Súper Gen Divino – Capítulo 72: Caza Frenética


Capítulo Normal del Lunes.

¡Disfrutenlo!

El corazón de Lu Weinan temblaba. El enjambre estaba a sólo 600 pies de Han Sen. con la velocidad de los avispones, podían regresar en segundos. Además, la reina avispón, que podría ser divina, estaba observando a Han Sen.

Mirando al avispón reina sobrevolando, Han Sen entrecerró los ojos, dio un paso atrás y le arrojó la lanza del pez sierra mutante.

La reina fue demasiado rápida y esquivó la lanza a corta distancia.

Cuando Lu Weinan lamentaba la pérdida, la majestuosa figura dorada de Han Sen se había abalanzado sobre la reina, empuñando una brillante katana contra la avispón reina.

La katana fue tan rápida que ni siquiera la Avispón Reina Divina pudo esquivarla y fue cortada en dos mitades por Han Sen.

«Cazada Bestia Divina Aguijón Negro. No se ha obtenido ningún Espíritu de la Bestia. Consumiendo la carne de Bestia Divina Aguijón Negro hay oportunidad de obtener 0-10 puntos genéticos divinos.»

Con esa maravillosa voz, Han Sen se lanzó al cielo sin dudarlo.

El enjambre persiguió a Han Sen hasta el cielo, pero no pudo alcanzarlo ni volar a más de media milla de altura.

Han Sen dio un precioso giro e hizo un gran círculo antes de regresar al lado de Lu Weinan.

Lu Weinan quedó muy impresionado. Desde destruir el avispero hasta matar a la reina y deshacerse del enjambre, los movimientos de Han Sen fueron tan suaves y limpios que pareció como si estuviera viendo una película de acción.

“Increíble, realmente increíble.” Lu Weinan le dio el visto bueno a Han Sen. Era sincero.

“Nada fuera de lo normal.” Han Sen se rió pero mantuvo los ojos en el enjambre. No tuvo tiempo de sacar el cuerpo de la avispón reina, pero estaba bien. El nido fue destruido y la reina fue asesinada. Los avispones pasarían por una fase caótica, que sería la mejor oportunidad para Han Sen.

Claro que sí, después de sufrir un enorme golpe, el enjambre era un desastre. Muchos aguijones negros mutantes habían dejado el enjambre.

“Continúa acosando al enjambre con tu pájaro de plumas de hierro, y yo iré a cazar a los aguijones negros.” Han Sen agitó sus alas y se acercó a un aguijón negro mutante que volaba lejos del enjambre.

Aunque su tiempo de cambio de forma había terminado, Han Sen todavía era capaz de usar Golpe Inesperado con la katana Shura para matar a un aguijón negro mutante.

Anteriormente pudo matar a un aguijón negro divino de un solo golpe sólo porque usó el poder de Golpe Inesperado para cortar su frágil cintura.

«Cazada Bestia Mutante Aguijón Negro. No se ha obtenido ningún Espíritu de la Bestia. Consumiendo la carne de Bestia Mutante Aguijón Negro hay oportunidad de obtener 0-10 puntos genéticos mutantes.»

Aunque todavía no había ganado un espíritu de la bestia, Han Sen no estaba preocupado en absoluto ya que había al menos miles de aguijones negros mutantes allí y seguramente conseguiría un espíritu de la bestia tarde o temprano.

Recuperando los aguijones negros muertos, Han Sen se los llevo directamente a Lu Weinan. No quería molestarse en preparar los cadáveres. Como los aguijones negros eran venenosos, sólo algunas partes del cuerpo eran comestibles y el resto tenía que ser descartado. Aunque no era nada difícil, era bastante problemático.

Han Sen continuó volando para matar a más aguijones negros. Con la colaboración de Lu, Han Sen cazó más de veinte aguijones negros en un día. La única pega era que Han Sen aún no tenía un espíritu de la bestia.

Han Sen no tenía prisa. El ave de pluma de hierro estaba constantemente acosando a los avispones, lo que les dificultaba reconstruir su nido. Los dos hombres tuvieron tiempo suficiente para cazar.

Durante varios días, Han Sen había estado cazando aguijones negros mutantes. Al cuarto día, finalmente escuchó la voz que decía:

«Cazada Bestia Mutante Aguijón Negro. Se ha obtenido el Espíritu de la Bestia. Consumiendo la carne de Bestia Mutante Aguijón Negro hay oportunidad de obtener 0-10 puntos genéticos mutantes.»

“¡Por fin!” Han Sen pensó en éxtasis, aunque no lo mostró en su cara ni invocó el espíritu de la bestia Aguijón Negro.

No quería que otros vieran a dollar usando flechas y así conectar a Han Sen con dollar.

“Estos aguijones negros mutantes son suficientes. No podríamos llevarnos más de todos modos.” En el quinto día, Han Sen había cazado cerca de ochenta aguijones negros mutantes.

Han Sen le dio a Lu Weinan los dos aguijones negros mutantes que le había prometido. Lu usó el ave para atraer al enjambre varias veces y había hecho un buen trabajo. Han Sen estaba bastante satisfecho.

“¡Genial!” Lu Weinan asintió, lamentando no haber pedido más aguijones negros mutantes. Han Sen tenía docenas de ellos y todo lo que consiguió fueron dos.

Pero aún así, había sido un gran viaje, mucho mejor que su propia ganancia en el Pantano Oscuro.

“Usa el pájaro de pluma de hierro para ahuyentar a los avispones una vez más y yo iré a buscar el cadáver de la reina.” Dijo Han Sen.

Lu Weinan asintió rápidamente, y Han Sen recuperó las dos partes del avispón reina.

Lu vio, con envidia a Han Sen guardando el cuerpo. Aún sin saber si la reina avispón era divina, la codiciaba.

Han Sen rápidamente preparó la carne del avispón reina, quitó las partes venenosas e incomestibles e hizo una olla de caldo. Comiéndoselo todo, Han Sen oyó la voz cuatro veces.

«Consumida Carne de Aguijón Negro Divino, obtuvo un gen divino»

«Consumida Carne de Aguijón Negro Divino, obtuvo…»

El Aguijón Negro Reina había contribuido con otros cuatro puntos genéticos divinos.

“Este es el fin de nuestra colaboración. Cuídate.” Han Sen tomó sus propios aguijones negros mutantes y se levantó para irse.

En estos días comió un montón de aguijones mutantes negros y ahora tenía cuarenta y siete puntos genéticos mutantes. Con otros cuatro puntos genéticos divinos más de la reina, sus puntos genéticos divinos eran ahora de veintinueve. Había sido un viaje fructífero y ahora necesitaba preparar los cadáveres de aguijones negros mutantes que tenía y cambiarlos por dinero en efectivo.

“Hermano, ¿podemos seguir colaborando? Te seguiré donde vayas. Sin cuestionarte.” Lu Weinan rápidamente se levantó y habló. Había probado la dulzura de esta colaboración y además confiaba en Han Sen. Nunca sufriría pérdidas por trabajar con una persona así.

Mirando a Lu Weinan, Han Sen reflexionó y dijo: “No tengo mucho tiempo para cazar juntos. Cuando quiera reclutar gente para que se una a mí, ataré un trozo de tela con mi nombre al árbol torcido en el lado oeste del Refugio Armadura de Acero. Si estás interesado en participar, ve al Valle Céfiro y espérame”.

“Hermano, ¿no me has dicho cómo te llamas?” Preguntó rápidamente Lu Weinan.

“Vuelve y navega por Internet. Lo descubrirás.” Han Sen sonrió, tomó su propio paquete y se fue volando.

 

 


Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s