Infinite Competitive Dungeon Society: Capítulo 64


Lamento mucho la demora. Aún seguimos sin poder confirmar cuándo se podrá seguir publicando (de manera seguida) este proyecto. Les rogamos ser pacientes, y muchas gracias.
Feliz lectura.

Traductor: Aoisorabluesky
Editor: Fixer-san


Lin, el Draconiano (2)

 

Cuando alguien escucha la palabra “no muerto”, ¿En qué monstruos normalmente piensa? El primero que viene a la mente son los zombis, ¿no es así? Los wraiths que aparecieron en el 6to piso de la mazmorra también contaban como no muertos.

En lo segundo que pensarían las personas eran por supuesto…

—Humano.
—Humano con costillas jugosas.
—El peroné[1]es mío.

—¡Piérdanse, ni siquiera puedo hacer sopa de carne usando sus huesos!

Esqueletos. Eran criaturas no muertas que no tenían ni un poco de carne y estaban hechos de huesos blancos o negros.

[Los relámpagos no funcionan bien en los huesos, Amo…]

—No estés triste, Peika. Solo tenemos que aplastarlos completamente para compensarlo.

Usando mi lanza como un garrote, destrocé a los esqueletos que se me acercaban. Eran mucho más duros y tenían ataques mucho más fuertes comparados con los zombis y los ghoules. Aun así, eran mucho más débiles que yo. Sus ataques solo eran tan fuertes como para dejarme un rasguño en la armadura si les dejaba atacarme libremente. En otras palabras, apenas podían romper mi defensa y hacer una minúscula cantidad de daño. Por supuesto, eran vergonzosamente débiles.

Sin embargo, sus poderes defensivos eran bastante buenos y eran más problemáticos que los zombis o ghoules en cuanto a poderes regenerativos. Si los rompía sin imbuir mana en mi lanza, se regeneraban, así que tenía que pasar por el trabajo de destruirlos con mi lanza imbuida con una mezcla de poder elemental y mana.

Aunque no tenían tan mal olor como la carne podrida, aun así eran bastante sucios y molestos de tratar. Hasta la forma en que se movían me fastidiaban. Para ser meros esqueletos, se movían con pasos de baile mientras trataban de atacarme con sus espadas. De verdad querían que los aplastara.

Y además, a estos tipos les gustaban los huesos demasiado.

—Su cráneo se ve bien.
—Me gusta su tercera vértebra cervical[2].

Cada vez que me veían, se abalanzaban sobre mí mientras alababan mi estructura ósea. Me preguntaba si este piso estaba diseñado para irritarme. Quizás era una característica común de un los monstruo tipo no muerto, pero sus logros en las artes marciales era penosamente bajos. Simplemente puse una lanza en cada de mis manos y les adicioné Aura Espiritual para usarlos como porras eléctricas. Y así nada más, aplasté los cráneos de los esqueletos mientras avanzaba.

—¡L-Los huesos que pasé toda mi vida puliendo…!
—¡Él rompe cráneos…!
—¡Rompe Cráneos!
—¡Huyan, es el Rompe Cráneos!

—¡Cállense!

¡Estos tipos! ¡Para ser monstruos sin cerebro, sí que son más inteligentes que los zombis! ¡Debí haberlo sabido cuando dijeron algo como tercera vértebra cervical!

[¡Bomba Trueno!]

—¡¡¡Es el Rompe Cráneos!!!

—¡Viene el Rompe Cráneos!

—Y ahora me estáis llamando Rompe Cráneos sin importar en donde los ataque…

Me llamaban Rompe Cráneos cuando les rompía las costillas. Me llamaban Rompe Cráneos cuando les aplastaba los brazos. No podía entenderlo.

No podía simplemente seguir avanzando como lo hice en el piso 21. Por lo tanto, comencé a caminar más rápidamente, meciendo mis dos lanzas y lanzando Bombas Trueno hasta que llegue al piso 26. El tiempo que me tomó lograrlo fue de 7 horas. Después de confirmar que mi nivel había subido a 27 y confirmando que no había más esqueletos cerca, guardé mis lanzas y suspiré.

—Loretta, estoy aq…Ah.

En la Tienda del Piso 26, no pude encontrar a Loretta. En su lugar, había un joven descansando su mentón en el mostrador mientras se fumaba un cigarrillo. Al descubrirme, miró alrededor y murmuró masticando su cigarrillo.

—¿Eh?… Oh, cierto. Era a partir de hoy. Bienvenido.

—Hola, ¿Eres el remplazo de Loretta?

—Hm, de verdad que pareces del tipo de noonim… ¿Qué, un Héroe? Noonim es bastante habilidosa.

El joven me miró con ojos carmesí resplandecientes. Aunque habló entre dientes mientras masticaba su cigarrillo su voz era agradable de escuchar. Tenía piel blanca como nieve y era lo suficientemente lindo para ser confundido por una chica. Sin embargo, hubo algo que atrapó mi atención.

—Um…en tu cabeza…hay cuernos.

—Sí, soy un Draconiano.

Después de responderme casualmente, soltó una bocanada del humo del cigarrillo. Entonces, volvió a poner el cigarro en su boca. ¿No me digas que él piensa que eso fue una explicación? Atónito, me quedé mirándolo mientras fumaba.

Su cabello era negro igual que el mío. Sin embargo, era extremadamente largo, y estaba atado sobre su cabeza en una coleta. Dos cuernos plateados y curveados salían de sus sienes, haciendo una simetría. Y por último, sus ojos eran un poco sucios.

Vestía prendas negras por todo su cuerpo, parecía no tener nada de músculos. Entonces noté la parte de alrededor de su trasero, en donde estaba meciéndose gentilmente una cola escamada docenas de veces más larga que la de un lagarto. Fue entonces que recordé algo.

—¿Um, eres un hombre bestia?

—¿Hombre bestia? Mmm…no. Los hombres bestia son seres bendecidos por un Dios para tomar características de animales. Por otra parte, los Draconianos obtienen sus características por su linaje dragónico.

—¿Dragones?

—Ah, eso es todo lo que necesitas saber. No es nada importante.

Él parecía demasiado flojo para explicar más mientras esparcía el humo con sus manos. Aunque tenía una enorme carga de preguntas que quería hacerle, decidí dejarlo pasar. Sin embargo, él parecía tener sus propias preguntas. Después de terminarse el cigarrillo, me miró y preguntó.

—¿Entonces, tú eres Kang Shin, cierto? El Héroe de la Tierra.

—No me gusta mucho que me digan Héroe.

—¿De verdad? Entonces, solo Kang Shin. Quiero que sepas esto. Noonim me fastidió bastante para que cuidara bien de ti.

—¿Te fastidió?

—Loretta-noonim estaba a cargo de casi 4000 exploradores. No pienses que mi verdadero cuerpo estará en todos esos lugares.

—¿Oh, entonces no eres una marioneta, sino el de verdad?

—¿Qué, ella incluso te dijo lo de las marionetas?…Cayó profundo, esa persona.

¿Qué quiso decir con que Loretta cayó profundo? Este nuevo manager de la Tienda era poco amistoso y le gustaba hablar solo. Y cuando empezaba a extrañar a Loretta, soltó como si hubiera acabado de recordar algo.

—Lin. Puedes llamarme Lin.

—Okey, Lin. Cuida bien de mí por un tiempo.

—Mm, sí. Estoy curioso sobre cuantos pisos puedes subir durante este año. De acuerdo con noonim, eres uno de verdad que no se ha visto desde hace tiempo. ¿Puedo esperar por lo menos cinco pisos, cierto?

Me miró con ojos estrechos al hablar arrogantemente. ¿Oh, me estás provocando? Yo, Kang Shin, el más hombre de los hombres, aceptaré el desafío.

—¿Lin, te gusta apostar?

—Kukuku, me encanta.

Lin y yo intercambiamos sonrisas. Como era de esperar del remplazo de Loretta. ¡Estaba caminando hacia donde mismo lo hizo una vez ella! Tuve que aguantar que mi risa explotara. Lin, por otra parte, me estaba mirando como si fuera un niño ingenuo. Ya esperaba con ansias el día en que su expresión cambiará.

—Kang Shin, decidamos nuestra apuesta. Está lo que noonim dijo, así que dudo que no lograras llegar al piso 30 en 1 año. Cierto, si derrotas al Jefe del Piso 35 tú solo en menos de 1 año, haré un guantelete adecuado para ti. Si incluso derrotas al Jefe del Piso 40 tú solo en menos de un año, haré un arma que contenga mi esencia.[3]

—¿Lin, eres un herrero?

—Sep. Soy un descendiente del Dragon Rojo, así que tengo buena afinidad con el fuego. En cualquier caso, si no puedes pasar del piso 35 en menos de un año, tendrás que darme tu reloj de bolsillo. Junto con tu subclase por supuesto. Aunque también tendrás que dármelo si haces grupos para derrotar al Jefe del Piso 35, dudo que tengas muchas habilidades ahí de todas formas.

Ya tengo cinco. No que fuera a decírselo, por supuesto.

—¿Es posible quitarle a uno la clase?

—No lo hubiera dicho si no. Aunque, no cualquiera puede hacerlo.

Ciertamente, una penalización aterradora. El reloj de bolsillo era un tesoro que era gran parte de mi fuerza total. Con eso dicho, esta persona era demasiado indulgente. ¿Acaso piensa que no puedo subir 14 pisos en un año? Pregunté con una sonrisa tímida.

—¿Entonces, que pasa si paso el piso 40 mucho antes?

—¿Qué? ¿Menos de 1 año? Puhat.

El Draconiano resopló.

—No hay registros de que tal cosa sucediera. No menosprecies al Jefe del Piso 40. Forzó a innumerables retadores de la Primera Mazmorra a arrodillarse. La leyenda dice que es incluso más fuerte que el Jefe del Piso 45. ¿Piensas que puedes llegar al piso 40 y derrotarle en menos de un año? No bromees.

—Pero un hombre debe soñar a lo grande. ¿Si hay una gran recompensa, no estaría más motivado a intentarlo?

—…No estás equivocado. Cierto, a los exploradores de estos días realmente les falta ese tipo de actitud. Hmm.

Lin comenzó su segundo cigarrillo. No sacó un encendedor, pero el cigarrillo se prendió solo. Al parecer el poder del Dragón Rojo era usado para prender cigarrillos. Mientras asentía con mi cabeza en aprecio de haber ganado nuevo conocimiento, Lin murmuró con el cigarrillo en su boca.

—Si lo haces en menos de 9 meses, te haré un casco junto con el arma. Si lo haces en menos de 8 meses, añadiré el guantelete. 7 meses, más unas botas.

—Ah, aunque ya tengo botas que usar.

—Si lo logras, puedes darme tus botas. Les haré un trabajito.

—Ah, entendido.

—Y finalmente, aunque creo que es completamente imposible, si lo logras en menos de 6 meses…ja, ni siquiera puedo decirlo con una cara seria. Como sea, si logras pasar el piso 40 en menos de 6 meses, te haré un set de armadura de placas completo. Junto con el arma por supuesto.

—Guao, eres realmente generoso.

—¡Pujajajajaja! ¡Subir 14 pisos en medio año, pienso que tú eres mucho más generoso que yo! ¡Ku, kukukuk! ¡Sé que eres un Héroe, pero tu hígado es tan grande que cuelga por fuera de tu barriga[4]! ¡Agh, mis costados! ¡Ya entiendo un poco porqué le agradas tanto a Loretta-noonim!

—Ek, pero me gustan las mujeres…

—A mí también, bastardo.

Porque de repente enfatizó sus palabras con ojos agudos, me sobresalté un poco.

—Bueno, esfuérzate, Kang Shin. No te rindas a la mitad. Lo que más odio son las personas que se rinden.

—Que coincidencia.

Después del generoso descanso, me estiré y relajé mi cuerpo. Sosteniendo mi Lanza Negra de Tierra, le grité a Lin mientras daba un paso hacia las escaleras del piso 27.

—Yo también lo que más odio es rendirme.

 

Notas:

[1] NC: Peroné: hueso largo de las piernas humanas, de la rodilla a los tobillos.
[2] NC: Las vértebras cervicales son las del cuello humano.
[3] NC: Se embarcó.
[4] NTI/E: Proverbio coreano que quiere decir que tienes muchas agallas NC: Honestamente no le veo sentido.


Anterior capítulo |TOC| Siguiente capítulo

Anuncios

Un comentario

  1. ufffff esta saga si que estara buena pero hay algo que se le olvida al prota…….. dos mujeres lo envitaron a su casa 7w7

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s