Súper Gen Divino – Capítulo 71: Destruir la Colmena


Debido a que por razones fuera de mi control, no pude sacar el capítulo del Viernes, hoy ¡Dos Capítulos!

¡Disfrutenlo!

Han Sen estaba contento de ver los enormes árboles viejos y las flores en el suelo. Él pensó: “El autor de la publicación no mintió. Ciertamente existe tal lugar.”

Después de observar un rato, Han Sen le dijo a Lu Weinan: “Alejémonos.”

Lu Weinan tuvo que seguir a Han Sen. No se atrevieron a acercarse a los nidos, así que volaron alto en el cielo. El campo de flores tenía docenas de millas de largo y había árboles altos por todas partes. Había un enorme nido de avispas en casi todos los árboles. Nadie sabía cuántos aguijones negros había en esta área. Le asustaba sólo de pensarlo.

Poco después, Han Sen vio un árbol gigante que era más del doble de alto que los otros. El nido de avispas en este árbol gigante era del tamaño de un castillo, y había aguijones de color negro escarlata del tamaño de una paloma que entraban y salían de vez en cuando.

Lu Weinan miró ávidamente el nido y dijo: “¿Son todas esas avispas escarlatas criaturas mutantes? ¿Cuántas de ellas debe haber?

Han Sen también estaba un poco aturdido. El cartel decía que había visto uno. Aunque Han Sen había adivinado que debería haber más de uno, no predijo que habría un nido entero de ellos.

“Debe haber un espíritu de la bestia entre tantos aguijones negros mutantes.” Han Sen estaba emocionado, dándose cuenta de que era difícil manejar tantos aguijones negros mutantes al mismo tiempo.

La aguja del aguijón negro mutante era de color rojo sangre y medía al menos dos pulgadas de largo. Además se veía muy afilado. Nadie podría resistirse al veneno si le picaba.

Después de todo, eran criaturas mutantes. Han Sen no quería depender completamente de su armadura divina. Una vez que la armadura fuera perforada, estaría arriesgando su vida.

El único hecho afortunado fue que el avispero primitivo más cercano estaba a una milla de distancia, así que los primitivos aguijones negros no se atrevieron a acercarse demasiado a esta área.

“Camarada Lu, es hora de probar tu lealtad.” Han Sen le dio una palmadita en el hombro a Lu Weinan.

Lu Weinan cambió repentinamente su expresión: “Hermano mayor, no querrás que atraiga a los aguijones negros mutantes, ¿verdad? Moriré.

“No seas tan pesimista. Bueno, realmente no necesitas ir allí tú mismo. Sólo usa tu pájaro de pluma de hierro para atraer su atención y yo usaré esa oportunidad para arruinar su nido. Cuando los avispones mutantes se vuelvan salvajes y se dispersen, podríamos matar a algunos de los solitarios.” Dijo Han Sen con una sonrisa.

Han Sen dijo antes de que Lu Weinan pudiera decir nada: “Haz un buen trabajo, y te daré dos avispones mutantes cuando el plan salga adelante. Piénsalo, muchacho.

Para mantener a Lu Weinan a raya, Han Sen le prometió la recompensa primero.

Lu Weinan, de repente, se tragó la respuesta que le iba a dar, se dio una palmadita en el pecho y le dijo: “Es un honor para mí arriesgarlo todo por ti. Dime qué hacer, hermano mayor.”

Dos avispones mutantes podrían darle bastantes puntos genéticos mutante.

“Muy bien, estoy viendo grandes cosas en ti. Seras responsable de dirigir a tu ave de pluma de hierro a molestar en el nido y atraer a la mayoría de los avispones. Pero no dejes que el pájaro vuele muy alto. Si los avispones no pueden seguirlo, volverían al nido. Trata de mantenerlos alejados el mayor tiempo posible, y yo me encargaré del resto.” Dijo Han Sen.

Lu Weinan miró sorprendido a Han Sen, “Aunque pueda sacar la mayoría de los avispones del nido, ciertamente quedaran algunos dentro. ¿Vas a estar bien entrando así?.”

Lu Weinan no esperaba que Han Sen se arriesgara a acercarse al nido, lo que era mucho más peligroso que su parte. No estaba en peligro directo por usar el pájaro de pluma de hierro para alejar a los avispones. Si las cosas se ponían feas, podía desconvocar al pájaro espíritu de la bestia.

El nido de avispas, parecía a una fortaleza, estaba conectado al tronco del árbol, y no sería fácil de derribar.

“Tengo un plan. Sólo dame algo de tiempo y no dejes que esos avispones regresen demasiado rápido.” Dijo Han Sen con calma.

Mientras la mayoría de los aguijones negros mutantes eran atraídos, él no tenía miedo de una docena que podría estar todavía en el nido.

“¡Lo haré!” Lu Weinan se escondió detrás de una roca con Han Sen y ordenó a su pájaro de plumas de hierro que agarrara una gran piedra con sus garras y volara sobre el nido.

¡Bang!

El pájaro de pluma de hierro dejó caer la piedra en el nido y la piedra de tres pies de largo hizo un gran agujero en el nido.

Con un zumbido, aguijones negros mutantes salieron del nido enloquecidos hacia el pájaro de pluma de hierro como una nube escarlata.

Lu Weinan ordenó rápidamente al pájaro de pluma de hierro que alejara a los aguijones negros mutantes.

Han Sen observaba el nido de cerca todo el tiempo y casi no veía aguijones negros mutantes alrededor del nido.

Cuando los aguijones negros mutantes fueron llevados a docenas de metros de distancia. De repente, Han Sen invocó a los espíritus de las bestias del Dragón de Alas Púrpuras y Asesino Sanguinario, con la lanza de Pez Sierra mutante en la mano, voló hacia el nido, pareciendo un guerrero centauro alado mitológico.

Casi en un abrir y cerrar de ojos, Han Sen se arrojó al nido, destrozando el nido. Moviendo la lanza como una tormenta, destrozó el nido como si estuviera hecho de papel. Algunos aguijones negros mutantes estaban tratando de atacarlo, pero todos fueron asesinados con la lanza en poco tiempo. Nadie podía detenerlo.

Había un aguijón negro mutante que se le acercó, y su aguijón ni siquiera perforó su armadura, dejando solo una pequeña marca blanca en él.

Lu Weinan se sorprendió. Sabía que Han Sen era fuerte, pero no se dio cuenta de que tenía un espíritu de la bestia tan poderoso.

Cuando la mitad del enorme nido de avispas fue destruido por Han Sen, un avispón del doble del tamaño de uno mutante salió volando, con todo su cuerpo transparente como el cristal rojo.

En el momento en que este enorme avispón salió volando, todos los avispones mutantes que fueron atraídos por el pájaro volaron de regreso al nido, como si pudieran sentir algo.

“Ten cuidado. Los avispones han vuelto. ¡Esa podría ser su reina!” Rugió Lu Weinan.

 

 


Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s