Infinite Competitive Dungeon Society: Capítulo 71


Traductor: Aoisorabluesky
Editor: Fixer-san


El Jardín de las Hadas (4)

 

[Serás transportado.]

Sucedió el mismo fenómeno que cuando llegué al Área Residencial. Cuando cerré mis ojos y los volví a abrir, había una casa de dos pisos frente a mí. Era una casa ordinaria con un techo de ladrillos rojos. Sobre él, había un cartel que decía Casa de Segundo Grado. Cuando miré alrededor, vi líneas de casas que se veían exactamente igual a esta. Cuando traté de caminar hacia ellas, me encontré en el mismo lugar del que había partido. Al parecer no se puede ir a las otras casas.

–¿Palludia?

[¡Entra!]

Abrí la puerta delantera y entré. La casa –que estaba construida con ladrillos– era extremadamente ordinaria y su interior estaba increíblemente limpio. En verdad, no era un lugar en donde una chica podría vivir sola.

Palludia no estaba usando su usual uniforme de sacerdotisa, sino un vestido azul claro. Le quedaba perfectamente bien a sus delgadas piernas y brazos. Por un momento, me quedé atónito por su belleza. Además…¿Hm? Algo era distinto en su rostro. ¿Qué era? ¡Ah, podía oler perfume![1]

–¡V-Viniste[2]!

–Uh, sí, gracias por recibirme.

Aunque no sabía por qué me llamó.

–¿Quieres algo para beber? ¡C-Cierto! Té.

–…

Además de sus ropas y el perfume, estaba realmente actuando extraño. Sus movimientos torpes eran…lindos, pero eso no era importante.

–¿Puedo sentarme?

–¡Sí! ¡En la mesa!

Ella probablemente quiso decir en la silla al lado de la mesa.

Con eso, fui y me senté en la silla al lado de la mesa del té. Entonces, observé a Palludia preparar el té. Aunque estaba en su propia casa, hizo movimientos muy incomodos, como si sus brazos y piernas se estuvieran moviendo en la misma dirección y derramando agua porque sus manos temblaban incontrolablemente.

A partir de ahí, tomó 20 minutos para que Palludia se calmara y terminara de elaborar el té. Tomó otros 10 minutos para que se sentara a la mesa comenzara a bebe el té y me miraba. Bebiendo el té tibio le pregunté a Palludia.

–¿Entonces, cuál es la razón por la que me invitaste a tu casa[3]?

–… ¿I-Increíble, cierto? ¡Ya tengo una Casa de Segundo Grado!

–Ah, eso de verdad es increíble.

«¡Esta chica, cambió el tema!»

–Por supuesto, no fue algo que logré solo por mí. Muchas personas me apoyaron con su oro. Puedes no saberlo, pero soy equivalente a un representante de tu país. ¡Una simple Casa de Segundo grado, no es nada para esta Palludia Gren Ehuir-nim!

–Ah, sí. Felicitaciones, Palludia.

Para su salud mental, decidí no decirle de mi Mansión Especial.

–¡Llámame Ludia! A-Así es como todos me llaman.

–¿Es así…? Okay, Ludia.

Shuna sí le llamaba Ludia. Pensé que era un apodo entre amigas cercanas. ¿Cuándo comenzó Palludia a considerarme un amigo? Ya que no pensaba que hubiéramos tenido la oportunidad de hacernos amigos tan cercanos, me quedé bastante desconcertado.

Sin embargo, el verdadero desconcierto estaba por pasar.

–E-Entonces verás…la…la razón por la que te llamé.

Palludia, no, el rostro de Ludia estaba increíblemente rojo. Después de tomar un sorbo de su té, ella apenas logró continuar con sus palabras.

–Hay algo…que necesito explicarte…

–¿Okey?

–M-Mi familia. Es una familia de la realeza.

–Sí.

Nunca olvidaré sus siguientes palabras por el resto de mi vida.

–Nosotros…Nosotros nacimos con ojos que pueden discernir a los compañeros destinados de cada cual. Quiero, quiero decir que, si me caso con esta persona y tengo hijos, la familia real estará destinada a prosperar.

–… Sí.

Un escalofrío bajó por mi espalda.

–Aparentemente es a causa de mi linaje…la sangre de mis ascendientes tiene mezclada sangre de una raza divina… o eso dicen.

–¿Hm…?

–C-Cuando nos conocimos.

Por alguna razón, no quería escuchar lo me iba a decir.

–Recuerdas cuando fui…mala…contigo.

–S…Sí.

Esperaba que no fuera cierto.

–Lo supe desde el momento en que te vi.

…¿De verdad? ¿Una chica tan linda, conmigo? Aunque quería decirle que no bromeara y tomarlo como un chiste, la expresión de Ludia era demasiado seria.

–En verdad, no me gustó. ¿Por qué tenía que casarme con un hombre que ni siquiera conocía, y que venía de otro mundo? Es por eso que fui tan mala contigo… ¡Yo ni siquiera pensé en que fueras un orco! Pensé que tenías un admirable cuerpo de artista marcial. Nunca te odié.

Mientras hablaba, su voz se iba calmando. Se ponía cada vez más calmada.

–Odiaba mis ojos. Odiaba mi linaje de realeza. Odiaba que tuviera que casarme con alguien que era escogido sin mi conocimiento. ¡Odiaba que estuviera conectada a alguien que ni siquiera podía vivir en mi mundo! Es por eso que me quedé en silencio. ¡Pero no te odiaba! ¡Me salvaste dos veces! Me ayudaste, incluso cuando no fui amable contigo ¡De hecho, te traté duramente! ¡Cuando dije que no me agradabas como persona, eso fue mentira!

–Ya, ya veo ¿Es por eso que me añadiste a tu lista de amigos?

–…Sí. No pensaba en matrimonio, pero no quería que se cortara la conexión entre nosotros. Tal vez, en ese entonces, yo ya estaba…N-No. Seguiré.

Recuperó su aliento, entonces me preguntó con voz calmada.

–… Shina Gren Ehuir. ¿La conoces?

Sí.

–Conozco a Shina. Ah, Shina Gren Ehuir. Ya veo, es tu hermana menor.

–Sí, es la segunda princesa real. Incluso siendo princesa, ella lucha con valor en la vanguardia como un caballero.

–Pero es igual que tú.

–¿¡Y-Yo!? ¡Soy una sacerdotisa! Así que no es tan peligroso.

–S-Sí.

No aguanto más, esta chica. Tengo que hacer algo. Aunque se veía calmada, no lo estaba para nada. Se alarmaba cada vez que yo decía algo y el tono de su voz cambiaba al azar mientras hablaba. Era obvio que estaba increíblemente nerviosa. Lo entendí ¡Yo también estaba increíblemente nervioso!

–Ella…Ella dijo que se iba a casar contigo, así que me asusté.

–¿Eh?

Esta era la primera vez que escuchaba esto. Hoy, eran muchas las cosas que oía por primera vez.

–¡También dijo que su pareja destinada eras tú! ¡Y seguía alardeando acerca de lo cercana que era contigo, casi como si me estuviera provocando!

Mis cejas temblaron ¡Qué miedo! ¡Aunque intercambiamos saludos de vez en cuando, nunca me imaginé que Shina estaba pensando de esa forma!

–Aunque muera, no dejaré a Shina tener… ¡Lo que quiero decir es! Pensé que debía decirte acerca de este problema ¡No tengo motivos ocultos!  Es solo que pensé que las dos hermanas escogieran a la misma persona como sus parejas destinadas. Solo quería confirmarlo, pero Mamá lo descubrió y…

–¿Descubrió?

–D-Descubrió que eras el Héroe de otro mundo…

Su rostro se enrojeció al dejar caer su cabeza y meció su mano en el aire. Aunque se veía extremadamente adorable, entendí lo que quiso decir en un instante.

–¿Ludia, e-esta casa…?

–…Sí. Mamá y Papá la prepararon.

¡Lo hicieron el Emperador y la Emperatriz!

… ¡Como regalo de bodas!

–G-Gracias por el té.

–¡Oye!

Cuando traté de pararme de mi asiento, Ludia apresuradamente agarró mi brazo.

–¡Solo, solo lo estoy diciendo! No hagas conclusiones apresuradas. ¿Qué, estás preocupado que fuera a proponerme ahora? ¿No eres tan narcisista, cierto?

–Lo entiendo, así que cálmate, Palludia.

–¡Dije que me llamaras Ludia!

–Está bien, Ludia. Inspira. Espira.

–Ju–Ja–.

Ella obedientemente siguió mis palabras e inhalaba y espiraba. Aun cuando ella estaba bastante alterada, hacer lo que yo le decía le hacía verse extremadamente ador… ¡Huk! ¡Yo también tengo que calmarme!

Después de recomponerse, me miró con ojos llenos de lágrimas y habló.

–Ya me calmé. ¡A-Así que! Solo te lo estoy haciendo saber, sabes. ¿Entendiste?

–Sí, lo entiendo. Bueno, esto es lo que pienso. El matrimonio debe ser entre dos personas que se amen ¿Cierto? Poder saber quién es esa pareja destinada, no hay garantía de que sea 100% correcto. Así que no tienes que preocuparte, Ludia.

–…Estúpido. Eres tan denso.

–¿Hm?

–¡No es nada!

Me preguntaba por qué. Ella parecía más calmada, pero también más enojada. Sin poder descubrir por qué, entré en pánico. Ah, también me sentía agitado. En verdad, Ludia era la más bella de todas las chicas que había conocido. Aunque estaba haciendo todo lo posible para disminuir mi evaluación de su apariencia al pensar en cuando ella era más joven, no podía negar que era hermosa.

Pero pensar que su pareja destinada era yo. ¡Mi corazón no tenía otra opción más que palpitar con fuerza! Por supuesto, a Ludia yo no le gustaba y estaba enojada por eso. Aun así, no pude evitar pensar ¿Y si?

Pero esto no estaba bien.

Algo como el destino no había necesidad de considerarlo. Cualquiera que tratara de hacer algo con Ludia por esta causa sería la más baja escoria. Ludia confiaba en mí y me lo dijo honestamente. Incluso si yo no pudiera actuar digno, tenía que al menos disminuir su carga.

–Me gustaría que conozcas a la persona que te gusta y que seas feliz con él. No tienes que preocuparte por algo como tu pareja destinada.

–¿…Qué hay de ti? ¿No te importa para nada? ¿Ni siquiera un poco?

Ludia al oírme me regresó una pregunta. Sus ojos estaban llorosos como si estuviera a punto de estallar en lágrimas. Me sentí como si no pudiera mentir frente a tales ojos y dije con una sonrisa amarga.

–Lo siento. No debería importarme, pero en realidad sí. Un montón. Eres increíblemente hermosa y aunque no actúes de esa forma, sé que eres amable. Si una chica así te dice que eres su pareja destinada…por supuesto que mi corazón se aceleraría. Lo siento, sé que no debería, pero…

–¡…Sí!

–¿Hm?

–¡Como dije, no es nada!

Ludia rápidamente agitó sus manos, pero por alguna razón, su estado de ánimo pareció hacerse más alegre. Con un rostro que estaba apenas aguantando una sonrisa, ella parecía estar tratando de retener las esquinas de su boca. No sabía por qué, pero pensé que era algo bueno.

–Entonces, mm. No escuches a Shina sin importar lo que diga ¿Okey? ¡Grábalo en tu mente!

Parece que eso era todo lo ella tenía planeado decir hoy. Mientras sorbía el té rojo que se había enfriado, respondí.

–Sí, seguro.

–¡Aunque Shina diga que tienes que casarte con ella porque eres su pareja destinada, no la escuches! A esa chica solo le gustas porque eres fuerte, así que no pienses que de verdad le gustas. ¿Entendiste, Kang Shin?

–Sí, entendí.

–¡Y!

–¿Hm?

Cuando respondí con una voz exhausta, ella garabateó en la mesa usando el agua del té y continuó murmurando en una voz baja.

–Contáctame más seguido…Olvidaré tu voz.

–O,Okey.

–También puedes venir otra vez cuando quieras. Usualmente estoy aburrida.

–Ya puedes irte. Voy a descansar.

–Muy bien, hoy fue divertido.

Después de despedirme de Ludia, me fui de su casa. Aunque escuché a Ludia soltar unos ruidos extraños y caerse, decidí ignorarlo. Después de todo, debe haber tenido mucho en su cabeza antes de decírmelo.

Estaba feliz de que varias preguntas que tenía acerca de Ludia fueran resueltas. Pensando que podía seguir siendo buen amigo de ella, las esquinas de mi boca se elevaron.

«¡Muy bien, ahora vayamos a mi propia casa!»

Cuando toqué la llave que estaba en mi inventario, un mensaje resonó en mi oído.

[¿Le gustaría moverse al Jardín de Marianne?]

–Sí.

Cuando cerré mis ojos y los abrí, estaba frente a una mansión enorme.

–Es demasiado grande…

El jardín que se extendía más allá del pórtico principal estaba lleno de coloridas flores y más atrás había varios árboles formando un hermoso escenario. Atravesé el portón de hierro que se abría lentamente en respuesta a mi llave y relajadamente caminé por el sendero de piedra mientras miraba los alrededores del terreno de la mansión.

De verdad que era increíblemente grande. Además, había tantos árboles frutales que podía oler su fragancia sutil y dulce. Cuando cogí una y le di un mordisco, una sobrecogedora dulzura y frescor bailó dentro de mi boca. Un poco más adelante por el camino de piedra, entre los árboles, vi lo que parecía un arroyo, pero lo ignoré por ahora.

–La mansión…Ah, la veo ahora.

La mansión también era enorme. Tenía un techo azul y estaba hecha de ladrillos color marfil. Sin exageraciones era tan grande como Varios Jabalíes Gigantes de Hierro. Solo su tamaño se sentía agotador. Justo frente a la mansión había una fuente y un amplio espacio vacío que la rodeaba.

–¡Cierto! ¡Podía dejar el cadáver del Jabalí Gigante de Hierro aquí! En el futuro cuando necesitara desmantelar el Jabalí Gigante de Hierro, podía hacerlo al lado de la fuente ¡Sin mencionar que el agua estaría tan cerca de mí que podría beberla!

Después de mirar alrededor de la fuente y sus cercanías, puse mi atención al interior de la mansión. Subí las escaleras y apareció otra puerta, la cual reaccionó a la llave que tenía y se abrió.

[Entraste al Jardín de Marianne.]

[La Pierda de Mana requerida para la autorización ha sido confirmada. ¿Le gustaría ser reconocido como el dueño de la mansión?]

Mientras estaba abrumado por la vista del amplio salón que había aparecido después de la puerta, resonaron los mensajes. No pude evitar estar confundido. ¿Piedra de Mana? ¿Cuándo fue que obtuve una Piedra de Mana?

Pero ya que dijo que me autorizaría, no había razón para que me negara. Cuando acepté la oferta del mensaje, mi inventario de repente se abrió en medio del aire.

–¿Q-Qué?

¿Cuándo abrí mi inventario? Mientras estaba confundido, algo estaba saliendo de él.

Era el hocico del Jabalí Gigante de Hierro.

 

 

Notas:

[1] NC: No entiendo ¿los perfumes cambian el rostro?
[2] NT: No pues todavía vengo entrando….
[3] NT: YOU FOOL!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! NC: Prota princeso


Anterior capítulo |TOC| Siguiente capítulo

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s