The World After The Fall: Capítulo 34


(4/5)

Traductor: The Un-Neet~
Editor: Absolute


Episodio 6:

Santo Médico del Corte Abandonado (4)

‹Episodio 6. Santo Médico del Corte Abandonado (4)›

 

Un aura penetrante abrumó todo su cuerpo. Por primera vez, Jae Hwan sintió su vida en peligro.

‘¡Qué fuerte!’

Y la espada de Chung Heo se movió. Rápida y fluida, con gran fuerza detrás de ella. Una enorme energía que podía eliminar toda la cámara de entrenamiento estaba siendo irradiada de él. Y pronto, con el sonido de espadas chocando, vino una onda de choque gigante que causó que los guerreros huyeran en terror y el palacio entero se estremeciera y temblara.

Jae Hwan fue empujado siete pasos atrás, y el brazo con el que chocó espadas con Chung Heo le quedó ligeramente entumecido. Por el otro lado, Chung Heo había tropezado tres pasos atrás, y estaba parado en medio de la cámara de entrenamiento.

“¡Jajajajaja!”

Se veía lleno de alegría.

“¡Viste! ¡¿No te dije que era imposible?!”

“…”

“Para ser un joven, eres muy habilidoso. Estaba preocupado de que pudiera matarte.”

A pesar de que Chung Heo se veía sorprendido de que Jae Hwan no fue herido de ninguna manera, el que estaba verdaderamente sorprendido era Jae Hwan. Él tenía que aceptar que este viejo es fuerte.

Lo que Jae Hwan había usado era ‘estocada normal’. Pero a pesar de eso, él había sido empujado hasta este punto. Preguntó.

“¿Cuál es el nombre de esa técnica? Era bastante fuerte.”

“Es tajo especial.”

Chung Heo puso sus manos en su cadera con aire de suficiencia y enfatizó en la palabra ‘especial’. Tenía la actitud de alguien que estaba seguro de su victoria.

“Tu habilidad también parecía algo útil. ¿Cuál es su nombre?”

“Estocada Normal.”

Chung Heo retorció sus ojos.

“Normal, ¿eh? ¡Semejante nombre arrogante! ¡Esa clase de nombre hace que uno pensé que tienes algo más fuerte bajo tus mangas!”

“Lo tengo.”

Chung Heo se rio entre dientes como si no hubiera escuchado.

“Renombraré especialmente tu habilidad joven. De ahora en adelante, esa técnica será ‘estocada especial’. Así que de aho-”

“Dije que lo tengo.”

Chung Heo entrecerró sus ojos.

“¿Hmm? ¿A qué tanto le sigues dando vueltas? ¿Tener qué?”

“Tengo una técnica más fuerte.”

Jae Hwan arregló su agarre en la espada. Era algo que nunca había usado en ‘Caos’ todavía, y la repentina quietud causó que escalofríos recorrieran la espalda de Chung Heo. Algo estaba fuera de lugar. Esto no era en el nivel de una presión de aire que generalmente podía ser sentida por un fuerte guerrero.

“Pero ¿qué diantres…?”

Uno ve lo que conoce.
Y Chung Heo conocía este poder.

¿Los Diez líderes de las sectas de Caos?
No.
¿Los cuatro Señores de Castillo de Caos?
No.

Entonces ¿qué?,

‘¡Fallecido!’

Sí. Era similar al poder de un fallecido. Sin embargo, eso no era nada extraño. Un fallecido y un despertado estaban fuera de las raíces de este mundo, y por lo tanto, el poder que usan debe de tener propiedades similares.

El problema no era el tipo de poder. Era la intensidad de ella.

Chung Heo recordó algo de hace un largo tiempo atrás. Una expedición al «Abismo» para encontrar la fruta. El encuentro en la Cueva del fallecido que estaba localizada en el centro de ‘Caos’; el encuentro con el ‘Rey de Caos’.

El único gobernador de Caos.
La calamidad que pone todo en ruina.

Por supuesto el joven frente a él no podía ser comparado a algo como el Rey de Caos. Pero aun así, Chung Heo recordó el miedo que sintió del Rey cuando vio a Jae Hwan.

¿Es verdaderamente posible cortar eso?

Su cuerpo tembló.
¿Cómo sería un humano capaz de cortar eso?
Abrió su boca, incapaz de superar el terror.

“¡¡P-para!! ¡Espera!”

Podía ver claramente las secuelas de este terrible ataque en su cabeza. Un pandemonio de muerte, y la sombra de un rey, irguiéndose en el centro.

“¡Espera un minuto!”

Si ese ataque se materializa, no habría un palacio para mañana. No solo el palacio, sino la mitad del fuerte. Es posible que ni siquiera terminase ahí…

“¡No debes usar eso!”

Jae Hwan no quitó sus manos de la empuñadura. Chung Heo se aferró a él desesperadamente.

“Yo, ¡yo perdí, jodido psicópata!”

Jae Hwan relajó sus brazos solo después de esas palabras. Chung Heo jadeó en alivio.

Jaa, jaa, ¿solo qué clase de loco…?”

No podía entender. Quería creer que eso que acababa de ver fue un error. Un chico que solo había estado usando estocada por 30 años. ¿Utilizaba tal poder? Chung Heo no podía creerlo.

.

.

.

Unos minutos después.
Jae Hwan abrió la boca cuando Chung Hwa parecía haberse calmado un poco.

“Viejo. Gané. ¿Lo admites?”

“No.”

“¿Por qué?”

“Me engañaste.”

¿Engañar? Jae Hwan lo miró.

“Me dijiste que has vivido por unos 50 años.”

“Así es. Viví por 50 años.”

“Y que has estado usando estocada por 30 años.”

“Sí.”

Chung Heo miró a Jae Hwan y gritó.

“¡¡Deja de tomarme el pelo!! ¡Debes haber vivido 2 mil años por lo menos!”

“Deberías de saber muy bien que no es así.”

Chung Heo rechinó sus dientes. Era verdad. No había manera de que no conociese a alguien así de poderoso que vivió por más de 2 milenios. Chung Heo murmuró.

“¿Cuántas veces es que siquiera usó estocada en esos 30 años? Qué insensato….”

Jae Hwan respondió enseguida como si supiera qué pregunta iba a hacer.

“Alrededor de 10 millardos.”

“¡Tonterías!”

Eso era matemáticamente imposible. Incluso si hubiera usado estocada por 10 años sin dormir por cada segundo, no llegaría al millardo. Aun así, ¿10 millardos?

“¿Cómo es que lograste 10 millardos en 30 años, exactamente?”

“Trabajé duro.”

“¡Joder! ¡Absurdo!”

Chung Heo empezó a calcular en su cabeza.

‘2… ¿2…?’

Ha pasado un tiempo desde que usaba el cerebro. No estaba yendo bien. Eventualmente tuvo que llamar a un guerrero parado cerca con su boca abierta para hacerlo calcular por él.

“¡T-Terminé!”

“¿Y?”

“Para estocar 10 millardo de veces en 30 años, ¡se tendría que estocar 11 veces en 1 segundo 24/7!”

El guerrero reportó con un rostro que preguntaba por qué tenía que hacer esto. Chung Heo replicó.

“¿Así que es imposible siquiera con 10 estocadas por segundo?”

“Sí, es imposible.”

“¿Piensas que es posible para un humano vivir 30 años estocando 11 veces cada segundo sin siquiera un momento de descanso?”

“Es imposible. No solo se volvería loco, sino que es físicamente imposible.”

Chung Heo miró a Jae Hwan con suficiencia.

“¿Ves? ¡No es posible!”

Eventualmente Jae Hwan abrió su boca.

“Viejo.”

“¿¡Qué!?”

“Puedes hacer tajos 10 veces en un segundo.”

“¡Por supuesto que puedo!”

”Entonces también puedes hacer 10 millardos.”

“¡Ese no es el problema!”

“Si lo intentas, podrás.”

“¡No!”

Al ver a los dos discutir sobre cosas triviales, el guerrero se preguntó quién era más fastidiosamente obstinado.

“Viejo, puedo estocar no solo 10, sino 100 veces por segundo.”

“Como dije ese no es el prob-”

“Mil inclusive.”

“… ¿Qué sandeces estás escupiendo? ¿Cómo es que alguien puede estocar mil veces en un solo segundo?”

“¿Por qué piensas que solo puedes estocar con una espada?”

Tan pronto como escuchó eso, algo hizo clic en la cabeza de Chung Heo, la cual se hundió en incredulidad repentina.

“Espera, ¿quieres decir…?”

Desde que conoció por primera vez a Jae Hwan, había sentido una extraña aura emanando de él. Algo como pequeñas agujas siendo emitidas en todas las direcciones, como un puerco espín. Chung Heo había asumido erróneamente que tenía algo que ver con su naturaleza, o habilidad. Pero cuando observaba de cerca esa ‘aura’, resultó ser una colección de agujas miniatura elaboradamente creadas y densamente comprimidas.
Chung Heo se acercó a ellas y las tocó sin pensar, como una persona poseída.

Sangre fluyó.

Chung Heo finalmente entendió.
Entendió que no era ni una forma de espíritu de pelea, ni un aura.
Era una ‘estocada’ real.

Evolucionada de la ‘idea de una estocada’ misma, a la materialización física de una estocada. Un hombre –a través de innumerables ‘estocadas’– que se volvió la ‘estocada’ misma.

“¿Qué…? Joven…, tú…”

El horrible antagonista de este mundo.
Los 10 millardos de estocadas eran la fruición de su aborrecimiento por este mundo. Incluso ahora, él ha estado estocándole al mundo. Innumerablemente, una y otra vez, en desprecio.

Jae Hwan habló.

“Te lo dije. 10 millardos.”

Un vértigo repentino barrió a Chung Heo y colapsó en el piso. No podía creerlo. ¿Cómo puede alguien como éste estar cuerdo…?

‘Espera… Si lo pienso bien, este chico…’

Pero Chung Heo perdió el conocimiento, al borde de descubrir algo.

‹•›

Chung Heo se despertó momentos después.

‘Ni siquiera un indicio de respeto por sus mayores.’

Los ojos que fueron golpeados por la vaina estaban doloridos. Pero Chung Heo aún persistió.

“No perdí. El duelo no termina hasta que uno de nosotros muera.”

“…”

Jae Hwan miró en silencio a Chung Heo. Él era un viejo que había estado usando tajo por 1000 años. Parecía conmocionado de que su tajo fuera superado.

“Si hay una cosa que me di cuenta durante mi vida,”

“…”

“… es que tú, viejo, ya estás muerto.”

“Si sigues viviendo después de mil años, admitiré mi derrota.”

Jae Hwan sacó una pieza de papel sin decir nada. El rostro de Chung Heo se distorsionó. Ese papel en realidad era un juramento escrito antes del duelo.

keke, es aburrido con tan solo un duelo normal, hagamos una apuesta.

Dijo Chung Heo.

El contrato era algo inventado por las Pesadillas. Cuando era firmado, uno tenía que seguirlo, o se arriesgaría a que su alma fuese destruida. Se le llamaba ‘contrato espiritual’. Trabajaba directamente con el alma, y no con el interfaz del sistema, así que incluso para Jae Hwan que escapó completamente del sistema, era un objeto peligroso.

Se escribieron los siguientes términos:

‘El perdedor deberá concederle tres deseos al ganador en un plazo de una semana del contrato’.

Chung Heo tenía en mente educar a este mocoso apropiadamente a través de este contrato. Pero eso resultó contraproducente…

No obstante Chung Heo se sintió como un genio mientras preguntaba.

“… ¿Cuál es tu primer deseo?”

“Que respondas a mis preguntas, verazmente.”

“Seguro, bien.”

La luz que se derramó del contrato fue absorbida por Jae Hwan y el Santo Médico del corte Abandonado. El primer juramente había iniciado. Jae Hwan preguntó,

“¿Qué es una ‘Torre Maestra’?”

“Una ‘Torre Maestra’….”

Los ojos de Chung Heo se volvieron agudos.

“Sabes lo que es una Torre Pesadilla, ¿verdad?”

“Sí.”

Ni una sola persona en este mundo desconocía lo que era una ‘Torre Pesadilla’: el comienzo de su calamidad, la que los trajo aquí. En este mundo, hay unas existencias conocidas como ‘Pesadilla’, y esas ‘Pesadillas’ creaban ‘Torres Pesadilla’. Torre Pesadilla, el nombre no podía ser más apropiado; no era ni más ni menos que una pesadilla para todos.

“Hay una clasificación para las torres. De la S a la F. Dependiendo en si un artesano normal o un aprendiz la hacía, una clasificación se le es asignada.”

Un aprendiz y un artesano. Había escuchado de Meikal que las pesadillas son una raza que fijan sus metas de vida en hacer la ‘Torre Pesadilla perfecta’. Todas las torres fueron juzgadas por «Cliché», el cual era el gremio de todas las Pesadillas, y se les era dado un rango al considerar meticulosamente el rendimiento general del producto.

“La mayoría de los sueños de Pesadillas es hacer una torre superior al rango A. Ellos son considerados un ‘Artesano Maestro’ si alguna vez hacen una torre de rango A, y no es solo porque podrán vivir como un rey por el resto de sus vidas, sino que es porque nunca tendrán que preocuparse de provisiones simplemente al rentar la torre a un ‘cultivador’ en las «Grandes Tierras».”

Parece ser que incluso Pesadillas que son llamados como Señores de las Grandes Tierras tienen que preocuparse de sus comidas. Era una cosa risible.

“Sin embargo, de entre las Pesadillas hay unos cuantos que no están interesados en crear una Torre Pesadilla basada en producir fuertes ‘productos’.”

“¿Por qué?”

“Porque ellos ya han creado una Torre Pesadilla clase S cunado eran unos ‘Aprendices’.”

Meikal también dijo eso. También existía el talento entre las Pesadillas.

Hay aquellos que han subido a ser Maestro Artesano tempranamente debido a su talento.

“Ellos son llamados ‘Maestro’.”

El ápice de las Pesadillas. Los trece ‘Maestros’.

“Así que ¿la Torre Maestra son torres creadas por eso Maestros?”

“No. No es necesariamente llamado Torre Maestra porque un Maestro la hizo. Dentro de ellos, hay Maestros que hicieron las torres sin la intención de cultivar, llamadas ‘Torre Especial’. Solo la ‘Torre Especial’ es considerada una Torre Maestra.”

“¿Por qué hicieron esas torres?”

“¿Quién sabe? Nadie sabe. Los maestros solo están interesados en explorar la ‘verdad de este mundo’.”

La verdad de este mundo…

Jae Hwan cayó en un pensamiento profundo. Chung Heo continuó.

“Lo cierto es que, de esa, en las Grandes Tierras, hay unas cuantas ‘Torres Maestras’, y segundo, que aquellos que han completado la Torre Maestra son llamados Despertados y poseen poder trascendental.”

“Tengo entendido que eres de una Torre Maestra.”

“Así es.”

Chung Heo sonrió, como si completar la Torre Maestra era una proeza.

“Vine de la cuarta torre del Maestro Melville. La torre llamada Moby Dick.”

Algo parecido a una sombra pasó en los ojos de Chung Heo. ¿Eran memorias de la torre que aún recordaba a esta edad?

“En el primer piso, una gigantesca ballena de color esperma blanca aparecería aleatoriamente y eliminaría a las personas. A pesar de que eso podría ser risible ahora, era algo como el demonio mismo para mí en ese tiempo. Murieron innumerables guerreros talentosos… Y fue un milagro que completara esa torre.”

Parecía que una torre no tenía solo una forma.

“¿No serás también de una Torre Maestra? ¿Quién era el creador? ¿Melville? ¿Horjhe? ¿o Skalji?”

Chung Heo enlistó el nombre de unos cuantos Maestros. Jae Hwan abrió su boca.

“Myullock, creo que ese era su nombre.”

Jae Hwan recordó el momento de cuando había evaluado por primera vez la Torre Pesadilla como un ‘objeto’. Estaba escrito claramente,

—Titulada ‘Fortaleza de Lamento’. La segunda creación del creador de Pesadillas, Pesadilla Myullock. Las personas invocadas son puestas dentro de un sueño producido por la Pesadilla.

“¿Myullock?”

La expresión de Chung Heo cambió.

Jooo. Para que haya una persona que completara la torre de Myullock…”

Jae Hwan vaciló en la palabra ‘completar’. No estaba seguro si eso podía ser llamado ‘completar’.

“¿Conoces a Myullock?”

“Por supuesto.”

Chung Heo se detuvo por un segundo, y dijo con un tono de voz pesado.

“Lo… conocí en el «Abismo».”


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s