The World After The Fall: Capítulo 38


(2/3)

Traductor: The Un-Neet~
Editor: Absolute


Episodio 7:

Señor de Gorgón (2)

‹Episodio 7. Señor de Gorgón (2)›

“¿Quién te crees que eres?”

Maihan recuperó su compostura y gritó en furia, viendo a sus subordinados en el piso.

Realizar el ⌈sello fallecido⌋ estaba tan cerca. Y este hombre que de repente interrumpió estaba arruinando todos sus planes.

“¡Identifícate!”

“Para el drama, Ministro de Relaciones Exteriores,”

El líder del EEM gritó detrás de Jae Hwan.

“Tu traición está a plena luz.”

Aquellas palabras hicieron que los oficiales hablaran entre ellos. Maihan respondió con una voz rígida.

“… ¿Con qué evidencia me acusas por esto? ¿Qué traición estás hablando?”

“No importa incluso si finges ignorancia.”

El líder del EEM estaba cargando dos cuerpos bajo sus brazos.

“Esos tipos ya escupieron todo.”

Maihan miró fijamente a los dos líderes de escuadra que estaban bajo su jurisdicción con ojos fríos.

“¡M-ministro…!”

Parecían haber contraído una naturaleza tímida temporal, debido a la dura paliza que recibieron. Estaban en un estado patético que demostraba el potencial completo de dominancia física. Maihan estaba levemente sorprendido.

‘¿Tanto les apalearon…?’

Esos dos líderes de escuadra, ahora mismo, no carecían en poder comparado al líder del EEM. Y eran respaldados por toda su escuadra. Debió ser suficiente para incluso detener al Santo.

‘¿Qué pasó…?’

Maihan no sabía lo que pasó, ni le importaba realmente, pero lo importante era que esos dos estaban a punto de echar a perder su proyecto entero.

“N-nosotros…”

El líder de la escuadra de Extracción de Cuerno dejó salir un gruñido y se arrastró. El siguiendo sonido, los dos hombres estallaron con una salpicadura de sangre y gore.

El líder del EEM en shock, se acercó a los dos cadáveres distraídamente.

“¿¡Qué crees que estás haciendo, Ministro!?”

“No hice nada.”

Maihan se encogió de hombros.

“Estoy suponiendo que se mataron a sí mismos después de que su… lo que reclamas ser ‘traición’ fuera descubierta.”

“¡Absurdo…!”

El líder del EEM gritó furiosamente.

“No tenemos tiempo que perder con estas acusaciones inútiles. Empecemos el⌈sello fallecido⌋.”

Los murmullos de los oficiales pararon. Lo importante ahora mismo era el Castellano, dijeron unos pocos oficiales como si intentaran calmar a un niño.

“Líder del escuadrón de exterminación mágica, no sé lo que pasó, pero primero terminemos el sellado-”

“¡Eso no puede pasar! ¡El crimen del ministro va en contra de la secta! Si continuamos el sellado, entonces se volve-”

“¡Sáquenlo!”

Tras las órdenes del Ministro, todo el escuadrón Sombra rodeó a Jae Hwan y el líder del EEM en un instante. Jae Hwan que había estado observando calmadamente le habló a Yulewen.

“Pero qué desastre.”

“… Me disculpo.”

Yulewen bajó la cabeza. Se percató de lo que este hombre frente suyo estaba pensando. Jae Hwan continuó.

“Hiciste una falsa promesa.”

“…”

“No puedes protegerme de nada con este grupo patético.”

El corazón de Yulewen se hundió.

“Entonces…”

Su acuerdo era que Jae Hwan salvara al Castellano a cambio de la protección de Gorgón. Pero Gorgón fue incapaz de satisfacer la promesa. Naturalmente, Jae Hwan ya no tenía ninguna razón de ayudar.

“Así que cambiemos las condiciones del trato.”

“… ¿Sí?”

“Mataré a los traidores y salvaré al Señor.” Jae Hwan apuntó a todo el grupo de oficiales, Escuadrón Sombra y al Ministro.

Ante esas inesperadas palabras, Yulewen lo miró espontáneamente mientras unos pocos miembros del escuadrón sombra se apresuraron a Jae Hwan. Una estocada de contrataque ligero los envió volando de regreso. Yulewen miró a esa escena con una expresión vacía.

“A cambio, dame a ese viejo.”

Jae Hwan apuntó a Chung Heo, que se recostaba boca abajo en el piso.

“Y…”

Continuó mientras destrozaba las espadas de aquellos que corrieron hacia él otra vez.

“Ayúdame a crear un equipo de expedición.”

Tras escuchar la palabra expedición, el corazón de Yulewen empezó a latir fuertemente. No sabía por qué, pero quizás fue porque la palabra ‘expedición’ estaba conectado a una memoria suya.

“Voy a recrear la ⌈Expedición al Abismo⌋.”

Expedición al Abismo.

Viejas memorias resurgieron en la mente de Yulewen. La imagen del rostro del Señor pasó por su cabeza. Su Señor que apenas regresó vivo de la expedición, su Señor que vivió en lamento desde entonces…

—Yulewen, las personas necesitan una fuente de esperanza. Un fuego para iluminar su camino. Un fuego que no será sofocado fácilmente.

Eso fue lo que su Señor había dicho. Y mirando de vuelta a Jae Hwan, se preguntó si él no era la esperanza que su Señor estaba buscando arduamente.

Yulewen respondió en una voz temblorosa.

“… Sí.”

“No rompas tu promesa esta vez.”

El contrato fue establecido. Y la voluntad de Ser de Jae Hwan dibujó una línea de luz en el aire. Como si fuese para celebrar la ocasión.

“¿¡Q-Qué!?”

“¡¡Kuaaaak!!”

Dos miembros del escuadrón sombra se desintegraron a polvo. El líder gritó en pánico.

“¡¡Todos ataquen, de inmediato!!”

Y esa orden fue lo que causó que la mitad del escuadrón se evaporara. Un haz de luz de la estocada normal de Jae Hwan se los tragó, sin dejar nada en su estela. Dos o tres oficiales también fueron atrapados y el haz penetró a través de todo el palacio, ascendiendo diagonalmente al cielo nocturno.

¡¡Booom!!

El líder del escuadrón sombra, que había perdido su mitad inferior del cuerpo en literalmente la velocidad de la luz, no comprendió lo que pasó incluso hasta el momento en que se dispersó en polvo. Debido a la técnica que volvió a la mitad del escuadrón sombra y su líder en polvo, la atmósfera en la prisión se tornó insoportablemente tenso.

‘Así que es él.’ El ministro Maihan estaba respirando pesadamente por tratar de desviar todos los escombros que rebotaron de la pared con su espada.

Había escuchado el reporte de que un hombre que derrotó al fallecido Zanya de un solo golpe; lo había descartado, sin embargo. Después de todo, el que lo reportaba era famoso por su información falsa en varios casos.

‘Estaba diciendo la verdad.’ Maihan miró abajo hacia el sendero que hizo mientras era retrocedido por la presión de viento del golpe de Jae Hwan. No solo devastó por completo el escuadrón sombra, sino que lo había hecho retroceder hasta este punto. Ese ataque no podría ser nada más que uno de las cartas de triunfo de este joven hombre.

‘Él es por lo menos igual, o más fuerte que yo.’

El único en Gorgón que lo podía hacer retroceder, que era casi un adaptante de 7.º orden, era el Santo mismo. Maihan rápidamente cambió tácticas.

“¿Qué estás haciendo? ¿Quién eres para interrumpir nuestro santo ritua-…?”

“Cállate.”

La voz llena de sed de sangre de Jae Hwan hizo que el Ministro saltara hacia atrás.

‘¿Fui empujado hacia atrás solo sed de sangre? ¿Yo, que casi alcanzo el 7.º orden?’

La voz fría de Jae Hwan continuó.

“Todos ustedes van a morir.”

“¿¡Qué estas…!?”

Jae Hwan escuchó en su lenguaje código usando [duda].

[Jefe anciano, ¿qué hacemos? Aun si continuamos con nuestro plan…]

[Si no podemos realizar el sellado fallecido, tendremos que ir con el plan B…]

[¡No, tenemos que capturar la nube oscura enseguida!]

[Sí… incluso si matamos a todos en Gorgón…]

“Maihan Keldegran.”

Maihan se encogió cuando su nombre completo fue pronunciado por Jae Hwan.

“El Ministro de Relaciones Exteriores de Gorgón y el anciano jefe de Cielos Prohibidos.”

Por primera vez, Maihan se tornó pálido. ‘¿Cómo lo supo?’

“No estoy seguro de cuál es tu meta, ni cómo contaminas almas.”

Jae Hwan se acercó lentamente. Maihan retrocedió instintivamente.

“Pero sé una cosa. Realmente me agradan tipos como tú.”

“¿A-agradar? ¿Qué quieres decir?”

‘Si te agradamos, entonces ¿por qué demonios nos estás apuntando tu espada?’

Maihan sujetó su espada fuertemente, sintiendo la fría hostilidad viniendo de Jae Hwan. Él sabía que si no podía parar a este hombre, todo su plan iba a volverse un fracaso.

“¡Encárguense de él!”

Siete oficiales sacaron sus espadas simultáneamente con ese grito ensordecedor del Ministro. Los traidores ahora estaban claros. Y al mismo tiempo del exterior de la prisión, incontables miembros de Cielos Prohibidos entraron.

El rostro de Yulewen y el líder del EEM palidecieron. Incluso el Santo no podía superar este número. Un adaptante de 6.º orden, siete de 5.º orden, y centenares de 4.º y 3.º orden estaban allí.

Pero ¿por qué será?,

“Realmente es una bendición,”

Ese Jae Hwan se veía tan feliz.

“Que humanos como ustedes existen.”

Voluntad del Ser rugió.

“Qué alivio. Puedo destruir este mundo sin culpa.”

La expresión de Jae Hwan elevó todas las banderas rojas en la mente de Maihan. Y al mismo tiempo, se dio cuenta de que él era incapaz de cambiar nada ahora; algo demasiado grande estaba retumbando hacia él. Salió volando antes de que supiera qué pasó.

¡BOOOOM!

El techo del palacio desapareció y las torres fueron mandadas a volar mientras que en su lugar una columna de luz pura atravesara los cielos. La energía destrozó el cielo mismo, trayendo luz de la fisura al mundo nocturno de Caos. Los residentes de la región salieron corriendo en pánico por el temblor, y vieron las partículas de firmamento, estrellas de espacio, cayendo como lluvia.

Los fragmentos de estrella que reventaron del cielo descendieron al palacio. Los miembros de Cielos Prohibidos que entraron en contacto con aquellas partículas inexorables se volvieron en polvo. Y los fantasmas blancos se diseminaron al viento que soplaba.

El pináculo de las estocadas.

Este era el momento en que la estocada fuerte de Jae Hwan se revelo a sí misma.

‹•›

Pronto, la figura del Ministro de Relaciones Exteriores apareció mientras el polvo se despejaba. Todos los oficiales y los miembros del escuadrón sombra se habían ido. El mismo Maihan había perdido todos sus miembros. La mitad del torso conteniendo sus órganos vitales se había ido y su garganta que tenía un tajo que no le permitía producir bien sonido.

“Ja, jajaja…. Sin embargo es demasiado tarde… El… castellano…”

Esas fueron sus últimas palabras. La espada de Jae Hwan penetró su corazón y acabó con su vida. Jae Hwan sacó su espada de la pila de polvo que había sido el Ministro de Relaciones Exteriores de Gorgón, y pateó a Chung Heo.

“Levántate, viejo. Es tarde.”

Ugg. ¿Cuál es la conmoción? … Parece ser que causaste algo grande esta vez.” Se levantó mareado.

Una alarma dentro de la prisión empezó a resonar.

[¡Advertencia! ¡El nivel de contaminación del Sujeto alcanzó 99.9%! El sujeto ahora se convertirá en un fallecido]

[¡Advertencia! Excesivo poder espiritual del Sujeto]

[Sistema calculando el nivel de peligrosidad del sujeto]

.

.

.

[… Calculando… Incapaz de calcular]

.

.

.

[Conclusión: confirmación, ¡fallecido colosal!]

[¡La alerta automática de Gorgón activada!]

Sirenas empezaron a sonar a través de toda la fortaleza; una advertencia para evacuar todos los residentes de Gorgón.

Chung Heo miró a la figura negra del Señor de Castillo, y a Jae Hwan.

“No interfieras.”

“…”

“Tu estocada aún es demasiado aguda para salvar a alguien.”

Chung Heo elevó su espada. La movió como si escribiera un carácter en el aire.

El mundo se saturó en blancura.

Para infundir una vez más un alma que estaba muriendo de contaminación a la hoja de vida. Tajo de la muerte. Con el alma oscuramente ardiente del Señor puesta en el medio del pergamino.

La espada de Chung Heo se movió sin descanso. Las memorias olvidadas del Señor estaban siendo escritas otra vez usando las propias memorias de Chung Heo. La oscuridad dentro del Señor se movió, mientras que Chung Heo peleó con ella, derramando sudor como si fuera una fuente.

Al pasar una cantidad indefinida de tiempo, el Señor de Castillo abrió sus ojos. Ojos llenos con la oscuridad de un pozo sin fin. Chung Heo retrocedió.

“¿Qué es…?”

Que un alma abriera sus ojos significaba que el alma recobró consciencia, pero el rostro de Chung Heo estaba oscuro.

“Algo fue mal. Ese no es el Señor sino algo más…”

Al mirar la mirada inquieta de Chung Heo, Jae Hwan también sintió algo fuera de lugar. El ser enfrente de ellos exudaba poder astronómico – demasiado para ser humano. Este fue la primera vez que Jae Hwan sintió esto: la enorme sombra surgiendo dentro del alma del Señor.

‘¿Fallecido?’

La única cosa que vio usando ⌈duda⌋ era una vasta y completa oscuridad. Esto no era humano. Era más cercano a un fallecido, pero no era un fallecido y tampoco un objeto inanimado. Era más bien, más precisamente, la síntesis de todas esas cosas. Jae Hwan no sabía cómo llamar a esta cosa.

[Qué memorias tan viejas.]

Era un ser equivalente a un ‘mundo’ en sí mismo.

[Veo rostros familiares.]

Cuando miró al lado suyo, Chung Heo estaba temblando de pies a cabeza. Sus ojos estaban impregnadas por un intenso terror.

Él sabía qué era esta cosa.

[¿Por qué te mantienes en «Caos»? Despertado incompleto.]

“R-rey de Caos…”

Jae Hwan miró a Chung Heo. Por lo que él sabía, el más fuerte en Caos eran los Señores y los líderes de las diez sectas. Sin embargo ninguno de ellos poseía el título ‘rey’.

‘Así que era porque algo como eso existía.’

El ser que poseía el título de ‘rey’ en «Caos», donde nadie puede volverse un rey. Chung Heo murmuró.

“El Único Rey, Catástrofe…”

Había conocido esta terrible existencia novecientos años atrás.

El Único Rey, Catástrofe. El señor del ⌈Palacio de los Muertos⌋ localizado en el centro de «Caos», y que también el rey de todos los fallecidos. El único ser que carga la llave al «Abismo».

[¿Por qué razón aún no hayas dejado «Caos»? ¿Tal vez sea para salvar esta patética tierra?]

Esa frustrada voz hizo que sus almas resonaran. Su voz dominadora extrajo sus almas, como si los fuera a tragar. Catástrofe alcanzó y tocó el espacio de blanco puro que Chung Heo había creado, tintándolo de oscuridad.

[¿No encontraste lo que estabas buscando en el «Abismo?]

Chung Heo colapsó a sus rodillas. La presencia del rey estaba sobre el límite de lo que el alma humana podía soportar. Catástrofe volteó su cabeza hacia Jae Hwan.

[Interesante. Un despertado completo que aun retiene la naturaleza de un humano.]

Jae Hwan se percató que estaba agarrando la empuñadura de Voluntad del Ser. Su mano estaba fuera de las órdenes de su mente. Estaba tenso.

“Viejo. Falló, ¿no es así?”

No necesitaba aclarar en cuanto a lo que falló. Chung Heo miró a Jae Hwan, temblando incontrolablemente.

¿Cómo este hombre estaba bien cuando ese ser lo miraba fijamente? ¿Cómo podía pararse derecho y despreocupado frente a eso?

Jae Hwan hizo una pregunta.

“Entonces, no importa si lo mato, ¿cierto?”

Notas:

0-. TI: Su nombre es Catástrofe.


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s