The World After The Fall: Capítulo 20


Su buen vecino The Un-Neet~ reportandose de nuevo para la entrega semanal de WAF! uff ya llegamos al capítulo 20 de esta novela, vamos a buen ritmo no lo creen? :3

Traductor: The Un-Neet~
Editor: Absolute


Episodio 4:

El 1% del Mundo (1)

 

[No importa qué tan duro trabajes, hay cosas en este mundo que no pueden ser superadas.]

— mensaje del vicelíder de la ‹Sombra del Crepúsculo›, Meikal Garnard, a sus trabajadores.

Episodio 4. El 1% del Mundo

 

Los Adaptantes que llegaban a «Caos» crearon fortalezas mayores que les permitían momentos de relajación. Entre las cuatro ciudades, la que lideraba era la tercera.

En particular, había cuatro ciudades localizadas en áreas relativamente accesibles y permitían que los Adaptantes se asienten libremente, así que el flujo de Adaptantes que entraban y salían de aquellas ciudades era bastante activo.

La Fortaleza Gorgón era uno de los cuatro palacios.

‘Debí golpearlo al menos una vez.’

Jae Hwan recordó a Carlton, cuya aura plateada le emanaba de sus hombros. Un hombre con el rostro de un estafador que balbuceaba incesantemente sobre unas leyes.

Jae Hwan no se atrevía a creer en aquellos que hablaban de la ley.

Para ser francos, hubo varios abogados que despertaron como caminantes en la misma Torre Pesadilla que él. Eso era porque había cientos de miles de personas viviendo en la Torre Pesadilla.

—Todos los humanos son iguales dentro de la torre.

Al principio, los abogados crearon leyes para ayudar al débil. Un mundo completamente aislado del exterior. Como tal, parecía un buen lugar para promulgar leyes para humanos. Terminaron creando varias leyes, con algunas que aparentaban proteger al débil.

Pero eso fue un error.

Para cuando todos habían llegado, se percataron de que todas las leyes se regían por quienes ‘realmente las conocían’. Las personas se tropezaban y eran atrapados por alguna ley cuyo nombre ni siquiera conocían. Cuando las personas volvían de una caza, eran forzados a pagar impuestos excesivamente altos y sólo se les permitía cazar en áreas específicas en nombre de la protección. Aquellos con bajo potencial de crecimiento sólo podría llegar a obtener habilidades débiles y equipos de bajo nivel bajo su posesión.

El principio sobre que ‘todos los humanos en la Torre eran iguales’ se basaba en las habilidades y estadísticas de un humano. Pero ese principio de equidad fue destruido por los objetos y niveles.

La ley abastecía al fuerte, suprimía al débil, y era imposible de arreglar. Para el momento en que el ambiente de la torre se había degenerado por el sistema que los legisladores habían creado, esos mismos legisladores se desvanecieron al pasado, dejando la ley sola. Con nadie allí para defenderla, la ley se quebró.

Más allá del 85.⁰ piso, Jae Hwan tenía una única regla.

Todos los humanos ‘viven’ por el hoy.

Esa era la única ley que Jae Hwan seguía y continuaba siguiendo hasta ahora.

‘Aquí los caminos son complicados.’

Jae Hwan frunció el ceño ante las calles llenas de gente.
En adición a ello, él tenía una carga.

Los ojos de Mino aún se mantenían oscuros y caídos.
Era bueno que ella fuera capaz de seguirle el ritmo, pese a que se estaba tambaleando de lado a lado mientras caminaba.

Él estaba de mal humor.

De alguna manera, se volvió una molestia llevarla consigo considerando los problemas que tuvo que lidiar desde que la conoció, pero aun así todavía seguía siendo la primera ‘humana’ que había conocido desde que había llegado a este lugar, y se sintió culpable al pensar en abandonarla. Jae Hwan decidió deambular en las calles hasta que Mino regresara a la normalidad. Ella lo había acompañado hasta este punto, quedarse con ella era lo correcto.

Las calles estaban llenas de mercaderes vendiendo una gran variedad de hierbas medicinales, equipos empapados de alardes, artesanías extraordinarias y una gran selección de comida.

Jae Hwan caminó por las calles con una Mino tambaleante.

“En verdad se ha vuelto complicado ver la cara del castellano hoy en día.”

“Por lo que he escuchado, él ha estado en su cama enfermo…”

“Hmm.”

El sonido de comerciantes hablando y riendo fluía a la deriva… los trabajadores de una posada cercana publicitaban para su establecimiento desde el momento en que el sol salió.

¿Cuánto más tendrá que deambular?

Después de un tiempo, Jae Hwan se dio cuenta de que se había perdido completamente. Cuando él empezó a prestar atención de nuevo, advirtió haber terminado en algún callejón de la calle comercial en la que había estado deambulando. En el callejón estaba un grupo de busca problemas sentados juntos en el piso, usando sus narices para esnifar lo que parecía ser la ‘medicina’ que Mino había consumido un tiempo atrás.

‘Ah mierda, ¿en dónde rayos estoy?’

Sin idea alguna de qué hacer, Jae Hwan eventualmente decidió usar ⌈Duda⌋ y ⌈Comprensión⌋. Las voces superpuestas en su alrededor se transformaron en corrientes de información que entraban en la mente de Jae Hwan.

Pero entonces ocurrió un problema.

Jae Hwan ignoró el hecho de que esta era la primera vez que había llegado a un área tan congestionada y desordenada. Al momento, Jae Hwan empezó a sufrir de un severo dolor de cabeza como resultado de su mente siendo sobrecargada con demasiada información.

De repente, los sentidos de Jae Hwan atraparon un importante pedazo de información.

“Oye, ¿podrías recuperarte de una vez?”

Al escuchar eso, los ojos de Mino lentamente comenzaron a volver a la normalidad.

“… Yo, ¿qué? ¿Por qué estoy aquí?”

“No hay tiempo para eso, tienes que llevarme fuera de aquí primero. Mi cabeza está en completa agonía.”

Mino echó un rápido vistazo alrededor y guio a Jae Hwan hacia el camino principal después de reconocer dónde estaba.

“Por ahora, simplemente sal por allá.”

Después de dejar el callejón, Jae Hwan terminó en un gran camino relativamente tranquilo. El flujo de información se ralentizó y el dolor de cabeza de Jae Hwan comenzó a desvanecerse.

“Eso es bueno, muy bien, puedes irte ahora.”

“… ¿No piensas que estás sobrepasando algunos límites? Desechándome así sin más.”

Sus memorias empezaron a volver lentamente. Ella comenzó a recordar lo que había pasado. Entonces se había dado cuenta de por qué estaba allí. El rostro de Mino tomó un ligero tono rojo. Jae Hwan habló en una voz plana.

“Solo te meterás en el camino.”

Al escuchar eso, Mino voló en una rabia.

“Sólo por una pequeña broma, ¿hablas en serio?”

Al notar que Jae Hwan no lo consideraba como una simple broma, Mino mordió su uña antes de disculparse.

“… Lo siento.”

La escala fue muy grande para ser considerada una pequeña broma. Debido a ella, la persona que le había salvado la vida terminó convirtiéndose en objeto de la violencia de los guardias. Independientemente, pese a quién hizo esto y quién dijo lo otro, la situación entera habría sido evitada si Mino no hubiera intentado hacer las cosas difíciles para Jae Hwan en primer lugar. Si se mira desde otra perspectiva, era como si Mino estuviera tratando de arruinar su oportunidad de devolverle el favor a Jae Hwan.

“… Lo digo en serio.”

Dijo Mino mientras miraba a Jae Hwan.
Todavía no había respuesta de parte de Jae Hwan.

Ella esperó por una respuesta.
Y, aun así, no había respuesta.

Considerando lo que había pasado, no era extraño.
Al pensar sobre esto, Jae Hwan raramente tenía una respuesta.

No importa qué preguntas se le formulasen, él no respondía.
Aun así, ella no sabía cuál era su identidad.

Bueno, había una cosa que sabía sobre él.

Él era humano.

En lugar de responder preguntas, Jae Hwan era un humano que le gustaba ser el que hacía las preguntas. Él le había preguntado si ella regresaría al pasado si tuviera la oportunidad, y le había preguntado sobre los certificados que eran necesarios para probar la identidad de uno. Era alguien que se preocupaba a sí mismo con preguntas que ella nunca se habría imaginado.

Una persona que cuestionaba el mundo.
Ese era el Jae Hwan que Mino conocía.

Mino presentó cuidadosamente una pregunta.

“¿A dónde planeas ir ahora?”

“Eso no te importa.”

“… Aun así, por favor dímelo.”

Mino habló de nuevo, pero esta vez el dolor en su voz era evidente.

“Hay algo que debo encontrar.”

“¿Y qué es? Podría serte ayuda.”

Jae Hwan se quedó quieto por un momento antes de abrir su boca para contestar.

“Pesadilla.”

Pesadilla. Al escuchar un nombre que no había escuchado en un largo tiempo, Mino se detuvo momentáneamente. Un nombre que todo ⌈Producto⌋ recordaría. Pesadillas. Ellos eran seres llamados ⌈Productores⌋ en las Grandes Tierras. El punto de partida para todas las ‘Pesadillas’.

“¿Qué planeas hacer al buscar las Pesadillas?”

Jae Hwan no respondió.

“¿Será que buscas venganza?”

Mino no pudo evitar pensar que, si era Jae Hwan, entonces podría ser posible. Jae Hwan contestó.

“Incluso si te lo dijera, no lo entenderías.”

Al escuchar que no lo entendería, Mino abrió momentáneamente su boca antes de volver a cerrarla. La primera razón del porqué ella continuó preguntando era porque Jae Hwan parecía tener una mala impresión de Mino, y la segunda razón era porque simplemente no podía entender lo que Jae Hwan quería hacer. Mino eventualmente cambió lo que estaba diciendo.

“… La Pesadilla es una especie muy rara a lo largo de las Grandes Tierras. En adición, esa especie tampoco se mantienen en un solo lugar.”

“Entonces ¿no tienen presencia por aquí?”

“Bueno, si fueras a buscar a través de todo Caos entonces probablemente encontrarías una. Las Pesadillas son una de las pocas personas que pueden entrar al «Árbol Ilusorio» sin tener que experimentar la ‘muerte’.”

Eso fue una información inesperada.

Bueno, era algo que había considerado antes.

Las Torres Pesadillas mismas eran una parte del Árbol Ilusorio. Y en el 100.⁰ piso de la torre en la que estaba, había un demonio. Como tal, tendría sentido que los Cultivadores o Productores supiesen de un método para entrar al Árbol Ilusorio a través de un pasaje espiritual o algún otro medio.

“No… puedo decir que estoy completamente segura.”

Después de preocuparse sobre algo por un tiempo, Mino abrió su boca para decir algo.

“Creo que sé dónde puedes encontrar una Pesadilla.”

“¿En dónde sería?”

“Existe una herrería, una herrería creada por una Pesadilla.”

Una herrería. Jae Hwan miró a la Espada del Dragón de Escarcha colgando de su cadera mientras la escuchaba hablar. Pensando sobre ello, él necesitaba ir a visitar un herrero.

“Ah.”

Mino asintió su cabeza en entendimiento.

Tal espada sin vaina colgando descaradamente de su cintura atraería un montón de atención innecesaria. De hecho, los ojos dirigidos hacia Jae Hwan hace recién eran incómodos.

“¿Quieres que te enseñe el camino?”

Jae Hwan sujetó la empuñadura de su espada mientras asentía.

“Después de tratar con las pestes que nos han estado siguiendo desde hace tiempo.”

Jae Hwan se volteó y posó sus ojos en los buenos para nada que vio en primera instancia esnifando ‘medicina’ en el callejón. Era un camino estrecho donde nadie de los alrededores podría venir a ayudar. El hombre a la cabeza del grupo que parecía ser el jefe dio un paso al frente para decir algo.

“¡Son ellos, jefe!”

“¡Jajat!, ¡los encontré! ¡Tú, esa espada….!”

Los ladrones sacaron sus espadas, incitando a Jae Hwan a sacar la suya también.

La cabeza del jefe repentinamente estalló en partículas blancas.

‹•›

Después de un breve momento, la docena y tantas personas se convirtieron en partículas blancas y desaparecieron al Árbol Ilusorio.

‘Hay alguien más que no era uno de esos ladrones.’

Había alguien escondiéndose encima de un techo observándolo. Jae Hwan solo fue capaz de detectarlo con ⌈Duda⌋ porque lo había activado en un buen momento. Él en verdad estaba tratando muy duro de esconderse, pero debido a que se estaba escondiendo tan ‘diligentemente’, Jae Hwan no pudo evitar notarlo.

Cuando Jae Hwan sacó su espada, el hombre misterio también fue tomado por sorpresa. La razón del porqué Jae Hwan no fue tras él fue porque simplemente no era una amenaza.

Mino habló en una voz de admiración.

“Cada vez que te veo en acción, no puedo evitar pensar que eres sorprendente. ¿Cómo puedes ser capaz de acabar todo con tan solo una estocada?”

“No sé nada más que la estocada.”

“… ¿Estás bromeando?”

“Estoy hablando en serio.”

“Pero, seguramente tendrías variaciones y diferentes técnicas derivadas, ¿cierto?”

“Bueno, creo que está la Estocada Ligera, la Estocada Pura y la Estocada Fuerte, algo así.”

“…. ¿Entonces qué acabas de usar justo ahora?”

“Estocada Ligera.”

Esos ladrones eran bastante fuertes para ser ladrones. La mayoría de ellos eran Inadaptantes, pero había un gran número de Adaptantes de 1.⁰ Orden involucrados también. Pero a pesar de eso, ¿él usó una estocada ‘ligera’ para encargarse de ellos?

Mino recordó el momento donde Jae Hwan arrasó el clan Zorro Rojo. La increíblemente poderosa ‘estocada’ que obliteró un bosque entero. Mino presentó una pregunta.

“¿No será que solo has estado usando ‘estocada ligera’ hasta ahora?”

“No. Usé una vez ‘estocada pura’.”

Mino pensó que la ‘estocada pura’ que Jae Hwan usó fue probablemente el ataque final que usó contra el clan Zorro Rojo.

Por supuesto, la verdad era ligeramente distinta.

‘En ese entonces, cuando peleé contra el lobo de cinco cuernos tuve que usar ‘estocada pura’.’

Recordó los cuernos del lobo que estaban actualmente en su bolsa.

El Lobo de Cinco Cuernos era el enemigo más fuerte que Jae Hwan había encarado desde que llegó a «Caos». Había recibido múltiples ‘estocadas ligeras’ pero aun así no moría. Aunque al final murió inmediatamente después de ser golpeado por una ‘estocada pura’.

A pesar de que Mino miró a Jae Hwan con una mirada de incredulidad por un tiempo, su rostro rápidamente cambió a uno de entendimiento.

“… Bueno, no es como si fuera imposible, conozco otro Adaptante que solo conoce cómo usar tan solo una habilidad como tú.”

“¿Como yo?”

“Sí. Excepto que, en vez de estocada, él usa ‘tajo’.”

¿Un Adaptante que solo usa Tajo?

El tema atrapó el interés de Jae Hwan, pero cuando estaba a punto de preguntar más al respecto, comenzó a escuchar un daeng—daeng— venir de algún lugar en la distancia.

Era un sonido nostálgico.

Había pasado un largo tiempo desde que escuchó ese sonido, y tocó algunos acordes en su memoria, haciéndolo recordar de su amigo Jay que se había quedado con él hasta el final.

El ‹Taller de Jay›.

Tras regresar de otra horrorosa batalla en las líneas del frente de la Torre Pesadilla, Jae Hwan siempre escucharía el golpeteo rítmico del martillo de Jay viniendo del ‹Taller de Jay› mientras empapaba su cuerpo en el agua bendita dentro del templo. El sonido era duro y rústico, pero resonaba con Jae Hwan.
No era tan bueno como la música, pero era un sonido confortante, algo que Jae Hwan podría simplemente escuchar en silencio mientras se relaja. Había pasado por varias temporadas tormentosas, pero cada vez que regresaba con una espada rota y una armadura destrozada, el sonido del martillo siempre estaba allí, esperándole.

Incluso después de que Jay desapareciera, el sonido no desapareció con él. En lugar de ello, continuó viviendo dentro de los tímpanos y puntas de los dedos de Jae Hwan.

Tal vez era el sonido que Jay le había pasado a Jae Hwan lo que lo ayudó a atravesar el 100.⁰ piso. Al final, el sonido del martillo golpeteando lo acompañó hasta el final. Al llegar al lugar de donde el sonido estaba resonando, Mino abrió su boca.

“Esta es la Herrería más grande de la Fortaleza Gorgón.”

‹Sombra del Crepúsculo›

Ese era el nombre de la herrería.

‹•›

Varios metiches en las «Grandes Tierras» han discutido algo similar a lo siguiente.

“¿Quién era el mejor artesano de todos en las grandes Tierras?”

Para responder esa pregunta, aquellos metiches primero tenían que darse cuenta de que el término ‘artesano’ no era correcto. Eso era debido a que los mejores ‘artesanos’ en todas las Grandes Tierras no eran humanos.

Pesadilla.

Si los más fuertes en las Grandes Tierras eran los soberanos, entonces los mejores artesanos, no, artesanos demoníacos, eran las Pesadillas.

De los quinientos ⌈Artesanos Famosos⌋ Pesadillas y los trece ⌈Artesanos Maestros⌋ Pesadillas, aquellos que podían ser llamados los mejores ⌈Productores⌋ en las «Grandes Tierras» podían ser contados con los dedos de la mano.
Localizado en la Fortaleza Gorgón, ‹Sombra del Crepúsculo› era uno de los mejores talleres de armas en todo «Caos» y fue establecido por uno de los mejores ⌈Artesanos Famosos⌋, ‘Ignell del Profundo Crepúsculo.’

Jae Hwan miró por alrededor y asintió su cabeza en satisfacción. Este taller era por lejos mejor que incluso el mejor taller en Atopos.

El interior era espacioso y las herramientas eran de alta calidad. Había decenas de herreros tomando solicitudes o trabajando en otras comisiones en medio del calor ardiente de los hornos al centro que amenazaba con derretir el taller entero al suelo.

Jae Hwan abrió la boca.

“¿Una Pesadilla estableció este lugar?”

“Así es.”

“Entonces podría haber una Pesadilla aquí.”

“Podría.”

En ese momento, un trabajador que se ocupaba de guiar a otros salió de algún lugar y los saludó. Él era un robusto y saludable joven que parecía ser un artesano aprendiz.

“¡Bienvenido—!”

“¿Eres una Pesadilla?”

Al mirar a Jae Hwan que hizo tal pregunta en el momento que entró caminando, el rostro del aprendiz se arrugó. Eso era porque cualquiera que pidiera ver una ‘pesadilla’ estaría buscando solo una cosa. Mino precipitadamente tomó un paso hacia adelante y habló.

“Lo siento. La persona a mi lado no es la más brillante cuando se trata de asuntos del mundo, por favor entiéndalo un poco.”

“Ah, ¿es así?”

Al mirar la sincera sonrisa de Mino, la expresión del aprendiz se relajó.

[… No importa cómo lo mires, él también es una persona.]

Jae Hwan no dijo palabra alguna.

“¿Así que, ¿qué es lo que están buscando?”

“Vine a conocer una Pesadilla.”

“… Debes de estar refiriéndote al jefe.”

El aprendiz tenía una expresión difícil en su rostro.

“El jefe no está ahora mismo, así que eso sería un poco duro.”

“¿A dónde fue?”

“Eso, el jefe tiene un severo caso de pasión de viajar así que… ¿tienen una comisión que les gustaría entregar directamente al jefe?”

Jae Hwan cayó en pensamiento por un momento.

“Eso también sería bastante bueno.”

“¿Qué es lo que quieres comisionar…?”

“Una vaina.”

“Una vaina…”

El aprendiz tomó una mirada superficial a la espada descubierta antes de sacudir su cabeza de lado a lado.

“Una solicitud como esa, incluso si el jefe estuviera, él no aceptaría tal comisión.”

“¿Por qué?”

El aprendiz chasqueó su lengua en sus adentros.

‘Es como si hubiera nacido ayer, él no tiene sentido común absoluto.’

El aprendiz habló.

“Bueno, primero que nada, la especialidad del jefe no son armas. Lo explicaré ya que te ves como si estuvieras deambulando aleatoriamente a ciegas. Las Pesadillas usualmente no hacen armas.”

A punto de preguntar qué quiso decir, Jae Hwan se detuvo a sí mismo mientras se daba cuenta de que ya sabía la respuesta. Jae Hwan había pasado los últimos treinta años de su vida viviendo una vida de tortura, soledad y crueldad dentro de la ‘especialidad’ de las Pesadillas— La Torre Pesadilla.


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s