así que este era el principio de la contaminación.’

Un fenómeno donde las almas envejecían bajo el insoportable peso de esos años acumulados. La identidad de la contaminación del alma era tiempo.

Jae Hwan liberó la parte de su lama que estaba envejeciendo, y ese fragmento fluyó en el aire.

[Deberías de haberte vuelto un fallecido por eso… Cargas con un alma fascinante.]

[Pero solo eso no te salvará.]

El Rey de Caos se rio con alegría antes de lanzar 10 cuchillas de vacío. Jae Hwan no vaciló por ello. Confrontó aquellas cuchillas con diez de sus estocadas normales. Las cuchillas de vacío danzaron a través del aire, mientras que un negro difumina en el fondo blanco, y se encontró con las estocadas de Jae Hwan de frente. Voluntad del Ser rugió mientras que aplastaba las cuchillas negras.

[Qué impresionante para un juguete hecho por los de la clase pesadilla.]

Una de sus cuchillas cortó el muslo de Jae Hwan esta vez, y él tuvo que cortar su alma una vez más.

[No durarás si esto continúa.]

Jae Hwan se detuvo. Si la pelea continúa así, entonces su derrota estaba asegurado.

‘Él es fuerte.’

No podía ver el fin de la habilidad del Rey. ⌈Duda no le mostró a Jae Hwan sus debilidades, sino solo que era inimaginablemente viejo.

Jae Hwan tomó un paso hacia atrás.

⌈Desinterés

Una poderosa aura estalló de Jae Hwan y cambió el mundo blanco que Chung Heo había creado en uno nuevo. Este era el verdadero poder de un despertado; poseer su propio mundo que refleje sus ideales. Aquellos mundos materializados a través de la palabra clave que recibieron cuando despertaban, y despertados más fuertes podrían atraer más seres vivos dentro de su mundo único.

El mundo de Chung Heo era el ⌈Mundo Blanco de Papeles. Reflejaba su profundo deseo de recordar, de nunca olvidar a los que amaba.

Y en este nuevo mundo, la primera palabra que vino a la mente de Chung Heo, era ‘Infierno’. ‘Este hombre estaba viviendo en el infierno todo este tiempo’.

Este era un mundo hecho de furia y disgusto. Un mundo que obliteraba todos los otros mundos.

La tierra eran cuchillas, apuntando hacia los cielos, y de entre las cuchillas fluía lava, mientras que el cielo estaba adornado con los Ojos de Asura que causaba que escalofríos pasaran por la espalda de uno. Cuervos perseguían los ojos, y sangre se derramaba para mezclarse con la lava una vez más.

[Ya veo. Este es tu ideal. ¡Qué divertido!]

Una emoción era aparente en su tono. Y en este mundo arruinado, dos espadas chocaron. Era un duelo de espadas y aun así también era un duelo de mundos. Cada vez que movía su espada, Jae Hwan sentía una extraña sensación que nunca había sentido antes. Ningún sonido impregnaba este mundo excepto por el sonido de metales, sin embargo, miles de palabras eran pasadas cada vez que las espadas se encontraban.

[¡Incluso tras percatarte de la locura e inutilidad de vivir, no has renunciado a tu desprecio…!]

El Rey de Caos no escatimó expresión de admiración.

[He visto unos cuantos que salvaron el mundo en mi vida. Ellos habían escalado el árbol con sus propias curiosidades.]

Catástrofe escupió palabra tras palabra.

[¿Qué estás intentando encontrar en ese árbol, mientras sostienes este mundo? ¿Cuál es tu pregunta?]

Jae Hwan no respondió. Pero el Rey de Caos parecía haber entendido.

[Ah. Este mundo mismo es tu pregunta.]

Voluntad del Ser y la espada de vacío continuaron chocando.

[¿Muerte? ¿Aniquilación? ¿Extinción? No, no encaja.]

Las Estocadas incrementaron en número.

[¡Declive! ¡Esta es la única palabra que le queda a este mundo!]

Sus estocadas estaban alcanzando el límite de velocidad.

[Qué mundo tan arrogante. ¿Un mero humano se atreve a cuestionar el valor de las «Grandes Tierras»? ¿Te estás preguntando si las «Grandes Tierras» deberían de existir?]

Mientras Catástrofe continuaba, Jae Hwan dejó salir un suspiro.

“¿Qué sandeces estás balbuceando?”

[¿Qué?]

Jae Hwan respondió al estocar con todo su poder. El mundo gritó de dolor, mientras su ‘Estocada fuerte’ se materializó para simbolizar sus 10 millardos de estocadas.

La tormenta de luz que atraviesa mundos lo devoró todo. Y la figura del Señor fue revelada, con incontables heridas y su brazo izquierdo y pierna derecha desaparecidos.

[… Así que no era una pregunta. No estás escalando el Árbol Ilusorio para formular tu pregunta.]

La furia hirvió en la voz del Rey.

[¡Tu arrogancia alcanza el cielo!]

El poder del fallecido regeneró el cuerpo del Castellano. Las extremidades que perdió crecieron de nuevo y las heridas por todo su cuerpo fueron curadas. Era poder fuera del entendimiento de los humanos.

Sin embargo, cuando se curó, Catástrofe solo vio aire por donde se suponía que encontraría a Jae Hwan. Y sintió el dolor de algo siendo cortado poco después.

[… ¿Qué… es esto?]

La Estocada Fuerte fue hecha para grandes multitudes. No era efectivo contra individuos fuertes. Así que desde el principio Jae Hwan no tenía intenciones de usarlo como un ataque al Rey de Caos. La estocada fuerte solo era una distracción.

‘Esta cosa no puede ser matada incluso con algo más fuerte que la estocada fuerte….’

Mientras más atacase Jae Hwan, lo que recibiría daño sería el alma del Castellano. El Rey de Caos había usado el alma del Señor como un medio para hacer vivir su cuerpo, lo que significa que su propio cuerpo estaba algún lado lejos, protegido, incapaz de ser asesinado.

La única manera de encargarse de él es cortar el enlace entre el Castellano y el Rey de Caos, como cuando había cortado el enlace entre el cuerpo de un cierto demonio en el 100.º piso de su torre pesadilla. Jae Hwan solo tenía que cambiar la relación de un cuerpo a un alma, al de un alma a un alma.

Mientras el Rey estaba preocupado bloqueando la estocada fuerte, Jae Hwan se concentró únicamente en ⌈duda. Y vio, del interior de la masa infinitamente negra que era el Rey de Caos, una débil y delgada hebra de línea. Él la había estocado.

[¡Esta técnica! … La técnica de una ⌈Fisura⌋.]

El Rey de Caos fue lentamente perdiendo control y el poder del fallecido estaba retrayéndose para dejar que el alma del Castellano se refugie. La apropiación estaba siendo deshecha.

Catástrofe miró fijamente a Jae Hwan y habló en una voz solemne con su último control restante.

[Hmm. Tú, que vives del declive. Deberé de estar esperándote en la entrada del «Abismo». Espero y no me decepciones.]

El cuerpo del Castellano, que tenía el alma cortada, colapsó y Jae Hwan suspiró.

‘Se acabó.’

Su victoria no se sintió como una victoria. Una confrontación de frente significaría su derrota.

‘Tengo que volverme más fuerte.’

Por primera vez, Jae Hwan sintió sus estocadas carentes. Para contender con aquellos dentro del Abismo, como el Rey de Caos, él necesitaba algo más fuerte, una técnica para pelear contra un enemigo fuerte, antes que contra múltiples enemigos.

Jae Hwan sintió la desaparición completa del fallecido antes de hablarle a Chung Heo.

“Oye, viejo.”

Chung Heo estaba tumbado por el piso, inconsciente. Él no era el único. Yulewen y los otros también estaban en el mismo estado. Y era en ese lugar donde nadie estaba despierto que Jae Hwan escuchó una voz.

[Joven hombre… Ven aquí.]

Jae Hwan volvió a sujetar a Voluntad el Ser.

“¿Aún no ha muerto?”

[No soy el Rey de Caos.]

El que hablaba era el Señor de Castillo. A una puerta de la muerte su voz estaba frágil.

“¿Castellano?”

[Estaba viendo, a pesar de mi condición. Peleaste contra el Rey… Te agradezco desde el fondo de mi corazón.]

La voz continuó con tensión.

[No tengo mucho tiempo. ¿Podrías traerme a Chung Heo o Yulewen, si están cerca…?]

“Ambos están aquí.”

[¿Podrías traerlos para acá…?]

“Ambos perdieron la consciencia.”

El Señor gimió y llamó a Jae Hwan tras un momento de vacilación.

[… ¿Podrías venir acá por un minuto?]

Jae Hwan se acercó al Castellano. Él tocó la muñeca de Jae Hwan con sus últimas fuerzas. Jae Hwan preguntó en un tono violado.

“¿Qué crees que estás haciendo?”

[… Quizá sea tiempo de que un cambio llegue a Gorgón. Por favor, acepta esto.]

Jae Hwan sintió el poder espiritual del Señor ingresar en su cuerpo. Pero ese poder no era normal. Donde el poder espiritual fluía a Jae Hwan desde su muñeca izquierda, un tatuaje de una serpiente negra apareció.

[Siento algo que una vez tuve, algo que es tuyo. Y eso me hace recordar…]

El castellano sonrió con la satisfacción de un hombre que miraba hacia atrás, hacia la vida que lideró.

[No abandones tu humanidad.]

Y se dispersó en el aire como polvo.

La serpiente negra en el brazo izquierdo de Jae Hwan se retorció como si estuviera viva.

“… Omg

Chung Heo que despertó miró al tatuaje con incredulidad. Yulewen, el Líder del EEM, y otros también se despertaron uno por uno. Ellos vieron la serpiente negra en el brazo de Jae Hwan.

“¡Eso es…!”

Jae Hwan no sabía qué tramaban, pero Yulewen y todo el resto de oficiales empezaron a arrodillarse frente a él. De uno pasaron a dos, dos a tres, hasta que fueron diez, veinte, treinta…

El personal dentro del Palacio que decidió que repentinamente querían apresurarse a la conmoción al momento específico también vieron su brazo izquierdo y se reverenciaron con prisa.

Cientos estaban doblando rodillas ante Jae Hwan. El hombre al frente abrió su boca.

“Yo, Yulewen Cheever, humildemente recibo al nuevo Señor de Gorgón.”


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s