Awakening: Capítulo 229


2do capítulo~~~

 


-Karma de Kureji-

“Hey, ¿no me has dicho cómo reencarnaste en el cuerpo de este niño?” Kureji Hai le preguntó a Lei Yin cuando lo vio yéndose.

La silueta de Lei Yin desapareció. Su voz reverberó en el aire: “Te lo diré la próxima vez que nos encontremos.” Al ver la silueta de Lei Yin desaparecer de su vista, Kureji no pudo evitar gruñir.

Naoko se preocupó, vio a Lei Yin aparecer ante ella, se sobresaltó, pero corrió hacia su pecho tan rápido como fue posible.

Lei Yin sintió lástima, con ojos suaves, acarició suavemente su sedoso largo cabello y se disculpó “Lo siento. Te hice preocuparte excesivamente. Estoy bien.”

Naoko lo abrazó silenciosa y fuertemente, no estaba dispuesta a dejarlo ir, tenía miedo de que Lei Yin desapareciera en el momento en que ella lo soltara, se aferró a él con fuerza, complaciéndose por completo en la comodidad de su calor.

Lei Yin entendió que el sable malvado por sí solo no era una amenaza para él, sino el que manejaba la espada malvada. Sin embargo, Naoko no sabía esto, ella estaba preocupada de que Lei Yin se perdiera ante el poder del sable malvado.

Lei Yin infeliz por haberla causado tanta preocupación, la abrazó con fuerza, su corazón se sentía triste.

Poco después, Naoko se relajó gradualmente, asegurándose de que no se iría a ningún lado sollozando suavemente. Lei Yin la consoló, le acarició su cabello suavemente como una niña.

Lei Yin la miró, con ojos llenos de suavidad, al ver que solo estaba llevando calcetines recordó que la cargó y saltó por la ventana sin darle la oportunidad de usar zapatos. Sintiéndose bastante arrepentido, Lei Yin se arrodilló, dándole la espalda dijo: “Sube, te llevaré sobre mi espalda.”

Naoko refutó “¡Puedo caminar por mí misma!”

“¡Sé obediente, sube rápido!” Lei Yin insistió.

Naoko lo miró con dulzura, se acercó, levemente poniendo sus manos sobre sus hombros.

Esta fue la primera vez que Lei Yin la llevó sobre su espalda. Naoko no pudo evitar sentirse dulce en su corazón. Ella se inclinó más cerca, sus manos se enrollaron fuertemente alrededor de sus hombros abrazando firmemente su cuello. Ella apoyó su cabeza sobre su espalda disfrutando de su cálida temperatura.

Naoko abrumada emocionalmente, levantó su cabeza, con su voz suave, susurró: “Lei”

“Sí.….”

“Siempre estaremos juntos. Nunca me dejes ¿okay?” Levantó su cabeza y la empujó más cerca de su rostro (de Lei Yin) gentilmente.

Lei Yin volteó su cabeza para mirar hacia atrás, ligeramente, besando sus labios. Ella respondió amablemente, con los ojos cerrados saboreó el sabor de sus labios.

Lei Yin habló calmadamente. “Te cuidaré por siempre, después de nuestra muerte, nuestras cenizas se mezclarán.”

Naoko incapaz de contener sus emociones, con lágrimas llenando sus ojos, tomó los labios de Lei Yin con los de ella.

Después de lo que pareció una eternidad, Lei Yin dijo de repente: “Naoko.”

“¿Sí?” Naoko con su cara roja, respondió, mirándolo coquetamente.

“Mi cuello está un poco agrio.”

Naoko mirándolo con ojos traviesos dijo. “No se te permite dar la vuelta.” Acarició sus labios y continuó besándolo.

“Umm……”

.

.

.

.

“No habría imaginado que el sable malvado, considerado como la reliquia de la familia del amigo de mi abuelo en realidad afectó a su propio descendiente. Entiendo ahora porque insistió en que a nadie se le permite empuñar esa espada, incluidos mi abuelo o sus descendientes. Quizás este sable malvado no debería existir en este mundo en primer lugar.” Naoko, agraviada, suspiró después de escuchar la historia de Lei Yin.

Lei Yin explicó la mayoría de las partes de la historia con sinceridad sobre el hombre y su historia. Él, sin embargo, dejó de lado la parte del hombre siendo poseído por el alma de la espada. Este hecho en sí mismo era inconcebible e involucraba demasiados secretos, por lo que Lei Yin lo excluyó con tacto. Él solo explicó que después de herir al hombre y recuperar el sable malvado, gradualmente recuperó su cordura y le explicó todo lo que le sucedió, después de lo cual escapó.

Lei Yin dijo: “El hombre no es malvado, pero fue influenciado por la intención del sable. Si nadie usaba el sable en primer lugar, no habría aparecido en este mundo otra vez. Pero esa bestia tuvo que codiciar la esposa de otra persona y él despertó ese intento de matanza. Un cuchillo se puede usar para cortar vegetales y puede ser usado para matar. El punto es cómo la gente elige usar el cuchillo. Sin embargo, quédate tranquila, esta situación no fue tu culpa. No se podía evitar.”

La abuela de Naoko después de un largo rato de silencio, finalmente preguntó: “¿Qué le pasó al hombre ahora?”

“Él ha recuperado su cordura y ya se habrá ido de Nagoya.” Respondió Lei Yin.

La vieja dama se volvió silenciosa una vez más.

Las manos de Naoko sobre el hombro de su abuela masajearon suavemente consolándola. “Abuela, se acabó. No te preocupes por eso nunca más.”

La anciana palmeó suavemente la mano de su nieta en su hombro.

Después de comer la comida que la abuela de Naoko preparó, Lei Yin y Naoko, regresaron a la Ciudad Gero. Ellos, sin embargo, no regresaron a su hotel original, sino se movieron a un nuevo hotel. Se mudaron a un sereno hotel de aguas termales.

Inicialmente, el hombre persiguió a Lei Yin después de verlo, lo cual redujo en gran medida el nivel de bajas. Sin embargo, siete personas fueron asesinadas por el hombre en el hotel, los cuales incluían a dos escritores, Asou Kiku y otro escritor y otros cinco huéspedes del hotel. Akashiro Miho y el presidente tuvieron la suerte de haber escapado de este incidente vivos.

Todos los escritores jóvenes, incluido Akashiro Miho, quien sobrevivió, estaban completamente asustados por la escena sangrienta que presenciaron, después de dar su informe del incidente en la estación de policía local, inmediatamente reservaron boletos de avión a Tokio. No se atrevieron a regresar al hotel para descansar; Esperaron sus vuelos en la terminal del aeropuerto.

Lei Yin y Naoko se mudaron a un hotel de estilo antiguo justo como el hotel desde el que se mudaron. El jardín tiene un estilo tradicional japonés, en la mitad tiene un área abierta; Muy sereno con un estanque de peces en el centro y un gran cerezo a su lado. En su rama masiva y robusta estaban atados dos columpios de madera. Esta escena tranquila lucía justo como un patio trasero tradicional de la familia japonesa.

Naoko amaba este jardín. Se parecía a su antigua casa en Izumo.

En la habitación del hotel, Lei Yin se sentó tranquilamente en el sofá, agarrando el control remoto del televisor, lo encendió. Naoko mientras desempacaba y colgaba su ropa en el armario zumbaba dulcemente.

“Kureji, ese bastardo también ha revivido también. Interesante. El futuro va a ser muy divertido.” Lei Yin pensó mientras miraba la televisión, sus labios se curvaron levemente, su cara exhibió una extraña sonrisa.

Aunque Kureji Hai está loco, era un raro genio de las artes marciales. Este no era su nombre original: Kureji Hai, él escogió ese más adelante. Él era un bebé huérfano que fue abandonado al pie de la montaña del templo Shaolin. Fue llevado de vuelta al templo para convertirse en monje. Su raro talento en artes marciales llamó la atención de los ancianos del templo. Su talento recibió su cuidado especial. Los ancianos tenían grandes expectativas de él. Esto, sin embargo, no duró mucho ya que algunos discípulos envidiosos coaccionaban con él para que se les uniera y se divirtieran con prostitutas, lo cual él hizo estúpidamente.

Esto fue revelado más tarde y como un discípulo central, fue una gran pena. Un monje que no pudo superar sus deseos lujuriosos no era apto para ser un monje. Al final fue expulsado del templo.

Después de su expulsión del templo, ingresó al mundo sin experiencia. El joven Kureji al igual que otros jóvenes inocentes sin nada que hacer fue engañado para convertirse en bandido. Pero cuando vio que estos bandidos eran anárquicos, robando a los mercaderes adinerados e incluso matándolos y más tarde violando a la joven hija de un rico comerciante.

El joven Kureji, por primera vez, vio enfurecidamente las acciones de personas con corazones viciosos. Mató a todos esos bandidos, ninguno de ellos fue perdonado. Pero, los que encontró más repulsivos, fueron los experimentados guardaespaldas expertos marciales de los adinerados mercaderes quienes cooperaron con los bandidos, permitiéndoles hacer lo que quisieran.

El joven honesto originalmente inexperto, tuvo un gran cambio de carácter. Empezó a desafiar a los mejores expertos en artes marciales incesantemente, en las calles y en el campo de batalla. La gente pensó que estaba loco, sin embargo, cuando más y más expertos perdieron ante él, nadie pensó que estaba loco. En dos años, muchos expertos famosos habían muerto bajo la espada de este joven. Pero lo que nadie sabía era que este joven experto estaba realmente en una misión suicida esperando ser asesinado bajo la espada de un experto.

En sus muchas batallas de vida o muerte, ganó muchas cicatrices, pero sus artes marciales siguieron progresando rápidamente. Era inconsciente de esto, todavía buscaba la muerte, pero su talento en el arte marcial se convirtió en su más grande obstrucción al tipo de muerte que buscaba.

Esto continuó hasta el día en que conoció a un joven tres años más joven que él. Lei Yin.

Kureji Hai fue derrotado; Fue derrotado completamente porque Lei Yin lo derrotó con un solo movimiento.

Después de esto, ya no buscó maestros. Desapareció por completo de las arenas de batalla.

10 años más tarde, resurgió, esta vez con el nombre de Kureji Hai, apareciendo diariamente en el campo de batalla. Sin embargo, él no desafió a nadie. Parecía que estaba esperando a alguien.

Esto no significaba que no sería desafiado. Fue desafiado por algunos expertos famosos de la época y aquellos que querían recuperar el honor que perdieron en su derrota ante él. Él los derrotó a todos. Esto les advirtió a todos por qué lo llamaban loco.

Esperó en el campo de batalla por seis meses, muchos maestros lo desafiaron y todos perdieron. Su fama se extendió rápidamente.

Esto continuó hasta que un día, un joven hombre de la misma edad que Kureji Hai apareció ante él.

El joven que estaba de espaldas, con el cabello fluyendo con el viento, de espaldas a Kureji, dijo: “Vámonos.”

Kureji lo siguió sin vacilar, ambos desaparecieron de la vista.

Esos maestros estaban sin palabras. Ellos no sabían quién era ese joven. Las personas, que estuvieron en el campo de batalla más tarde, experimentaron una batalla entre los dos. La gente estaba estupefacta cuando vieron que Kureji, quien no había sido derrotado en más de medio año, perdió inesperadamente ante este joven.

No habían visto una batalla tan emocionante. Kureji y el joven usaron espadas. Los expertos que miraban se sintieron desconcertados por la batalla, del nivel de los dos, no estaban ni cerca de alcanzarlos. Kureji y el joven se movieron tan rápido, los expertos observando sintieron que estaban viendo una batalla aterradora entre dos ejércitos.

Después de la batalla, Kureji y el joven fueron a un restaurante. Comieron los platos más caros y bebieron el mejor vino. Sin consideración por cualquier cosa, bebieron hasta que estuvieron borrachos. Eran como tontos ebrios de otros expertos presentes. Estos dos borrachos actuaron locamente, bailaron alrededor, dispersaron mesas y sillas, hicieron derramar los platos y bebidas de otros y rompieron los platos, copas de vino, causando caos en sus estados borrachos en ese restaurante.

Los tontos borrachos finalmente saltaron por la ventana del hotel. Dejaron atrás cuentas sin pagar, daños no resueltos y el gerente de un hotel llorando.

Recordando el pasado, Lei Yin no pudo evitar sonreír. Otros no sabían, pero Lei Yin sabía que él y Kureji solo estaban actuando para engañar a otros porque no tenían suficiente para pagar sus cuentas en el hotel. Kureji quien estaba totalmente enfocado en su práctica de artes marciales, era muy pobre; Él no tenía ninguna consideración por dinero en ese entonces. Lei Yin, sin embargo, no tenía suficiente dinero en ese momento por alguna razón. Los dos acababan de terminar una batalla estimulante, no consideraron su nivel financiero, solo comieron y comieron porque lo necesitaban.

Lei Yin quien estaba actualmente recordando eventos pasados, sintió suaves y cálidas manos, suavemente enroscándose alrededor de su cuello. Abrazándolo fuertemente desde su espalda, una seductora fragancia llenó sus sentidos. Escuchó una voz suave susurrar en sus oídos

“Vamos a sumergirnos en las aguas termales, Lei……………”

Lei Yin se giró, con su cara llena de sonrisas miró a Naoko. Naoko, adorablemente con su cara roja, bajó su cabeza, no dispuesta a mirarlo a sus ojos.

 

 

 

**Cualquier error que encuentren de ortografía, coherencia, etc. Por favor, coméntenlo, ayudarán mucho a los futuros lectores n.n **


Anterior capítulo | TOC | Siguiente capítulo

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s