Goblin Kingdom: Capítulo 101


Anterior |Índice| Siguiente


Dos goblins nostálgicos

Estado
Raza Goblin
Nivel 36
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

Los humanos tienden a trabajar por la mañana; ese es el orden natural para ellos. Pero para los goblins, no existía tal cosa. Sus ojos funcionaban bien ya fuera de día o de noche, la magia de los druidas estaba en toda su fuerza durante la hora del dios de la noche, y sin embargo los goblins no eran ni nocturnos ni diurnos.

¿Cuál era el trabajo del rey?

El estilo de vida de los goblins significaba que no había tiempo para sus actividades. Se movían sin tener en cuenta el sol o las lunas gemelas. Por eso la comida era extremadamente importante.

En la parte occidental del Bosque de la Oscuridad estaban las aldeas de las tribus goblin. Si estas aldeas cayeran, todo sería en vano, así que podría decirse que estas aldeas eran la parte más importante de mis planes de expansión. Debido a eso decidí anotar la ubicación de las aldeas como el punto desde el cual nos expandiríamos a todas las direcciones.

Al este estaban la Aldea Gi y los humanos. Al oeste estaban las tierras inexploradas. Al norte, más allá de la aldea kobold, había tierras desconocidas, y al sur estaban las vastas llanuras y la aldea Paradua. El área alrededor de nosotros es en su mayoría inexplorada, excepto por las partes bajo el control de las tribus.

Los goblins no eran capaces de hacer mapas. Por si acaso, le pregunté a Shumea, y parece que ella tampoco tenía esa habilidad.

No debería haberme hecho ilusiones, pensé. En serio, ¿Por qué estoy rodeado de cerebros de músculo por todas partes?

Era necesario ir al lugar actual para entender el área. Se podían usar imágenes o símbolos para dibujar el mapa, incluso las piedras funcionaban, realmente no importaba. Así dejé la fortaleza para explorar el área circundante.

Me llevé algunos de los goblins para que pudiéramos cazar por el camino, mientras dejaba al goblin de clase caballero, Gi Ga, para defender la fortaleza.

Teníamos goblins normales con nosotros, así que yo tenía goblins con altas habilidades de liderazgo como Gi Dji dirigiendo los grupos de exploración.

Como era de esperar, la presa más grande realmente destacó, como el ciervo llamado big horn, o las arañas de patas largas conocidas como Araña Annie, o las orugas gigantes conocidas como Oruga Verde. Eran virtualmente ilimitados. Sus cuerpos eran grandes y tomó algún tiempo derribarlos, pero no era una tarea imposible.

Una vez que aprendemos los rasgos de los monstruos, podremos usar trampas durante las cacerías.

Después de cazar lo suficiente, subí a un árbol para tener una buena vista de los alrededores.

¿Cómo de nivelado estaba el suelo? ¿Había agua cerca? ¿Dónde estaban las llanuras? ¿Cuál sería el mejor lugar para atacar a los humanos? ¿Dónde sería más improbable que las trampas hiciesen daño a nuestros aliados?

Los árboles cubrían la tierra, pero mirando hacia abajo desde un punto más alto era posible entender el terreno. Era un trabajo duro, y los goblins que me seguían no podían entender el significado de un estudio tan cuidadoso del terreno. Incluso el más evolucionado de ellos, Gi Dji, un goblin de clase rara, no podía entender mis acciones.

Cuando el sol estaba a punto de ponerse, concluí nuestra exploración, y regresé a la fortaleza, donde comimos nuestro botín. Escuché el informe del viejo goblin sobre los goblins recién nacidos mientras comía.

“Cada vez nacen más hembras desde que llegamos aquí” Dijo el viejo goblin.

Eso era algo para celebrar. Cuantas más hembras hubiera, más goblins habría a tiempo. Según el viejo goblin, anteriormente, sólo 1 de cada 10 nacería hembra, pero desde que llegamos aquí, las hembras nacían el doble de rápido.

¿Fue esto también por la fortaleza?

No sé si esto es el resultado de la bendición de la serpiente de dos cabezas, pero es algo bueno. Quedan 340 días para la batalla con los humanos.

Hasta entonces, ¿Cuánto más podríamos aumentar nuestro número? Eso no era un problema sólo por las hembras, sino también por nuestro suministro de alimentos.

◇◆◆

“He regresado” Anunció Gilmi.

No fue hasta dos días después de que el rey regresara a la fortaleza que Gilmi consiguió regresar al Bosque Desconocido, donde estaba el pueblo de Ganra.

“He estado esperando” Dijo la Princesa Narsa “Bienvenido a casa.”

Gilmi mostró una mirada de alivio cuando escuchó la voz de la Princesa Narsa.

“Uh huh.”

“Por Dios, a los jóvenes les gusta hacer esperar a sus mayores.”

Cuando escuchó la voz de Rashka y Aluhaliha después, frunció el ceño.

“He vuelto, jefe. Es bueno verte bien. Desafortunadamente, sin embargo, estos dos parecen estar bien también.”

Aunque Gilmi estaba postrado ante Narsa, las palabras que salían de sus labios le endurecieron la cara por un momento.

“Hmph, agallas.”

“Te has vuelto muy atrevido, ¿No?”

Aluhaliha y Rashka sonrieron irónicamente.

La larga lucha entre ellos les ha hecho difícil actuar con cordialidad. No podían expresar honestamente su felicidad por el bienestar del otro. Bueno, pensó Narsa, debería estar bien mientras trabajen en eso de ahora en adelante.

“Entonces, ¿Por qué habéis venido los dos?” Preguntó Gilmi mientras estaba junto a Narsa.

“Bien, iré directo al grano” Dijo Rashka, “¿Qué crees que está planeando el rey?”

La franqueza de esa pregunta hizo que Aluhaliha chasqueara ligeramente la lengua, mientras que Gilmi terminó levantando las cejas.

“¿Qué quieres decir con eso?” Preguntó Gilmi.

“Continuar la batalla habría sido difícil. Eso lo entiendo, ¿Pero y después? Lord Gi Go se ha ido, y muchos más han sido enviados a tierras lejanas.” Fue el experimentado Aluhaliha quien habló esta vez.

Aunque Hal era el actual cacique de Paradua, aún así dio un informe a Aluhaliha, y Aluhaliha no podía entender las intenciones del rey.

La razón por la que se habían reunido aquí hoy era para entender las intenciones del rey. Pensaron que sería mejor escuchar los pensamientos de Gilmi, ya que era el más cercano al rey.

“¿Hay algún problema?” Preguntó Gilmi.

“Lo hay” Dijo Rashka “A veces el rey hace cosas que no puedo comprender, pero ¿Realmente eso es todo lo que hay?”

“Comprender los objetivos del rey y trabajar para alcanzarlos es hacer un verdadero servidor” Continuó.

Gilmi estaba conmocionado. Este orgulloso goblin estaba diciendo que trabajaría para el rey.

“Necesito al rey en buena salud hasta el día de nuestra revancha. De lo contrario, no tendría sentido retarle” Dijo Rashka con una gran sonrisa.

Por alguna razón, esas palabras permitieron a Gilmi entender al orgulloso goblin que trabajaba para el rey.

Cuando miró a Narsa, sus ojos se encontraron.

“… El rey desea encontrar nuevos subordinados. Lord Gi Gu y los otros han sido enviados a buscar a esa gente.”

Rashka se quedó perplejo cuando escuchó esas palabras.

“¿Significa eso que no confía en nosotros?” Preguntó Aluhaliha.

Gilmi agitó la cabeza. “No, más bien, parece que se está preparando para la próxima guerra. La próxima guerra será probablemente con los humanos otra vez.”

“Esos humanos eran ciertamente fuertes” Dijo Raskha.

Allahaliha se volvió pensativo, y luego dijo amargamente. “Ese chico Hal volvió herido también. No fue algo malo ya que parece que lo hizo más maduro, pero… Ya veo, así que fue una batalla difícil.”

Gilmi habló. “¿No estás satisfecho con que el nombre de Paradua sea glorificado?”

“No tiene sentido si no le somos útiles al rey” Dijo Aluhaliha bruscamente.

“Pero el rey estaba contento.”

“Hmm, eso es bueno, supongo.”

El tema se desvió un poco, así que Narsa lo volvió a poner en curso. “Parece que el rey desea un ejército más fuerte. ¿Podemos estar seguros de que no cree que no somos necesarios?”

“Por supuesto, después de todo, la expansión del ejército servirá como base para nuestro país” Dijo Gilmi.

“Ya veo” Asintió Narsa.

Narsa, Rashka, y Aluhaliha reflexionaron sobre el asunto por su cuenta, y luego Rashka se puso en pie.

“Gaidga dará a luz a muchos niños.”

Era la simple conclusión del jefe de Gaidga, Rashka.

“Desde que los ogros desaparecieron, el miasma que se filtra del Bosque del Abismo ha disminuido. Como consecuencia, las bestias de caza han regresado, y nuestras bestias jinete han dejado de morirse de hambre. Le debemos mucho al rey. Por lo tanto, Paradua templará a todos sus guerreros para que todos crezcan y se conviertan en grandes guerreros.” Aluhaliha sonrió como el diablo cuando pensó en el entrenamiento agotador que le daría al Paradua.

“Ganra… Trabajará en sus habilidades” Dijo Narsa.

Aluhaliha y Rashka se volvieron hacia Narsa con admiración.

“No tenemos un cuerpo fuerte como el Gaidga ni movilidad como los de Paradua con sus bestias jinete. Lo que sí tenemos es la habilidad de trabajar con piedras y tallar cosas de los árboles. La habilidad para hacer cosas. Por lo tanto, trabajaremos para crear nuevas armas y armaduras para aquellos que aún no han nacido. Nuestra artesanía será su fuerza.”

“Y yo creía que sólo eras una muchacha, no está mal” Se rió Aluhaliha.

Rashka, por otra parte, estaba conmocionado. “De hecho, si es Ganra, debería ser posible. No, es posible precisamente porque es Ganra.”

Así, las tribus decidieron cómo apoyarían al rey en su camino hacia la dominación mundial.

Después de que los dos caciques se fueron, Gilmi y Narsa fueron a ver el gran árbol donde frecuentemente jugaban de niños.

“Su respuesta ahora mismo… Sobre cómo iba a moverse Ganra fue espectacular, jefe” Dijo Gilmi.

“Tuve mucho tiempo para pensarlo. Vi el Ganra, el Gaidga, el Paradua, e incluso la Aldea Gi… Supongo que se podría decir que aprendí mucho” Dijo Narsa.

“Te has convertido en un jefe espléndido. Supongo que no volveré a llamarte niña pequeña.”

“Oh, tú. Basta, es vergonzoso… Por cierto, oí que el rey te dio un apellido.”

“Sí… Con él, la relación entre Ganra y la Aldea Gi se hará aún más fuerte.”

“En otras palabras, la tribu Ganra está más segura que nunca… Oye, Gilmi, ¿Estás seguro de que no te estás presionando?” (Krailus: Que el Rey le haya dado un apellido no asegura a su tribu :B)

“Estoy seguro de que no existe tal…”

Pero había una tristeza en su mirada mientras se arrodillaba en el suelo. Narsa vio eso a pesar de la oscuridad de la noche.

“Ra Gilmi Fishiga… huh. Eres increíble, sabes. Te has estado moviendo más y más, todo por tu cuenta. Ya nadie de las cuatro tribus puede despreciarte. Todo el mundo te admira ahora… Como el Primer Arquero (Gadieta), como el sucesor de mi padre, como alguien que reunió a las tribus…”

“Todavía no es suficiente para pagarle al Maestro Gilan.” (Krailus: Oh shut up you little cunt)

“Siento como si hubieras llegado a un lugar lejano… Un lugar donde ya no puedo encontrarte. Gilmi… No te esfuerces demasiado. Sin ti, yo…”

Narsa no dijo el final de esa frase, y Gilmi tampoco preguntó. Los dos goblins estaban allí, bajo el gran árbol, mientras recordaban sus días de infancia.

◇◆◇

En las afueras de la vasta capital.

Hoy, Reshia había recibido permiso y se había ido al pueblo con Lili. Llevaba una capucha en la cara, lo que hacía imposible saber que era la misma santa la que caminaba por las calles. Con la aventurera, Lili, a su lado, a lo sumo, los transeúntes la tomarían por la joven de una familia mercantil.

Compraron bolsas de dulces en los puestos de comida a lo largo de la concurrida calle. Cada una llevaba la mitad del equipaje, aunque Lili argumentó que debía llevar todo. Desafortunadamente, hacerlo así les provocaría una atención equivocada, por lo que Lili no tuvo más remedio que aceptar. El lugar al que se dirigían eran los suburbios, un distrito donde vivían los pobres. En un lugar como ese, donde el orden público era pobre, Reshia tenía más voz que Lili.

Una vez allí, se dirigieron al orfanato que acogía a niños abandonados. Cuando abrieron la puerta del orfanato, que ya se estaba desmoronando, un palo de madera se abalanzó sobre ellos, pero fácilmente lo esquivaron, y el niño que lo balanceó tropezó consigo mismo.

“Tus modales han empeorado, Fishmo” Dijo Reshia.

“¡Ah, es Reshia!” El joven dijo en voz alta, haciendo salir al resto de los niños.

“¡Reshia! ¡Es Reshia!”

Reshia abrazó a los niños que salieron, entregando las bolsas de dulces a Fishmo.

“¿Te vas a casar con ese tipo llamado Gulland?” Preguntó Fishmo.

“Por supuesto que no” Dijo Reshia.

“Seguro que te has hecho famosa. La gente te está llamando santa ahora.”

“Sí… Me llaman así, pero…”

Reshia dio palmaditas a los niños uno tras otro mientras se sentaba en una silla. Se acurrucó así con los niños y les contó un cuento. A diferencia de su normalmente tensa cara, ella tenía una gentil expresión sobre ella mientras contaba la feliz historia de un dios que se enamoró de un humano.

Los niños escucharon con alegría el cuento que podría distraerlos de la amarga realidad. Cuando la historia terminó, ya estaba oscuro. Reshia y Lili se despidieron cuando salieron del orfanato.

“¿Siempre haces este tipo de cosas?” Preguntó Lili.

“No soy un político, así que no puedo salvarlos. Pero creo que es demasiado cruel verlos pudrirse así sin hacer nada.”

Las palabras de esta chica que ni siquiera había alcanzado la edad adulta hicieron que Lili se mordiera los labios. Hace unos días, el rey le había hecho una pregunta. Preguntó: “¿Tienes alguna intención de convertirte en un verdadero caballero?”

El encanto de esa propuesta conmovió su corazón. Siempre había soñado con algún día ser caballero. Era un sueño que tenía ya en su infancia cuando su padre le contaba historias de héroes y guerreros valientes. Pero ser una mujer la perjudicó mucho, haciendo que su sueño siguiera siendo sólo un sueño. Por eso había muchas veces en las que deseaba haber nacido hombre.

Pero ese mismo sueño estaba en la punta de sus dedos ahora.

La preocupación se apoderó de su corazón, pero cuando vio lo que Reshia hizo hoy, de repente, sintió que sus preocupaciones eran tan pequeñas.

Tenía que tomar una decisión.

Por un momento, la espada envainada por su cintura resonó.

◇◇◇◆◇◇◇◆

El nivel ha subido.

36 -> 37

◇◇◇◆◇◇◇◆


Lili, eres uno de mis personajes favoritos, no la cagues.

Traductor: Krailus

Editor: Reika


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .