Infinite Competitive Dungeon Society: Capítulo 72


Como dije, no pregunten. Subo esto hoy ya que se me había olvidado que tenía que subirlo en uno de los días del horario.

Traductor: Aoisorabluesky
Editor: Fixer-san


El Jardín de las Hadas (5)

 

–¿¡Juk!?

Aunque di pasos hacia atrás —casi muerto del susto— mi inventario estaba lenta pero seguramente sacando al Jabalí Gigante de Hierro.

El inventario libremente se elevó en el aire, sobrevolando un punto en el área abierta por la que había pasado justo ahora escupía al jabalí. Junto con un ruido sordo su masivo cuerpo hizo del terreno abierto de la mansión su hogar. Aunque lo había esperado hasta cierto grado, sí que arruinó la mística atmosfera de la mansión.

Después de terminar de escupir todo el Jabalí Gigante de Hierro, mi inventario se cerró automáticamente, como diciendo que nunca actuó por su propia cuenta. Con suerte, algo tan sorprendente no volvería a suceder. Mientras me preguntaba por qué siquiera salió, la cabeza del jabalí comenzó a abrirse con un ruido estruendoso.

–¡Ah, es eso!

La respuesta era obvia ¡Piedrazul! ¡La Piedra de Mana que tenía era la Piedrazul del jabalí! Observé la escena con una expresión atónita. Pronto, una Piedrazul, no, una Piedra de Mana, más grande que mi cuerpo, salió de su cabeza.

Este jabalí sí que tenía una, una Piedra de Mana. Si China lo descubre, estoy seguro que estarían dolorosamente celosos ¿Qué tan caro sería si esta cosa fuera vendida?

Tal pensamiento era inútil, ya que la Piedra de Mana voló hacia mí mientras se hacía más pequeña. La luz que irradiaba se hizo más fuerte. Cuando llegó frente a mis ojos, ya era del tamaño de mi pulgar, mientras brillaba con una luz deslumbrante. Era casi como si se hubiera comprimido para aumentar su pureza.

[Deje caer una gota de su sangre.]

–Kuk.

Después de hacer un ligero corte en mi dedo con mi lanza, dejé caer una gota de sangre sobre la Piedra de Mana. Entonces, la Piedra de Mana soltó una luz casi cegadora y voló hacia la mansión. Traté de seguir su trayectoria, pero ya había desaparecido en el área central del salón en un pestañeo.

¡Oong! Inmediatamente después, toda la mansión tembló.

[Has sido satisfactoriamente autorizado como el dueño de la mansión. Puedes regresar a la mazmorra usando tu llave en cualquier momento, e igualmente puedes regresar a la mansión desde la mazmorra. Cuando su vitalidad llegue a cero, puedes regresar a la mansión, en cuyo caso no podrás regresar a la mazmorra por una semana.]

Cuando mi vitalidad llegue a cero. Quiere decir cuando fuera expulsado de la mazmorra cuando mi HP llegue a cero. Aunque últimamente no había muerto, estaba contento de que podía regresar a la mansión si lo hacía, porque no quería que padre se enterara.

Además, el hecho de que podía ir y volver entre la mazmorra y el Área Residencial era el beneficio real. También estaba esperando con ansias vender cosas en el Área Residencial. Sin mencionar que había vendedores callejeros y bares que solo estaban disponibles aquí.

Y justo así, me convertí en el dueño de una mansión con la que nunca había soñado ¡Viva la mazmorra! …En verdad, aún no la he revisado en profundidad.

[Con la Piedra de Mana instalada en la mansión, la ventilación, el manejo de la temperatura, la limpieza y otros servicios de mantenimiento se harán automáticamente.]

–Pero, como es tan grande… solo mirar alrededor de la mansión será una molestia.

[Serás guiado.]

–Mm… No. Ante de eso.

Demorándome en el servicio inusualmente generoso de la noona de los mensajes, me di la vuelta y miré al jabalí, que tenía su cabeza abierta. Ahora eso si era una trabajo.

–Tengo que encargarme de eso.

Me di por vencido después de dos horas ¡Era demasiado grande! Debe de haber un límite para cuán grande podía ser un monstruo. De querer desmantelarlo completamente yo solo ni siquiera serían suficientes cuatro días.

—¿Debería ponerlo otra vez en mi inventario?

¿Espera, si lo dejo así, se pudrirá?

Murmuré parado sobre su cabeza y la golpeé varias veces. Entonces apareció automáticamente frente a mis ojos una ventana semitransparente que explicaba su estado.

[Cadáver del Jabalí Gigante de Hierro (Único)
Un cadáver de un monstruo de raid masivo de rango B. Su carne está en una clase propia comparado a la carne otros monstruos. Si se prepara bien como medicina, puede aumentar tus stats permanentemente. Sus huesos y cuero pueden ser usados para crear items de rango A. Podría ser mejor usarlo como sacrificio para magia negra. Incluso siendo un cadáver, a causa de la enorme cantidad de mana que sostiene, no se pudrirá, aunque lo abandones.]

–Mm.

Aprendí algunas cosas.

Primero, comer carne de un jefe de raid aumentaba los stats. Segundo, los cadáveres de los jefes de raid podían ser usados para crear armas o equipamiento defensivo que eran un rango superior al jefe. Tercero, quería ver como el jabalí se convertía en un no muerto algún día.

¡Pero más importante de todos, la cuatro, no se pudriría aunque lo dejé así!

–Muy bien, esta será su casa por ahora.

Asentí autoritariamente y me bajé de él. No tenía que guardarlo en mi inventario porque no se pudriría aunque lo dejara aquí.

Cuando lo examiné desde abajo, era realmente enorme. Pero aunque lo usara para hacer armas o equipamiento defensivo las mejores solo serían de rango A. Y juzgando por la Lanza Negra de Tierra —la cual fue una recompensa de una Mazmorra de Evento de rango A— incluso el mejor ítem creado solo sería comparable a esta lanza. Dicho esto, podría ganar más que suficiente de estos. Aunque sería perfecto vendérselos a otros Despertados, no había necesidad de ir tan lejos para ganar un poco de dinero. Sin mencionar que China podría darse cuenta.

–Entonces ¿Ahora qué hago?

Ya que fui autorizado como dueño de la mansión, me sentí relajado ¿Debería mirar alrededor la mansión? ¿O debería ir al arroyo del que Loretta me habló?

Aunque lo pensé por mucho tiempo, tomé la decisión en un instante. Ya que estaba en mi mente decidí simplemente visitar primero el arroyo. Salí del jardín y caminé hacia el área boscosa, mientras pensaba que tan absurdo era que la mansión tuviera un bosque en sus límites.

Después de 15 minutos, escuché el sonido del agua. Cuando apresuré mis pasos hacia la dirección de la que venía el sonido con alegría, ahí estaba el Manantial de las Hadas.

–Oooooh…

Una escena verdaderamente pintoresca. Del manantial que no era ni grande ni pequeño salía una corriente de agua. Dentro, pequeños peces nadaban en esa agua casi transparente.

Además, numerosas flores rodeaban al manantial, como si lo envolvieran con sus brazos y un árbol pequeño emitía su sombra a su lado, creando un perfecto lugar para descansar. Aunque el área pequeña no encajaba con la enormidad de la mansión, era justo de mi estilo. Igual que como Loretta lo llamó, sentí como si hadas fueran a salir del manantial en cualquier momento.

[Tienes la llave de la entrada del Jardín de las Hadas. ¿Le gustaría usar la llave?]

–… ¿Qué?

¿Qué dijo? Saqué la llave de cristal azul de mi inventario. ¿Qué? ¿Jardín de las Hadas? ¿Dónde escuché ese nombre antes…? No debe haber sido hace mucho tiempo, pero no puedo recordarlo.

Después de pensarlo un rato, me di por vencido. Ya que era imposible que Loretta se enojara, decidí abrir la entrada.

–Sí.

[La puerta se abre.]

No pasó nada parecido al manantial partiéndose a la mitad. En vez de eso, el agua del manantial se disparó al aire y giró con la forma de una ovalo. El ovalo se hizo más grande cada vez que se disparaba más agua hasta que se puso de un tamaño lo suficientemente grande para que una persona entrara. No terminaría bajo agua después de pasar por ahí ¿Cierto? Decidiendo confiar en Loretta, salté al interior de la puerta.

El escenario se distorsionó y me golpeó un fuerte dolor de cabeza. Por un momento, no pude soportar el mareo y cerré mis ojos.

Cuando desperté, ya estaba en el Jardín de las Hadas.

[¡Miren, es el Príncipe!]

[¡Tempestad Elementaaaaal!]

[Amo eso. Gira~]

[Quiero hacer un contrato con él.]

[Su elemental de relámpagos era tan hermosa.]

Las voces de los elementales eran algo que siempre escuchaba, en la mazmorra y en la Tierra. Pero en este lugar había una abrumadora cantidad de ellos. Mis alrededores estaban repletos de luces coloridas. Si un elfo estuviera aquí para verlos… sería como un parque de diversiones.

Además, este lugar no tenía solo elementales. También había hadas, quienes, a diferencia de los elementales, podían ser vistas incluso por las personas normales. Estaban dando vueltas a mí alrededor junto con los elementales. En verdad, de verdad que distraían.

[Reina-nim quería verle.]

[Fui golpeada por el Líder del Gremio por decir eso.]

[¿¡Golpeada!?]

[¡Golpeada!]

[¡Reina-nim fue golpeada!]

[¡Gata ladrona—!]

–Peika.

[¿Me llamaste, Amo?]

Llamé a Peika a quien había revocado su invocación luego de entrar al Área Residencial. Cuando Peika apareció, se reunieron aún más hadas.

[¡Linda elemental!]

[¡Ven a jugar con nosotros!]

[¡E-Esperen, aléjense!]

Mirando a Peika como se ponía nerviosa, sonreí un poco y le hablé.

–Ve a jugar con los elementales durante un rato. Aunque si no quieres, no se puede hacer nada.

[S-Si es una orden de amo. Okey ¿Chicos qué queréis jugar?]

[¡Juguemos a las atrapadas!]

[¡Pillapilla!]

[A mí me gusta gira gira~]

No puedes girar sin mí, probablemente. Con eso, dejé a los elementales y a las hadas con Peika, entonces caminé hacia el interior del jardín, el cual parecía ser una versión agrandada del jardín de mi mansión. Había hadas y pelotas de luz flotando alrededor del lugar.

Aquí encontré un pabellón en donde algunos miembros de la raza de Hadas estaban reunidos. Había agua fluyendo por el pabellón y estaban sentados en un círculo. Ya que había un puñado de papeles al lado de ellos, no parecía que estuvieran jugando.

Entre ellos había un hobgoblin, un elfo y un hombre bestia con orejas y cola de gato. Espera, un hombre bestia no debería ser parte de la raza de las Hadas ¿Cierto?

También había una persona con la forma de un humano de pequeña estatura. Probablemente era un enano, los cuales eran miembros de la raza de las Hadas.

–¿Mm? ¿Quién eres, nyan?

Entre ellos, la chica con orejas de gata fue la primera en notarme. No trató de esconder sus peludas orejas triangulares que sobresalían de su cabello corto marrón. Sus ojos brillaban con una luz amarilla parecía al oro, mientras que sus pupilas de gata verticales me miraban fijamente. Ya que su excelente figura contrastaba con su cara de bebé, me recordó instantáneamente a Yua.

–Porqué siquiera preguntas, gata nyan. ¿La líder dijo que un humano vendría pronto, recuerdas?

El hobgoblin que estaba bebiendo té a su lado me notó en respuesta a las palabras de la chica bestia y habló mientras le daba en golpe en la cabeza con el plato de la taza. La chica bestia gruñó y lo amenazó pero se quedó cayada luego que más platillos la golpearon en la cabeza.

El enano entonces me miró. Yo —que estaba esperando un rostro barbudo como el de los enanos que describían en las novelas— me sorprendí después de ver que el enano era un joven atractivo.

–Humanos, de verdad. ¿Pensaste que tendría un barba risada y un cuerpo musculoso cierto?

–Kuk, tienes razón. Lo siento. Yoy Kang Shin ¿Y tú eres?

–Lotang De Flaima. Como sabes, soy un enano. Encantado de conocerte, humano.

–Soy el hobgoblin Eladel. Escuché de Meladel que el dueño del Jardín de Marianne había aparecido. Ese debes ser tú.

–Sí, soy yo.

Se dice que los hobgoblin pueden comunicarse con otros de su raza usando sus mentes. Meladel debe haberle hablado de mí a Eladel.

Después de escuchar “El Jardín de Marianne”, la chica bestia que estaba olfateando con su cabeza baja levantó su cabeza.

–¿El Jardín de Marianne, nyan? ¿Cómo fue que un humano que parece tan débil se hizo dueño de una Mansión Especial, nyan?

–La fuerza no importa, gata nyan. Lo que importa es como el Señor juzga sus logros. Hola, chico. Soy Shikatra.

–Debes ser una elfa. Encantado de conocerte.

La última en presentarse fue una increíblemente hermosa mujer. Tenía cabello gris plateado, ojos color esmeralda y un encanto adulto. Con una taza de té en la mano, parecía como si hubiera salido de una pintura. Si el platillo de la taza de té que tenía en la mano no hubiera golpeado la cabeza de la chica bestia se hubiera visto aún más bella.

–Ya veo, eres él… de Líder…juju, encantada de conocerte. Cuida bien de la Líder.

–Um, solo para asegurarme pero, ¿Por Líder te refieres a Loretta?

–Así es.

Shikatra asintió con su cabeza como si no fuera nada. Así que era cierto. Una dependiente de tienda siendo llamada Líder. Tomando en cuenta el parecido entre la llave de cristal para al Jardín de las Hadas y la llave de la mansión…

–¿Es Loretta la Líder del Gremio, el Jardín de las Hadas?

–Eso es correcto, Humano. Aunque el Jardín de las Hadas es un poco diferente a los gremios creados por los exploradores. De hecho…

–Es un gremio para aquellos que administran la mazmorra ¿Cierto?

–Sí. La Primera Mazmorra tiene un total de cinco gremios administrativos y el Jardín de las Hadas es uno de ellos. Lleva el nombre del área en el que estamos.

El enano, Lotang, asintió con su cabeza satisfecho. Era como pensaba. Los administradores de las Tiendas de Piso y de partes del Área Residencial… aunque tenía curiosidad sobre sus identidades, no pregunté ya que era probable que no respondieran. La inicial hostilidad de la chica bestia pareció haber disminuido y dijo.

–Mi nombre es Loka[1], nyan.

–Encantado de conocerte, Lokanyan.

–¡No es Lokanyan, nyan! ¡Solo Loka, nyan!

Por supuesto, yo estaba bromeando. Su reacción era exactamente la que yo quería obtener. Viéndome asentir con satisfacción, el hobgoblin Eladel me habló mirándome fijamente.

–¿Asumo que estás aquí para visitar a Líder?

–No, Loretta solo dijo que algo bueno pasaría si uso la llave en el manantial. Pero ya que estoy aquí, sí que quiero visitar a Loretta.

–De que estaba Líder avergonzada, incluso después de darle la llave…

Mientras Eladel estaba murmurándose a sí mismo, la elfa Shikatra me explicó en su lugar.

–¿Ves ese camino de ahí? No te pierdas del camino y sigue andando. Recuerda, tienes que pensar en Líder mientras caminas. Si sigues a donde te lleven las hadas, podrías no lograr regresar.

–¿Qué es este lugar?

–Mm, no es el reino material. Está más cerca al reino de las hadas. Así que asegúrate de mantener la guardia alta, joven.

–¡Con tu cara de aturdido, las hadas te engañarán, nyan! ¡Ten cuidado, nyan!

¿No sabían de mi habilidad? Era un Elementalista y tenía habilidades que hacían que todos los espíritus me vieran favorablemente. Las hadas que encontré en mi camino no trataron de engañarme. La preocupación de Loka fue probablemente para nada.

Mientras seguía mi camino, de repente recordé a Peika. Ella desapareció después de ser arrastrada por los elementales y las hadas.

«Mmm, bueno, siempre puedo revocar su invocación, así que supongo que puedo dejarla tranquila.»

Pensando casualmente, me adentré más y más en este jardín de las hadas.

 

 

Notas:

[1] NT: Sí, estás loca, lo sabemos jajaja.


Anterior capítulo |TOC| Siguiente capítulo

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s