The World After The Fall: Capítulo 18


¡Qué bien! llegaste al último cap del pack, ahora espera una semana para tu capítulo semanal :3

(5/5)

Traductor: The Un-Neet~
Editor: Absolute


Episodio 3:

Encarcelamiento Plateado (3)

 

¿Masacrar repentinamente a docenas de guardias? Eso era algo que un Adaptante de alto orden en «Caos» podría hacer.

El problema yace en lo que pasará después.

El primer problema era oponerse a un ‘fuerte’ por cuenta propia.

Oponerse a un fuerte contenía un significado completamente diferente de oponerse a una sola persona o a un clan. Los fuertes en Caos servían un rol de intermediario entre la «Interfaz del Sistema» y los Adaptantes del Árbol Ilusorio al reunir y organizar la información de los varios Adaptantes.

Un fuerte era como un mundo propio.

Ninguno de los ‘Adaptantes de Alto Orden’, los líderes de las diez sectas incluidas, antagonizaron ninguno de los fuertes. No había nada que ganar por hacer eso. Pero en este momento, Mino había empezado a pensar que Jae Hwan lo le importaba nada de eso.

“H-hey hey hey hey hey hey, ¡James!, ¡espera un minuto! Él en realidad es miembro de mi grupo, ¿está bien?”

“… ¿No habías dicho que no lo era hace unos momentos?”

“Era sólo una broma de un uso.”

Mino dijo con una sonrisa torcida en su cara.

“¿Una broma?”

“Sí, mírame a la cara y déjalo ir.”

James tenía una mirada descontenta en su rostro.

Él miró al hombre con una expresión cansada en su cara. Él se veía como un hombre joven que había llegado a Caos como una broma, pero era un hombre testarudo que no podía tomar a la ligera.

“¿Y si digo que no?”

‘No mi trasero. Dices no y todos ustedes estarán muertos.’

Pero ella sólo podía soportarlo y no decir eso en voz alta. Incluso con más razón frente a un hombre hambriento  de poder como James. Si ella fuese a decir la verdad así mismo, la situación sólo empeoraría. Lo que había planeado en un principio como una broma ligera terminó siendo volando fuera de proporción por el joven que vivía diligentemente de acuerdo a sus propios códigos.

“Sólo déjalo ir esta vez y te compraré una bebida después. ¿Qué te parece?”

“Igualmente, no.”

Mino mordió sus labios.

“¿Por qué eres así hoy? Si necesitas un soborno te daré más. ¿Quieres más cuernos?”

Al ver las acciones excesivamente educadas de Mino, James entrecerró sus ojos.

“Es incluso más sospechoso cuando lo pones de ese modo. Ese chico, voy a tener que llevarlo al Inspector en Jefe.”

La cara de Mino se arrugó cuando escuchó las palabras ‘Inspector en Jefe’.

La Fortaleza Gorgón tenía una entrada que encaraba a cada una de las direcciones cardenales— norte, este, sur, oeste— y cada entrada tenía un punto de control y un Inspector en Jefe.

Normalmente, un Inspector en Jefe era alguien lo suficientemente fuerte para tratar con facilidad a Adaptantes de 1.ª y 2.ª etapa. En particular, el Inspector en Jefe estacionado en la puerta norte era el más famoso de todos ellos. Todos los habitantes de la Fortaleza Gorgón lo llamaban así:

¡El Obstinado Carlton!

Mino se había encontrado con algunos problemáticos trabajos en múltiples ocasiones debido a Carlton. Literalmente ‘problemáticos’. Carlton era el Inspector que los Adaptantes del «Árbol Ilusorio» más odiaban. Pero no era porque él tenía una personalidad horrenda, que recurría a la violencia, o cargaba un peaje alto para pasar.

En realidad era exactamente lo contrario.

Ninguno de los Inspectores en Jefe en el «Árbol Ilusorio» era tan ordenado y correcto como el hombre llamado Carlton. Carlton era el inspector de punto de control más honesto debido a que era un descendiente de raza mixta de la raza Ángel Celestial. No sería totalmente erróneo decir que nació para ser un Inspector de punto de control.

De hecho, ese era el problema.

Los inspectores que eran excesivamente estrictos no recibirían mucho amor de las personas. Por ejemplo, algunos inspectores son moderadamente flexibles con sus reglas, otros aceptan sobornos, mientras algunos son sólo simples ladrones.

De esa manera, los inspectores serían bien recibidos y no tendrían que lidiar con muchos problemas, mientras que también promovían la economía de la clandestinidad de la fortaleza. Si la economía clandestina crece, entonces la tesorería del fuerte también crecería a un ritmo incrementado.

Pero Carlton era implacable.

De hecho, con el Obstinado Carlton de la puerta norte, el número de personas buscadas que habían sido arrestadas alcanzaban tres o cuatro veces más que los otros puntos de control, tanto así que aquellas personas optaban por sólo ir a otro fuerte totalmente distinto. Era un lugar donde personas decentes se retrasarían por infracciones menores, resultando en el máximo ‘evita la puerta norte por cualquier medio necesario’ cuando entras a la Fortaleza Gorgón.

Las cosas habían mejorado ligeramente desde que James se volvió el Vice inspector principal, pero…

Mino echó un vistazo en la dirección de Jae Hwan.

‘Si Carlton y este chico llegaran a encontrarse, todo habrá acabado…’

Uno era un humano que vivía en completa indiferencia por la ley, mientras que el otro era de la raza Ángel que nunca podría permitir a tal humano ande libre. Era demasiado para incluso imaginar lo que ocurriría si llegasen a reunirse. Ella no creyó que hacer una broma terminaría en el resultado actual. Mino sintió sudor fría correr por su espalda.

Hoy podría ser el día donde el punto de control norte involuntariamente sea destruido.

“James, parece que hay algún tipo de malentendido, pero este chico no es una mala persona, ¿lo ves? Bueno, quiero decir que podría serlo, ¡pero no lo es!”

Su mente era un desastre, así que hablaba lo que se le venía por la mente en confusión. Ni siquiera Mino podía entender del todo lo que estaba diciendo.

“Esta persona, esta persona salvó mi vida. Conoces a los Zorros Rojos, ¿cierto? ¿Ustedes sabían que este chico aniquiló a los Zorros Rojos por sí solo?”

“¿Zorro Rojo? ¿Por sí solo?”

“Eso es lo que estoy diciendo. ¡No es una persona sospechosa en lo más mínimo!”

¿Arrasó con todo un clan por sí mismo?
James echó otro vistazo a Jae Hwan.

La espada se veía bien, pero el usuario en cuestión se veía como un méndigo.

“Aun así, sigue siendo bastante sospechoso, ¿no?”

“¡No!, es por eso que… ¡t-tú, di algo!”

Al escuchar eso, la mirada de Jae Hwan se tornó un poco extraña. A pesar de que sus ojos no parecían estar riéndose, definitivamente parecían estar disfrutando de la situación. Mino usó Susurro y le envió un mensaje a Jae Hwan con una voz inquieta.

[Ah, en serio, ¿no crees que fuiste muy lejos? Sólo fue una pequeña broma…]

El Susurro de Mino fue correspondido con silencio.

“Lo que ella dijo es correcto.”

El lindo rostro de Mino se arrugó.

“¡Sé más sincero y descríbelo para que sea más creíble! ¡Habla sobre cuándo y dónde los mataste!”

Jae Hwan no dijo nada.
Actuando como si sabía que esto iba a pasar, James dejó salir un bufido.

Un Susurro urgente encontró su camino hacia Jae Hwan.

[Tú, ¿crees que es el momento de estar bromeando? ¡Lo siento! Cometí un error…]

Pero en ese momento, Mino se dio cuenta de que Jae Hwan estaba mirando a una persona acercándose desde lo lejos. Un poderoso y testarudo hombre se estaba acercando.

Era alguien que borraría completamente los esfuerzos desesperados de Mino.
Él era alto y guapo con una intachable piel. Era un alienígena que se parecía a un humano en apariencia con la excepción de sus bellas y plateadas alas.

La persona más testaruda de la ‘Fortaleza Gorgón’.

La expresión de Mino se endureció mientras la cara de James resplandeció.

“… Hola a todos, ¿qué está pasando aquí?”

El propio de la Fortaleza Gorgón.

Era el Inspector en Jefe del punto de control del norte, el Obstinado Carlton.

‹•›

Después de escuchar lo que había pasado, Carlton empezó a frotar su quijada cincelada. Era un hábito que Carlton tomaba durante tiempos de frustración.

El Obstinado Carlton era famoso no sólo por su personalidad, sino también por su belleza.
Por supuesto, no era por otra razón más que por ser de descendencia angelical.

La apariencia de Carlton acariciando su quijada con su pelo rubio atado detrás de su espalda era tan elegante que artistas de esculturas de toda la Fortaleza Gorgón harían una escultura de su figura y se lo venderían a mujeres.

La pieza de arte más popular, Carlton Angustiado.

Pero para alguien como Mino que no le importaba cómo se veía Carlton o lo que hiciera, él no era nada más que un dandi molesto que terminó siendo el inspector en jefe de la Fortaleza Gorgón.

“Así que debido a lo que pasó Jefe, el Zorro Rojo…”

“De algún modo, los Zorros Rojos terminaron siendo arrasados.”

Mino cerró su boca.

La situación iba a tomar un giro para peor.
Carlton miró hacia Jae Hwan e hizo una pregunta.

“¿Así que es por eso que deseas entrar al fuerte?”

“Así es.”

“Pero no tienes un certificado.”

“Así es”

“No puedo permitirlo.”

“¿Por qué?”

Carlton cerró su boca por un momento.
¿Por qué él estaría curioso sobre tal ‘naturalidad’?

Era algo que no podía entender. Esta fue la primera vez que alguien había preguntado tal cosa en los 55 años que Carlton había estado trabajando como el inspector del punto de control norteño en la Fortaleza Gorgón. No se permitía porque no estaba permitido. No había necesidad de dar una razón. Pero a pesar de eso, este chico estaba pidiendo un porqué.
El rostro de Carlton tomó una extraña, alegre expresión.

Mino se agarró la frente.
Ella no pudo evitar pensar que ‘eso’ finalmente iba a salir.

Carlton abrió su boca.

“Si no puedes probar tu identidad mediante el uso de un certificado, entonces por la autoridad del Inspector en Jefe del Punto de Control, tengo el derecho de denegar la entrada de cualquier viajero. Esto está escrito así en el Artículo 27, Parágrafo 4 de las reglas de entrada de la Fortaleza Gorgón. En síntesis, una vez más refiriéndose a las reglas de entrada de la Fortaleza Gorgón, Artículo 34, Parágrafo 2…”

Los guardias de alrededor empezaron a emocionarse.

“¡S-salió! ¡La Enciclopedia de leyes obstinadas del Inspector en Jefe!”

“Oooh, ha pasado un tiempo.”

“¿Cómo es posible para alguien el memorizar algo así?, cada vez que lo veo, no puedo evitar pensar lo impresionante que es.”

“A veces quiero simplemente decir que todo es una mentira. ¿No es diferente cada vez?”

Mientras tanto, los guardias en el punto de control norteño estaban rebosando con emoción. Tenían sus razones. Creían en su Comandante de Punto de Control. Los Adaptantes tenían un dicho.

‘El inspector más fuerte de los cuatro puntos de control de la Fortaleza Gorgón es Carlton.’

A pesar de que su posición era sólo la de un inspector de punto de control, nunca ha habido una brecha en el punto del norte en los 55 años que Carlton había estado trabajando ahí. Nadie estaba realmente consciente de cómo eran las habilidades de Carlton.

“… en adición a eso, de acuerdo al Artículo 2, Sección 7 del acto de Confinamiento Gorgón, que está basado en un precedente similar, una persona que se acerca al fuerte sin un certificado puede ser forzosamente arrestado…”

En ese momento, Jae Hwan habló.

“Detente, ya capté.”

Escuchando eso, la cara de los guardias palidecieron.

“Así que, en otras palabras, estás aquí para arrestarme, ¿cierto?”

Suspiros estallaron aquí y allá.
Nadie se había atrevido a hablarle a Carlton así en diez años, ni una vez. No hubo cambio en la cara de Carlton, pero los guardias lo sabían.

Carlton estaba enfadado.

“Bueno, si no tienes un ‘certificado’, entonces sí, tengo derecho de hacerlo ahora mismo.”

“¿Por qué necesito algo así para probar quién soy?”

“Tú simplemente lo necesitas. Todos los demás aquí lo usan para verificar sus propias identidades.”

“¿Qué está siquiera escrito en el certificado?”

“Tu nombre real, afiliación, tu trabajo y habilidades relacionadas, algunos datos de tus estadísticas, historial criminal, valor de contaminación espiritual, y…”

“Entonces hay incluso más razón para mí de no necesitar un certificado.”

Carlton elevó su ceja al escuchar lo que Jae Hwan dijo.

Todos los residentes de «Caos» tenían certificados y usaban estos certificados para probar su identidad.
Un certificado era uno de los pocos medios con confiabilidad que un Adaptante podía usar para probar su identidad en Caos. Sin embargo, el hombre frente a Carlton estaba refutando la necesidad de un certificado.

“No entiendo del todo lo que quieres decir. ¿Entonces qué es lo que vas a usar para probar quién eres?”

“No voy a probar mi identidad.”

Carlton fue tomado por sorpresa por la autoasegurada declaración de Jae Hwan. Tal caso donde un Adaptante hablara de esa forma era tan raro que Carlton no había conocido alguna vez a alguien así en los 55 años que ha estado trabajando allí.

Eso era porque la mayoría de Adaptantes habían sido incapaces de resistir el poder restringente de la recitación de la Ley de Carlton. No estuvo recitando la Ley simplemente por ningún motivo.

Una habilidad de comando hablado, Ley.

Una habilidad de alto nivel que sólo unas pocas personas en el fuerte podrían resistir. Era una habilidad que Carlton había recibido de la Fortaleza Gorgón después de que les fuese reconocido su capacidad como un inspector. De hecho, él fue el único en haber recibido una habilidad. Ni siquiera Adaptantes de 3.ª Orden podrían resistir la recitación de la Ley de Carlton y terminarían arrodillándose en el suelo.

Más aun, en lugar de Jae Hwan siendo afectado por la habilidad que Carlton había lanzado, fue el lado de Carlton el que parecía haber recibido un golpe.

Un alma que ni siquiera la Ley podía interferir.
Desde un cierto punto de vista, Carlton estaba impresionado.

‘Este chico da una sensación de como si se estuviese demostrándose a sí mismo sin realmente dar una prueba.’

¿Podría tal cosa existir realmente?

“Si eso es así, entonces yo, Carlton, te arrestaré conforme al Artículo 2, Sección 7 del Acto de Confinamiento Gorgón.”

Un aura plateada brotó de las manos de Carlton.

El aura envolvió todo el cuerpo de Jae Hwan como una red. Los guardias circundantes empezaron a animar. Era debido a que era una vista rara de ver.

“¡Ohhh!, ¡Eso es!”

Si Carlton Angustiado era un artículo de venta mayor para coleccionistas femeninas, entonces la cosa que la persona más rica de Caos poseía era la Colección Carlton. Una colección escondida de Carlton cubierto en un aura plateada.

Su nombre era Prisión de Plata de Carlton.

Eso era porque el modelo para esa pieza estaba justo frente a ellos.
El otro apodo de Carlton era Encarcelamiento Plateado.

La habilidad inherente de la raza Ángel, Encarcelamiento Plateado.

Era una de las mayores habilidades de Carlton. Una cadena plateada que hacía imposible la tarea de escapar a aquellos que hayan sido atados.

Pero después de unos momentos, Carlton fue una vez más sorprendido.

El aura plateada que envolvió los alrededores de Jae Hwan desapareció como humo tan pronto como éste lo tocó.

“… ¿Cómo?”

No es que nunca hubiese algún Adaptante que se resistiera a la Ley. Habían casos donde Adaptantes nacían con un poder espiritual fuerte. Pero ni siquiera Adaptantes tan fuertes como ellos podían evadir la habilidad inherente de Carlton, Encarcelamiento Plateado.

Eso es porque cada Adaptante que había resistido con éxito la Ley de la Fortaleza Gorgón era ‘malvado’ y por ello, naturalmente, no podrían escapar del Encarcelamiento Plateado.

Sin embargo, el Encarcelamiento Plateado de Carlton estaba mostrando que el hombre que estaba enfrente suyo no era malvado.

¿Por qué está pasando esto?

Mino tomó ventaja de esa apertura para intervenir.

“¡Inspector en jefe-nim! Esta persona tiene un certificado, pero lo olvidó y no lo tiene ahora mismo. Si sólo lo dejas pasar por esta vez, ¡me encargaré de que él siempre lo lleve! ¿Qué le parece? ¡Me aseguraré de que nunca se le olvide!”

Pequeños, temblorosos hombros. Pequeñas manos apretando tan fuerte que se habían vuelto blancas.

Jae Hwan tomó una mirada calmada a Mino, quien apretaba muy fuertemente sus dientes. Mirando a tal orgullosa mujer actuando de esa manera, no pudo evitar sentir que la reputación y dignidad de este fuerte era increíblemente alta.

‘Ley. Él dijo que era la ley.’

En ese momento, Jae Hwan cambió su actitud y extinguió su espíritu de lucha.

La expresión de Mino se iluminó instantáneamente.

‘Ahh, por fin, este hombre está escuchando lo que digo.’

No había razón alguna para que las cosas se volasen tan fuera de proporción en primer lugar. Hubiese sido molesto, pero habría sido simple el solo seguir las direcciones del inspector, proveer información al usar la Interfaz del Sistema, listando todo y entonces recibir un certificado nuevo.

“Ya veo. Hagamos las cosas de acuerdo a tus ‘leyes’.”

Sintiendo que las cosas estaban procediendo con demasiada calma, Mino empezó a tener una sensación ominosa. Carlton asintió su cabeza.

“Eso es bueno. Entonces por ahora, serás restringido…”

Escuchando eso, Jae Hwan hizo una expresión extraña.

“No, no hay necesidad de arrestarme.”

“¿Qué clase de…?”

“Simplemente podría hacer lo que hizo esa mujer antes, ¿cierto?”

Mino se detuvo.

¿Cómo lo que hice? ¿Qué hice…?

La cara de Mino se palideció por completo.

“E-espera, ¡espera!”

Pero fue demasiado tarde, Jae Hwan ya había rebuscado a través de su bolsa dimensional antes de arrojar ‘algo’ hacia Carlton. Teuk, con ese sonido, Carlton tomó ese ‘algo’ que Jae Hwan había arrojado.

“Tómalo y déjame ir. Eso será suficiente, ¿no? Por lo que he podido ver, así es como funcionan las cosas, ¿verdad?”

La mandíbula de todos cayeron.

El rostro de James mientras hacía contacto visual con Jae Hwan fue especialmente interesante.

‘¡¿E-Ese idiota hizo…?!’

Carlton miró a ese ‘algo’ en sus manos con una expresión que parecía como si su alma había abandonado su cuerpo.

“¿Qué pasa? Dijiste que hiciera las cosas de acuerdo a la Ley, ¿no es así como todos hacen las cosas? De lo que vi anteriormente, así es cómo las cosas funcionan.”

Ley.

Algo que todos conocían pero raramente actuaban en conformidad con ello.

Jae Hwan habló de nuevo.

“Ah, ¿quizás no es suficiente? Entonces toma este también.”

Otro ‘algo’ fue a volar en la dirección de Carlton.

Mino no podía soportarlo más, y su voz gritando apareció en la mente de Jae Hwan.

[¡T-t-tú!, ¡¿es enserio?!]

El aire circundante empezó a congelarse.
En particular, el rostro de los guardias que habían tomado sobornos, James incluido, se habían vuelto especialmente fríos.

‘¡Este chico necesita morir ahora mismo!’

Ellos sabían que si esos sobornos ilegales fueran a llegar a Carlton, el inspector más recto en todo Caos, entonces definitivamente no los dejaría ir.

Pensando en que no tendría más oportunidades después de esto, James tomó su arma y se aventuró adelante.

“¡Cómo te atreves a intentar sobornar descaradamente al Inspector en Jefe, estúpido!”

“¡Jefe! ¡Este degenerado debería ser ejecutado en este momento!”

Con otras personas podría no ser tan acertado, pero era algo que se debía evitar hacer enfrente del Obstinado Carlton. Hasta ahora, hay 154 ineptos atrapados en una prisión en alguna parte de la Fortaleza Gorgón por intentar influenciar la mente de Carlton con sobornos.

La 155.ª persona estaba justo a punto de nacer ante sus propios ojos.

James estaba expectante.

Él quiso mirar la escena donde el inspector más recto de la Fortaleza Gorgón limpiaba la suciedad ante sus ojos.

A pesar de eso, la expresión de Carlton era pálida.

“… ¿Dijiste que tu nombre era Jae Hwan?”

Después de observar la gema azul en sus manos por un tiempo, la mirada de Carlton divagó entre ir arriba y luego bajar a ver la gema unas cuantas veces antes de cambiar su actitud a una de respeto y sinceridad.

Entonces, algo fuera de lo esperado sucedió.

“En verdad le gusta bromear mucho. Lo he estado esperando. Enviado de los Nokmyeong.”


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

 

Anuncios

12 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s