The World After The Fall: Capítulo 24


Hi people~~ perdón por lo de la semana pasada, no he podido subir capítulo de WAF…. de nuevo…..por segunda vez si no me falla la memoria….Ahem, bueno, pero no se preocupen, pues ya saben cómo trabajo aquí, si no subo el capítulo de la semana, ¡¡entonces les traigo para la próxima un pack de capítulos!! >:v

por lo que no me queda más que decir, disfruten~~  :3

(1/3)

Traductor: The Un-Neet~
Editor: Absolute


Episodio 4:

El 1% del Mundo (5)

‹Episodio 4. El 1% del Mundo (5)›

 

¿Viví por mucho tiempo?

Al escuchar lo que dijo Jae Hwan, el lado que estaba enojado no era Meikal, sino los artesanos circundantes.

“¿Cómo te atreves a decir eso?”

Por otro lado, el estado mental de Meikal había cambiado; parecía estar preocupándose seriamente por algo.

“… ¿Qué significa eso exactamente?”

Jae Hwan no respondió inmediatamente.

“Intenta volver a usar tu habilidad.”

Después de dudar por un momento, Meikal se levantó de su silla y fue de acuerdo a las instrucciones de Jae Hwan.

Agarrando martillo y cincel, comenzó a golpear el cuerno.

Primera, segunda, tercera vez.

Al ver a Meikal golpear el cuerno como una máquina, Jae Hwan lo detuvo de inmediato.

“¿Qué acabas de ver?”

“… ¿Qué?”

Al ver la confusión en los ojos de Meikal, Jae Hwan agitó su cabeza.

“Hazlo otra vez y presta atención.”

Meikal usó su habilidad de nuevo. El mensaje ‘La Habilidad ha fallado’ resonó repetidamente en sus oídos. En vez de sucumbir al mensaje en desesperación, Meikal se concentró en lo que había causado que la habilidad fallara.

¿Qué ves allí?
No vio absolutamente nada.
No, si fuera a ser específico, podía ver su martillo y cincel.

“Ya veo. Esas serían las cosas que veo.”

“… ¿Me estás jodiendo?”

Meikal estaba a punto de tirar su martillo hacia Jae Hwan.

Jae Hwan abrió su boca.

“Ese martillo y cincel, ¿sabes qué principios seguir para trabajar en un cuerno?”

Meikal vaciló antes de dar respuesta.

“Bueno, con la fuerza de la habilidad de Procesar…”

Jae Hwan habló mientras agitaba su cabeza.

“Desde un principio debí parafrasear mi pregunta de una manera diferente. Te preguntaré nuevamente.”

Jae Hwan —mirando fijamente a los ojos de Meikal— compuso una pregunta consistida de palabras selectas.

“¿Conoces los principios y mecanismos detrás de cómo funciona la habilidad de Procesar?”

La expresión de Meikal se endureció.

“Tú, ¿entiendes el peso de lo que estás diciendo?”

Meikal dijo, su tono medio enojado y medio incrédulo.

“¿Qué tipo de principio usa la habilidad de Procesar?”

Todas las habilidades se originan de otra habilidad predecesora.
Aquellas habilidades eran el origen de las habilidades.
El Procesarde las Pesadillas era una de aquellas habilidades.

Usar aquellas habilidades para trabajar en un material era lo mismo que modificar directamente las partículas que constituían el material. Ellas no fueron creadas por nadie, sino que, en su lugar, nacieron desde el principio. Era como agua o fuego cuando chocaban con los elementos. Algo que había existido desde el inicio. Aquellos de las «Grandes Tierras» estimarían éstas como las primeras habilidades.

¿Cómo un humano podría explicar el origen del mundo?
¿A qué demonios se refiere al preguntar por los principios detrás de la habilidad?

Jae Hwan asintió con la cabeza mientras hablaba.

“Así es. Ni siquiera sabes exactamente lo que estás usando, pero a pesar de ello, lo has estado usando por todo este tiempo.”

Aquellas palabras pincharon el orgullo de Meikal.
Meikal eventualmente abrió sus dientes estrechamente pegados.

“… Se concentra el poder espiritual al martillo y cincel, y se utiliza esa fuerza para artillar delicadamente el cuerno. Eso es probablemente el principio subyacente detrás de la habilidad.”

“¿En verdad? Si Procesar fuese tan simple, ¿entonces cómo es que otros no pueden usarla?”

“Eso…”

Solo aquellos que han aprendido la habilidad de Procesarpodían usarla, de otro modo, ¿por qué aquellos que no llegaron a aprenderla no aplicaron esos simples principios por sí mismos pese a no haber aprendido la habilidad?

Meikal cerró la boca. Pensando vagamente sobre ello, Meikal se percató de lo ridícula que sonó su explicación. Lo que dijo Jae Hwan tenía sentido. Si el principio fuese tan simple, ¿entonces las personas no serían capaces de usar la habilidad de Procesar sin realmente aprenderlo?

“No sabes lo que esa habilidad verdaderamente es. Y, aun así, continúas usándola.”

En ese momento, Meikal no pudo evitar odiar al hombre en frente de él.
En primer lugar, nadie sabía el principio detrás de Procesar.
Pero, ¿entonces por qué este hombre lo insultó y lo miró con menosprecio por no conocer tal cosa?

“Hablas como si supieras cuál es el principio.”

“Eso es porque sé cuál es. Para ser más específicos, lo descifré hace unos momentos.”

“¿Qué?”

En silencio, Jae Hwan trazó muescas en el cuerno. Como si respondiera a los dedos de Jae Hwan, la superficie del cuerno empezó a sacudirse. Los ojos de Meikal se ensancharon. Era una escena mágica.

“¡¿C-cómo fue que Procesar…?!”

El cuerno se dividió lentamente junto a la línea trazada por la punta del dedo de Jae Hwan. De manera lenta y calmada. Mientras seguía la luz blanca emitida por el dedo de Jae Hwan, el cuerno eventualmente se dividió completamente a la mitad.

La cabeza de Meikal estaba mareado.

Sin darse cuenta, las piernas de Meikal perdieron todas sus fuerzas. Sus adentros estaban en confusión mientras sufría de tanto celos como desesperanza.

“… ¿Quién rayos eres? ¿Exactamente qué tipo de bendiciones recibiste para ser capaz de poseer tanto talento?

“No es talento.”

Fue una voz firme.

“Observa de cerca una vez más. Entonces, dime lo que ves.”

Meikal echó un vistazo una vez más a la punta de los dedos de Jae Hwan. Las partículas que vinieron en contacto con la punta del dedo de Jae Hwan se desintegraron en polvo fino. Parecía como si estuviera siendo devorado por algo.

“… ¿Las partículas se están descomponiendo?”

Jae Hwan asintió con su cabeza.

La mente de Meikal se concentró de nuevo.

“No será fácil para ti. Debido a la tremenda cantidad de entrenamiento y trabajo duro que has hecho en tu larga vida, el ‘mundo’ que conoces y ves ya se habría solidificado en un grado mayor.”

Escuchó atentamente a las palabras de Jae Hwan.

Incluso después de haber visto la prueba en la punta de los dedos de Jae Hwan, Meikal aún no podía creer completamente lo que veía. La expectativa que tenía era que Jae Hwan estaba usando algún tipo de truco que nublaba los ojos y pensamientos de Meikal.

Era su desconfianza al joven.
El egoísmo de alguien que había acumulado numerosos años de vida.
Decenas de millones de curtidos, templados, y martillazos, esos no fueron los resultados de su trabajo, sino de su orgullo inmortal.

“Todo tu trabajo duro fue por nada.”

“Entonces…”

“Has practicado tan duro que creciste enfermo, ¿no deberías ya de darte cuenta?”

Con un golpeteo suave, el cuerno de garnak debajo de la punta del dedo de Jae Hwan se destrozó.

“Si aun después de todo el trabajo que has hecho, no has podido tener éxito, entonces no eres tú quien está mal, es el mundo.”

“E-eso…”

Meikal encontró imposible de entender lo que Jae Hwan estaba tratando de decir.
¿Cómo podía ser que el mundo mismo fuese el culpable?

Meikal recordó el momento en el que aprendió Procesar por primera vez. Recordó sus días más jóvenes, cuando sus ojos estaban puestos sobre las espaldas de las pesadillas que caminaban en el mismo camino que él.

El joven Meikal era ansioso.

Se mantuvo pensando que llegaría el día donde él podría volverse como aquellas Pesadillas, pero aún existía una extraña duda en su mente. ¿Podría superarlos y pararse encima de ellos si entrenaba de la manera que lo hacía ahora?

Pero solo porque escucharía las dudas no significaba que el joven Meikal lo tomaría a pecho.

Al final, todo lo que Meikal podía hacer era ponerle más esfuerzo.
Meikal usó la habilidad una y otra vez hasta que su cuerpo no podía aguantar más la carga.

Entrenó y entrenó hasta que su mente quedara en blanco.
Al dedicarse a sí mismo a esfuerzos extraordinarios, Meikal eventualmente olvidó sus dudas originales.

Se olvidó de todo eso. Mientras su habilidad elevaba de nivel, sus capacidades se incrementaban y las chances de éxito también subieron. Un mundo honesto que recompensaría a aquellos que trabajaran duro. En ese tipo de mundo, Meikal no podía dudar de su propio camino.

Eventualmente, terminó en su lugar actual.
Un lugar donde todos sus esfuerzos fallaron en derramar más luz en este camino que escogió.

Meikal finalmente entendió.
Solo cuando era joven, él podía culpar al mundo.

“… ¿Dijiste que el mundo está equivocado?”

Meikal habló con una voz pesado.

“¿Entonces qué quieres que haga?”

Una abrumadora voz atada con los 150 años de sangre, sudor y lágrimas de Meikal.

Una voz completamente tintada de experiencia de sus años.

“¿Quieres que luche contra el mundo?”

Jae Hwan miró fija y calmadamente a Meikal.
Lo miró con los ojos de un veterano que no abandonó su mundo cuando su mundo lo abandonó.
Se quedó en su lugar así por un momento.

“Puede que hayas progresado en años, pero aún tienes poder para combatir el mundo.”

Al escuchar eso, los ojos de Meikal se sacudieron.

“Mira atentamente una vez más. Confía en nada más que sólo tus propios ojos.”

Meikal que había quedado en blanco de repente tuvo una comprensión tardía de lo que Jae Hwan quiso decir. Jae Hwan le estaba diciendo a Meikal… Deja ir los años que has acumulado. Olvida todo.

Rechaza la vida que has vivido hasta ahora.
Era una cosa extremadamente dolorosa.

Sin embargo, Meikal tenía un indicio de emoción mientras se preguntaba sobre qué tipo de mundo vería a través de su rechazo. Esa curiosidad era quizás el último remanente de su juventud.

Era la primera vez que Meikal olvidaba una habilidad desde el momento de su nacimiento.
Él luchó para liberarse de los grilletes que se habían vuelto uno con su alma a través de los años de su vida. A pesar de que estaba luchando, rechazó cerrar sus ojos.
Ensanchó sus ojos y se concentró en la punta del dedo de Jae Hwan.

Lo hizo así para que pudiera posar sus ojos en algo que había perdido a pesar de la vida que ha vivido.

Jae Hwan agarró un martillo y cincel.

La luz de Procesar envolvió las herramientas en las manos de Jae Hwan.

Tang.

Una vez más, tang.

Y de nuevo.

Tang.

Cada vez que escuchaba ese sonido, Meikal sentía que algo en su alma se estaba deshaciendo lentamente. Los numerosos hechos que había considerado ser sentido común se estaba desenredando lentamente.

Transcurrió una cantidad desconocida de tiempo.
De pronto, un ruidoso crack resonó a través de todo el taller.

Como si un vidrio gigante se estuviera agrietando desde sus bordes.
Una cierta verdad se había deshecho de su cabeza.

El rostro de Meikal de repente fue abrumado por miedo. ¿Es esto posible? ¿Estoy presenciando algo que nunca debí mirar? Sin siquiera saberlo, Meikal cerró fuertemente sus ojos. El silencio encontró su camino al mundo. Algo se hacía lentamente su camino a través del abrumador silencio. Una soledad terrible vino a atacarlo. Ahora sabía.

El mundo en el que ha estado viviendo todo este tiempo había sido destruido.

A pesar de estar aterrorizado, Meikal también estaba curioso, curioso sobre el nuevo mundo en el que había puesto un pie. Utilizando toda su fuerza, Meikal se forzó a abrir los ojos.

El cuerno del garnak lo estaba viendo.
Pero, ya no era más un cuerno.

Su cuerpo era grande, lo suficientemente alto como para alcanzar las murallas de la Fortaleza Gorgón, y su cuerpo estaba incrustado con espinas y dientes que amenazaban consumir sus alrededores. Un monstruo comprimido de horrible masa de odio.

Meikal encaró el monstruo con manos y labios temblorosos.

¿Esto es con lo que me he estado encarando todo este tiempo?
¿He estado usando mis lamentables habilidades contra algo como eso?

Al mirar sus alrededores, donde deberían de estar sus compañeros artesanos ahora fueron cambiados por cadáveres. Un terrible hedor se estaba originando de aquellos cadáveres demacrados. Gusanos se arrastraban fuera de los orificios de sus ojos.

Meikal estaba a punto de perder su mente.

Entonces, allí estaba Jae Hwan.
Aferrándose a un martillo y cincel.

Un hombre, sin poseer habilidades, encarándose contra un monstruo.

Cuando el monstruo atacó a Jae Hwan, él respondió con un golpe y lo puso en su lugar. El monstruo dejó salir un ruidoso y horrible grito. Sangre salpicó fuera del cuerpo del monstruo, sus fluidos corporales fluyendo libremente de sus heridas. Independientemente, el monstruo no parecía estar sufriendo un fuerte golpe. Más bien, parecía estar satisfecho. Como si estuviera satisfecho de pelear contra tal oponente después de un largo tiempo.

Los cuerpos circundantes se agitaron mientras gritaban.
Si era que estaban animando a Jae Hwan o apoyando al monstruo, él no sabría decirlo.

En el centro de la confusión y locura estaba Meikal, que había estado temblando en ambos cuerpo y mente.

‘Alas, ¿este hombre siempre ha estado viviendo en este tipo de mundo?’

Un Despertado que vivía en un mundo privado de habilidades, sistemas y subidas de nivel. Un verdadero mundo honesto donde nada te puede engañar. Un mundo enteramente hecho de verdad. A pesar de que estaba tan nauseabundo que estaba a punto de vomitar, aún experimentó el exquisito sabor del proceso de herrería.

Este era el mundo después de la caída.

¿Cómo un mundo así podía existir?
¿Cómo el hombre frente a él podía vivir en este mundo sin perder la mente?
Meikal hizo contacto visual con Jae Hwan por un breve segundo.

En este mundo, Jae Hwan se veía como una persona normal. No era ni un héroe ni un salvador enviado a salvar el mundo. Era un joven hombre promedio. En todo caso, la única característica destacable que poseía era su coraje a no abandonar este mundo.

Meikal entendió la locura de Jae Hwan por primera vez. Podía sentir y entender la soledad y dolor que Jae Hwan experimentó. Después de haber entendido todo esto, llegó a un entendimiento, que nadie sería alguna vez capaz de entender a este hombre.

El cuerno del garnak miró fijamente a Jae Hwan con ojos calmados.
Es imposible para ti venir aquí.

Un miedo que no recibió el permiso del mundo.
Las piernas de Meikal estaban temblando.
No había lugar para la retirada ahora.

El monstruo se estaba acercando con un agujero estirado.
El agujero estaba lleno de cuerpos.
En el siguiente momento, Meikal se encontró a sí mismo mirando fijamente en la gran pupila del monstruo.

“¿Cómo, cómo en este mundo…?”

Ese fue el último pensamiento que tuvo Meikal antes de que el monstruo lo consumiera.

Bueno, antes de que el monstruo casi lo consumiera.

Tuk.

Meikal alcanzó a ver a Jae Hwan mientras lo alejaba de las garras del monstruo.

Mientras se limpiaba el sudor de su ceja, Jae Hwan habló.

“¿No vas a mantener la calma?”

“Heo-heok…”

“¿Olvidaste que estás en medio del proceso de elaboración? Ayúdame adecuadamente.”

Al sentir a Jae Hwan pellizcándolo hasta despertarse, Meikal una vez más encaró al monstruo en un estado de mareo.

Sentía la mano de Jae Hwan agarrándole el hombro. El viejo Meikal apretó su puño por valentía. Una valentía para sobrepasar este mundo que carecía de habilidades. Valentía para forjar un camino que nadie había pisado antes. Valentía para forjar un camino que él podría haber partido años atrás pero se había rehusado a hacerlo.

Repentinamente, piel comenzó a crecer de las manos de Meikal. Vasos sanguíneos comenzaron a formarse dentro de su cuerpo y sangre empezó a impulsarse. Sintió un corazón comenzando a latir en su pecho y su visión se fue aclarando más y más. Meikal sintió poder fluyendo a través de todo su cuerpo. Como el día que sostuvo un martillo por primera vez en los tiempos dorados de su juventud.

Meikal corrió hacia el monstruo.
Mientras el cuerno del garnak se acercaba cada vez más, Meikal alzó su martillo.

‹•›

Dos días pasaron.

La vaina de Jae Hwan fue finalmente completada.

 

 

Notas:

0– Esto es el título de la novela, por si aún no se percataron.


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s