Bursters!! Capítulo 2


Holaaaaa  aquí Gif al habla :3   bueno  y aquí le traigo este pack, espero que lo disfruten,   Bueno unas cosas a mencionar:

1- Esta es una novela original y este es mas o menos el borrador  asi que posiblemente los caps pueden ser re editados en un futuro.

2- Ademas de publicitar esta novela, esperamos que ustedes los lectores puedan darle críticas constructivas al autor para asi mejorar su trabajo aun mas.

3.- Y bueno eso es todo disfruten del capitulo :3

Edición y Corrección: Gif


Capítulo 2

Revelación y Limitación

Luego de varios minutos y después de llorar en el hombro de su nuevo padrastro, Yashiro se encontraba mirando al techo de la carpa perdido en sus pensamientos, tratando de recordar que sucedió la noche anterior. Muchas preguntas y muy pocas  respuestas.

Tras breves momentos luego de que esas palabras crucen su mente, decide levantarse y salir de la carpa. Seiji se había dormido para poder descansar mejor, por lo que Yashiro se retiró de la manera más silenciosa posible. Pocos metros luego de salir de la enfermería se oye una voz detrás de él.

—¿Qué crees que haces, chico?

Yashiro se quedó congelado por un segundo y traga saliva de los nervios. Se da la vuelta y ve al militar que estaba antes junto a Seiji en la carpa. Yashiro queda aún más impresionado con su apariencia que antes. Como anteriormente estaba sentado, el chico no pudo apreciar bien el verdadero tamaño del hombre. Yashiro luego de unos segundos responde con cierto nerviosismo.

—S-Solo quería tomar un poco de aire…

El militar levanta una ceja a modo de sospecha. Esto pone a Yashiro muy nervioso al punto de sudar frio. Al ver que el chico desvía la mirada el hombre lo nota enseguida y prosigue a hablar.

—De acuerdo… pero iré contigo por si acaso.

—¿¡EHHHHH!? —respondió Yashiro con sorpresa.

—¿Algún problema con ello?

Ante la pregunta del hombre Yashiro retrocedió un poco, después de lo cual se resigna y suspira.

—Está bien…

Yashiro decidió aceptar las palabras del hombre y deja que lo acompañe. Sin embargo pensamientos poco amigables pasaron por su mente.

— «¿Quién se cree que es este viejo?… solamente quería salir de esa mugrosa carpa con olor a formol vencido…»

Justo antes de que Yashiro terminara de voltearse para emprender rumbo, El hombre le pide que espere un segundo.

—Chico, ¿podrías esperarme un minuto? Necesito que cubran mi puesto.

—Haaaaa… De acuerdo… «Ya apúrate, ¿quieres?»

El soldado asintió, tomo y aire luego dejo salir un aullido que se podía escuchar fácilmente a un kilómetro de distancia.

—¡¡¡RAIGAAAAAAA!!! ¡CÚBREME UN RATO!

Yashiro quedo aturdido al punto de casi caerse al suelo.

—«Mis pobres oídos…»

Yashiro pensó por unos segundos que quedaría sordo. Descargando luego su enojo hacia el hombre. Cabe resaltar que Seiji por poco se mea en los pantalones al ser despertado de manera tan “poco amigable”.

Poco tiempo después de eso, el militar y Yashiro estaban caminando por el bosque. Hasta hallar un risco, en el cual se sentaron a descansar por un momento. El hombre pasó a prenderse un cigarrillo y mientras exhalaba el humo gris, le pregunto al chico.

—Oye chico, ¿puedes decirme que hacían en este lugar tan apartado?

—….

Yashiro quedo en silencio por un tiempo. El hombre lo miro y suspiro, prosiguió a inhalar nuevamente el cigarro y hablo en un tono un poco más suave.

-Ese hombre no es tu padre, ¿verdad?

—¡…!

Yashiro se muestra nervioso ante el comentario, Esto fue obviamente aprovechado por el hombre.

—Es muy obvio por la forma en que le hablas… de todas formas, soy Kenjuro… Akasama Kenjuro.

—Yashiro… —Responde el chico en tono bajo.

—Hmm. Yashiro, ¿eh?… bueno, pues gusto en conocerte.

—Igualmente señor…

—Hey, hey… no tienes que ser tan formal… Kenjuro está bien.

Yashiro se puso un poco molesto ante la sobre familiaridad que presentaba esta persona. El chico chitó la lengua y miro en dirección contraria al hombre.

—Je… haciéndose el duro, ¿eh? Bueno… no importa.

Ambos se quedaron en silencio un rato mirando hacia el horizonte. Después de un tiempo uno de los dos decidió por fin romper el silencio entre ellos, sorprendentemente es Yashiro quien inicia la conversación.

Experimentos…

—¿Huh?

El soldado lo mira con cara de sorpresa mientras el chico le relato lo que sucedio. Aunque por algún motivo no menciono ser el sujeto de pruebas, quizá por desconfianza de que el hombre lo podría delatar. El soldado se pone de sorprendido a cada vez más enojado. Hasta el punto de pedirle al chico que pare.

—Es suficiente, chico…

Yashiro miro con cierto miedo la expresión Kenjuro. Mostraba una ira contenida que el pobre chico empezó a temblar y pensar en tratar de huir. Sin embargo el hombre empezó a calmarse y hablo nuevamente.

—Perdón por eso…

—N-No hay problema. Ajaja.

Con la voz temblando y esbozando una sonrisa forzada para ocultar sus nervios, Yashiro le pregunta con cierto temor.

—¿Tiene algún rencor hacia ellos, Señor?

—Ya te dije que me solo me llamaras Kenjuro, Odio las formalidades, y… respecto a tu pregunta, creo que es mejor que no lo sepas. Cambiando de tema, tendrían que lavar la carpa de enfermería ¿no crees?

—¿Huh? – Respondió Yashiro confundido.

—El olor ahí dentro es insufrible, ¿no crees? ¡Yo apenas puedo dormir ahí! Y ni hablemos de los fármacos… creo que vencieron en la 2da guerra mundial.

—Pfff…

Yashiro hizo lo que pudo para contener la risa. Pero no hubo caso.

—Jejejeje… tienes razón, viejo.

—¡Oye! Que no estoy tan viejo, renacuajo.

—Dile eso a tu cara, Jajajaja

—Serás… —responde Kenjuro sonriendo.

Luego de un par de horas tanto el chico como el soldado estaban hablando amigablemente. Por primera vez Yashiro disfrutaba de una conversación amigable.

—Oye niño…, ¿qué opinas de la enfermera? —pregunta Kenjuro con picardía

—No está mal… Pero las prefiero un poco más jóvenes. Aunque para ti debe parecer una mujer joven. Jejeje.

—Otra vez con la edad… ¡QUE NO ESTOY TAN VIEJO, MOCOSO!

—JAJAJAJAJA.

Yashiro se  estaba riendo en la cara de alguien que hace unas horas le daba miedo…

Paso un poco de tiempo hasta que el sol empezaba a ponerse, por lo cual ambos deciden que es hora de regresar. De caminó  al campamento Yashiro y Kenjuro siguieron hablando.

—¡Vamos, viejo!… llegaremos tarde a la cena…

—No te apresures o tendremos que ponerte más vendajes.

—Je. No me tomes como un tonto.

—Dios mío. Realmente demuestras la estupidez de la pubertad. Jeje

—¡¿Q-Que dijiste viejo?! ¡No soy un puberto estúpido! – responde Yashiro molesto.

—Hoo… para mí no eres más que un puberto hormonado y bastante inocente.

Tch… por lo menos a mí me funcionan las 2 cabezas… no como tú “soldado caído”.

Ante ese comentario Kenjuro deja de caminar y su expresión si bien era una sonrisa, su aura denotaba una gran molestia. Yashiro empieza a ponerse nervioso y queda estático.

—Hooo… ¿así que soy un “soldado caído?”… creo que necesitas un poco de disciplina, muchacho.

—¿Huh?

Kenjuro avanzo velozmente detrás de Yashiro y lo toma por las axilas. Prosigue a levantarlo y lo deja colgando del cinturón en la rama de un árbol.

—¿Huh?…  ¿¡HUH!!??! ¡OYE VIEJO MALDITO! ¡CUAL ES LA GRAN IDEA DE COLGARME COMO UN ADORNO DE NAVIDAD! ¡BAJAME! – reclamo Yashiro bastante molesto.

—JAJAJAJAJA. No hasta que te disculpes renacuajo.

—¡PORQUE TENDRÍA QUE DISCULPARME POR ALGO QUE ES VERDAD! ¡AHORA BAJAME TENIENTE 3RA EDAD!

A Kenjuro le vuelve a saltar una vena ante la impertinencia del muchacho.

—Bueno, ya que no quieres disculparte puedes buscar como bajar de ahí tu solo.

—¿HUH?

—Nos vemos luego renacuajo.

Kenjuro se da la vuelta y empieza a alejarse del chico. Dejando a Yashiro colgando del árbol. Yashiro se molesta y vuelve a gritar.

—¡OYE, ESTO NO ES GRACIOSO! ¡YA BAJAME!… MIERDA…

Pocos minutos después Yashiro seguía solo y colgado de los pantalones. Unos 10 minutos más tarde Yashiro intenta zafarse del cinturón, pero este queda atascado. El chico intento llegar a la parte de atrás donde está colgado para desatarse y salir.

—UGHHH… UGHHHHHH… UGHHHHH… Ah…Ah… Mierda… no llego a la MALDITA rama, del MALDITO árbol del que me colgó ese MALDITO viejo…

1 hora después…

—¡Oyeee! ¡Lo siento, si! ¡No volveré a bromear con eso, Así que ya bájame! «como si me pudiera escuchar desde aquí…»

—¿Realmente lo sientes, chico?.

Yashiro escucho una voz familiar viniendo detrás de él. Giro un poco la cabeza y descubrió que era Kenjuro quien le hablaba, con una sonrisa en su rostro. Yashiro volvió una expresión molesta ante la cara del soldado. Sin embargo solo suspiro y admitió su derrota.

—Haaaa… solo bájame de aquí, ¿quieres? Lo siento.

—No era tan difícil, ¿no lo crees?, mono revoltoso.

—¡No soy mono, anciano!

—JAJAJAJA. Y Yo que pensaba que te gustaba estar ahí arriba.

Kenjuro se ríe por un rato más y luego baja a Yashiro.

—¿No tienes algo que decir, Yashiro?

—… Lo siento, Kenjuro-san.

Kenjuro le palmeo la cabeza, a lo cual Yashiro mira hacia arriba. Mostrando a Kenjuro una sonrisa pacífica.

—¿Nos vamos entonces, chico?

Yashiro asiente positivamente.

Luego de unos cuantos minutos tanto Yashiro como Kenjuro llegan al campamento. Seiji ya en mejores condiciones llega corriendo hacia ellos. Cuando este los alcanza para un poco para tomar aire y les reclama.

—¿¡Dónde estabas!? ¡Te busque por todo el campamento!.

—Solo salí a tomar aire con Kenjuro.

Seiji levanto la mirada y vio a Kenjuro más de cerca. Como anteriormente estaba un poco débil y sin lentes, no pudo discernir muy bien la apariencia de Kenjuro en la carpa. A lo cual Seiji empieza a ponerse nervioso. El doctor señala con el dedo al soldado con cierto temor y le pregunta a Yashiro.

—¿T-Te refieres a él?

—Si… ¿tiene algo de malo? Otaku de closet.

— “¡¿O-Otaku?!!”

Debido a lo atareado que Seiji se encontraba durante los experimentos, no pudo hacerse cargo de su higiene personal de la mejor manera. Además de que los anteojos con aumento considerable y el pelo largo, añadiendo también su esbelta figura, no ayudaron demasiado a su impresión.

Kenjuro comenzó a avanzar hacia Seiji, lo cual puso muy nervioso al doctor. Cuando el soldado pasó a su lado le susurro algo al oído, lo que deja completamente sorprendido a Seiji, además de gotas de sudor frio cayendo por el canto de su mentón. Luego de eso Kenjuro miro hacia atrás y se despidió de Yashiro levantando su mano y alejándose, lo cual Yashiro también respondió. Luego de eso tanto Yashiro como Seiji se dirigieron a la tienda principal del campamento para comer.

—¡Apúrate, Otaku! Me muero de Hambre.

—¡QUE NO SOY OTAKU!… Dios mío. «Al menos ahora parece un poco más comunicativo…»

Luego de comer, Yashiro cayó en su cama y se durmió casi de inmediato. Si bien sus heridas no eran graves, el desgaste de energía de hace 2 días atrás aún seguía cobrando factura. Seiji aprovecho ese momento  para salir de la carpa, Recordando lo que Kenjuro le susurró al oído.

— “Kenjuro: Conozco la situación… búscame en la fogata del norte, hablaremos con más detalles ahí. No le comentes nada de esto al chico.”

Seiji no podía evitar sudar frio ante esa afirmación. Poco tiempo después de estar caminando, Seiji llega a la zona norte donde Kenjuro ya lo estaba esperando sentado en un tronco caído al lado de una fogata.

—No creo que necesite presentarme, ¿o sí? —pregunta Kenjuro.

—No será necesario. Ahora, ¿Qué quieres de mí, Capitán General Akasama?

Ambos desprendían un aura de seriedad muy intensas. Los dos sabían muy bien de a quien tenían enfrente no eran ni un doctor cualquiera ni un soldado cualquiera. El soldado con quien Yashiro estuvo riéndose toda la tarde no era más que el Capitán General de la Armada Nacional Japonesa, El Capitán Akasama “Agyo” Kenjuro. Conocido como uno de los mejores soldados de la historia de la armada en cuanto a Bursters supone. Sus bestiales masacres en el campo junto a su hermano Zenjuro los llevo a ser conocido como los hermanos “Agyo y Ungyo” haciendo referencia a los Guardianes Nio.

—Creo que eres muy consciente de que quiero saber, Kano-san.

—…

-Yashiro ya me ha contado la situación general. Ahora, el reporte mencionaba una explosión de gas. Pero no dice nada acerca de que el laboratorio estuviera haciendo experimentos relacionados al poder Burst. ¿Podrías explicar esto último?

La expresión de Kenjuro parecía esculpida en piedra, sin mover ni una sola ceja miro intensamente a Seiji. El científico no tuvo más remedio que confesar todo. No tendría oportunidades contra el jefe de los militares por sí solo.

—Haaa… de acuerdo. Te diré todo lo que se.

—Te escucho.

Luego de varios minutos Kenjuro empezó a sorprenderse de tal manera que se queda anonadado por los hechos que describe Seiji. Desde la planeación del Proyecto Burn Burster hasta las verdaderas intenciones de KenjoCorp. Akasama comprendió que la magnitud del asunto no era simplemente una explosión en un laboratorio. El Proyecto Burn Burster tenía como objetivo encontrar al “Sensô” traducido del japonés “Guerra”. A Kenjuro se le erizaron los pelos de la piel al escuchar ese nombre. Recordando lo que sucedió hace ya más de 20 años.

—¿Es verdad todo lo que estás diciendo, Kano-san?

—Ya no tengo cuartadas para encubrirlo… además, Ya sabes gran parte de la verdad con solo ver el cráter de la explosión.

Kenjuro miro al suelo con cierto temor. Y en su mente volvían esos recuerdos de gente gritando de dolor, sangre, lágrimas y muerte. Pero lo que más lo asustaba era esa persona… aquel que acabo con esa brutal guerra y dio origen a todo. El primer y más poderoso Burster de la humanidad, El   Sensô.

—Kano-san… sabes que no podemos ignorar algo de estas proporciones.

—Si…

Kenjuro sin quitar su mirada del suelo, siguió hablando con Seiji por un largo tiempo. Discutiendo como actuarían a partir de ahora, que haría con el chico, y sobre todo, como evitar que KenjoCorp replique al demonio que causo el Incidente Alpha, o mejor conocido como El Túnel del Infierno, un hoyo de varios kilómetros de diámetro y tan profundo que la luz es tragada por la oscuridad que en su fondo yace.

—Lo primero es ocuparse del chico.

—No necesitas preocuparte por Yashiro, Akasama.

—Eres un empleado de ese círculo de codicia, ¿eres consciente de ello?

Seiji no dijo nada por unos segundos y se levantó de su asiento. Kenjuro levanto un poco la mirada y vio que Seiji estaba quitándose la bata blanca y posteriormente la camisa que tenía debajo. Dejando ver una cicatriz enorme que le cubría aproximadamente el 60% de la espalda, como si hubiera explotado desde dentro. Kenjuro quedo pálido ante tal herida y solo reacciono en cuanto Seiji volvió a hablar.

—Puede confiar en mí… Sé por lo que ha pasado ese chico. En más de un Sentido. Yo también… soy un Burster Artificial.

Kenjuro se queda completamente pálido ante la declaración que Seiji realiza, una cicatriz enorme con un pasado increíble detrás. Sin embargo Seiji le continúa relatando lo relacionado a su enorme herida.

—Fui creado como el 6to Burster Artificial, mi proyecto estuvo en manos del mismísimo Presidente de KenjoCorp. Shuryo Kenjohime. Él se encargó de los primeros 10 Bursters artificiales, de los cuales solo 4, incluyéndome sobrevivimos. Esta herida me la hice hace unos 12 años. Cuando mi poder se salió de control.

—…

Kenjuro seguía sin poder creer lo que escuchaba. KenjoCorp. Había estado trabajando en humanos desde hace más de 15 años. Tenía a uno de esos “experimentos” justo delante de él.

—Entiendo… pero…

—¿Cuál es mi Burst te preguntas?- Interrumpe Seiji.

Kenjuro asiente de forma positiva con cierto temor.

—Tengo la capacidad de sellar y limitar el poder de mi enemigo.

—…!!

Kenjuro se alarma muchísimo al escuchar tan terrible poder, por lo que salta de su asiento y se pone en guardia. A lo cual Seiji levanta su mano en señal de alto.

—No pienso combatir contigo. Mi Burst necesita conocer en profundidad al objetivo. Además, no tengo interés de limitar tus fuerzas Akasama.

El soldado aun en guardia duda de las palabras de Seiji, a lo cual el científico le afirma que de querer y poder limitar sus fuerzas ya lo habría hecho, a lo cual Kenjuro baja los brazos.

—Está bien… creo que puedo confiar en ti. ¿Pero qué hacemos con KenjoCorp?, ¿No vendrán a buscarte o algo así?

—Lo dudo… con una explosión de esas proporciones estoy casi seguro de que me dieron por muerto.

—De acuerdo. Dejo al chico a tu cuidado.

Kenjuro decidio confiar en Seiji mostrándole una leve sonrisa. Seiji golpea su pecho con su puño y promete cumplir con las expectativas. Luego de decidir cómo actuar, ambos deciden regresar al campamento principal. Mientras están regresando comentan algo.

—Por cierto, Kano-kun… me gustaría que me llamaras solo Kenjuro. Odio las formalidades.

—Claro, Kenjuro-san. Puedes llamarme Seiji de igual forma.

—Está bien, Seiji-kun.

Pasaron varios minutos hasta que Seiji tomo aire y volvió a sacar un tema serio.

—…Kenjuro-san… Kenjo estuvo más cerca que nunca de conseguir lo que podría haber sido el inicio de una Crisis muy severa, debemos tratar de solucionar esto lo antes posible.

—Ciertamente, pero de momento no disponemos de lo necesario para frenarlos. Aun con todo el arsenal del país, Kenjo mantiene estrechas relaciones con gente poderosa, no podemos ser descuidados.

Tch… E-Entiendo.

Ambos volvieron a guardar silencio mientras avanzaban por el sendero hacia el campamento. Ambos sumidos en sus pensamientos.

— «Ese chico ciertamente no parece normal, pero sigue siendo un chico, no puedo creer que lleguen a esos extremos por sus codiciosos objetivos. No voy a permitir que se repita. Pero…»

A Kenjuro se le vino  a la mente la conversación amistosa de Yashiro de esa tarde, ambos riendo como buenos amigos.

— «Realmente es muy similar a ti, ¿no lo crees, Zen-chan?»

Mientras Kenjuro recordaba a su hermano en Yashiro, Seiji también tenía sus propios pensamientos referentes al asunto.

— «Se lo que ha sufrido, conozco esa sensación de abandono, de ser utilizado y lo peor… ser desechado. Tú no eres un fracaso, eres muy fuerte. Serás el primer paso para detener esto.»

Como si de telepatía se tratase  ambos pusieron una expresión de determinación y seriedad al pensar lo mismo.

— «Para evitar que más personas sufran por la avaricia de KenjoCorp. Para que nadie vuelva a pasar por lo mismo, Yashiro, te ayudaremos en todo lo que podamos.»

Luego de una larga conversación, viejas heridas salen a la luz. Un nuevo aliado, un pasado oscuro, revelaciones increíbles y un plan mucho más grande que una simple investigación. La aventura para detener un posible y devastador futuro empieza ahora.


Capitulo Anterior  |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

Un comentario

  1. siento que el ego del mc era un tipo de pez muerto con odio que ardia ms que el infierno en el cap uno , ahora que es alguien temperamental y facil de tratar y no se como es y eso me molesta (en el buen sentido) y esto parece un one shot xD muy rapidoooo xD pero tengo un sentimiento de no concordancia al leerlo xD es mi opinion de este cap uwu dare mis opiniones como dice en el intro v: y Ty por escribir esto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s